Externalidades de la información en el proceso de implementación de las NIIF: caso instrumentos financieros

Revista Nº 58 Abr.-Jun. 2014

Martha Liliana Arias Bello* 

Juan Carlos Bohórquez Cifuentes** 

(Colombia) 

*Contadora pública, MBA de la Universidad de los Andes.  

Docente de planta del Departamento de Ciencias Contables  

de la Pontificia Universidad Javeriana. Miembro del Foro AECA  

sobre Instrumentos Financieros. Consultora en NIIF. 

**Contador público y docente del Departamento de Ciencias Contables  

de la Pontificia Universidad Javeriana. Consultor en NIIF. 

Introducción

Cuando Adam Smith publicó en 1776 su obra cumbre La riqueza de las naciones, desencadenó una problemática de investigación sobre el crecimiento económico que consiste en la determinación de los factores determinantes de la riqueza de un país.

En algunos escenarios se defiende la posición geográfica estratégica de la cual gozan algunas naciones, en otros, por el contrario, se defienden a las instituciones y a su capacidad de tomar decisiones; sin importar la veracidad de uno u otro argumento la pregunta que Smith quiso solucionar mediante su investigación, a la fecha se considera vigente y se evidencia en la incapacidad por definir una fórmula más o menos precisa que contribuya a disminuir los problemas de pobreza y distribución que aquejan a una gran proporción de la humanidad.

Un mero porcentaje puede dar cuenta de la salud financiera de un país y por consiguiente reflejar la calidad de vida de sus ciudadanos. Si bien esto es cierto en la teoría, el modelo presenta fallas cuando se consideran otras variables, como por ejemplo, la distribución de la riqueza, puesto que un mejor crecimiento no significa un incremento en la calidad de vida. Aún con estas y otras limitaciones, sobre las cuales no pretendemos profundizar, el modelo del crecimiento económico es un indicativo apropiado sobre el cual los gobiernos centran la mayor parte de su atención.

Los estudios contemporáneos en torno al crecimiento, como por ejemplo los del economista español Xavier Sala I Martin(1), han logrado demostrar, en una parte, la existencia de la convergencia, la cual se entiende como la capacidad, por parte de las naciones más pobres, de alcanzar la riqueza de las naciones ricas en el largo plazo a través de tasas de crecimiento superiores. En contra posición a la teoría de la convergencia, se manifiesta la divergencia, que es entendida como la continua separación entre la riqueza de naciones desarrolladas y en desarrollo, toda vez que existen datos del crecimiento, como por ejemplo el gasto público, que deberían ser depurados o eliminados del análisis.

Sin el ánimo de discutir una posición u otra, lo cierto es que durante los recientes años en donde el ciclo de la economía favoreció a las naciones en desarrollo, las tasas de crecimiento fueron muy superiores a las registradas en Europa y Norteamérica, afirmando en parte los fundamentos de la convergencia. Resulta entonces indispensable indagar en las variables que fundamentan el crecimiento económico y que a su vez son lo suficientemente sólidas como para permitir crecimientos rápidos y sostenibles, confirmando la vigencia de la problemática planteada por Smith.

Las teorías económicas modernas coinciden en afirmar que la salud económica de los mercados financieros refleja la salud económica de la Nación, y es que entre más sólido sea el sistema financiero nacional más sólido será el desarrollo. Esta correlación naturalmente se explica por el grado en que los agentes de una economía se comportan en relación con la administración de su riqueza, por ejemplo, los grados de profundización de la banca son más elevados en economías desarrolladas que en las que se encuentran en desarrollo, por otro lado el uso de los mercados de capitales es fundamental para quienes desean obtener fuentes de financiación más baratas o para quienes desean invertir sus excedentes de liquidez. En el caso colombiano este mercado pareciera estar reservado para unas cuantas plazas y estar restringido por múltiples razones para otras.

