DIRECTIVA UNIFICADA 6 DE 2003 

(Agosto 27)

“Por medio de la cual se imparten instrucciones a los personeros municipales para efectos del control que el Ministerio Público ejercerá en los procesos de promoción y votación del referendo aprobatorio y en la jornada electoral del 26 de octubre de 2003”.

El Procurador General de la Nación,

en ejercicio de sus funciones constitucionales y legales, en especial las señaladas en los artículos 118 y 277 de la Constitución Política y el artículo 7º, numerales 1º, 2º, 6º, 7º, 16, 36 del Decreto-Ley 262 del 22 de febrero de 2000, que le atribuyen las funciones de ejercer la vigilancia superior de la conducta de los servidores públicos, de establecer mecanismos e impartir instrucciones a los funcionarios y empleados del Ministerio Público y demás servidores públicos para prevenir irregularidades que afecten el adecuado desarrollo del proceso electoral, así como de expedir como supremo director del Ministerio Público las directivas y circulares que sean conducentes para el ejercicio de las funciones públicas y para prevenir la comisión de faltas disciplinarias de los servidores públicos, se permite señalar las directrices necesarias para la realización del control preventivo y represivo disciplinario en asuntos electorales, con ocasión de las jornadas de promoción y votación del referendo, como de los comicios electorales del 26 de octubre de 2003.

El Procurador General de la Nación imparte las siguientes instrucciones:

Los personeros municipales en todo el territorio nacional:

1. Intervendrán activamente, dentro del ámbito de sus funciones, en el proceso de selección de los jurados de votación que se llevarán a cabo en las registradurías municipales y distritales. En tal virtud, estarán atentos a la objetiva y eficiente designación de los servidores públicos y particulares que llevarán a cabo tales funciones en las jornadas del 25 y 26 de octubre de 2003.

De igual manera, vigilarán que se utilice y se lleve a cabo en forma adecuada la notificación o comunicación de las designaciones a sus destinatarios, en forma que se garantice el conocimiento del nombramiento para esos cargos.

También velarán para que la organización electoral ofrezca y preste a los designados jurados de votación la capacitación necesaria para el adecuado cumplimiento de las delicadas funciones para las que fueron nombrados.

Informarán inmediatamente a la comisión nacional de control y asuntos electorales de la Procuraduría General de la Nación (Cra. 5ª Nº 15-60 de Bogotá, teléfonos línea gratuita 018000910315, 2840472, 3422596, fax 3349930, jgalindo@procuraduria.gov.co) la ocurrencia de cualquier inconveniente.

2. Velarán y estarán atentos para que las registradurías municipales dispongan de todos los medios operativos para que las jornadas de votación del referendo del 25 de octubre de 2003 y electoral del 26 de octubre del mismo año, tengan lugar en completa normalidad y para que la ciudadanía pueda ejercer su derecho constitucional al sufragio.

3. Vigilarán, en compañía de los funcionarios y empleados de sus despachos, la presencia y el comportamiento de los servidores públicos y particulares en ejercicio de funciones públicas durante las jornadas del 25 y 26 de octubre de 2003, en aras del control disciplinario, como también para evitar que sucedan irregularidades y fraudes electorales.

En las capitales de departamento, los personeros municipales trabajarán en forma coordinada con los comités regionales de control y asuntos electorales conformados por virtud de la Resolución 340 del 19 de agosto de 2003 del Procurador General de la Nación, con el fin de lograr una amplia y eficiente supervisión, y evitar una duplicidad de esfuerzos. En la ciudad de Bogotá, D.C., el personero distrital actuará coordinadamente con la procuraduría primera distrital y con la comisión nacional de control y asuntos electorales.

4. Organizarán, con base en las directrices que recibirán de la comisión nacional de control y asuntos electorales de la Procuraduría General de la Nación, una adecuada y permanente vigilancia durante los procesos de escrutinios distritales y municipales, que se llevarán a cabo transcurridas las jornadas de votación del referendo y de las elecciones del 26 de octubre de 2003. En este sentido, estarán atentos para impedir la ocurrencia de maniobras falaces que atenten contra la libre expresión de la voluntad de los ciudadanos.

5. Informarán inmediatamente a la comisión nacional de control y asuntos electorales las conductas o situaciones graves que signifiquen el desconocimiento del Código Disciplinario Único, el incumplimiento de las funciones de los servidores públicos, como también las anomalías electorales.

6. Entregarán un informe final de las actividades desplegadas durante los procesos preelectoral, electoral y poselectoral, con ocasión de las jornadas del 25 y 26 de octubre de 2003, los problemas evidenciados, las maniobras o tentativas de fraude, la infracción de las normas disciplinarias y la iniciación de procesos de esta naturaleza, y de los resultados de sus labores, a más tardar el 20 de noviembre de 2003. Este reporte deberá dirigirse a la carrera 5ª Nº 15-60 de Bogotá, D.C., bajo la referencia informe final-Comisión nacional de control y asuntos electorales.

7. En la ciudad de Bogotá, D.C., las actividades previamente señaladas serán llevadas a cabo en forma coordinada con el comité distrital de control y asuntos electorales, conformado por la Resolución 340 de 2003 del Procurador General de la Nación.

En las ciudades capitales de departamento las labores serán efectuadas en concertación con los comités regionales de control y asuntos electorales, conformados en el acto administrativo precitado.

En aquellos municipios, diferentes de los anteriores, en donde funcionen procuradurías provinciales, las actividades de supervisión serán efectuadas coordinadamente con los comités provinciales de control y asuntos electorales.

_____________________________