Impacto de la subjetividad de la información contable en la ética profesional(*)

Revista Nº 11 Jul.-Sep. 2002

Ricardo Vásquez Bernal 

Contador Público, Magister en Economía de la Universidad Javeriana, y Magister en Finanzas de la Universidad Complutense de Madrid. Director de Contaduría Pública de la Universidad Javeriana, Colombia 

1. El problema de la verdad en contabilidad

El profesor Chapman y un grupo de investigadores de la Universidad de Córdoba adelantaron hace ya, varios años, un cuerpo de documentos, que a manera de ensayo, pretendían determinar el problema de la verdad en contabilidad y algunas de sus conclusiones se referían a los siguientes aspectos:

La verdad es una cualidad necesaria de la información contable y esa verdad debe tener un grado de exactitud, es decir no existe la verdad absoluta sino una relativa a la utilidad del usuario(1).

Si la información contable es una expresión de la verdad. Entonces brindará certeza y no es necesario exigirse que la información sea una expresión de la verdad sino que mantenga un grado de exactitud(2).

La falsedad por contraste con la verdad se presenta solo cuando se refiere a aspectos significativos de los estados contables, de suerte que la falsedad se refiere a situaciones de hecho. Así la adopción de criterios divergentes aceptados por la comunidad, por vía de la costumbre o de la norma, no le debe dar a ésta un carácter de falsa(3).

Este último punto llama la atención y pretendo analizarlo en esta corta ponencia, por cuanto puede resultar de interés evaluar la hipótesis de que “la falsedad de la información contable, en condiciones normales de ajuste a principios y reglas establecidos, no existe”. Es decir, que el hecho de admitir varias verdades, implican mayor o menor exactitud pero no falsedad. Esta reflexión puede significar un alto costo e impacto no solo en la utilidad de los usuarios, sino en la dimensión ética del profesional de la contaduría pública, por cuanto, estimaríamos para comenzar, que su certificación implica cumplimiento de normas pero no revelación de verdad alguna.

1.1. Concepto filosófico de la verdad

Contrastar la hipótesis expuesta exige valorar el concepto filosófico de la verdad, en aras de encontrar un posicionamiento de la verdad en contabilidad. Algunas significaciones a la noción de verdad, implican una clasificación así(4):

La verdad lógica o formal entendida como la no contradicción, vale decir que sería la coherencia de una proposición, conformación con las leyes generales de la razón. Esta condición de verdad hace referencia a las ciencias puras, las cuales pretenden demostrar en el marco de la razón solo una verdad formal y absoluta.

La verdad ontológica entendida como la expresión de una realidad distinta a la apariencia. La verdad del objeto se presenta frente a la conciencia cognosciente como algo que es(5).

La verdad epistemológica que implica la adecuación del entendimiento y la realidad, o la relación entre un objeto y un sujeto, o finalmente una relación de un entendimiento con la realidad. Es esta la dimensión de la verdad de las ciencias sociales.

La hipótesis centrada en los puntos analizados refuerza la idea de varios criterios para calificar la presencia de una verdad y por ende de falsedad. En efecto, frente a la verdad lógica, la verdad tiene la característica de ser absoluta, de suerte que, en principio, no admite la existencia de grados de verdad, porque serían falsedades.

Sin embargo, la verdad epistemológica que sostiene como un enunciado, un juicio, una proposición, o una información, serán verdaderos en tanto se correspondan con la realidad objetiva a la cual se refieran, podría admitir varios grados de verdad, de suerte que la exactitud no existe sino la presencia de verdades relativas, en el campo de las ciencias sociales.

1.2. Definición de contabilidad

El enfoque epistemológico de la contabilidad como ciencia social, permite encarar el cuerpo de su teoría, como un conjunto de postulados y conceptos coherentemente estructurados que permiten configurar y contextualizar la realidad compleja del objeto de estudio. Un modelo teórico de contabilidad, en consecuencia, implica una representación teórica de la realidad compleja que se elabora para facilitar su compresión y el estudio de su comportamiento.

