DECRETO 1793 DE 2000

(Septiembre 14)

“Por el cual se expide el Régimen de Carrera y Estatuto del Personal de Soldados Profesionales de las Fuerzas Militares”.

El Presidente de la República de Colombia,

en ejercicio de las facultades extraordinarias que le confiere la Ley 578 de 2000,

DECRETA:

PRIMERA PARTE

Generalidades

CAPÍTULO I

ART. 1º—Soldados profesionales. Los soldados profesionales son los varones entrenados y capacitados con la finalidad principal de actuar en las unidades de combate y apoyo de combate de las Fuerzas Militares, en la ejecución de operaciones militares, para la conservación, restablecimiento del orden público y demás misiones que le sean asignadas.

PAR.—Podrá ser ascendido a dragoneante profesional, el soldado profesional que se distinga por su capacidad de liderazgo y cumpla con los siguientes requisitos:

a) Antigüedad mínima de cinco años.

b) Excelente conducta y disciplina.

c) Aprobación del curso para ascenso a dragoneante.

ART. 2º—Planta de personal. La planta de los soldados profesionales será fijada anualmente por el Gobierno Nacional, con base en las necesidades de las Fuerzas Militares. Dicha planta tendrá como marco de referencia un plan quinquenal elaborado por el Ministerio de Defensa Nacional que será revisado anualmente. La planta detallará el número de miembros por fuerza.

CAPÍTULO II

Incorporación de los soldados profesionales

ART. 3º—Incorporación. La incorporación de los soldados profesionales a las Fuerzas Militares de Colombia, se hará mediante nombramiento por orden de personal de los respectivos comandos de la fuerza, atendiendo a las necesidades de las fuerzas y a la planta de personal que haya sido aprobada por el Gobierno Nacional.

ART. 4º—Requisitos para incorporación. Son requisitos mínimos para ser incorporado como soldado profesional:

a) Ser colombiano.

b) Inscribirse en el respectivo distrito militar.

c) (Inexequible).* Ser soltero, sin hijos y no tener unión marital de hecho.

*(Nota: Declarado inexequible por la Corte Constitucional en Sala Plena en Sentencia C-63 de 2018, M.P. Gloria Stella Ortiz Delgado)

d) Ser mayor de 18 años y menor de 24 años.

e) Acreditar quinto grado de educación básica o en su defecto presentar ante el comando de la fuerza un examen de conocimientos básicos.

f) Ser reservista de primera clase de contingente anterior o último contingente y presentar certificado de buena conducta expedido por el comandante de la unidad a la cual perteneció; o ser reservista de primera clase de contingentes anteriores a los dos últimos o de segunda o tercera clase que se encuentre en condiciones de recibir un entrenamiento especial.

g) Reunir las condiciones psicofísicas de acuerdo con las disposiciones legales vigentes para el personal de las Fuerzas Militares.

ART. 5º—Selección. Los aspirantes que cumplan con las condiciones establecidas en el artículo anterior, se someterán a un proceso de selección previa realizado por un comité multidisciplinario, el cual será nombrado por el director de reclutamiento de cada fuerza.

En la selección a que se refiere el presente artículo, tendrán prelación los reservistas de primera clase a los cuales se refiere el literal f) del artículo anterior.

PAR.—Los soldados vinculados mediante la Ley 131 de 1985 con anterioridad al 31 de diciembre de 2000, que expresen su intención de incorporarse como soldados profesionales y sean aprobados por los comandantes de fuerza, serán incorporados el 1º de enero de 2001, con la antigüedad que certifique cada fuerza expresada en número de meses. A estos soldados les será aplicable íntegramente lo dispuesto en este decreto, respetando el porcentaje de la prima de antigüedad que tuviere al momento de la incorporación al nuevo régimen.

ART. 6º—Período de prueba. Los aspirantes que hayan sido seleccionados como soldados profesionales serán incorporados en período de prueba por un tiempo equivalente al término de la instrucción, que en ningún caso podrá ser superior a 6 meses, lapso durante el cual recibirán una bonificación mensual igual a una tercera parte del salario básico mensual. La instrucción comprenderá una fase de inducción y otra de capacitación, en las que serán conceptuados sobre la adaptación y condiciones para el servicio.

Los soldados profesionales que superen el período de prueba y obtengan concepto favorable para continuar en las Fuerzas Militares, quedarán nombrados en propiedad y obligados a prestar sus servicios a la entidad por un tiempo no menor de dos (2) años.

Durante el período de prueba o al término del mismo, los soldados profesionales que no obtengan concepto favorable serán retirados del servicio sin lugar a indemnización por este hecho.

