ICA en actividades de préstamo e inversión

Revista Nº 127 Ene.-Feb. 2005

Álvaro Camacho Montoya 

Asesor y profesor universitario 

Con ocasión de los pronunciamientos 1063 y 1064 de la DDI, hay lugar a la causación del ICA en estas operaciones. 

Fueron expedidos dos conceptos por la Dirección de Impuestos Distritales de Bogotá, cuyo contenido generan algunas inquietudes por los alcances que pueden tener. A continuación, presento unos extractos de los mismos y posteriormente algunos comentarios personales:

• Concepto 1063 de 9 de diciembre del 2004:

“¿Se encuentran gravados con el impuesto de industria y comercio, los intereses pagados a una persona natural que presta dinero a una persona jurídica, si se tiene en cuenta que la actividad económica de aquella no es ser prestamista y sus ingresos no provienen exclusivamente de tal actividad?

En caso afirmativo, ¿es procedente efectuarles retención y a qué tarifa?

Respuesta: 

... De esta forma, el dar habitual u ocasionalmente dinero en mutuo a interés es una actividad típicamente comercial, máxime si a quien se entrega es una sociedad comercial, lo cual subsume de por si las operaciones dentro de la ley comercial. El otorgamiento de préstamos en dinero se encuentra prevista en la clasificación de actividades económicas del impuesto de industria y comercio, en concordancia con la clasificación industrial internacional uniforme, CIIU, y de las actividades económicas revisión 3 adaptada para Colombia en su Distrito Capital CIIU REV 3 AC DC, mediante Resolución 219 del 25 de febrero del 2004, en el código 6596 referente a otros tipos de crédito, correspondiéndole una tarifa del 11,04‰...”.

Concluye este concepto que la actividad en mención, además, puede ser objeto de retención del impuesto de industria y comercio, ICA, dependiendo, entre otros factores, de si actúa un agente retenedor y de la calidad del otro sujeto. Adjunta al final un cuadro didáctico de retenciones.

• Concepto 1064 de 9 de diciembre del 2004:

“La consultante solicita se emita concepto sobre los siguientes aspectos tributarios:

1. En una actividad PERMANENTE o PRINCIPAL de compra y venta de inversiones (acciones y demás títulos valores) tanto para personas naturales como jurídicas, ¿cuál es la base para liquidar el impuesto de industria y comercio, el total de ingresos brutos o la utilidad en la operación? Se coloca como ejemplo que se compran acciones por $100.000.000 y al momento de venderse se recibe por las mismas acciones $110.000.000. ¿Sobre qué base se debe liquidar el impuesto, sobre los $110.000.000 o sobre la utilidad $10.000.000?

2. Si la actividad de compra y venta de inversiones es SECUNDARIA o EXTRAORDINARIA tanto para personas naturales como jurídicas, ¿cuál es la base gravable tomando el ejemplo anterior?

Respuesta: 

... Entonces para resolver la consulta, podemos concluir que el impuesto de industria y comercio en la actividad de compra y venta de acciones, sin importar la permanencia o eventualidad de la actividad, se liquida tomando como base la totalidad de los ingresos sin deducir el costo de adquisición de las acciones o títulos valores. Únicamente, cuando la operación comercial se realice para vender unas acciones o títulos valores catalogados como activos fijos, el ingreso que se perciba no será parte de la base gravable”.

Comentarios:

1. Una actividad es en teoría un conjunto de operaciones(1) (que cuando son comerciales, industriales y de servicios pueden configurar el hecho generador del impuesto de industria y comercio)(2). Nuevamente surgirá la discusión sobre el alcance de los términos “actividad” y “ocasional” (en el segundo concepto arriba citado se usa la expresión eventualidad).

2. Respecto del gravamen a las “actividades ocasionales” algunos autores señalaron en su momento lo siguiente: “con esta previsión un gran número de actividades que se ejerzan por una sola temporada, sin ninguna periodicidad o repetición, (por ejemplo, confección y venta de arreglos navideños en la navidad deben registrase y declarar por el período respectivo”(3). Concepción que en mi criterio seguiría siendo válida, hoy en día.

3. En relación con lo expuesto en el numeral primero de estos comentarios si una persona natural es no contribuyente del ICA, por ejemplo, un asalariado, y le presta dinero de forma ocasional a una persona jurídica se presentarán dos interrogantes: cuál es la situación de esa persona natural frente al fisco local y la segunda respecto a la retención del ICA.

4. El sistema actual de retenciones del ICA es el reflejo de lo extremadamente complejo que se ha vuelto el asunto: en Bogotá existen cinco tipos de agentes retenedores y siete posibilidades de hacer o no la retención según la naturaleza del sujeto con quien se contrate, más el análisis que se deberá efectuar de la si actividad es o no gravada en cada caso concreto. Como una anotación al margen, en algunos municipios el sistema de retención del ICA pareciera no reconocer fronteras y ante la falta de claridad normativa los “unos retienen a los otros” muchas veces sin justificación, por decirlo de una manera coloquial.

5. Para finalizar, se insiste en la necesidad de una reglamentación nacional que modernice y simplifique el impuesto de industria y comercio en el país como parte de una reforma integral a los tributos municipales.

(1) Actividad: “Conjunto de operaciones o tareas propias de una persona o entidad” (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, vigésimo segunda edición).

(2) Artículo 32 del Decreto Distrital 352 del 2002.

(3) Quiñones Montealegre, Antonio y Cruz de Quiñones, Lucy. Nuevo régimen del impuesto de industria y comercio en Colombia. Patrocinado por el ICDT, pág. 36.