El método de masas financieras: una alternativa de análisis de estados financieros

Revista Nº 11 Jul.-Sep. 2002

Jonathan Hermosilla Cortés 

Contador, Auditor y Licenciado en Finanzas, Master of Arts B.A. 

Profesor y Director de la Escuela de Comercio, 

Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, 

Universidad Católica de Valparaíso, Chile 

Introducción

El análisis financiero es una disciplina dirigida a desarrollar metodologías de investigación y de diagnóstico de la situación financiera de una organización basados en la información económico-financiera y en la información del entorno económico en el cual se desarrollan las organizaciones.

Hoy en día, el entorno se ha vuelto cada vez más cambiante y turbulento, por lo que se hace imprescindible el análisis financiero de la organización, dado que este análisis proporcionará información relevante al proceso de toma de decisiones dentro de la empresa, como también, en las decisiones de los inversionistas externos que desean invertir en una organización determinada, con una visión de largo plazo.

La globalización de los mercados hace cada vez más compleja esta tarea, ya que para llevarlo a cabo es necesario tomar en consideración variables externas que harán del análisis financiero una herramienta útil y primordial en la toma de decisiones.

El campo de dominio del análisis financiero va más allá de los procesos de toma de decisiones internos, ya que entregará información relevante a agentes externos, tales como: inversionistas, instituciones financieras, instituciones de fiscalización, acreedores, etc. Cada uno de estos potenciales usuarios de la información, tiene necesidades distintas y por ende, su análisis estará orientado a su real necesidad, por ejemplo: los acreedores comerciales estarán interesados particularmente en la liquidez de la empresa, es decir, ver si la empresa tiene la capacidad suficiente para cumplir sus compromisos a corto plazo; los bancos e instituciones financieras se preocuparán de la real necesidad de fondos externos y evaluará si la empresa será capaz de cumplir sus compromisos y de dónde podrá obtener los fondos necesarios para ello; los inversionistas estarán principalmente interesados en las utilidades actuales y potenciales de la empresa, con el objeto de asegurarse la capacidad de pagar dividendos y que no esté en una situación que pueda llevarla a la quiebra.

Por lo tanto, el análisis financiero se realizará de acuerdo con el interés específico de cada analista, por ello, se llevará a cabo bajo distintos puntos de vista, que en el momento de comenzar la evaluación se deberá tener presente.

Las técnicas utilizadas en el análisis financiero comenzaron a desarrollarse a fines del siglo diecinueve, tomando mayor fuerza cuando los bancos e instituciones financieras comenzaron a formar parte de los proveedores de recursos financieros, para lo cual se hacía necesaria una herramienta de análisis más científico de la información financiera de las organizaciones que necesitaban de recursos externos. Otro elemento importante, que permitió darle mayor importancia al análisis financiero fue el hecho que se comenzaba a diferenciar la administración y la propiedad en las organizaciones.

La expansión de su utilización como algo común en las organizaciones se dio a mediados del siglo veinte, donde se hacía necesario tener información estadística para llevar a cabo análisis interempresas, tomando en consideración información del sector en el que la empresa se desenvolvía, con lo cual se buscaba estandarizar algunos indicadores que fueran comunes a todas las organizaciones, con el objeto de poder llevar a cabo comparaciones.

Objetivos del método de masas financieras

La metodología de las masas financieras tiene por objetivo resumir y traducir la información contable en una información más depurada desde un punto de vista financiero, con el objeto de que sirva de base para el análisis financiero fundamental. Por lo esencial, se trata de establecer agregados poco numerosos pero suficientemente indicativos para permitir tener un razonamiento global y, de coordinar estos agregados con el objeto de establecer relaciones económicas y financieras ilustrativas de la situación de una empresa.

2.1. La búsqueda de resumir la multiplicidad de la información contable

La reestructuración de los estados financieros se funda sobre la siguiente idea: la información comprendida en los estados financieros parece demasiado abundante y, en consecuencia, se justifica reducirla sobre el plano del volumen para tratarla más rápidamente y de resumirla a algunos conceptos y datos claves para interpretarla más eficazmente.