El problema que ahora se presenta es la identificación de la realidad compleja que se quiere representar y estructurar en un modelo teórico, de cara a su naturaleza, objetivo, fines y objeto del conocimiento de la contabilidad, con fines centrales de establecer la naturaleza de la verdad en la información producida.

Esto exige, primero, aproximar una definición comparada de las distintas propuestas sobre naturaleza de la contabilidad, que por demás son bastante divergentes(6). Un resumen de esas tendencias en las definiciones se muestra en la tabla siguiente(7):

 

Es cierto, como lo plantea, el profesor Tua en su trabajo sobre definiciones de contabilidad, que la evolución ha marcado un sello preponderante en la forma del conocimiento, cuando cita en sus conclusiones:

“En las definiciones de contabilidad, incluso en las coetáneas, pueden encontrarse distintos enfoques, todos ellos por lo general igualmente válidos, como muestra de la naturaleza multiparadigmática de nuestra disciplina, a la que puede accederse desde posturas y puntos de vista dispares o, al menos, no totalmente coincidentes, de modo que cada uno de ellos responde al programa de investigación —o más modestamente, orientación— en que milite”(8).

Un ejemplo puede verse en la definición adoptada por American Institute of Certified Public Accountants en 1940, en la época pragmática del desarrollo de la contabilidad: “Contabilidad es el arte de registrar, clasificar y resumir, de manera significativa y en términos monetarios, operaciones y hechos que tienen, por lo menos en parte, un carácter financiero, e interpretar los resultados de dichos hechos y operaciones”(9).

Así mismo, la definición adoptada por la Asociación Interamericana de Contabilidad en su VII conferencia en Mar del Plata en 1965, en la época de la lógica deductiva del desarrollo de contabilidad tendiente a generar información útil: “Contabilidad es la disciplina que, basada en una fundamentación teórica propia, se ocupa de la clasificación, el registro, la presentación e interpretación de los datos relativos a los actos y hechos que tienen, por lo menos en parte, carácter económico-financiero, con el objeto de obtener y proporcionar, principalmente en términos monetarios, la información histórica o predictiva utilizable para la toma de decisiones”(10).

1.3. Realidad compleja del objeto de estudio

Se había citado que la verdad en contabilidad, desde un enfoque epistemológico debería representar el entendimiento de la realidad compleja que se quiere interpretar, de suerte que su estructuración y contextualización teórica permitiría dimensionar el objeto de estudio. El concepto de verdad, en consecuencia, se ajusta al cumplimiento de la hipótesis de interpretar la realidad del objeto.

Demostrar cómo la información se enfrenta a la hipótesis de diversas realidades complejas que hacen que el objeto de estudio alcance varios focos de interpretación, confirma el hecho de que la subjetividad de la información implica grados diferentes de verdad.

Medición de la evolución patrimonial del ente. La primera corriente tradicional de formación de conocimiento contable puede referirse al denominado paradigma patrimonial, que consistió en admitir que la realidad compleja del objeto es el estudio de los fenómenos que afectan la medición de la evolución y estado patrimonial de las empresas.

Para alcanzar este propósito se requieren definiciones sobre tres cuestiones básicas(11):

a) El concepto del mantenimiento del capital entendido como el valor que debe mantenerse para los efectos de establecer la riqueza que adquirió la empresa durante un período. En tal sentido, se establecen los criterios de capital físico y capital financiero;

b) El concepto de medición de las ganancias entendido como el criterio que permite establecer el valor de las ganancias generado para los inversionistas durante un período. Se determinan tres alternativas básicas de medición: i) Los resultados transaccionales de operaciones realizadas, ii) Los resultados por cambios de valor de activos: operaciones realizadas y realizables sin esfuerzo y iii) Los resultados por cambio de valor económico de los recursos: operaciones realizadas y realizables, y

c) El concepto de medición de los recursos (activos y pasivos) que se refiere a la aplicación de categorías de valor económico a los activos, a fines de determinar el impacto en a) y b). Los criterios de medida de los recursos se refieren a: i) Valores históricos, ii) Valores ajustados por inflación y iii) Valores corrientes.