PAR. 1º—La fase de instrucción de que trata el presente artículo será reglamentada por el comando de la respectiva fuerza.

PAR. 2º—Para garantizar el cumplimiento de permanencia en la entidad de que trata este artículo, el soldado constituirá una póliza por conducto de una compañía de seguros legalmente establecida en el país, hasta por el ciento por ciento (100%) del valor de los gastos que ocasione su instrucción y capacitación, y por el término de (2) dos años.

CAPÍTULO III

Retiro

ART. 7º—Retiro. Es el acto mediante el cual el comandante de la fuerza respectiva, dispone la cesación del servicio de los soldados profesionales.

ART. 8º—Clasificación. El retiro del servicio activo de los soldados profesionales, según su forma y causales, se clasifica así:

a) Retiro temporal con pase a la reserva

1. Por solicitud propia.

2. Por disminución de la capacidad psicofísica.

(Nota: Declarado exequible condicionalmente el presente numeral por la Corte Constitucional en Sala Plena en Sentencia C-63 de 2018, M.P. Gloria Stella Ortiz Delgado, siempre y cuando se entienda que el retiro por disminución de la capacidad psicofísica de los soldados profesionales del Ejército Nacional solo procede cuando el concepto de la junta médico laboral sobre reubicación no sea favorable y sus capacidades no puedan ser aprovechadas en otras actividades administrativas, de mantenimiento o de instrucción, entre otras.)

3. (Inexequible).* Por existir en su contra detención preventiva que exceda de sesenta (60) días calendario.

*(Nota: Declarado inexequible por la Corte Constitucional en Sala Plena en Sentencia C-289 de 2012, M.P. Humberto Antonio Sierra Porto)

b) Retiro absoluto

1. Por inasistencia al servicio por más de diez (10) días consecutivos sin causa justificada.

2. Por decisión del comandante de la fuerza.

3. Por incapacidad absoluta y permanente o gran invalidez.

4. Por condena judicial.

5. Por tener derecho a pensión.

6. Por llegar a la edad de 45 años.

7. Por presentar documentos falsos, o faltar a la verdad en los datos suministrados al momento de su ingreso.

8. Por acumulación de sanciones

ART. 9º—Retiro por solicitud propia. Presentada la solicitud de retiro por un soldado profesional, su aceptación se producirá mediante orden de personal de los respectivos comandos de fuerza, determinándose la fecha en que se hará efectiva, la cual no podrá ser posterior a cuarenta y cinco (45) días calendario contados a partir de su presentación.

Vencido el término señalado en el presente artículo sin que se haya decidido sobre la renuncia, el soldado profesional podrá separarse del cargo sin incurrir en inasistencia al servicio o continuar en el desempeño de sus funciones, caso en el cual la renuncia no producirá efecto alguno.

PAR.—A quien se retire por voluntad propia antes de cumplir los dos (2) años de servicio, se le hará efectiva la póliza de que trata el parágrafo 2º del artículo 6º del presente decreto.

ART. 10.—Retiro por disminución de la capacidad psicofísica. El soldado profesional que no reúna las condiciones de capacidad y aptitud psicofísica determinadas por las disposiciones legales vigentes, podrá ser retirado del servicio.

(Nota: Declarado exequible condicionalmente el presente artículo por la Corte Constitucional en Sala Plena en Sentencia C-63 de 2018, M.P. Gloria Stella Ortiz Delgado, siempre y cuando se entienda que el retiro por disminución de la capacidad psicofísica de los soldados profesionales del Ejército Nacional solo procede cuando el concepto de la junta médico laboral sobre reubicación no sea favorable y sus capacidades no puedan ser aprovechadas en otras actividades administrativas, de mantenimiento o de instrucción, entre otras.)

ART. 11.—(Modificado).* Retiro por detención preventiva. El soldado profesional a quien se le profiera medida de aseguramiento consistente en detención preventiva que exceda de sesenta (60) días calendario, será retirado del servicio.

(Nota: Declarado exequible condicionalmente por la Corte Constitucional en Sala Plena en Sentencia C-289 de 2012, M.P. Humberto Antonio Sierra Porto, en el entendido de que la palabra retirado debe entenderse como suspendido.)

*(Nota: Modificado por la Ley 1984 de 2019 artículo 1°)

ART. 11A.—(Nota: Adicionado por la Ley 1984 de 2019 artículo 2°)

ART. 12.—Retiro por inasistencia al servicio. El soldado profesional que incurra en inasistencia al servicio por más de diez (10) días consecutivos sin causa justificada, será retirado del servicio, sin perjuicio de la acción penal y disciplinaria correspondiente.

