INSTRUCCIÓN ADMINISTRATIVA 21 DE 1996 

(Mayo 23)

Por considerarlo de importancia para ustedes, para su conocimiento, me permito transcribir los apartes pertinentes del concepto emitido por el delegado de la división de doctrina subdirección jurídica de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, en lo que tiene por ver la interpretación y aplicación de los artículos 78 y 79 de la Ley 223 de 1995, en virtud de los cuales se adicionaron los artículos 90 y 91-1 del estatuto tributario, referentes a la enajenación de activos y el valor de enajenación de bienes raíces, concepto cuyo texto expresa:

“Sin perjuicio de sus obligaciones como contribuyentes, responsables, agentes retenedores, de la prohibición de autorizar escrituras en el caso de la compra de inmuebles adquiridos con préstamos de entidades sometidas a la vigilancia del Estado por un precio inferior a una suma en la cual el préstamo represente el 70% del total, y de presentar la información prevista en el artículo 629 del estatuto tributario, no existe en la legislación tributaria vigente obligaciones o responsabilidades a cargo de los notarios respecto al control del valor de la enajenación de bienes inmuebles.

No obstante lo anterior, los notarios deberán en ejercicio de la denominada fe pública o notarial, garantizar la plena autenticidad de los hechos percibidos en el ejercicio de sus funciones, en los casos y con los requisitos que la ley establece...”.

“Ahora bien, y como se anotó, sin perjuicio de las sanciones por inobservancia sus obligaciones como contribuyentes responsables, agentes retenedores, de la prohibición de autorizar escrituras en el caso de la compra de inmuebles adquiridos con préstamos sometidos a la vigilancia del Estado, por un precio inferior a una suma en la cual el préstamo represente el 70% del total, y de la obligación de presentar la información del artículo 629 del estatuto tributario no existe en la legislación tributaria vigente obligaciones o responsabilidades a cargo del notario con respecto al control del valor de la enajenación de bienes inmuebles de terceros por un valor que sea inferior al 50% de su valor comercial (E.T., 672-278 y 673).

En el caso en el que el contribuyente discrepe del valor comercial fijado a su predio por la administración de impuestos, puede solicitar que a su costa, dicho valor comercial sea establecido por la lonja de propiedad raíz, o el Instituto Agustín Codazzi o los catastros municipales en los municipios donde no operen las lonjas”.

NOTA: Esta circular está dirigida a todos los notarios del país.

_______________________________________