En Colombia, al igual que en América Latina y el Caribe, la cantidad de emisores inscritos ha disminuido durante los años recientes; sin embargo, esta situación ha sido sopesada mediante la puesta en marcha del Mercado Integrado Latinoamericano (MILA).

CONT58P56.JPG
 

En el contexto de la convergencia hacia las Normas Internacionales de Información Financiera (en adelante NIIF) emitidas por el IASB(2) y acogido formalmente mediante la Ley 1314 del 2009, se espera que en Colombia se proyecten diferentes tipos de efectos derivados del proceso y específicamente sobre los activos que cotizan en el mercado de valores, y al igual que sobre el conjunto de emisores que participan en este mercado.

Este proceso coyuntural tiene una gran importancia, dado que la información financiera será preparada atendiendo bases distintas(3) y los resultados financieros de los emisores presentarán variaciones, las cuales deberán ser interpretadas por el mercado. Si este hecho no se comprende adecuadamente, algunas decisiones podrían basarse sobre información mal interpretada, creando tendencias erróneas y haciendo perder oportunidades a todos los agentes. La siguiente tabla resume los principales impactos en el primer estado financiero de acuerdo a la NIIF 1 “Adopción por primera vez de las normas internacionales de información financiera”, denominado estado de situación financiera de apertura:

CONT58P57.JPG
 

Si delimitamos el alcance de la totalidad de los impactos sobre los activos financieros, el mercado de capitales estará afectado en dos vías principales. La primera de ellas en la determinación de los precios objetivo de las acciones de los emisores cuando los analistas(4) valoren la cuenta de inversiones, y en segunda medida sobre los valores propiamente cotizados en el mercado. En las secciones posteriores se realiza un análisis general sobre los dos escenarios descritos anteriormente.

1. Aproximación general al tratamiento de instrumentos financieros y transición hacia las normas internacionales
en Colombia

En materia de instrumentos financieros, entendidos como activos y pasivos financieros, la implementación de las NIIF debe hacerse en torno a cuatro normas específicas, como se detalla a continuación:

CONT58P58.JPG
 

Como puede observarse la normatividad es amplia y dinámica, se espera que el país esté al frente de estos procesos de cambio y que por lo tanto permanezca a la vanguardia en materia regulativa. Sin duda alguna, esta es una labor gigantesca que pondrá a prueba el buen juicio de una profesión, cuyos representantes son dispersos, pero que deberá revestirse de la importancia necesaria para procurar información financiera transparente y útil en la toma de decisiones de inversión.

El proceso de implementación se ha establecido en el cronograma descrito para tal caso en el artículo 3.º del Decreto 2784 del 2012, el cual cubre, entre otras, a las compañías emisoras de valores. El citado artículo indica que la fecha de transición será el 1.º de enero del 2014, fecha en la que deberá prepararse un estado de situación financiera de apertura que permita la implementación posterior de los estándares.

La siguiente gráfica resume los principales aspectos de clasificación de los activos financieros, los cuales pueden ser replicados sobre pasivos financieros:

CONT58P59.JPG
CONT58P59.JPG
 

El mantenimiento de un activo financiero por parte de la entidad debe obedecer a algún propósito específico, el cual está consignado en lo que la normatividad denomina el “modelo de gestión”. Cuando un activo sea designado al costo amortizado, una entidad puede pretender utilizar el instrumento para aprovechar los flujos de efectivo que este genera, y por lo tanto ignorar los supuestos que sobre este se crean en el mercado. Este será el caso, por ejemplo, de un certificado de depósito, un bono o simplemente de una cuenta por cobrar de carácter comercial.

Este tipo de activos tiene claramente definidos los siguientes elementos:

Flujos de efectivo: sobre el elemento debe poder realizarse una estimación fiable de los flujos de efectivo que generará, pues en la última instancia es lo que importa para el inversionista.

