DIRECTIVA MINISTERIAL 42 DE 1998 

(Julio 2)

Asunto: Aplicación del artículo 208 de la Ley 115 de 1994.

De conformidad con las funciones que le fueron otorgadas por el artículo 148 de la Ley 115 de 1994, en armonía con el Decreto-Ley 1953 de 1994, el Ministerio de Educación Nacional considera pertinente dar orientaciones en relación con lo dispuesto el artículo 208 de la Ley 115 de 1994, sobre los institutos técnicos y los institutos de educación media diversificada, INEM.

El artículo 208 de la Ley 115 de 1994 debe entenderse como una disposición especial dentro del marco de una normatividad general. Con ello se quiere indicar que su aplicación debe conjugar las particulares condiciones institucionales allí amparadas, con él ordenamiento jurídico establecido por la misma norma, para la organización y prestación del servicio público educativo.

Es de señalar que solamente los establecimientos que a la vigencia de la Ley 115 de 1994 (febrero 8) tenían el carácter de institutos técnicos o estaban creados y organizados como institutos de educación media diversificada, INEM, son los contemplados en el artículo 208 de la mencionada ley.

La expresión “conservarán su carácter” establecida en la norma en comento, califica al establecimiento educativo y no a la esencia y naturaleza del servicio educativo ofrecido. Si bien dichas instituciones educativas podrán conservar condiciones o conjunto de rasgos que las distinguen de otras, según las disposiciones que las crearon, no fueron, sin embargo, eximidas de asumir las obligaciones determinadas en la Ley 115 de 1994, para prestar el servicio público educativo por niveles y grados.

Lo anterior tiene su fundamento, especialmente, en los artículos 1º y 2º de la Ley 115 de 1994. El artículo 1º establece que las normas generales reguladoras del servicio público educativo y las definiciones para la organización y la prestación de la educación formal en sus niveles de preescolar, básica (primaria y secundaria) y media son las dispuestas en la ley general de educación.

De otro lado, el artículo 2º de la mencionada ley, al caracterizar el servicio educativo de que trata la misma, incluyó al establecimiento educativo como uno de sus componentes, y no el único, al indicar:

“El servicio educativo comprende el conjunto de normas jurídicas, los programas curriculares, la educación por niveles y grados, la educación no formal, la educación informal, los establecimientos educativos, las instituciones sociales estatales o privadas con funciones educativas, culturales y recreativas, los recursos humanos, tecnológicos, metodológicos, materiales, administrativos y financieros, articulados en procesos y estructuras para alcanzar los objetivos de la educación”.

Esto significa que las instituciones a que se refiere la presente directiva, podrán seguir ofreciendo formación técnica o diversificada, según sea el caso, ajustándose a los requerimientos curriculares de la educación básica, siendo uno de ellos, la obligatoriedad de que el 80% del plan de estudios en el nivel de educación básica, como mínimo, comprenda las áreas fundamentales establecidas en el artículo 23 de la Ley 115 de 1994. Esto les permite hacer un ciclo de educación básica con elementos de exploración y orientación vocacional, haciendo uso del 20% restante, lo cual posibilita su integración a los propósitos de la educación básica sin descuidar la razón de su carácter técnico o diversificado.

Los rectores de los institutos técnicos y de los institutos nacionales de educación media diversificada, INEM, deben promover que los consejos directivos de sus instituciones den cumplimiento al artículo 23 de la Ley General de Educación, con fundamento en el artículo 37 del Decreto 1860 de 1994 el cual dispuso que “...El currículo o sus modificaciones serán formalmente adoptadas por el consejo directivo de cada establecimiento educativo, con la participación técnica del consejo académico, en todo el proceso...”. Este mismo artículo señaló, además, el procedimiento que deben seguir las secretarías de educación departamentales y distritales en relación con el currículo adoptado por el establecimiento educativo.

Las secretarías de educación deben impulsar el cambio a nivel regional y local fomentando especialidades técnicas de acuerdo con las necesidades de cada departamento y municipio pero no pueden “autorizar” programas de educación media técnica pues la figura de la “autorización” no está consagrada ni en la ley ni en sus decretos reglamentarios.

Finalmente, quiero invitar a los señores secretarios de educación y rectores de las instituciones a las cuales hemos aludido, para que el tratamiento especial que de ésta hace la ley general de educación se traduzca en un desafío permanente para el mejoramiento pedagógico y administrativo, aprovechando positivamente sus características singulares, al tiempo que sean receptoras de “...lo más avanzado de la ciencia y de la técnica, para que el estudiante esté en capacidad de adaptarse a las nuevas tecnologías...”, actitud que corresponde al contenido y espíritu que le imprime la misma ley.

N. del D.: Esta circular va dirigida a secretarios de educación departamentales, distritales y municipales, y rectores de institutos técnicos e INEM.

__________________________________________