2002-11-impacto1.JPG
 

 

Conjugar los tres criterios pueden determinar la aproximación a un modelo contable que estudia los fenómenos patrimoniales con sujeción a los criterios referenciales provistos. Sin embargo, dada la condición de variabilidad de los distintos criterios contemplados se tendría en este ejercicio, los siguientes factores: una verdad absoluta determinada por el fin de encontrar un modelo objetivo que interprete la realidad compleja, en este caso la dinámica patrimonial y varias (18) verdades relativas que corresponden a cada uno de los modelos de contabilidad que podrían construirse para medir la evolución patrimonial.

Impactos de modelos referenciales en la dimensión patrimonial Fase 1
 Impacto
Modelo de contabilidadGananciasPatrimonio
Tradicional ortodoxo realizado4505.450
Tradicional ortodoxo realizado*6005.600
Tradicional ortodoxo realizable7005.700
Ajustado ortodoxo realizado4405.540
Ajustado ortodoxo realizado*5905.640
Ajustado ortodoxo realizable6405.640
Valores corrientes ortodoxo realizado4205.720
Valores corrientes ortodoxo realizado*5705.720
Valores corrientes ortodoxo realizable7205.720
Tradicional alterno realizado2505.450
Tradicional alterno realizado*4005.600
Tradicional alterno realizable5005.700
Ajustado alterno realizado2405.540
Ajustado alterno realizado*3905.640
Ajustado alterno realizable4405.640
Valores corrientes alterno realizado2205.720
Valores corrientes alterno realizado*3705.720
Valores corrientes alterno realizable5205.720
* Son ganancias realizadas sin esfuerzo, entendiendo como tales aquellas que se derivan de cambios en el valor de mercados eficientes y profundos más que de operaciones transaccionales.

En efecto, desde la teoría podrían construirse nueve (9) modelos basados en el mantenimiento de capital financiero (ortodoxos) y 9 basados en el mantenimiento del capital físico (alterno). La mezcla se construye con la consideración de los tres criterios de valoración: tradicional (costo histórico), valores ajustados y valores corrientes y de los tres conceptos de medición de las ganancias: realizadas, realizadas sin esfuerzo y realizables. Para demostrarlo se efectuó un ejercicio contemplando los mismos hechos económicos y alternando los criterios para establecer la existencia de varias medidas de valor patrimonial y de ganancias reveladas.

Satisfacción de necesidades de usuarios. La segunda corriente epistemológica de evolución del conocimiento se refiere al denominado fenómeno del “paradigma de la utilidad”. Refiere el objeto de estudio de la información a la información propiamente dicha y su carácter y atributos a condiciones esperadas por los distintos usuarios.

La teoría de contabilidad establece que la información debe satisfacer las necesidades de todos los usuarios(12). No obstante, los intereses sobre la información contable dependen de las circunstancias, y esto explica la existencia de distintos enfoques de revelación de la información contable, y por ende la presencia de modelos específicos basados en revelaciones. La situación que se ve clara es que como los distintos usuarios tienen diferentes perfiles, autonomías y poderes sobre la organización de la información pueden terminar afectados.

Los modelos basados en la revelación es una prueba clara del impacto del interés dominante sobre la revelación de la información(13):

a) Modelo anglosajón: información para los inversionistas y acreedores que apalancan y proveen fondos.

b) Modelo continental: información con orientación legal y conservadora para satisfacer necesidades de bancos y de orden fiscal para los gobiernos.

c) Modelo suramericano: información de orden fiscal con orientación legal con predominancia del sistema de ajustes por inflación con fines tributarios.

d) Modelo de economía mixta: información orientada hacia la planeación y el presupuesto macroeconómico y el control económico centralizado (propio de países comunistas cuando existían).

e) Modelo de normas internacionales: armonización y adaptación de normas internacionales en un mercado globalizado para la estructuración y presentación de los estados financieros.

