Devolución del IVA en zonas de frontera

Revista N° 156 Nov.-Dic. 2009

Humberto Aníbal Restrepo Vélez  

Abogado Tributarista  

El Gobierno nacional ha vuelto a reglamentar la devolución del IVA, ordenada por el artículo 28 de la Ley 191 de 1995 por la adquisición de bienes gravados en las denominadas unidades especiales de desarrollo fronterizo(1)que hacen parte de las zonas de frontera, mediante la expedición del Decreto 3444 del 10 de septiembre del 2009 que derogó la anterior normativa que se venía aplicando al respecto (D. 1595/95).

Se trata de una regulación especial en esta materia, que si bien es distinta de la devolución del IVA cancelado por las compras de bienes gravados que hagan los turistas extranjeros en cualquier parte del territorio nacional prevista en el artículo 39 de la Ley 300 de 1996, se compagina con la reglamentación que también ha sido prevista para el efecto por el Decreto 2925 de 2008.

En esta oportunidad y so pretexto de cumplir el mandato legal de implementar el mecanismo de devolución del "IVA que se cobra por las adquisiciones de visitantes extranjeros en las unidades especiales de desarrollo fronterizo", se ha aprovechado para limitar, restringir y controlar este beneficio, así:

i) La posibilidad de obtener la devolución del IVA solo aplica para nacionales de otro país que ingresen en tránsito fronterizo, esto es, el paso circunstancial de personas residentes en las localidades fronterizas a Colombia, hecho que se debe demostrar con la exhibición del respectivo permiso de ingreso que para ese efecto es otorgado por la autoridad de inmigración; ii) La devolución del IVA cancelado se condiciona a que los bienes gravados hayan sido adquiridos en efectivo o mediante tarjeta de crédito internacional expedida fuera del país, a que dichos bienes se retiren definitivamente del territorio nacional y se restringe de manera taxativa -sin justificación jurídica alguna- a confecciones, calzado, perfumes, marroquinería, discos compactos, artesanías, alimentos de consumo humano, juguetería, esmeraldas, joyería artesanal colombiana y electrodomésticos; iii) No se aceptan las compras de bienes gravados que estén respaldadas con tiquetes de máquinas registradoras, siendo obligatorio aportar con la solicitud de devolución el original de la factura de venta que cumpla todos los requisitos exigidos por la legislación tributaria, expedida con no más de un (1) mes de antelación por comerciantes inscritos en el régimen común del impuesto sobre las ventas, ubicados en el territorio señalado; iv) La solicitud de devolución solo puede ser presentada si el monto de las compras realizadas durante el mes, incluido el IVA, es igual o superior a 10 UVT (para el año 2009 la suma de $ 238.000); v) El monto máximo a devolver por concepto del IVA cancelado está limitado al equivalente de 100 UVT (para el año 2009 la suma de $ 2.376.000), y a solo diez (10) unidades de un mismo artículo por cada mes calendario; vi) La devolución del IVA que sea procedente se hará dentro de los tres (3) meses siguientes a la radicación de la solicitud en debida forma ante el puesto de control fronterizo o dependencia de la DIAN, ubicada en la Unidad Especial de Desarrollo Fronterizo correspondiente, mediante abono a la tarjeta de crédito internacional utilizada para efectuar las compras, o mediante abono a la cuenta bancaria ubicada en el exterior que el solicitante indique, cuandoquiera que las compras que dan derecho a devolución se hayan efectuado en efectivo, pero, cualquiera sea el caso, previo el descuento de los costos financieros y costos de aviso en que se incurra para el efecto; vii) Por vía del reglamento se consagra la autorización de giro a la entidad financiera como modalidad de notificación de la aceptación de la solicitud de devolución (sic), que se entiende surtida en la fecha de envío de los archivos respectivos. Por el contrario, si la devolución es parcial o se rechaza, la providencia se puede notificar personalmente, por correo o, incluso, al correo electrónico informado por el visitante extranjero, permitiendo su impugnación ordinaria en vía gubernativa.

Finalmente, se impone un control más a cargo de los comerciantes ubicados en estos territorios, quienes —adicionalmente a sus ya de por sí numerosas obligaciones formales — deberán informar mensualmente a la DIAN, de conformidad con los términos y requisitos que esta entidad establezca, las ventas que realicen a visitantes extranjeros, consagrando por vía de remisión al estatuto tributario —desde luego con absoluto desconocimiento del principio de legalidad — la respectiva sanción por el incumplimiento a esta nueva obligación (D. 3444/2009, art. 12).

(1) Definidas por el literal b) del artículo 4º de la Ley 191 de 1995 como "Aquellos municipios, corregimientos especiales y áreas metropolitanas pertenecientes a las zonas de frontera, en los que se hace indispensable crear condiciones especiales para el desarrollo económico y social mediante la facilitación de la integración con las comunidades fronterizas de los países vecinos, el establecimiento de las actividades productivas, el intercambio de bienes y servicios, y la libre circulación de personas y vehículos".