INSTRUCCIÓN ADMINISTRATIVA 27 DE 2004 

(Noviembre 5)

Asunto: Proyecto de unificación de actualización de nomenclatura.

Apreciado señor registrador principal:

Como usted sabe, el Distrito Capital desde hace algunos años ha venido consolidando alcances significativos en la construcción moderna de la ciudad. Temas como el del rescate y replanteamiento de usos de los humedales, de las rondas de los ríos, la exigencia sobre las zonas de cesión de las urbanizaciones, la definición de aceras regulares y antejardines, el respeto al paseante, entre otros, han generado una interesante cultura de lo público urbano y un sentimiento de autovalía en la concepción del ciudadano y el habitante de la urbe.

Hoy, es necesaria la intervención de la Superintendencia de Notariado y Registro, solicitada por el Departamento Administrativo de Catastro Distrital, para asumir criterios y posturas comunes frente a los engaños y solicitudes ilegítimas de dinero que intermediarios sin autoridad hacen a los propietarios de vivienda de las diversas localidades del Distrito Capital con motivo del proyecto de unificación de nomenclatura.

La nomenclatura, como bien lo expresa el Departamento Administrativo de Catastro Distrital, tiene una marcada importancia para el propietario del inmueble y para la comunidad en general. Así lo plantea dicho departamento:

“(...) el crecimiento exagerado de la ciudad de Bogotá y la inclusión de municipios vecinos han generado desorden urbano, creando disparidades en la numeración consecutiva de la nomenclatura vial y domiciliaria; la publicidad y la falta de continuidad de las vías. Este tema fue tenido en cuenta en el Decreto 619 de 2000 por el cual se adoptó el plan de ordenamiento territorial para la ciudad de Bogotá.

Por lo expuesto, el Departamento Administrativo de Catastro Distrital, teniendo en cuenta que la nomenclatura constituye un elemento de orden y planeación urbana, desarrolló el proyecto de unificación de nomenclatura. En tal sentido, estableció inicialmente la estructura general de la nomenclatura en todo el Distrito Capital, a partir de la definición de ejes estructurantes de nomenclatura vial, los cuales reorientan y facilitan la asignación de nomenclatura al contexto de ciudad; definió los ejes estructurantes a nivel ciudad para lograr la continuidad de los ejes viales, para empalmar las zonas de desarrollo que hay en las localidades, con el fin de dejar una nomenclatura consolidada con respecto al marco general de la ciudad, y por ende mejorar su movilidad.

Los beneficios de la nueva nomenclatura de la ciudad, son evidentes:

— Permite la reestructuración del espacio urbano, con objetivos claros de ordenamiento territorial de la ciudad mediante la determinación de los ejes estructurantes, nomenclatura vial y domiciliaria acorde con las exigencias del desarrollo y evolución de la ciudad.

— Evita la duplicidad de esfuerzos en los que incurren las entidades distritales y las empresas de servicios públicos para la identificación de los bienes inmuebles.

— Genera ventajas competitivas en la ciudad y las localidades donde se interviene.

— Contribuye al sentido de pertenencia e identificación ciudadana mediante la señalización de los ejes que conforman el tramado vial urbano.

— Optimiza la inversión y la gestión en la generación de condiciones equitativas en el uso y goce del espacio urbano.

— Estimula los procesos integrales de concertación y negociación interinstitucional, entre el sector público y privado.

— El balance positivo de costo-beneficio de los efectos urbanos sobre las dimensiones del desarrollo y ser altamente favorables en términos sociales, económicos y políticos”.

También, la nomenclatura, para el registro de instrumentos públicos y para la función pública notarial, es un elemento de la descripción de los inmuebles.

Así lo dispone, el artículo 31 del estatuto del notariado, Decreto-Ley 960 de 1970:

“Los inmuebles que sean objeto de enajenación, gravamen o limitación se identificarán por su cédula o registro catastral si lo tuvieren; por su nomenclatura, por el paraje o localidad donde están ubicados, y por sus linderos (...)”.

La Superintendencia de Notariado y Registro tiene un convenio con el Departamento Administrativo de Catastro Distrital. Uno de los compromisos consiste en definir procedimientos para incluir entre las señas de identificación de inmuebles la nomenclatura oficial definida por el catastro distrital en aquellos inmuebles que se encuentran registrados.

Es fácil observar que el cambio de nomenclatura que se está ordenando para los inmuebles del Distrito Capital, es un proceso de políticas públicas que se manifiesta mediante un acto unilateral de la administración.

Vistos así los asuntos debe usted, señor registrador de instrumentos públicos, proceder a actualizar la nomenclatura, cambiando la presente por la nueva oficial en los diversos folios de matrícula inmobiliaria. Para ello deberá inscribir el correspondiente acto administrativo del catastro distrital. Esta inscripción no requiere de escritura pública. Solo deberá exigirse el acto administrativo correspondiente, en original, y copia para el archivo de la oficina de registro de instrumentos públicos. En el acto administrativo del catastro constarán:

— Los datos del registro o el número de matrícula.

— La dirección anterior y la actual.

En estos actos de cambio de nomenclatura, en desarrollo de un proyecto público, el único interviniente es el Departamento Administrativo de Catastro Distrital. Por ello no causa derecho de registro, como tampoco impuesto de registro. Tal y como lo establecen el Decreto 1428 de 2000, artículo 17 ordinal a), y el Decreto 650 de 1996, artículo 3º.

Le ruego instruir a los funcionarios a su cargo, competentes para dar informaciones al público y también para los que atienden ventanillas que por favor colaboren con la ciudadanía en estos aspectos de pedagogía democrática que redundan en economía y transparencia para la sociedad.

N. del D.: La presente instrucción administrativa está dirigida a la doctora Carmenza Jaramillo Roncancio, registradora principal de instrumentos públicos del Círculo de Bogotá, zona norte; doctora Zayda del Carmen Barrero de Noguera, registradora principal de instrumentos públicos del Círculo de Bogotá, zona centro; doctor René Alejandro Vargas Laverde, registrador principal de instrumentos públicos del Círculo de Bogotá, zona sur.

____________________________________