En adición, a los diferentes modelos de revelación puede advertirse en los últimos años la efectiva presencia de bases de reconocimiento. No puedo afirmar su correlación teórica pero sí establecer cómo la presencia y aplicación de estas bases se estimula por el impacto en la información que quiere revelarse para el interés de los usuarios dominantes:

a) Base de causación: información de acervos sobre crecimiento y estado patrimonial;

b) Bases de caja: información de flujos sobre generación de liquidez;

c) Bases de caja modificada: información de flujos sobre generación de liquidez y de acervos representativos de recursos financieros generadores de liquidez, y

d) Bases de causación modificada: información de flujos sobre generación de liquidez, de acervos representativos de recursos financieros generadores de liquidez y de acervos sobre crecimiento y estado patrimonial generador de beneficios.

La presencia de estos modelos de revelación de información implica que atendiendo al enfoque de la información, esto es: i) Eficiente para el mercado de capitales, ii) Prudente y subvaluada para garantías bancarias, iii) Sostenible del ingreso fiscal, o iv) Para el control macroeconómico, se tendrían varios modelos de preparación y presentación de estados financieros.

2002-11-impacto2.JPG
 

 

La construcción de la verdad absoluta bajo este paradigma puede conceptualizarse como que la esencia de la contabilidad está en la generación de información óptima para la satisfacción de las necesidades de los usuarios externos. No obstante, como se advirtió, ante la presencia de distintos modelos de revelación se tendría la posibilidad de satisfacer las necesidades de usuarios divergentes dependiendo de las distintas características de revelación y reconocimiento de la información contable, es decir estaríamos frente a distintos grados de verdad.

Transparencia y creación de valor para el interés público. El conflicto de interés de la información para los usuarios, que bien puede interpretarse como el conflicto que produce una información para el interés dominante o una información para usuarios divergentes, ha sido reconocido, en particular esta última, en las discusiones de conciliación entre los agentes rectores de los modelos normalizadores de contabilidad: US-GAAPS e IAS. El origen de estas discusiones se centran en las condiciones establecidas por la SEC para lograr: a) Estándares de alcance comprensivo, b) Estándares de calidad, que permitan la transparencia y comparabilidad, y c) Estándares con completas revelaciones(14).

La presunción de la hipótesis de un nuevo paradigma radica en que los atributos de la utilidad de la información para el interés público deben atravesar y penetrar, por efectividad, el grado de inteligibilidad y comprensibilidad por parte del usuario, aspecto que es cada vez más complejo de alcanzar teniendo en cuenta, no solo el fenómeno de nuevas operaciones económicas, sino en especial, determinar la particular demanda de información que puede representar la verdadera necesidad de una comunidad de usuarios que representan legítimamente el interés público.

Parece ser que más allá de los criterios de reconocimiento y medición que puedan aplicarse para preparar la información financiera con algún fin específico de utilidad, es la absoluta transparencia y profunda revelación de información el elemento vital que permitirá interpretar los resultados de la empresa. Esto es lo que me permite concluir cómo el paradigma de la utilidad se subordina al paradigma de la transparencia (15) .

2002-11-impacto3.JPG
 

 

En un plano más pragmático, la condición es que la contabilidad está enfrentando retos para determinar nuevos criterios para el reconocimiento de recursos, tales como: operaciones de cobertura de riesgo, capital intelectual y recursos intangibles, derechos y responsabilidades ambientales, costos de oportunidad y financiamiento, otros ingresos comprehensivos, tecnología, contingencias activas y pasivas, entre otros, que han hecho más complejo el proceso de preparación y presentación de información contable. A lo expuesto se unen nuevos retos para la medición de recursos que incorporan las variables mercado y riesgo, medición de recursos frente a cadenas de valor, resultados y aprovechamientos sociales. La utilidad de la información se sustenta es en un buen flujo de revelaciones, voluntarias muchas de ellas, que tienen la capacidad de robustecer la confianza, disminuir el riesgo y aumentar la competitividad empresarial(16).

El complejo conjunto de reglas y prácticas de contabilidad emanadas de los modelos normalizadores más que propender por una utilidad de la información generada, han tendido a sacrificar su transparencia(17).