El enfoque no puede limitarse a un conjunto de operaciones técnicas de rectificación, ya que esta reestructuración debe preparar un diagnóstico general que involucre los tres parámetros fundamentales de la “salud financiera” de una organización, a saber: el equilibrio financiero, la rentabilidad y la liquidez o la solvencia.

 

1. La incidencia de la estructura financiera sobre la liquidez

2. La incidencia de la estructura financiera sobre la rentabilidad

3. La relación entre la liquidez y la rentabilidad

1. La búsqueda de agregados que sustituyan la multiplicidad de datos contables

El esquema de presentación de los estados financieros, normalmente oculta información debido básicamente a la proliferación de rubros y de subrubros en las cuentas de resultados, de activos y de pasivos, y los detalles proporcionados en las notas explicativas. Esta información es amplificada cuando la necesidad de un estudio serio implica examinar los estados financieros de varios períodos consecutivos. Concebimos sin pena que un analista no puede llevar a cabo su labor cómodamente con información, a veces, excesiva y que busca tener una visión condensada de hechos contables de una empresa.

Procediendo a reagrupar los datos y determinar agregados, el enfoque persigue un doble objetivo:

a) Sobre el plano técnico, globaliza rubros y subrubros de los estados financieros para construir algunas masas financieras (descompuestas, si es necesario, en submasas): valor agregado, resultado de explotación, fondos propios, activos fijos, etc. Más precisamente, identifica en las cuentas de resultados y en las cuentas del balance, grupos de flujos y de capitales homogéneos, que representan los componentes esenciales del contenido de los estados financieros. Los agregados que constituyen deben ser homogéneos, esto significa que deben ser, básicamente:

— Establecidos en relación a un criterio objetivo.

— Calculados después del tratamiento de los datos contables.

b) Sobre el plano de la interpretación, situándose en niveles más generales, el enfoque permite razonar globalmente sobre la base de conceptos económicos y financieros expresivos y significativos. Igualmente, no prohíbe conocer bien la composición de las masas, de manera de proveer al diagnóstico de matices necesarios, busca sobre todo evitar considerar los detalles que conducen a menudo a una percepción nebulosa de informaciones cruciales.

Conviene subrayar que este enfoque debe:

— Desarrollarse en el contexto de la preparación de un diagnóstico financiero perspicaz, centrado sobre temas genéricos.

— Aplicarse en un marco plurianual, esto debe permitir verificar las tendencias de los hechos económicos y financieros más pertinentes.

2. La coordinación de los agregados y la comprensión del comportamiento financiero de la empresa

El terreno del análisis de los estados financieros está lleno de trampas que permiten, a veces, construir zonas oscuras, que no permiten visualizar con claridad lo que realmente hay detrás de las cifras que presentan los estados financieros: es el caso de estudios puramente descriptivos que encontramos en muchos documentos teóricos o de origen profesional.

Si las definiciones de nociones, de métodos y de técnicas son útiles para evitar las ambigüedades terminológicas, es igualmente indispensable que los estudios financieros sobrepasen el estado:

— De sucesiones de “clichés” o de yuxtaposiciones de contenidos de análisis en las cuales los encadenamientos que permitirían establecer un hilo conductor, serían defectuosos.

— De comentarios puntuales limitados a constataciones o relativas a puntos específicos considerados separadamente.

— De conclusiones neutralizadas por una falta de “clarividencia” o por interpretaciones globales vacilantes.

En este espíritu, la reestructuración de las cuentas anuales debe ir más allá de la simple determinación de las masas financieras; en efecto, provienen de poner en evidencia los lazos entre estas masas, pues los agregados de datos contables, si bien que sean distintos e intrínsecamente homogéneos, no son mutuamente independientes, tanto desde el punto de vista económico como del técnico (es decir, contable).

