Impacto de los estándares internacionales de contabilidad (IAS-IFRS) en las utilidades de la banca

Revista Nº 29 Ene.-Mar. 2007

Ricardo Vásquez Bernal 

(Colombia) 

Contador Público 

Magíster en Economía de la Universidad Javeriana 

Magíster en Finanzas de la Universidad Complutense de Madrid 

Ex vicepresidente de contraloría del Banco Megabanco 

Socio de Baker Tilly - Colombia 

1. Introducción

La puesta en marcha del tratado de libre comercio, en la práctica, impone asumir la condición de operar con empresas más competitivas, lo cual no solo tiene que ver con producir con calidad a bajo costo, sino también con generar información de entendimiento internacional sujeta a marcos y esquemas de control reconocidos, de suerte que les permita a las entidades insertarse en los mercados internacionales para potenciar, bien la fuente de recursos de capital extranjero, o bien la participación en cadenas productivas del comercio internacional. En otros términos, implica reconocer y aplicar estándares internacionales de contabilidad para generar información y estándares internacionales de auditoría que sustancien con fundamento la auditoría externa y el control interno de esas empresas que tengan vocación de operar internacionalmente.

No obstante, mas allá de nuevas condiciones impuestas por el tratado, es cierto reconocer que, con o sin este último referente, estos nuevos marcos de regulación y control para la generación de los reportes financieros se han venido haciendo obligatorios, en principio, para las empresas y corporaciones de interés público que cotizan en los mercados de valores, frente al compromiso de mantener informados a los inversionistas, en tanto son una fuente privilegiada que hace posible la comparabilidad y transparencia de información financiera en todo el mundo, al punto de convertirse en un marco común de general aceptación.

Las empresas corporativas de interés público colombianas o cotizantes en bolsas de valores no han tenido, hasta la fecha, responsabilidad distinta a presentar su parcos informes con estrecha sujeción a los principios de contabilidad de general aceptación, existentes en Colombia (D. 2649/93 y normas de superintendencias), excepto por aquellas empresas que han tenido que presentar reportes de información financiera, en el ámbito internacional, a consideración de mercados de valores o proveedores de capital financiero, para lo cual han tenido que aplicar procedimientos de homologación permanente, como es el caso de subsidiarias de entidades internacionales o empresas colombianas —bancos y entidades del sector real— que cotizan en mercados de valores extranjeros.

Un sector que, sin duda, ha estado en mora de someterse a la aplicación de los estándares internacionales de información, contabilidad y control es el de la industria bancaria. Una de las varias razones esgrimidas se identifica con el impacto tecnológico, técnico y financiero que impone el marco de tales estándares que se resume en la asunción de costos monetarios contra los patrimonios institucionales como resultado de una implementación inmediata, para lo cual se requería la consideración de un proceso de transición.

Sin embargo, de cara a la coyuntura actual, esto es un mercado con tendencia a la baja de tasas de interés, con un sector que registró un fuerte volumen de utilidades el año anterior, que cuenta cada vez mas, con mayores competencias a nivel tecnológico y que tiene una regulación de mercado que viene estimulando significativamente la intervención de nuevos agentes puede resultar inconveniente, y de golpe más costoso, desde el punto de vista transaccional y operacional, seguir postergando el salto al nuevo marco de los estándares internacionales en el sector de la banca. Más aún, valorado el impacto financiero que ello puede producir sobre los patrimonios y utilidades de los bancos, puede ser, incluso, más efectivo acudir a su implementación automática sin tener que acudir a esquemas transitorios o de gradualidad.

2. Divergencias en los modelos regulatorios

Las divergencias entre el modelo regulatorio internacional IAS-IFRS y el marco del Decreto 2649 de 1993 aplicable en Colombia, incorporadas las normas especiales emitidas por la Superintendencia Financiera, ponen de presente serias divergencias desde el punto de vista conceptual, así como en materia de criterios de reconocimiento, medición y revelación que se resumen y comentan a continuación, en una forma general:

Cambios en elementos conceptuales. Los cambios en elementos conceptuales ponen en evidencia la sustancialidad de la realidad económica en el modelo internacional; esto es el fondo sobre la forma de las transacciones que deben incorporarse en los estados financieros.