Bien señala el profesor Tua cuando anota que del catálogo de obstáculos que enfrenta la normalización contable el que mas sorprende es que, soportada en la naturaleza científica de la disciplina, propende por su armonización, aplicando elementos que la dificultan(18).

Construir la verdad contable en este paradigma se hace aún más compleja que los paradigmas anteriores, dado una verdad absoluta tiene que conceptualizarse desde la plena confianza y percepción del usuario hacia la transparencia de una información revelada, de manera que los modelos normativos de la contabilidad no son más que una propuesta de una verdad relativa, que se espera cuenten con la interpretación y el entendimiento del interés público, en la medida en que pretenden representar e interpretar sus intereses. La falsedad de la contabilidad no debe ser el incumplimiento al modelo normativo: (ilegalidad no es falsedad), es la pérdida de confianza del usuario por limitaciones de transparencia de la información.

Conclusión

La conclusión del tema puede ser consistente con la advertida por Chapman en su ensayo sobre falsedad de la información, al señalar que “la verdad se presenta solo cuando se refiere a hechos irregulares que son aspectos significativos de los estados contables”, por cuanto “la adopción de criterios divergentes aceptados por la comunidad” representa es un grado de exactitud distinto. Sin embargo, es palmario considerar que estos últimos no corresponden estrictamente a la totalidad de modelos normalizados mediante reglamento, por cuanto el modelo solo pretende hacer objetiva la implementación de un grado de exactitud de referencia, bajo la premisa de que puede ser la mejor representación posible de la verdad absoluta esperada.

En gracia de discusión, puede ser que a nivel teórico se acepte la tesis de que mientras en el paradigma de patrimonio, la verdad relativa es el modelo normativo que mejor mide la evolución del fenómeno patrimonial, al paso que en el paradigma de la utilidad, la verdad relativa es el modelo normativo que mejor satisface la necesidades de los usuarios y en el paradigma de la transparencia el modelo normativo que se considera más compresible y transparente.

No obstante lo anterior, es también aceptable la afirmación de que los modelos normativos no son a veces los mejores caminos para legitimar un objetivo —la experiencia latinoamericana es un buen argumento—, sino para hacer imperativo el cumplimiento de las reglas, principios y procedimientos. Lo que tenemos en consecuencia, es un variado grado de verdades relativas: unas amparadas por la ley y otras no.

Como corolario, admitiendo que la verdad absoluta sea el mejor modelo que representa la realidad compleja del objeto, (este último como verdad relativa), y que los modelos normativos no representan las mejores alternativas de verdad relativa, hemos de considerar que la posible verdad absoluta, de existir, sería ilegal, es decir imperativa pero no legítima(19).

2. Impacto de la información relativa en la ética profesional del contador público

Las consideraciones anteriores relativas al carácter de la información adquieren vital trascendencia e impacto sobre el problema de la ética del contador público, por cuanto su responsabilidad social es justamente la difusión de la “verdad” de la información financiera para el interés público, bien en su carácter de vinculado o bien independiente.

Bien señala el código IFAC de ética:

“Una marca distintiva de una profesión es la aceptación de su responsabilidad para con el público. El público de la profesión (...) confía en la objetividad e integridad de los contadores profesionales para mantener el funcionamiento del comercio. Esta confianza impone sobre la profesión contable una responsabilidad de interés público. El interés público se define como el bienestar colectivo de la comunidad de personas e instituciones a las cuales sirven los contadores profesionales”(20).

La justa dimensión de la discusión que traemos de la parte inicial en el sentido de que hay grados de verdad relativa de la información contable; que solo una, la mejor alternativa podría tener el carácter de una verdad absoluta como idea formal —guardadas las proporciones con su verdadera identidad conceptual—, y que no se corresponde necesariamente con un modelo normativo de contabilidad, debe puntualizarse, en función de establecer cuál sería entonces el compromiso, ahora sí, del sujeto para cumplir su altísima responsabilidad social con objetividad e integridad, como se lee no solo de IFAC, sino también del código de ética definido por la Ley 43 de 1990.