Un doble objetivo es asignado al enfoque:

a) Sobre el plano técnico, se trata de articular todas las masas financieras de manera que despeje encadenamientos aritméticamente coherentes; estos encadenamientos son representados por relaciones o ecuaciones.

— Su coherencia y su exactitud deben ser controladas por la verificación de las igualdades contables fundamentales: cualquiera sea la reestructuración del balance, toda relación debe mantener la igualdad entre el activo total y el pasivo total (pasivo más patrimonio).

— Los encadenamientos deben primero, aislar las articulaciones específicas al estado de resultados, al balance y deben enseguida, economizar las paralelas entre los agregados del estado de resultados y los agregados del balance.

b) Sobre el plano de la interpretación, es preciso que los encadenamientos permitan construir una argumentación “normativa”, en lugar de un estudio descriptivo; en otros términos, deben presentar una significación económica y financiera real.

— Las relaciones establecidas en el estado de resultados son llamadas a explicar la rentabilidad, mientras que las relaciones del balance son destinadas a explicar el equilibrio financiero y la solvencia o la liquidez.

— La coordinación de las relaciones entre el estado de resultados y el balance, debe permitir comprender e interpretar globalmente el comportamiento financiero de una empresa integrando los juicios sobre el equilibrio, la rentabilidad, la solvencia y la liquidez.

Independientemente de estos aspectos técnicos, el enfoque necesita una metodología de aplicación para lograr los objetivos que le han sido asignados.

La metodología que proponemos para estudiar los estados financieros según el enfoque por la construcción de agregados financieros, comprende dos fases que presentaremos en secuencia para subrayar su indispensable complementariedad.

a) En primer lugar, se trata de representar la estructura general de un estado de resultados y de un balance. El análisis es estático, en este sentido busca:

— Establecer las masas financieras y las relaciones entre ellas según esquemas directamente nacidos de la configuración clásica (es decir, en dos puntos, débito-crédito de una parte, y activo-pasivo de otra parte) de las cuentas anuales.

— Relacionar estas masas para obtener una visión panorámica de la formación del resultado neto y de la situación patrimonial de la empresa: las ecuaciones son aritméticamente elementales (como por ejemplo, el pasivo total es igual a la suma de recursos permanentes y las deudas a corto plazo o, el resultado de explotación es igual a la diferencia entre los ingresos de explotación y los costos de explotación);

— Constatar los agregados y, a través de estos últimos, la organización estructural de los estados financieros.

b) En segundo lugar, conviene explicar e interpretar lo que ha podido ser constatado. El análisis se torna dinámico en el sentido que busca describir mecanismos lógicos capaces de identificar los elementos esenciales que determinan el “valor” del resultado y del equilibrio del balance de una empresa; en este efecto, se distancia de la presentación convencional de los estados financieros por permitir un punto de vista más económico-financiero que contable. Este consiste en:

— Repensar la estructura clásica de los estados financieros en vista de concebir otras estructuras que, establezcan relaciones significativas, como por ejemplo, los agregados del estado de resultados en “cascada”, en los cuales los elementos son coordinados en continuidad por sumas algebraicas y son organizadas, de tal manera que, los temas claves del estudio financiero se encuentran explicadas sobre el plano de datos e interpretadas sobre el plano del juicio de valor.

— Desarrollar conceptos innovadores, en relación con las nociones contables tradicionales, que resuman mejor sobre el plano económico y financiero los datos de un estado de resultados y de un balance.

— Considerar finalmente que, sobre la base de nuevas estructuras y de estos nuevos conceptos, encadenamientos lógicos y operacionales, pueden ser establecidos para evaluar el equilibrio financiero, la rentabilidad y la solvencia o la liquidez de una empresa.

Esta metodología en dos fases será desarrollada en los capítulos siguientes, en su aplicación respectiva al balance y al estado de resultados.

Por último, podemos señalar que si este enfoque de los estados financieros por los agregados es cuidadosamente aplicado, los otros enfoques y métodos del estudio de las cuentas iniciales, a saber: los ratios y los estados de flujos, no serán, en algunos casos, solicitados sino más bien como complementos y como perfeccionamiento del análisis, buscando precisar elementos específicos y afinar los juicios de valor incorporados en el diagnóstico financiero.