ART. 13.—Retiro por decisión del comandante de la fuerza. En cualquier momento, por razones del servicio y en ejercicio de su facultad discrecional, el comandante de la fuerza podrá retirar del servicio a los soldados profesionales, a solicitud de los comandantes de la unidad operativa respectiva.

(Nota: Declarado exequible condicionalmente por la Corte Constitucional en Sala Plena en Sentencia C-758 de 2013, M.P.Gabriel Eduardo Mendoza Martelo, en el entendido que previo a la solicitud de desvinculación debe efectuarse un análisis y valoración de la hoja de vida y del motivo del retiro, semejante al que realizan la junta asesora y los comités de evaluación respecto de los oficiales y suboficiales del ejército.)

ART. 14.—Retiro por incapacidad absoluta y permanente o gran invalidez. El soldado profesional con incapacidad absoluta y permanente o gran invalidez, será retirado del servicio, de acuerdo con las disposiciones vigentes sobre la materia.

ART. 15.—Retiro por condena judicial. El soldado profesional a quien se le profiera condena judicial debidamente ejecutoriada, será retirado del servicio.

ART. 16.—Retiro por tener derecho a la pensión. El soldado profesional que tenga derecho a pensión, será retirado del servicio.

ART. 17.—Retiro por edad. El soldado profesional que llegue a la edad de cuarenta y cinco (45) años, será retirado del servicio.

PAR.—El Ministro de Defensa Nacional o en quien éste delegue, en casos excepcionales podrá autorizar que el soldado profesional pueda continuar en el servicio activo, desempeñándose en áreas administrativas hasta cumplir la edad de 55 años.

ART. 18.—Retiro por información falsa. Será retirado en forma absoluta del servicio, el soldado profesional a quien se le pruebe que aportó documentación falsa, o faltó a la verdad en la información suministrada para su ingreso. Lo anterior sin perjuicio de las sanciones a que hubiere lugar.

ART. 19.—Retiro por acumulación de sanciones. El soldado profesional que acumule tres reprensiones severas dentro del mismo año calendario, contado a partir de la novedad fiscal de nombramiento, será retirado del servicio.

ART. 20.—Exámenes de retiro. El soldado profesional tiene la obligación de presentarse a la sanidad respectiva para la práctica de los correspondientes exámenes físicos, dentro de los sesenta (60) días calendario siguientes a la fecha de su retiro; si no lo hiciere, el Ministerio de Defensa Nacional quedará exonerado del pago de las indemnizaciones a que hubiere lugar.

CAPÍTULO IV

Reincorporación

ART. 21.—Llamamiento al servicio. Los soldados profesionales retirados en forma temporal, podrán ser reincorporados al servicio dentro del año siguiente a su retiro, a solicitud de parte ante el comandante de la fuerza respectiva.

ART. 22.—Llamamiento especial al servicio. Los comandantes de fuerza podrán llamar en forma especial al servicio, en cualquier tiempo, a los soldados profesionales retirados de manera temporal, con el propósito de entrenamiento, para satisfacer necesidades orgánicas de las fuerzas o para hacer frente a las exigencias de seguridad nacional.

SEGUNDA PARTE

Situaciones administrativas

CAPÍTULO I

ART. 23.—Destinación. Es el acto del comandante de la fuerza por el cual se asigna a una unidad o dependencia militar a un soldado profesional, cuando ingresa al servicio.

ART. 24.—Traslado. Es el acto del comandante de la fuerza por el cual se transfiere a un soldado profesional en forma individual a una nueva unidad o dependencia militar, con el fin de prestar sus servicios en ella, estando obligado a cumplirlo.

ART. 25.—Licencia renunciable y sin derecho a sueldo. Es el acto del comandante de la fuerza efectuado a solicitud del soldado profesional, por el cual se suspende, dentro de la organización a la que pertenece, el ejercicio de sus funciones hasta por treinta (30) días improrrogables y sin derecho a sueldo. Esta licencia no interrumpe la continuidad en el servicio y sólo podrá concederse después de cumplido el segundo año y por una vez dentro de cada año posterior.

ART. 26.—Comisión. Es el acto del comandante de la fuerza por el cual se asigna a un soldado profesional, con carácter transitorio, a una unidad o repartición militar, para el desempeño de funciones o tratamiento médico. Las comisiones pueden ser individuales o colectivas.