En el caso del sector financiero colombiano, se elimina el privilegio de las denominadas normas de carácter superior —aquellas emanadas por la Superintendencia Financiera de Colombia, ente de supervisión y vigilancia de los bancos—, mediante las cuales se ordenaba a las instituciones financieras tratar ciertas operaciones económicas de manera excepcional (crédito mercantil, leasing, provisiones de cartera), así como la constitución de provisiones adicionales, en virtud de criterios de prudencia, y en particular la activación de gastos frente a la condición asociativa de ingresos-gastos. Los cambios para el caso serían:

— Orientación al proceso de presentación y revelación más que a la preparación.

— Orientación a la relevancia de la realidad económica sobre su objetividad.

— Condiciones de control de beneficios más que sobre la propiedad (IAS 17, IAS 18).

— Prevalencia del control económico más que el control legal (IAS 27).

— Representación de la realidad económica de los mecanismos de financiación de instrumentos convertibles (IAS 39).

— Representación de ingresos sobre la generación incondicional de plusvalías (IAS 18).

— Restricciones al principio de prudencia valorativa.

— Suspensión de provisiones genéricas no referidas a obligaciones concretas y constitución de provisiones probables (IAS 36).

— Subordinación del principio de la asociación para la determinación de ingresos y gastos.

— La definición de la identificabilidad, atributos de negociación y de la capacidad de generar ingresos extingue la noción de diferimiento asociativo (IAS 36).

— Eliminación de excepciones por características y prácticas específicas y relaciones de costo beneficio.

Cambios en condiciones de revelación. Tal vez los cambios más representativos pueden notarse en la revelación, en cuanto a que el modelo internacional impone un concepto de reporte financiero, entendido no solo como el conjunto de estados financieros tradicionales, sino como la información complementaria, de orden financiero y no financiero, que se pone a consideración de los inversionistas potenciales y se torna variable en detalles dependiendo de las condiciones impuestas por los reguladores de los mercados de valores.

Esta información debe incorporar, por ejemplo, la situación de la administración de riesgos, el análisis financiero y económico del desempeño adelantado por la institución con las cifras e indicadores más relevantes, la información cualitativa y remuneratoria de los ejecutivos, y la información del desempeño por segmentos, solo por citar algunas de estas variaciones. El asunto, por suerte, no se enfoca a problemas de orden taxonómico de cuentas y mucho menos de información limitada a la estructura rígida de estados financieros, donde las notas no son simples detalles de saldos de cuentas de mayor nivel, como se estila en las publicaciones tradicionales de bancos locales.

De igual forma, y no menos importante, puede resultar la eliminación de los componentes extraordinarios en los informes de resultados, así como la clasificación en función de la recurrencia y continuidad, más que sobre la noción de operacionalidad. Los cambios para el caso serían:

— Información comparada, analítica y descriptiva sobre hechos relevantes (IAS 1).

— Reestablecimientos de información por cambios en políticas (IAS 8).

— Amplitud la información por segmentos y terceros vinculados (IAS 14).

— Información completa de dividendos por acción y origen de resultados (IAS 1, IFRS 3).

— Eliminación de partidas extraordinarias (IAS 1).

— Aumento significativo de la forma y el fondo de la información a revelar para potenciar su productividad.

— Información cualitativa precisa, en notas descriptivas.

— Especificar información sobre juicios, políticas, estimaciones y contingencias (IAS 1).

— Información para predecir flujos futuros en particular, su distribución temporal y grado de certidumbre (IAS 7, IAS 36).

— Relevancia de la información de conglomerados, segmentos de operación y riesgos de negocio.

— Inducción de información prospectiva.

— Informe de gestión con pronósticos o grado de cumplimiento de los objetivos (IAS 1).

Cambios en criterios de medición. Los cambios en criterios de medición pasan, por supuesto, por admitir la diferencia de los criterios de valor razonable para establecer el valor de los recursos y el valor recuperable para determinar la contingencia de pérdida de los mismos, que no se consideran el modelo local, por lo menos con la rigurosidad técnica impuesta en el modelo internacional.

Ahora, si bien es cierto los importantes avances en la banca en materia de la valoración de los instrumentos financieros a precios de mercado, aún es mucho el camino que debe recorrerse para la implementación del modelo internacional que no dependen del ajuste técnico de las normas, sino de la profundización del mercado para construir indicadores de precios más pertinentes y la formalización de mercados de futuros. No obstante estas restricciones, es importante reconocer el acomodamiento del criterio de valor de mercado o valor razonable para los instrumentos, con algunas consideraciones aceptables, propias del mercado local, pero otras que deben ser objeto de eliminación o ajuste como puede ser el caso de las reclasificaciones entre categorías de los instrumentos financieros, cuyos impactos son reconocidos más adelante. Los cambios en los criterios de medición serían:

— Incorporación de nuevas bases de ponderación valorativa: valor recuperable y valor justo, que combinan los criterios existentes de medición.

