DIRECTIVA PRESIDENCIAL 6 DE 1998 

(Febrero 18)

Asunto: Aproximaciones de paz

El artículo 10 de la Ley 418 de 1997, señala que “la dirección de todo proceso de paz corresponde exclusivamente al Presidente de la República como responsable de la preservación del orden público en toda la nación. Quienes a nombre del gobierno participen en los diálogos y acuerdos de paz, lo harán de conformidad con las instrucciones que él les imparta”.

El Gobierno Nacional entiende que la Nación y las regiones tienen que desempeñar papeles distintos pero complementarios. Por consiguiente, es necesario articular los procesos regionales que contribuyan a distensionar el ambiente político local y ayuden a precisar prioridades específicas de índole regional con los esfuerzos nacionales por construir una salida negociada al conflicto armado.

Las aproximaciones que realicen las autoridades departamentales y municipales con los grupos insurgentes, deben, tener en consideración las siguientes orientaciones:

1. Los contactos que realicen las autoridades departamentales y municipales con los grupos insurgentes deben contar, como lo ordena la ley, con la autorización previa y expresa del Presidente de la República. Dicha solicitud debe presentarse ante el Ministerio del Interior o ante la oficina del alto comisionado para la paz.

2. No existen autorizaciones de carácter general o permanente. Se autorizarán aproximaciones caso por caso y por un período determinado.

3. Las aproximaciones deben realizarse en coordinación con la oficina del alto comisionado para la paz. En los contactos que se realicen, deberá estar siempre presente uno de sus delegados, si no es posible, se informará sobre el resultado del encuentro a esta oficina en el curso de los tres días siguientes.

4. En ningún caso se autorizarán diálogos que supongan la discusión de temas nacionales relacionados con el manejo del orden público o la acción de la fuerza pública.

5. Se permitirán los diálogos regionales circunscritos a materias igualmente locales, orientados a la suscripción de acuerdos parciales sobre la aplicación del derecho internacional humanitario en la zona, o para crear circunstancias de distensión que faciliten el proceso electoral o alguna acción de carácter humanitario expresa.

El Gobierno Nacional considera de gran importancia los diálogos regionales dentro de las anteriores limitaciones. No obstante, los procesos facilitadores señalados en esta directiva, no implican en ningún caso negociaciones, toda vez que éstas son responsabilidad exclusiva del Gobierno Nacional en cabeza del Presidente de la República.

La acción delimitada de los gobernadores y alcaldes en la búsqueda de la paz es trascendental. Sin embargo, el precio de este esfuerzo, no puede ser el debilitamiento de la unidad nacional ni el desconocimiento de la responsabilidad constitucional que tiene el Presidente de la República, de preservar el orden público y garantizar a todos los ciudadanos el respeto por sus derechos.

N. del D.: Esta directiva va dirigida a gobernadores y alcaldes.

____________________________________