INSTRUCCIÓN ADMINISTRATIVA 1 DE 1998 

(Enero 19)

Tema. Impedimentos e incompatibilidades; deberes y prohibiciones en el ejercicio de la función.

En ejercicio de las funciones de dirección, coordinación y control que el Decreto 2158 de 1992 asigna al Superintendente de Notariado y Registro, de manera atenta me dirijo a ustedes para recordar algunas pautas que están obligadas a observar en el desempeño del cargo.

Bien conocido es por ustedes que en virtud de la remisión prevista por el artículo 61 del Decreto-Ley 1250 de 1970, los registradores de instrumentos públicos se encuentran sometidos al régimen de impedimentos, incompatibilidades, deberes y prohibiciones establecido para los notarios por el también Decreto-Ley 960 de 1970, cuya transgresión puede configurar un abierto incumplimiento de los deberes del cargo.

En ese orden de ideas, es preciso reiterarles que el artículo 157 del estatuto notarial impone como obligación a quienes ejercen la fe pública la de residir en el lugar sede del círculo correspondiente, estableciendo que solamente pueden ausentarse de él motivados por “diligencia en ejercicio de sus funciones o con licencia de la autoridad respectiva”. Igualmente, que el artículo 10 del mismo estatuto, tal y como fue modificado por el artículo 21 de la Ley 29 de 1973, declara el ejercicio de la función incompatible con toda actividad que pueda perjudicarla.

El fundamento de esas imposiciones no es otro que el de preservar la eficacia y la dignidad con las cuales debe prestarse el servicio. La afectación de la primera de esas virtudes es conducta constitutiva de falta disciplinaria, ora por inasistencia injustificada a la oficina o por limitación indebida de las horas de despacho al público, ora por abandono injustificado del cargo o del servicio; la afectación de la segunda lo es por transgresión de las disposiciones que establecen prohibiciones, impedimentos e incompatibilidades. En uno y otro evento, se ha considerado que se trata de faltas muy graves o gravísimas.

Teniendo en cuenta lo anterior, y a que ha sido del conocimiento de la superintendencia delegada para el registro de instrumentos públicos el que algunos registradores no residen en la sede del círculo registral y ejecutan actividades comerciales de manera simultánea con el ejercicio de la función registral a su cargo, este despacho los insta a un estricto cumplimiento de las disposiciones legales reguladoras de esas materias, so pena de hacerse acreedores a las sanciones disciplinarias correspondientes.

Es obvio que la autorización para ausentarse del círculo debe haber sido conferida previamente al hecho de la separación del lugar por parte del funcionario.

N. del D.: Esta instrucción administrativa va dirigida a los registradores de instrumentos públicos del país.

__________________________________