Esta requerida objetividad se define en el mismo marco IFAC como “la combinación de imparcialidad, honestidad intelectual y libertad de conflictos de interés”. Estos adjetivos hacen preciso, de entrada, su pleno dominio de los grados de exactitud existentes de la información y su particular impacto y conflicto frente al interés del público. Para alcanzar lo expuesto, el mismo código define cuatro necesidades básicas: credibilidad, profesionalismo, calidad de los servicios y confianza, que deben fundamentarse en una serie de principios esenciales.

El análisis del significado real de algunos de los principios fundamentales comentados frente al problema de la verdad en contabilidad, y en especial frente al elevado compromiso de honrar a la objetividad y la imparcialidad del proceso de generación de la información, se torna complejo por cuanto debe analizarse es desde la perspectiva del análisis integral de información propuesto en la parte 1 de este documento, y no desde el prisma tradicional del cumplimiento ortodoxo y riguroso de los modelos normativos.

De no ser así, se enfrentaría el riesgo de minarse la verdadera responsabilidad social del profesional frente al impacto de la información. Se han presentado varios acontecimientos ventilados públicamente que demuestran el limitado e ineficiente camino aportado por la visión clásica.

Así, la idea es reflexionar sobre el verdadero alcance que en este contexto significan los principios fundamentales:

Integridad. Se establece en el numeral 16 del código IFAC que “un contador profesional debe ser honrado y honesto en el desempeño de los servicios profesionales”. Se interpreta como honrado y honesto para revelar el impacto que la información contable puede producir para los distintos usuarios, de cara al modelo normativo y su desviación frente a propuestas de modelos alternativos que mejor ajustan la necesidad del interés público. En otras palabras, le implica la responsabilidad de notificar el impacto de desfases frente a esquemas más convenientes, pero no avalados por los marcos normativos.

Objetividad. Señala el código IFAC que “un contador profesional debe ser justo y no debe permitir prejuicios o sesgos, conflictos de interés o influencia de otros que menoscabe la objetividad”; es decir, justo en la aplicación del marco y modelo normativo. Sin embargo, se había establecido la existencia de posibles sesgos frente a un modelo óptimo referencial de contabilidad, que exigirá revelar los mismos y ponderar su impacto sobre la condición financiera de la empresa. Nótese, en gracia de discusión que el simple cumplimiento de un modelo normativo con suficiencia, no garantizaría, en absoluto, la inexistencia de sesgos o efectos de parcialidad en la información.

Competencia profesional y debido cuidado. “Debe prestar servicios profesionales con debido cuidado, competencia y diligencia y tiene un deber continuo para mantener el conocimiento y las habilidades en el nivel requerido (...) basados en desarrollos actualizados en el ejercicio profesional, en la legislación y en las técnicas”. Se hace claro que el profundo conocimiento de la verdad relativa que trata de representar el modelo contable normativo y de un modelo contable referencial (estimado mejor) le exige la comprensión de las diferencias conceptuales alternas y el análisis del impacto ante segmentos de usuarios.

El mensaje de cierre permite interpretar, cómo la responsabilidad del contador trasciende el hecho del simple cumplimiento de las normas, por cuanto, como se analizó, es de cara a la filosofía y alternativas de las distintas propuestas de modelos de contabilidad, que se puede definir, medir y evaluar el impacto de los sesgos frente a un modelo normativo, como mecanismo de construcción de un juicio de valor que alimente la objetividad e integridad que se requiere del desempeño profesional del contador.

Bibliografía

Chapman, William y otros. La exposición veraz y razonable en los estados contables. Ediciones Macchi, 1985.

Conclusiones VII Conferencia AIC, Mar del Plata. 1965. Documentos AIC.

Fowler Newton, Enrique. Cuestiones contables fundamentales. Capítulo 9. Modelos contables. Editorial Macchi. Segunda edición, 1995.

Habermas, J. Factibilidad y validez. Editorial Trotta. Segunda edición, 2000.