— Medición del valor de uso y de cambio (IAS 36).

— Consolidación del enfoque de valoración de recursos de balance sobre el enfoque de resultados.

— Orientación a determinar la realidad económica de los recursos mediante valores de salida (Fair Value) sobre mercados eficientes no inferiores a su capacidad de generar beneficios futuros.

— Modelo basado en costos corregidos a la baja, por valores recuperables, y al alza, en circunstancias obligatorias y otras opcionales (IAS 39, IAS 36, IAS 16).

— Menor trascendencia de los costos históricos, en tanto no posibilita la obtención de flujos futuros generados en la explotación.

— Inducción de un nuevo resultado comprehensivo que trasciende el resultado neto tradicional.

Cambios en criterio de reconocimiento. Los cambios en criterios de reconocimiento de las normas internacionales frente al marco local establecen, otra vez, la necesidad de incorporar las operaciones por su realidad económica, más que por aspectos de orden legal, contractual o formal, que puede representar cambios importantes sobre el reconocimiento de algunas operaciones significativas en la banca colombiana, como es el crédito mercantil originado en operaciones de fusión o absorción, las operaciones de leasing, las operaciones de compra y venta a plazo, así como sus impactos sobre los impuestos. Los referentes a tener en cuenta serían:

— Incorporación de nuevas bases para la determinación del costo de adquisición y reconocimiento inicial de recursos (IAS 16, IAS 27, IAS 40).

— Incorporación de nuevas bases para reconocer el consumo real por la explotación de bienes productivos (vida útil) o por la prestación de servicios laborales (cálculos actuariales) (IAS 16, IAS 29).

— Reconocimiento de los cambios valorativos en el periodo en que surgieron relegando la realización (IAS 38).

— Reconocimiento de los cambios derivados de políticas en los periodos afectados mediante acciones de reestablecimiento de reportes (IAS 8).

3. Estimación del impacto en las utilidades

Divergencias cuantificables. Vistos los principales impactos que pueden derivarse de la aplicación del modelo regulatorio internacional en la banca, es menester advertir, primero, que una valoración de impacto requiere, como premisa, en algunos casos, un estudio pormenorizado de algunas operaciones que permitan reconocer efectos puntuales que superan el alcance del estudio. En todo caso, se aplicaron los siguientes criterios que son claramente cuantificables para medir el alcance y magnitud de los impactos de la banca:

— La IAS 39 no admite reclasificación de inversiones disponibles para la venta a inversiones negociables, de suerte que deben mantenerse en el patrimonio, las ganancias por tenencia hasta su enajenación.

— La IAS 38 no admite activar cargos diferidos por útiles, papelería, gastos preoperativos, estudios y proyectos, por cuanto deben tratarse como gastos.

— La IAS 16 considera que las depreciaciones pueden aplicarse sobre costos revaluados, o por lo menos sobre la base de utilidad económica de los activos.

— La IAS 28 exige plena amortización de los pasivos actuariales e incorpora las bonificaciones y pagos extraprestacionales como base de cálculo.

Metodología y alcance. La metodología aplicada para el desarrollo del estudio se basó en la información disponible a nivel de plan único de cuentas del sistema bancario en la Superintendencia Financiera de Colombia, esto es la información detallada de las cuentas y subcuentas que determinan los estados financieros y deben ser objeto de reporte por parte de las instituciones bancarias a la superintendencia para fines de control y seguimiento.

La información anotada se analizó para los periodos terminados en diciembre 31 del 2004, diciembre 31 del 2005 y junio 30 del 2006, de las instituciones bancarias de Colombia existentes en junio del 2006 (16 bancos). Ahora bien, dado que algunos de estos bancos, en la fecha en mención, se encontraban fusionados, integrados y absorbidos y en alguno de los periodos anteriores se encontraban operando independientemente, fue preciso hacer los ajustes de los periodos pertinentes mediante ejercicios simples de agregación, asumiendo un posible impacto de operaciones recíprocas que no se estimó significativo y trascendente para los resultados del estudio.

Premisas. Las premisas técnicas aplicadas en el estudio se resumen a continuación:

— El efecto de las reclasificaciones e impacto en los resultados de los instrumentos financieros disponibles para la venta, que corresponden a reclasificaciones originadas en inversiones hasta el vencimiento, se estimó de acuerdo con las dinámicas de las cuentas específicas que recogen el movimiento de estos instrumentos.