Fecha de vencimiento: además del requisito anterior, es necesario conocer el tiempo sobre el cual se generarán los flujos, puesto que al final del vencimiento se esperará recuperar el valor principal incorporado en el título.

Tasa de interés efectiva: sobre los flujos de efectivo proyectados y de acuerdo al plazo, se definirá la tasa de interés que iguala al valor presente la totalidad de los flujos futuros proyectados.

Un claro ejemplo de activos financieros que se clasifican al costo amortizado son los instrumentos de deuda, los cuales la entidad pretende mantener hasta su vencimiento. Un bono se define como un instrumento de contenido crediticio que representa la parte alícuota o proporcional de un crédito, dicho en otras palabras es el derecho a cobrar un préstamo más los intereses durante un plazo específico.

A continuación se presenta un ejemplo de una entidad que adquiere un activo financiero con las características propias para ser tratado bajo el modelo del costo amortizado.

El 31 de enero del 2013 una entidad adquiere un bono con las siguientes características:

DatoDescripción
Activo financiero:Bono
Fecha de adquisición31/01/2013
Fecha de vencimiento31/01/2018
Plazo (años)5
Valor nominal$ 100,000
Tasa cupón5%
Tasa de descuento6%
Cupón$ 5,000

El valor nominal del bono corresponde al importe que será entregado al tenedor o inversionista en la fecha de vencimiento, por el préstamo que este ha realizado al emisor. Este se compromete a pagar anualmente un cupón de $ 5,000 (tasa cupón 5% x valor nominal del bono $ 100,000 = $ 5,000).

La proyección de los flujos de efectivo a lo largo de la vida del bono se detalla a continuación:

PeríodoFlujos de efectivoValor presente
Año 1 (31/01/2014)$ 5,000$ (4,717)
Año 2 (31/01/2015)5,000(4,450)
Año 3 (31/01/2016)5,000(4,198)
Año 4 (31/01/2017)5,000(3,960)
Año 5 (31/01/2018)105,000(78,462)
 Valor presente total$ (95,788)

En otras palabras, la proyección de los flujos de efectivo descrita anteriormente podría describirse como que al final de cada año la entidad recibirá un cupón de $ 5,000 y en la fecha de vencimiento (año 5), además del cupón, recibirá el valor nominal.

Esta transacción en el momento cero, debió haber sido negociada a un precio, que para el particular fue $ 95,788 (valor presente de la totalidad de los flujos de efectivo generados por la transacción según las características del bono).

De manera general, el inversionista accedió a prestarle al emisor $ 95,788 a cambio de que en cinco años se le devolvieran $ 100,000, y adicionalmente cada año se le entregara un rendimiento de $ 5,000.

El precio del bono, corresponde al valor presente de la totalidad de los flujos futuros de efectivo que el instrumento generará. La tasa de descuento es aquella asignada por el mercado y refleja la tasa de rentabilidad mínima exigida por el inversionista, que para este ejemplo ascendió a 6%.

En la fecha de compra, el registro contable de la transacción es el siguiente:

ConceptoDébitoCrédito
Instrumentos de deuda al costo amortizado$ 95,788 
Cuentas por pagar $ 95,788

Puesto que no se contemplan costos de transacción, la tasa de interés efectiva requerida por el modelo del costo amortizado es la misma tasa de descuento.

Ahora bien, nos preocupa determinar bajo el enfoque NIIF, cuál es el rendimiento verdadero de la inversión, si bien el emisor pagará un cupón, es preciso resaltar que el préstamo originalmente fue otorgado por un valor inferior al nominal (valor presente de los flujos de efectivo del instrumento financiero), es decir, el título se compró con descuento, lo cual conlleva a afirmar que adicional al cupón existe un rendimiento implícito en la transacción.

La columna (1) de la siguiente tabla señala el rendimiento efectivo de la inversión. Estos valores corresponden a la multiplicación del valor en libros por la tasa de interés efectiva mencionada anteriormente.

