El nuevo régimen de transparencia de los contratos de colaboración empresarial

Revista Nº 202 Jul. Ago. 2017

Mediante el Concepto 9810 de abril 27 del 2017, la DIAN interpretó que el artículo 18 del estatuto tributario establece el régimen del impuesto a la renta para los “contratos de colaboración” y esta transparencia no es extensiva para el tratamiento del impuesto a las ventas.

La administración tributaria señala que la norma estipula:

1. Los contratos de colaboración empresarial, tales como: consorcios, uniones temporales, joint ventures y cuentas en participación, no son contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios.

2. Quienes se asocien mediante contratos de colaboración empresarial, deberán declarar de acuerdo con su participación y de manera independiente los activos, pasivos, ingresos, costos y deducciones que les correspondan, siempre y cuando cumplan con las condiciones para ser declarantes del impuesto sobre la renta, sin perjuicio de ser responsable del impuesto a las ventas.

3. Es necesario que los asociados, para efectos tributarios, lleven un registro sobre las actividades desarrolladas en virtud del contrato de colaboración empresarial que permi­ta verificar los ingresos, costos y gastos incurridos en desarrollo del mismo.

En consecuencia, el régimen de transparencia, establecido por el artículo 18, no es aplicable al impuesto a las ventas, y para cumplir con las obligaciones de este tributo es aplicable lo expresado por la oficina jurídica de la entidad en el oficio 41483 del 6 de julio del 2004, en el cual se manifiesta que el socio gestor es quien líquida, factura, recauda, declara, paga el impuesto, tiene derecho a los impuestos descontables y las retenciones practicadas por este impuesto.

En virtud del principio de transparencia el legislador, para el impuesto a la renta, corre el velo de los socios ocultos en los contratos de cuentas de participación (contratos de colaboración), sin embargo, al no legislar el tratamiento para el impuesto a las ventas, la administración mantiene la doctrina para este impuesto, que respeta la calidad de los socios ocultos y aparentes.