2.2. La búsqueda de la construcción de un balance más financiero que contable

El análisis de las estructuras de inversión (activos) y de financiamiento (pasivos y patrimonio) concierne el equilibrio de las estructuras y la solvencia o liquidez de una empresa, por lo cual, se hace necesario transformar la información contable, muy voluminosa, en grandes cifras a través de las masas del balance, lo que haremos considerando la presentación de esta información ordenada de una manera más lógica y que permita finalmente, separar las inversiones entre aquellas de corto plazo de aquellas de mediano y largo plazo; además, separar en el corto plazo todo lo que señale relación con el ciclo operacional de la empresa de aquellos recursos e inversiones, eminentemente, financieras.

A continuación, presentamos esquemáticamente la transformación del balance contable clásico en un balance financiero moderno:

 

 

En consideración a lo expuesto más arriba, esta transformación será explicada en detalle en el capítulo 3.

2.3. La búsqueda del mejoramiento en la presentación del estado de resultados

El análisis de los resultados involucra directamente la gestión de la empresa y la calidad de las decisiones corrientes tomadas en esta perspectiva. Intentándose en la explotación y en lo que lo rodea (resultados financiero y excepcional) se presenta como un preámbulo indispensable en el estudio de las decisiones económicas y financieras traducidas más o menos explícitamente y exactamente en los estados financieros.

Tiene por objetivo explicar la formación del resultado neto final de un ejercicio y, esto haciendo investigar los principales elementos o agregados económicos que contribuyen tanto a la obtención de un beneficio como al registro de una pérdida. Conducido el análisis sobre varios ejercicios consecutivos, es llamado a dibujar y a hacer aparecer las tendencias cronológicas que son a menudo fuertemente útiles en la apreciación de la evolución de la perfomance de una empresa.

De naturaleza descriptiva, este estudio comporta dos pilares: el primero, considera las diferentes partes del estado de resultados; en cambio, el segundo, rodea la configuración del resultado de explotación. Se apoya sobre los agregados directamente derivados de la presentación de la FECU y, en consecuencia, relativamente clásicos y estáticos; aunque limitada sobre el plano de la interpretación económica, ella permite construir varios agregados y operar de esta manera una síntesis válida del estado de resultados.

3. El método de masas financieras del balance

El análisis del balance consiste en estudiar la situación del patrimonio de una empresa, es decir, el estado de sus recursos y de sus empleos. Por lo tanto, es importante conocer la proveniencia de los recursos, dónde se están invirtiendo dichos recursos y qué fuentes de financiamiento se están utilizando para las inversiones de corto, mediano y largo plazo.

Para lo cual, es necesario conocer el contenido de todos los rubros que componen los activos y pasivos presentados en este estado financiero. Con este conocimiento previo, podremos reestructurar y resumir la información del balance.

3.1. Objetivos del método de masas financieras

El método de masas financieras del balance, busca resumir la información contable publicada y reestructurarla de manera más coherente, desde un punto de vista financiero. Que esta reestructuración permita a las grandes cifras definidas, ayudar al proceso de análisis y emitir juicios de valor acerca de la situación de la empresa en un momento determinado.

3.2. Las masas financieras del balance

Para conformar las masas del balance debemos, en primer lugar, definir algunas características comunes que permitan resumir algunas cifras en montos homogéneos y, en segundo lugar, clasificar estas masas y relacionarlas entre sí.

Las características más comunes son las siguientes:

En el plano de los activos: corto plazo y largo plazo; en el corto plazo, elementos financieros y elementos operacionales.

En el plano de los pasivos: al igual que en los activos, corto plazo y largo plazo; en el corto plazo, obligaciones financieras y obligaciones operacionales; y según la procedencia u origen de los recursos, deudas con terceros y fondos propios.

Teniendo presente lo indicado arriba, a continuación presentamos el balance financiero, ya reestructurado.