PeríodoResultado (1)Importe
por amortizar (2)
Valor en libros (3)
0  95,788
15,74774796,535
25,79279297,327
35,84084098,167
45,89089099,057
55,943943100,000
Total$ 29,212$ 4,212 

Para el año 1, a pesar de que la entidad recibió efectivamente $ 5,000 por el primer cupón, la rentabilidad real fue de $ 5,747. Los $ 747 representan la ganancia proporcional del descuento. Nótese que la sumatoria de la columna dos (2) más el valor de compra del bono (valor en libros en el período 0) arrojan como resultado el valor nominal ($ 4,212 + $ 95,788 = $ 100,000).

El registro contable de la causación del cupón en el año 1 es el siguiente:

ConceptoDébitoCrédito
Instrumentos de deuda al costo amortizado$ 5.000 
Instrumentos de deuda al costo amortizado747 
Ingreso rendimiento financiero $ 5.000
Ingreso rendimiento de capitalización 747

El registro contable del pago del cupón en el año 1 es el siguiente:

ConceptoDébitoCrédito
Bancos$ 5.000 
Instrumentos de deuda al costo amortizado $ 5.000

Los registros contables para los demás periodos se realizarán según los anteriores tomando los datos de la tabla del rendimiento fijo de la inversión.

Al final del vencimiento del bono, cuando la entidad reciba el valor del principal se realizará el siguiente asiento contable.

ConceptoDébitoCrédito
Bancos$ 100.000 
Instrumentos de deuda al costo amortizado $ 100.000

Ahora bien, pasando al caso de que el activo sea clasificado al valor razonable, este se entenderá que se mantiene para propósitos de negociación, es decir, se espera generar rentabilidades vía apreciación del valor del activo y no por los flujos contractuales que este genera. Este es el caso particular de los activos financieros sujetos a trading en los mercados y son los que acaparan nuestra mayor atención.

La valoración de este tipo de elementos conlleva a la determinación de un valor de mercado, denominado valor razonable, y cuya reglamentación ya se encontraba bastante actualizada para las entidades del sector financiero. Las valorizaciones o desvalorizaciones registradas de un periodo a otro deberán ser contabilizadas directamente en el resultado; sin embargo, podrán ser registradas como un mayor valor patrimonial cuando se trate de instrumentos de patrimonio y sobre los cuales no se espera negociar. La determinación del valor razonable deberá atender a los supuestos del mercado y en ausencia de este al más ventajoso, es decir, al cual se le asigne una mayor apreciación.

La definición de valor razonable enfatiza en un enfoque de mercado y no en una medición específica de una entidad. Al estimar el valor razonable, una entidad utiliza los supuestos que los participantes del mercado utilizarían al fijar el precio del activo o pasivo en condiciones de mercado presentes, incluyendo por ejemplo, supuestos sobre el riesgo. En consecuencia, la intención de una entidad de mantener un activo o liquidar o satisfacer de otra forma un pasivo no es relevante al medir el valor razonable, esta estimación se enfoca desde una transacción de intercambio hipotética.

Las NIIF explican que una medición del valor razonable requiere que una entidad determine el activo o pasivo concreto a medir; para un activo no financiero, el máximo y mejor uso del activo y si el activo se utiliza en combinación con otros activos o de forma independiente; el mercado en el que una transacción ordenada tendría lugar para el activo o pasivo; y la(s) técnica(s) de valoración apropiadas a utilizar al medir el valor razonable.

La(s) técnica(s) de valoración utilizadas deben maximizar el uso de datos de entrada observables relevantes y minimizar los datos de entrada no observables, estas pueden tener un enfoque de mercado, de ingreso o de costo. Los datos de entrada de la técnica de valoración empleada deben ser congruentes con los datos de entrada que un participante de mercado utilizaría al fijar el precio del activo o pasivo.