— El efecto de la depreciación sobre los costos revaluados de la depreciación se determinó ajustando la relación existente entre los gastos y el valor base, incorporando las valorizaciones de la propiedad planta y equipo.

— El impacto referente a los cargos diferidos sobre las utilidades se estimó con base en las cuentas acumulativas correspondientes que se incorporan en los activos.

— El efecto de las amortizaciones sobre pasivos actuariales se trató con base en los montos acumulados en las cuentas específicas del plan de cuentas, y el incremento de los pasivos actuariales se estimó en un 10%(1).

Impacto general. Un análisis general del impacto técnico de los estándares internacionales de reporte financiero sobre la banca podría representar una disminución entre el 17% y el 22% en el valor de las utilidades generadas durante el periodo 2004 y 2005 para el sector, entendiendo el fenómeno de orden acumulativo, lo cual quiere decir que el impacto del último periodo (2006) recogería, en suma, las variaciones de periodos anteriores. Esta situación puede verse de manera ilustrativa en la gráfica y tabla 1, en la cual se evidencia cómo el nivel de utilidades de las instituciones bancarias, según principios de contabilidad de general aceptación en Colombia —PCGA Col—, ascendió a $ 2.3 billones en el 2004 y $ 2.9 billones en el 2005, las cuales podrían haber descendido a $ 1.9 billones y $ 2.3 billones, respectivamente, si se hubiesen aplicado los estándares internacionales de información financiera IFRS/IAS.

El fenómeno se hace más crítico para el primer semestre del 2006, en el cual el efecto del impacto se incrementaría hasta un 45%, explicándose, en particular, por la necesidad de revertir ingresos por ganancias de capital sobre inversiones financieras, que el estándar internacional no admite como realizadas y en tal caso, deben mantenerse en el patrimonio hasta su liquidación.

Esto quiere decir que el ajuste neto de pérdida patrimonial puede ser del 24% de las utilidades registradas del primer semestre del 2006. En efecto, tal como se muestra en la gráfica y tabla 1, las utilidades según principios de contabilidad generalmente aceptados en Colombia del orden de $ 1.2 billones del primer semestre del 2006, podrían descender a $ 646 mil millones, sin considerar el impacto de partidas que no representan deterioro patrimonial.

 

CONT29-IMPACTO-TAB1-.JPG
 

(*) Se refiere a miles de millones.

 

CONT29-IMPACTO-TAB1a-.JPG
 

 

 

Las pérdidas se determinarían por el incremento de los gastos por reconocimiento de montos activados como cargos diferidos en la regulación contable local, que el estándar no admite como tal; el mayor valor que producen los gastos depreciados sobre costos revaluados de los activos, y los gastos originados en mayores pasivos actuariales que no son objeto de amortización diferida, que predicarían la disminución patrimonial.

La gráfica y tabla 2 evidencian el valor del ajuste que se reportaría sobre las utilidades de la banca, según PCGA Col: por cada una de las operaciones significativas como son el incremento de la depreciación sobre costos de reposición, el cargo por pensiones por ajuste del sistema actuarial y de su amortización, la reclasificación a gastos de los cargos diferidos y la reclasificación al patrimonio de las ganancias realizadas en inversiones disponibles para la venta.

 

CONT29-IMPACTO-GARF2-.JPG
 

 

CONT29-IMPACTO-GARF2A-.JPG
 

 

CONT29-IMPACTO-GARF2AA-.JPG
 

 

Se ilustra, por ejemplo, cómo el valor del ajuste de las utilidades de la banca en el 2006, por la suma de $ 596 M/M (47,5% de las utilidades del semestre), estaría determinado en $ 293 M/M (23,9%) por las ganancias realizadas en inversiones que deben reclasificarse, en $ 197 M/M (15,8%) por los cargos de activos que no son objeto de diferimiento, en $ 51 M/M (4,1%) por incremento y amortización de los pasivos actuariales, y en $ 55 M/M (4,4%) por incremento en la depreciación sobre costos de reposición.

Impacto individual. Un análisis particular del impacto muestra que este efecto será más significativo en algunos bancos que en otros, por cuanto el nivel de inversiones en portafolio de títulos de deuda disponible para negociación no es el mismo, así como en el caso de los niveles de valorización de las propiedades, planta y equipo, de los pasivos actuariales y de los cargos diferidos activados.