 

Para constituir las masas del activo, se deben analizar todos los rubros haciendo la siguiente pregunta: ¿corresponde a una inversión real?, o bien, ¿corresponde a un flujo de fondos? Todo aquello que no cumpla estas condiciones, se deberá excluir de la masa a la cual pertenecerá. Por ejemplo, los gastos pagados por anticipado.

Para la construcción de las masas del pasivo, se deben hacer las siguientes preguntas: ¿corresponde a una obligación real?, o bien, ¿corresponde a un flujo de fondos? Al igual que en el activo se excluirán todos los elementos que no cumplan estas condiciones. Por ejemplo, ingresos percibidos por adelantado.

A continuación, se resumen las principales masas del balance:

1. Masas del balance

DEL ACTIVO:

ACTIVO CIRCULANTE = Total activo circulante menos rubros que no corresponden a inversión

TESORERÍA ACTIVA = Disponible más depósitos a plazo más valores negociables

INMOVILIZACIONES = Activo fijo neto más otros activos (depurados)

DEL PASIVO:

PASIVO CIRCULANTE = Total pasivo circulante menosrubros que no corresponden a obligaciones

TESORERÍA PASIVA = Obligaciones financieras de corto plazo (incluyen dividendos por pagar)

PASIVO A LARGO PLAZO = Total pasivo a largo plazo (depurado)

FONDOS PROPIOS = Total patrimonio más/menos ajustes a los activos y pasivos

FONDOS DE TERCEROS = Total pasivo circulante (depurado) máspasivo a largo plazo (depurado)

CAPITALES PERMANENTES = Fondos propios más pasivo a largo plazo

3.3. El estudio del equilibrio financiero de la empresa

El análisis del equilibrio financiero de una empresa podemos basarlo en los conceptos de capital de trabajo para el largo plazo y tesorería neta para el corto plazo.

Teniendo presente que toda empresa tiene en su ciclo operacional un nivel de inmovilizados no despreciables y, principalmente, en las existencias al existir un stock mínimo de seguridad, en los clientes un plazo de crédito que se debe financiar y, por último, el ciclo operacional mismo se debe financiar, y desde un punto de vista financiero lo ideal es que sea con recursos de largo plazo. Por lo tanto, se logrará el equilibrio en el largo plazo cuando posea un capital de trabajo positivo, es decir, cuando los capitales permanentes sean superiores a las inmovilizaciones que tenga. Cabe mencionar una salvedad, en el caso del sector comercial, que puede estar en equilibrio a pesar de tener un capital de trabajo negativo, ya que su ciclo operacional, generalmente, está siendo financiado por los proveedores.

Si analizamos el equilibrio financiero a corto plazo, se tendrá presente que la tesorería neta debe ser positiva, es decir, que la necesidad de capital de trabajo debe ser inferior al capital de trabajo que posee la empresa, ya que toda organización debe ser capaz de generar recursos financieros en el corto plazo suficientes para cubrir sus obligaciones financieras de corto plazo, sin tener que recurrir a la desinversión en su ciclo operacional, sin caer en una reducción del capital de trabajo.

En resumen, a continuación presentamos la conformación de las masas que permiten visualizar el equilibrio financiero en una empresa.

Equilibrio financiero corto plazo

CAPITAL DE TRABAJO = Capitales permanentes menos inmovilizaciones (AS)

CAPITAL DE TRABAJO = Activo circulante menos pasivo circulante (F)

TESORERÍA NETA = Tesorería activa menos tesorería pasiva

NECESIDAD DE CAPITAL DE TRABAJO = Capital de trabajo menos tesorería neta

Donde:

AS = Anglosajón

F = Francés

 

4. El método de masas financieras del estado de resultados

El estado de resultados tradicional se basa en un corte drástico de la gestión de la empresa en: operacional y no operacional. La pregunta que surge acá es ¿cuál es el concepto operacional que utilizan?, ya que si pensamos en el concepto de productivo, ¿por qué se consideran los gastos de administración y ventas?, si se refiere a la actividad propia de la empresa, ¿por qué no se consideran los costos financieros en él? no estaremos confundiendo el concepto de operacional con el de excepcional?