Hessen, J. Teoría del conocimiento. Ediciones Universales, 1993.

IFAC. Improving Business Reporting. Insigths into exchancing voluntary disclosure. Documentos y declaraciones, 2000.

IFAC. International Federation of Accountants. Codigo de ética para contadores profesionales. Traducción libre de Samuel Mantilla, 2001.

Meek, Gernon, Mueller. Contabilidad una perspectiva internacional. Irwin. McGraw-Hill. Cuarta edición, 1999.

Original pronouncements 1995/1996 Edition. Accounting Standards As of June 1 1995. Volumen I y II. Editorial Jhon Wyley and Sons.

Tua P., Jorge. Evolución del concepto de contabilidad a través de sus definiciones. En: Lecturas de Teoría e Investigación contable. Medellín: Cijuf, 1995.

Zeff, Stephen. Normas internacionales. Confrontación futura. Enciclopedia de contabilidad. Editorial Terranova, 2002.

(*) Ponencia presentada en el foro sobre la Ética profesional del Contador Público que organizó la Pontificia Universidad Javeriana el pasado mes de mayo.

(1) Ensayo Nº 1. La contabilidad y la verdad. Esteban Benavides. En: La exposición veraz y razonable de la información contable.

(2) Ensayo Nº 2. Requisitos de la confiabilidad y la verdad contable. W. Chapman. Ibídem.

(3) Ensayo Nº 3. La problemática de la falsedad en la información contable. Chapman y otro. Ibídem.

(4) Diccionario de filosofía. Ferrater. Tomado de contabilidad y verdad. Benavides.

(5) J. Hessen. Teoría del conocimiento.

(6) Evolución del conocimiento de contabilidad a través de sus definiciones. Lecturas de Teoría e investigación contable, Jorge Tua Pereda.

(7) La matriz propuesta puede leerse de manera horizontal, transversal o diagonal, por cuanto no responde a ninguna lógica distinta a las posibilidades de las definiciones.

(8) Lecturas de Teoría e investigación contable, Jorge Tua. p. 185.

(9) AICPA. Accounting Research Bulletin Nº 43.

(10) Conclusiones VII Conferencia AIC, Mar del Plata, 1965.

(11) Fowler Newton, Enrique. Cuestiones contables fundamentales. Capítulo 9. Modelos contables.

(12) En el caso de las empresas con ánimo de lucro el statement of financial accounting concepts 1 presenta una lista de 22 tipos de usuarios externos.

(13) Meek, Gernon, Mueller. Contabilidad una perspectiva internacional. Irwin. McGraw-Hill.

(14) Stephen Zeff. Normas internacionales confrontación futura. Capítulo de contabilidad internacional. Enciclopedia de contabilidad.

(15) Llama la atención el enfoque del SFAC Nº 1 Objetives of financial reporting by business enterprises y Nº 2 Qualitative characteristics of accounting information, cuando subordinan las cualidades y objetivos de la información a la comprensibilidad del usuario.

(16) Improving business reporting: Insigths into exchancing voluntary disclosures IFAC.

(17) La reciente situación crítica de Enron y Xerox en la contabilidad estadounidense, al respecto de los criterios aplicados para anticipar los ingresos, son un ejemplo de esta reflexión. Esta tesis puede demostrarse por la crisis de confianza generada en la información, no siendo suficiente el amparo de los organismos de control sobre la información y las reglas.

(18) Tua Pereda, Jorge. Algunos obstáculos con que se enfrenta la normalización contable. En: Lecturas de Teoría e investigación contable. Capítulo II.

(19) El filósofo Habermas presenta en su libro «Factibilidad y validez» el análisis del problema expuesto en dos capítulos: Capítulo VI: Justicia y legislación: sobre el papel y legitimidad de la jurisprudencia constitucional y el Capítulo I del acápite de lecturas complementarias, en la primera lección donde cuestiona ¿cómo es posible la legitimidad a través de la legalidad?

(20) Párrafo 9. Código IFAC de ética para contadores profesionales. Traducción libre Samuel Mantilla.