A partir de los datos de entrada de las técnicas de valoración, las mediciones de valor razonable se clasificarán de acuerdo en:

• Nivel 1 si los datos de entrada responden a datos directamente observables del mercado de activos o pasivos idénticos,

• Nivel 2 si los datos de entrada responden a datos directamente observables del mercado de activos o pasivos similares, y

• Nivel 3 si los datos de entrada no son observables directamente en el mercado.

Las exigencias de revelación frente a las mediciones de valor razonable son rigurosas, en especial en las estimaciones clasificadas en los niveles 3 y 2.

Por ejemplo, para las inversiones de mínima bursatilidad, implican replantear las metodologías de valoración actualmente empleadas para efectos de clasificarlas en la jerarquía del valor razonable, y en consecuencia atender los requerimientos de revelación. Para el caso particular del nivel 3 del valor razonable, el nivel de información cualitativa y cuantitativa adicional es significativo.

2. Impactos en el mercado de capitales: perspectiva del emisor

En Colombia los emisores se encuentran clasificados en cuatro grupos principales dependiendo del sector económico al cual pertenecen, a saber: financiero, real, seguros y servicios públicos. Los valores emitidos pueden variar desde instrumentos de participación patrimonial hasta certificados de depósito a término. La composición de las inversiones de los emisores se detalla a continuación, a partir de la información financiera que registraban los emisores en el Sistema Integrado del Mercado de Valores (Simev):

SectorSaldo inversiones a 31/12/2012 (miles de millones de pesos)% participación
Financiero$ 86,19753.0%
Real58,19335.5%
Seguros14,0488.5%
Servicios públicos5,0583.0%
Total$ 163,496100%

En la realización de los supuestos de valoración de cada entidad, bajo el análisis fundamental que se realiza sobre cada emisor y sobre el cual se pretende determinar los precios objetivos de los instrumentos de participación patrimonial, resultará necesario determinar los impactos, por la implementación de las NIIF, que las inversiones tendrán sobre la composición patrimonial de la entidad y que al igual se prolongarán en los periodos posteriores.

En la fecha de transición los emisores deberán medir la totalidad de las inversiones a su valor razonable, lo cual conlleva que deban emplearse diferentes tipos de esfuerzos para la determinación de los supuestos que el mercado tendría sobre cada uno de los elementos. Una vez el valor razonable ha sido determinado, para los periodos futuros deberá clasificarse el activo al costo amortizado o al valor razonable.

En la fecha de transición pueden existir dos tipos de efectos derivados de una nueva valorización de inversiones, en el primer caso una valorización podría incrementar el valor de los activos junto con un incremento patrimonial, mientras que una desvalorización tendrá el efecto contrario. Este tipo de variaciones podrían ser percibidas por el mercado como una ganancia o pérdida en el valor de los activos, lo cual es absolutamente cierto, y podría llevar a incrementar o disminuir el valor objetivo de los instrumentos que del emisor se negocian en el mercado.

Un incremento en el valor de los activos debería significar para el mercado el incremento de las garantías con las cuales el emisor podría mitigar los riesgos de incumplimiento con los inversionistas. Por el contrario, una disminución podría ser vista como una señal negativa en la configuración financiera de la entidad.

En los periodos futuros las inversiones mantenidas al valor razonable podrían estar expuestas a un mayor riesgo de mercado(5) dado que las variaciones en el precio afectarán el resultado. Para este caso particular, pueden existir impactos importantes si una entidad designa al valor razonable un instrumento que anteriormente contabilizaba al costo amortizado.