Estas interrogantes, nos llevan a la conclusión que es necesario reestructurar este estado y más nos convencemos si al momento de relacionar el estado de resultados con el estado de flujo de efectivo, nos encontramos con una gran inconsistencia en cuanto a la presentación, ya que los gastos financieros en uno se presentan como “no operacional” y en el otro, se presentan como flujo “operacional”.

Además, consideramos que el estado de resultados debe mostrar en “cascada” cómo se van gestando u obteniendo los resultados en la empresa, y así podemos proporcionar una información mucho mejor para apoyar el proceso de toma de decisiones.

4.1. Objetivo de la reestructuración del estado de resultados

La reestructuración de este estado tiene por objetivo proporcionar información mejor diseñada para visualizar de una manera más rápida los principales niveles de resultados en la empresa, y poder verificar la procedencia de nuestra rentabilidad. Por ello, se entregará un estado estructurado en cascada, donde el “gran afluente del río” serán los ingresos de explotación, para que en la medida que vaya cayendo el “agua”, es decir, los resultados, se le vayan descontando los costos que permiten el funcionamiento de la empresa, a saber: los recursos materiales, los recursos humanos, los recursos físicos y los recursos financieros; para luego agregar o deducir el resultado que llamaremos “excepcional”, es decir, resultados que están fuera de la habitualidad y de la actividad propia de la empresa.

4.2. Los agregados del estado de resultados

El interés de este análisis estructural es medir la incidencia de cada naturaleza de resultado “intermedio” (resultado de explotación, resultado financiero, resultado excepcional, resultado impositivo) sobre el resultado neto final.

Su contenido y su metodología de aplicación están representados en el cuadro siguiente que justifica algunos comentarios.

 

A continuación, procederemos a una relectura de los principales componentes de los resultados, siguiendo los pasos complementarios: el primero, buscará identificar las diferentes naturalezas y categorías de gastos y de ingresos, mientras que el segundo, expondrá el encadenamiento de los flujos que permiten retratar y explicar los orígenes del resultado neto final.

Lo primero que rebajamos de los ingresos de la explotación son los costos de explotación “externos”, es decir, todos aquellos costos en que incurre una empresa por buscar materiales, insumos, servicios, etc. en el exterior, lo que nos lleva a determinar nuestro primer agregado que llamamos “valor agregado”, como su nombre lo indica es aquel valor que estoy adicionando internamente a los materiales e insumos que provienen del exterior, por ello es una medida del tamaño económico de la empresa.

Luego, rebajamos el principal costo interno, las remuneraciones, la que nos presenta nuestro primer problema —cómo obtener esta información— pero si consideramos que podemos tener esta información, obtenemos el “excedente bruto de explotación”, la que para muchos corresponde a nuestra primera medida de rentabilidad, ya que, hasta aquí, hemos considerado flujos financieros. Seguidamente, descontamos el costo del recurso físico, es decir, las depreciaciones, que permiten determinar el resultado bruto de explotación, al cual le rebajaremos el resultado financiero (ingresos financieros menos gastos financieros), que representan los costos del recurso financiero externo, para obtener el resultado bruto corriente, lo que a nuestro juicio, refleja el resultado obtenido por la empresa en su actividad global. Adicionalmente, se rebajarán el resultado excepcional y el impositivo, para determinar el resultado neto del ejercicio, el cual debe ser igual al neto presentado en el estado de resultados publicado.

4.3. Concepto de capacidad de autofinanciamiento y de autofinanciamiento neto

La reestructuración del estado de resultados no termina en el resultado neto, como se indica más arriba, sino que debemos continuar analizando, para determinar la real riqueza obtenida en el período. Para lo cual, se adicionarán al resultado neto todos los cargos y rebajarán los abonos que no representen flujo real de fondos, como por ejemplo, las depreciaciones que corresponden solo a un flujo contable.