 

CONT29-IMPACTO-GARF3-.JPG
 

 

En efecto, el impacto de los ajustes en ingresos y gastos que deben efectuarse para hacer convergencia con los reportes de estándares internacionales, tomando como referencia el último periodo, indicaría, como se muestra en la tabla 3, que por lo menos un 28% de los bancos(2) (6 bancos) podrían asumir disminuciones de utilidades significativas durante el periodo 2006, esto es, que pueden reducir sus utilidades en más de un 20% por el esquema de reclasificación no autorizada de instrumentos financieros. De todas formas, este impacto no implica, necesariamente, una disminución equivalente en el valor patrimonial, en la medida en que, como se comentó, en el caso de las inversiones se determina una no realización de utilidades.

Por su parte, cerca de un 44% de los bancos (9 bancos) podrían asumir disminuciones de utilidades significativas en el periodo 2006 que pueden superar el 20% de las utilidades, al paso que un menor número de bancos, 6% (3 bancos), pueden ser afectados en más del 20% por temas de depreciación o incrementos y amortización del pasivo actuarial para el mismo periodo.

Este relevante efecto por deterioro patrimonial en algunos bancos estaría, fundamentalmente, determinado por el fenómeno de mantener en los activos componentes que deben ser tratados como gastos y en menor medida por incrementos en los pasivos actuariales. Así, la reflexión sobre impacto financiero es que la banca estaría lista para asumir la implementación inmediata de los estándares internacionales de contabilidad. Con este impulso, los efectos de ajuste tecnológico, impacto técnico e implementación de estándares de auditoría y de control vendrán por añadidura sin mayor perturbación.

4. Conclusiones

Dadas las condiciones de sanidad financiera de las instituciones bancarias, en primer lugar, no parece significativo el impacto financiero general que puede producir la implementación automática e inmediata de los estándares internacionales, IAS/IFRS, y por lo contrario, puede ser un mecanismo trascendental que estimule la comparabilidad de la información financiera de la banca colombiana frente a la banca internacional que se ha venido ajustando a este marco regulador, no obstante las divergencias, cada vez menores, que presenta con las normas de contabilidad aplicadas en los Estados Unidos - US GAAP. El impacto anotado, en términos de deterioro patrimonial, estaría fundamentalmente determinado, en algunos bancos, por el fenómeno de mantener en los activos componentes que deben ser tratados como gastos y en menor medida por incrementos en los pasivos actuariales.

Desde luego, debe reconocerse que una implementación coherente debe ir aparejada con la adopción de estándares internacionales de auditoría y control que permitan convalidar, a nivel internacional, su efectividad, aspecto que ha venido siendo reconocido por otros marcos y agentes supranacionales como son los estándares de gobierno corporativo.

Finalmente, un aspecto vital, que dado el alcance del trabajo no se mide pero no por eso es menos importante, es la nueva condición del reporte financiero que impone el marco internacional para fines de satisfacción de las necesidades de los usuarios (ahorradores e inversionistas), que supera con creces los limitados informes que se socializan en Colombia —centrados esencialmente en la estructura de cuentas (PUC) más que en la condición misma del desempeño y los riesgos que evidencian—, por cuanto les impone exigencias de información complementaria y prospectiva para profundizar su transparencia.

Bibliografía

IASB. (2006) Estándares Internacionales de Contabilidad IAS-IFRS. Plataforma Estable y marco regulatorio vigente.

http://www.iasb.org

Ministerio de Desarrollo Económico. (1993) Decreto 2649 de 1993. Normas o principios de contabilidad generalmente aceptados en Colombia.

Superintendencia Financiera de Colombia. Circular Básica Contable y Plan Único de Cuentas.

Superintendencia Financiera. Información del Sistema Bancario a 31 de diciembre del 2004, 31 de diciembre del 2005 y 30 de junio del 2006.

http://www.superfinanciera.gov.co 

Consejo Técnico de la Contaduría Pública. (2004) “Estudio sobre la implementación de estándares internacionales de contabilidad en las empresas de interés público”. Revista Internacional Legis de Contabilidad & Auditoría, Nº 19, pp. 53-140.

(1) Con base en el estudio que sobre el tema específico adelantaron los expertos que desarrollaron el estudio del impacto de los pasivos actuariales para las empresas de interés público, en el marco IFRS-IAS, para fines de la publicación del Consejo Técnico de la Contaduría Pública.

(2) Número de bancos al 30 de junio del 2006.