El anexo de este artículo presenta la composición detallada de las inversiones por tipo de emisor y se sugiere una posible clasificación de acuerdo a las disposiciones anteriormente descritas. Nótese que los títulos que eventualmente se designen al costo amortizado son aquellos sobre los cuales es posible determinar los flujos futuros de efectivo y sobre los cuales se conoce su fecha de vencimiento; por el contrario, los títulos designados al valor razonable son aquellos de los cuales se espera rendimientos por efectos del comportamiento favorable del mercado. Ahora bien, en esta categoría también estarán clasificados aquellos títulos sobre los cuales no es posible la estimación de flujos futuros de efectivo y fecha de vencimiento, con independencia de si se esperan o no negociar. En este caso la diferencia entre ser negociables y no negociables, aun cuando estén clasificados bajo la misma categoría a valor razonable, radica en el efecto de las variaciones del valor razonable. Los títulos que no tienen flujos de caja predecible ni fecha de vencimiento que se esperan negociar, afectan el resultado debido a las variaciones de su valor razonable. Por el contrario, los títulos con estas mismas condiciones que no se esperan negociar pueden afectar el resultado o el otro resultado integral (patrimonio).

3. Impactos en el mercado de capitales: perspectiva del inversionista

Los valores(6) que son negociados en el mercado estarán claramente influenciados por las valoraciones de las inversiones que se han descrito en el aparte inmediatamente anterior, la implementación de las NIIF traerá entonces requisitos de revelación muy detallados mediante los cuales los inversionistas podrán acceder a la descripción de los supuestos de valoración. Vale la pena resaltar que en este sentido el análisis deberá ser mucho más amplio puesto que se concentrará en otro tipo de transacciones. Por ejemplo, un inversionista que está interesado en conocer los índices de operación de la entidad con el mero propósito de evaluar la capacidad de la compañía para continuar generando flujos futuros de efectivo suficientemente importantes como para generar utilidades.

Esta es una necesidad importante manifestada por los usuarios de la información financiera y que en la actualidad, para el caso colombiano, empieza a mostrar frutos. Recientemente la Bolsa de Valores de Colombia inauguró un nuevo paquete de índices dentro de los cuales sobresale el Colir(7), representado por los emisores que cuentan con el reconocimiento especial de “emisores”, el cual consiste en un grupo de emisores que revelan información con mayor detalle en beneficio de los inversionistas.

Con la implementación se espera que las revelaciones no solo sean un requisito para los emisores con los requisitos exigidos por el Colir, sino que cobije también a cualquier tipo de emisor.

La información clara y transparente, redundará sin duda alguna en la optimización del proceso de toma de decisiones que podría traducirse en incrementos en las utilidades o disminución en las pérdidas al contar con mayor información capaz de influir en la toma de decisiones.

4. Impactos en el crecimiento: calidad de la información

La información juega un papel fundamental en la economía y en la forma en cómo los agentes toman decisiones. Al igual que en otros campos, en el mercado de capitales la convergencia implicará que los inversionistas dispongan de una mayor cantidad de información. Este aspecto, que en principio podría parecer sutil, en el fondo ha acarreado enormes gastos para los emisores en pro de los inversionistas. Adicionalmente, las consecuencias esperadas no solo benefician a los agentes del mercado, sino que también lo hacen con otros agentes indirectos. A este proceso lo podríamos denominar como una externalidad de la información.

La siguiente ilustración resume el ciclo propuesto y refleja el impacto de la convergencia:

CONT58P68.JPG
 

Desde la perspectiva de activos financieros, las valorizaciones requeridas en la fecha de transición junto con la implementación en los periodos subsiguientes afectarán en un primer escenario la configuración financiera del emisor, lo que conllevará a que los precios objetivos de los instrumentos de patrimonio de cada emisor que se negocian en el mercado se vean modificados.

Se espera que sobre las nuevas valoraciones de activos financieros se reconozcan ganancias derivadas de las estimaciones que asignaría el mercado, toda vez que se presume que el efecto sea generalmente positivo.