Al adicionar estos rubros determinaremos la capacidad de autofinanciamiento que la empresa ha generado en el período, es decir, cuál es la capacidad que la empresa obtiene para autofinanciar algunos proyectos de inversión que tiene en carpeta.

Pero, debemos retribuir en parte a aquellos que aportan capital a la empresa, ya lo hemos hecho con los proveedores de fondos externos, por lo que nos falta remunerar a los dueños, por lo tanto, debemos rebajar el reparto de dividendos o de utilidades que afectarán la utilidad obtenida, lo que nos genera el último agregado de resultados que denominamos “autofinanciamiento neto”, el cual representa la verdadera riqueza que permitirá el crecimiento a la empresa, es decir, lo que podemos reinvertir.

A continuación presentamos un cuadro que resume lo señalado anteriormente:

 

5. Conclusiones

El método de masas financieras que viene de ser expuesto, representa, a nuestro juicio, una metodología que utilizándola con prudencia, con claridad y pulcritud, nos permite llegar a conclusiones relevantes acerca de la situación financiera de una empresa, sin tener que recurrir a los demás métodos de análisis; ya que permite resumir la información contable, depurarla y reclasificarla, en aquellos casos en que estimamos que la presentación de los estados financieros publicados adolecen de ciertas ambigüedades y no permiten la interrelación de elementos de distintos estados, como por ejemplo: el estado de resultados y el estado de flujo de efectivo, el primero presenta los intereses pagados como gastos fuera de explotación y el segundo los presenta como flujo de salida operacional.

Las ventajas de esta metodología es que nos permite resumir la información, en grandes grupos homogéneos que nos indican algo por sí solos, podemos automatizarlas, a través de ellas podemos verificar los cálculos de la información publicada, y nos permite tener, por un lado, las inversiones reales y, por otro lado, las obligaciones reales; separándolas en el corto plazo en financieras y operacionales, para analizar el ciclo operacional de la empresa.

Por último, quisiéramos señalar que en la medida que podamos contar con toda la información, esta herramienta de análisis global será más robusta que en la actualidad, porque hoy se nos obliga a recurrir a hipótesis arbitrarias para llevarlas a cabo, ya que ciertas informaciones, aún en nuestro país, son consideradas confidenciales y que “temen” que sea utilizada por la competencia, es paradojal, siendo partícipes de una economía de libre mercado, que aún temamos entregar toda la información para así efectuar análisis financieros más estrictos y por ende, apoyar la toma de decisiones de inversión con mayores antecedentes que permitan administrar las inversiones basadas en una decisión acertada.

El método de masas financieras deberá ser tema de investigaciones futuras, pero creemos que es una metodología que cumple su objetivo, a través de una “fotografía sintética” de los estados financieros descubrir rápidamente los problemas eventuales que la empresa pueda tener, básicamente en el análisis de la estructura financiera, la liquidez y la rentabilidad.

Bibliografía

Allá, Jean. L’Evaluation de l’entreprise, de la théorie à la pratique. Cujas, 1979.

Cobbaut, Robert. Théorie financière. Económica, 1987.

Hermosilla, Jonathan. Análisis de estados financieros: una nueva metodología. Editorial Lexis Nexis Cono Sur Ltda., 2001.

Quintart, Aimable; Levasseur, Michel. Finance. , París: Edición Económica, Collection Gestion, 1990.

Quintart, Aimable. Méthodes d’analyse des états financiers. Difusión Universitaria Ciaco, UCL, Louvain-La-Neuve, 1991/1993.

Quintart, Aimable et Zisswiller, Richard. Théorie de la finance. PUF, 2ª edición, 1990.

Raffegeau, Jean et; Dubois, Fernand. L’Evaluation financière de l’entreprise. Presses Universitaires de France, Collection Que sais-je?, 2ª edición, 1991.

Urías, Jesús. Análisis de los estados financieros. McGraw - Hill, 1991.