PAR.—Las comisiones al exterior se autorizan por resolución del Ministro de Defensa Nacional o por el comandante de cada fuerza si hubiere sido delegado para tal fin.

CAPÍTULO II

Desaparecidos

ART. 27.—Desaparecidos. El soldado profesional en servicio activo que desapareciere o fuere secuestrado sin que se vuelva a tener noticia de él durante treinta (30) días, será considerado como provisionalmente desaparecido previa comprobación que hará la autoridad militar respectiva mediante la investigación correspondiente.

PAR. 1º—Si de la investigación que se adelante no resultare ningún hecho que pueda considerarse como delito o falta disciplinaria, los beneficiarios del desaparecido, en el orden establecido para el reconocimiento y pago de prestaciones sociales, continuarán percibiendo en la pagaduría respectiva la totalidad de los haberes del soldado profesional hasta por un término de dos (2) años. Vencido el lapso anterior, se declarará definitivamente desaparecido, se dará de baja por presunción de muerte y se procederá a reconocer a los beneficiarios las prestaciones sociales a que haya lugar, de acuerdo con las circunstancias en que haya sucedido el desaparecimiento.

PAR. 2º—Mientras se tengan indicios de supervivencia del soldado profesional secuestrado, sus beneficiarios también tendrán derecho a percibir en la pagaduría respectiva la totalidad de sus haberes hasta obtener la libertad. Si pasados dos años a partir del último indicio, no se volviere a tener noticias de supervivencia, se procederá de acuerdo con lo establecido en el parágrafo anterior.

ART. 28.—Sanciones por injustificada desaparición. Si el soldado profesional apareciere en cualquier tiempo y no justificare su ausencia, tanto él como quienes hubieren recibido los sueldos o las prestaciones por muerte si fuere el caso, tendrán la obligación solidaria de reintegrar al tesoro público las sumas correspondientes, sin perjuicio de la acción penal a que hubiere lugar.

ART. 28A.—(Nota: Adicionado por la Ley 987 de 2005 artículo 3º del Congreso de Colombia)

(Nota: Adicionado por la Ley 1279 de 2009 artículo 4º)

CAPÍTULO III

Programas de capacitación

ART. 29.—Cursos y especializaciones. Los soldados profesionales previamente seleccionados realizarán los cursos de combate y especializaciones militares que se consideren necesarios para el cumplimiento de la misión.

Los comandantes de cada fuerza desarrollarán la programación de estos cursos de acuerdo con las necesidades de las fuerzas y los requerimientos operacionales.

PAR.—Los soldados profesionales para obtener la distinción de dragoneante profesional deberán adelantar y aprobar el curso de liderazgo y mando en operaciones.

ART. 30.—Capacitación. Los soldados profesionales entre los 12 y 15 años de servicio, previa selección podrán adelantar otros cursos de aprendizaje y capacitación y desempeñar actividades afines con dichos cursos de acuerdo con las necesidades del servicio. Los comandos de la fuerza programarán la capacitación de los soldados profesionales, orientada hacia su retorno a la vida civil.

ART. 31.—Ingreso al escalafón de oficiales o suboficiales. Los soldados profesionales podrán realizar el curso especial para escalafonamiento de oficiales o suboficiales de acuerdo con lo establecido por el Gobierno Nacional.

CAPÍTULO IV

Vestuario y alimentación

ART. 32.—Dotación. A los soldados profesionales, les serán suministradas las dotaciones de uniformes y botas de combate que requieran anualmente.

ART. 33.—Alimentación. Los soldados profesionales tendrán derecho a una partida de alimentación, equivalente a la suministrada a los soldados que presten el servicio militar obligatorio, de acuerdo con las disposiciones legales sobre la materia.

TERCERA PARTE

Disposiciones generales

CAPÍTULO I

ART. 34.—Reservista de honor. De conformidad con las disposiciones legales sobre la materia, se consideran reservistas de honor los soldados profesionales heridos en combate o como consecuencia de la acción directa del enemigo, siempre y cuando hayan perdido el veinticinco por ciento (25%) o más de su capacidad psicofísica, o a quienes se les haya otorgado la Orden de Boyacá por acciones distinguidas de valor o heroísmo, la Orden Militar San Mateo, la medalla de servicios en guerra internacional, la medalla al valor o la medalla de servicios distinguidos en orden público por acciones distinguidas de valor. Este personal goza de los derechos y beneficios que señalen las disposiciones legales vigentes

ART. 35.—De las reservas. A los soldados profesionales que se retiren y que se hayan destacado en la prestación del servicio, previa comprobación de su hoja de vida y tiempo de servicio acreditado, les serán conferidos los siguientes grados en la reserva, así:

De un (1) año hasta cinco (5) años soldado profesional

De cinco (5) hasta diez (10) años cabo tercero o su equivalente en las fuerzas

De diez (10) hasta quince (15) años cabo segundo o su equivalente en las fuerzas

De quince (15) años en adelante cabo primero o su equivalente en las fuerzas.