El eventual incremento en los precios objetivo, podría señalar al mercado que los precios que este asigna se encuentran subvalorados y por lo tanto se presentaría una corrección, de la cual se beneficiarían principalmente inversionistas y el mismo emisor en futuras colocaciones. Este tipo de análisis puede ser también replicado para los casos en donde los precios se vean disminuidos por la nueva información. Este hecho particular conlleva a que el mercado asigne precios que se encuentran acorde con la realidad financiera de cada entidad, es decir, el proceso de valuación tendería a ser más eficiente al descontar los nuevos datos disponibles. La optimización incrementará la rentabilidad de los agentes y de igual forma reducirá las pérdidas.

En el caso que nos atañe, los emisores podrán encontrar un escenario de financiación más apropiado que facilitará la inversión de los nuevos recursos en las operaciones que este amerite, incrementando la rentabilidad a largo plazo y optimizando los flujos de efectivo.

Por otro lado, los inversionistas al encontrar escenarios más dinámicos y rentables podrán aprovechar las fluctuaciones de precios independientemente del horizonte de tiempo y la exposición al riesgo que estén dispuestos a tolerar. Este será un escenario positivo si se tiene cuenta, por ejemplo, que las mayores inversiones están representadas por los fondos de pensiones, receptores de los aportes de la población laboral.

El efecto combinado, podría ser verificado en un aporte proporcional a las tasas de desarrollo económico por parte de los inversionistas y emisores. Si bien este modelo puede parecer complejo, toma relevancia cuando se tienen en cuenta los volúmenes de negociación y el valor en el mercado de las entidades cotizantes. La siguiente ilustración refleja la relación entre el índice de capitalización bursátil(8) como porcentaje del PIB(9) en el mercado de capitales colombiano.

CONT58P69.JPG
 

Un primer análisis arrojaría como resultado la enorme importancia, en términos cuantitativos, que el mercado asigna a los agentes emisores. Bajo este orden de ideas, el modelo se fortalece, y por lo tanto abre un infinito número de oportunidades para todos los participantes. Así, la implementación de las NIIF, vista como un proceso de creación de información financiera más transparente, amplio y que refleja la realidad financiera de las entidades, debe ser aprovechado en tres vías principales:

1. Consolidación de los participantes actuales: es la base central de la externalidad de la información, y permite generar ganancias por disminución en los costos de financiación por parte de los emisores e incrementar o reducir pérdidas en cabeza de los inversionistas.

2. Incremento en la liquidez: la generación de nueva información sobre títulos de baja liquidez podría generar interés por estos y activarlos en el mercado, lo cual podría beneficiar a los inversionistas de corto plazo interesados en diversificar el riesgo de sus portafolios mediante la inclusión de nuevos activos.

3. Participación de nuevos agentes: un nuevo escenario de financiación e inversión debe llamar la atención de nuevos participantes, los cuales estarían dispuestos, con nueva información, a participar en un mercado que antes era desconocido y que ahora se abre a la luz con procesos de revelación más exigentes pero que generan mayor confianza.

El proceso de convergencia es entonces un catalizador de la competitividad del mercado de valores en donde pueden vislumbrarse beneficios para todos los agentes. Centrar la atención en un mercado que contribuye al desarrollo nacional y focalizar esfuerzos por incrementar su profundidad debe ser una tarea prioritaria.

En el caso de la profesión contable, se requiere de la participación activa de profesionales que ahora serán interlocutores o intérpretes de los efectos de preparar información financiera con nuevas políticas y reglas. Por este y por el resto de razones anteriormente desarrolladas el proceso de convergencia reviste de una elevada importancia en donde se beneficiará el país si se consolidan los efectos de esta.

Conclusiones

La información cumple una función indispensable en la economía puesto que facilita la toma de decisiones por parte de todos los agentes económicos. Como motor de esa economía sobresalen los mercados financieros, los cuales se configuran como el principal reflejo de la salud económica de la Nación.

Dentro de los mercados financieros surge el mercado de capitales, que para el caso colombiano estará afectado por el proceso de implementación de las Normas Internacionales de Información Financiera. Este cambio en las bases de preparación de la información financiera, si se trata desde la perspectiva de los activos financieros, tendrá dos impactos principales: el primero de ellos en la valoración de los precios objetivo de las acciones que cotizan en el mercado, por la nueva contabilización de las inversiones que mantienen los emisores. La inclusión de nuevos parámetros de medición y de los supuestos del mercado podría traer consigo un incremento en los valores del mercado que podrían jalonar las cotizaciones.

En segundo lugar, el proceso impactará a los inversionistas, quienes tendrán un mayor espectro de información sobre el cual maximizar sus portafolios y de esta manera maximizar la rentabilidad y minimizar las pérdidas.

Se proyecta que los beneficios de la implementación, sean muy importantes toda vez que convertirá el mercado de capitales en un escenario más atractivo para quienes cuentan con excedentes de liquidez y quienes requieren financiación, logrando un efecto combinado en el desarrollo económico. A este efecto se le podría denominar externalidad de la información gracias a los objetivos que se buscan con los nuevos estándares, y específicamente con los relacionados al tratamiento contable de los instrumentos financieros.

Bibliografía

BARRO, R. y SALA I MARTIN, J. (2004) Economic Growth. Cambridge.

International Financial Reporting Standards, IFRS (2012a) NIIF 7.

— (2012b) NIIF 9.

— (2012c) NIIF 13.

— (2012d) NIC 32.

— (2012e) NIC 39.

Ley 964 del 2005. Colombia. Disponible en: http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley/2005/ley_0964_2005.html

SORMAN, G. (2008) La economía no miente. Madrid.

SUPERINTENDENCIA FINANCIERA DE COLOMBIA. Circular básica contable, capítulo XXI, reglas relativas a la administración del riesgo de mercado. Disponible en: http://www.superfinanciera.gov.co/Normativa/NormasyReglamentaciones/cir100/cap22sarg-fng.doc

CONT58P73.JPG
 

(1) Xavier Sala I Martin junto con Robert Barro, publicaron una serie de modelos matemáticos mediante los cuales se demuestra la convergencia del crecimiento. Para mayor información, véase: Barro, Robert y Sala I Martin, J. (2004) “Economic Growth”. Cambridge.

(2) El consejo de normas internacionales de contabilidad o International Accounting Standards Board (IASB, por sus siglas en inglés), en una entidad adscrita la Fundación IFRS cuyo propósito principal se centra en la emisión de estándares contables. Para mayor información, véase la web: www.ifrs.org.

(3) Puede entenderse el concepto de bases como principios o normas contables sobre las cuales se prepara la información financiera.

(4) Este proceso es realizado por compañías especializadas denominadas bancas de inversión, las cuales apoyan el proceso de estructuración de una emisión basados en las metodologías de valoración de la entidad.

(5) Entiéndase el riesgo de mercado como la probabilidad de generar pérdidas derivadas de los supuestos del mercado sobre los precios de activos financieros. Para mayor información, véase el capítulo XXI de las reglas relativas a la administración del riesgo de mercado de la circular básica contable y financiera de la Superintendencia Financiera de Colombia. Disponible en: http://www.superfinanciera.gov.co/Normativa/Normasy Reglamentaciones/cir100/cap22sarg-fng.doc.

(6) Entiéndase como valor todo derecho de naturaleza negociable que haga parte de una emisión, cuando tenga por objeto o efecto la captación de recursos del público. Para mayor información, véase la Ley 964 del 2005. Disponible en: http://www.secretaria senado.gov.co/senado/basedoc/ley/2005/ley_0964_2005.html.

(7) El Colir sigue el comportamiento de las acciones de los emisores que han suscrito un acuerdo de revelación detallada, entre los cuales sobresale la presentación de los estados financieros en inglés.

(8) Entiéndase por capitalización bursátil el valor en el mercado de una compañía.

(9) Se toma como referencia los datos reportados en el PIB nominal.