CAPÍTULO II

ART. 36.—Distinciones en actividad. Los soldados profesionales tendrán derecho al otorgamiento de distintivos, según las disposiciones que reglamentan la materia.

CAPÍTULO III

ART. 37.—Regímenes aplicables. Los soldados profesionales quedan sometidos al Código Penal Militar, al reglamento del Régimen Disciplinario de las Fuerzas Militares, a las normas relativas a la capacidad psicofísica, incapacidades, invalideces e indemnizaciones del personal de las Fuerzas Militares y a las normas que regulan el sistema de salud de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional.

ART. 38.—Régimen salarial y prestacional. El Gobierno Nacional expedirá los regímenes salarial y prestacional del soldado profesional, con base en lo dispuesto por la Ley 4ª de 1992, sin desmejorar los derechos adquiridos.

ART. 39.—(Derogada).* Régimen de pensiones. La pensión de vejez, invalidez y sobrevivencia de los soldados profesionales de que trata el presente decreto se regirá por el sistema de capitalización previsto en la Ley 100 de 1993.

El aporte mensual para conformar la pensión será del dieciséis por ciento (16%) del salario base de cotización, porcentaje del cual le corresponderá aportar al afiliado el cuatro por ciento (4%) y a la Nación el doce por ciento (12%) restante. Adicionalmente, durante el primer trimestre de cada año a partir del año 2002 la Nación aportará el equivalente a un salario mensual base de cotización por cada afiliado que se encuentre en servicio activo al 31 de diciembre del año inmediatamente anterior.

Los soldados a que se refiere este decreto, que asciendan a rango de suboficiales, continuarán sujetándose al régimen de pensiones previsto en el presente artículo.

PAR. 1º—Para efectos de lo previsto en el presente artículo, se entenderá que el salario base de cotización, está integrado por la asignación básica mensual adicionada con la prima de antigüedad.

PAR. 2º—Cuando haya lugar al reconocimiento de la pensión por invalidez o muerte, cualquiera que sea el origen, la administradora de fondos de pensiones iniciará los pagos mensuales de la respectiva pensión, utilizando para el efecto, en primera instancia, la cuenta de ahorro individual. En caso de que los recursos de dicha cuenta resulten insuficientes, la Nación pagará mensualmente el faltante con cargo al presupuesto general de la Nación. Por consiguiente, no habrá lugar a la cotización por accidentes de trabajo y enfermedad profesional para pensiones ni a la contratación de un seguro de invalidez o muerte.

(Nota: Derogada por el Decreto 2070 de 2003 artículo 45 del Ministerio de Defensa Nacional)

*(Nota: Derogado por el Decreto 4433 de 2004 artículo 45 del Ministerio de Defensa Nacional)

ART. 40.—(Derogada).* Fondo de pensiones. El Ministerio de Defensa Nacional seleccionará mediante concurso una o más administradoras de fondos de pensiones, para la administración de los aportes de que trata el artículo anterior.

(Nota: Derogada por el Decreto 2070 de 2003 artículo 45 del Ministerio de Defensa Nacional).

*(Nota: Derogado por el Decreto 4433 de 2004 artículo 45 del Ministerio de Defensa Nacional)

ART. 41.—Transición. Para los soldados profesionales que se hayan vinculado con anterioridad al 1º de enero de 2001, el Ministerio de Defensa Nacional efectuará el cálculo de un bono pensional, dentro del año siguiente a la expedición del presente decreto, por el número de años de servicio equivalente al aporte del doce por ciento (12%) que le corresponde aportar al empleador, utilizando la metodología prevista en la Ley 100 de 1993.

ART. 42.—Ámbito de aplicación. El presente decreto se aplicará tanto a los soldados voluntarios que se incorporaron de conformidad con lo establecido por la Ley 131 de 1985, como a los nuevos soldados profesionales.

ART. 43.—Vigencia y derogatoria. El presente decreto rige a partir del 1º de enero de 2001, previa su publicación y deroga a partir de dicha fecha las disposiciones que le sean contrarias.

Publíquese y cúmplase.

Dado en Bogotá, D.C., a 14 de septiembre de 2000.

_______________________________