INSTRUCCIÓN ADMINISTRATIVA 28 DE 1992 

(Septiembre 24)

(Nota: Derogada por la Instrucción Administrativa 26 de 2001 de la Superintendencia de Notariado y Registro).

Para su conocimiento y aplicación en lo que fuere pertinente, le transcribo a continuación las últimas disposiciones que en materia tributaria ha expedido el Gobierno Nacional, y que atañen directamente al campo notarial.

1. Ley 6ª de 1992

ART. 19.—Inc. 1º. Tarifa general del impuesto a las ventas. El artículo 468 del estatuto tributario quedará así:

“ART. 468.—Tarifa general del impuesto sobre las ventas. La tarifa general del impuesto sobre las ventas es del doce por ciento (12%), salvo las excepciones contempladas en este título. Esta tarifa del doce por ciento (12%) también se aplicará a los servicios con excepción de los excluidos por el artículo 476.

Igualmente será aplicable la tarifa general de doce porciento (12%) a los bienes de que tratan los artículos 446 y 474.

En forma transitoria, la tarifa a que se refiere este artículo será del catorce porciento (14%) a partir del 1º de enero de 1993 y hasta el 31 de diciembre de 1997”.

ART. 25.—Servicios gravados y exceptuados. El literal b) del artículo 420 del estatuto tributario quedará así:

“b) La prestación de servicios en el territorio nacional”.

El literal c) del artículo 437 del estatuto tributario quedará así:

“c) Quienes presten servicios”.

II. Decreto 1107 de julio 2 de 1992

“ART. 1º—Responsables del impuesto sobre las ventas en los servicios. De conformidad con la Ley 6ª de 1992, a partir del primero de julio de 1992, sin perjuicio de la responsabilidad por los bienes gravados, son responsables del impuesto sobre las ventas independientemente de su calidad o naturaleza jurídica, quienes presten los servicios diferentes a los exceptuados en el artículo 476 del estatuto tributario y a los prestados por las entidades exceptuadas de la responsabilidad del impuesto por el artículo 443-1 del mismo estatuto.

En el caso de las personas naturales, son responsables por la prestación de servicios, quienes cumplan una de las siguientes condiciones:

1. Tener más de dos establecimientos de comercio.

2. Haber obtenido ingresos netos provenientes de su actividad comercial en 1991 mayores a veintitrés millones setecientos mil pesos ($23.700.000).

3. Haber poseído a 31 de diciembre del mismo año un patrimonio bruto fiscal mayor de sesenta y cinco millones novecientos mil pesos ($65.900.000).

4. Si se tiene hasta dos establecimientos de comercio, cumplir alguna de las condiciones señaladas en los numerales 2 ó 3.

PAR. 1º—Para los efectos de este artículo, se entiende por ingresos netos provenientes de la actividad comercial, los que resulten de la prestación de servicios gravados conforme con la Ley 6ª de 1992; y para los responsables no comerciantes, se entiende por establecimiento de comercio, la oficina, local o sede donde se presten los servicios gravados.

PAR. 2º—Para efectos de lo dispuesto en el numeral 2 de este artículo, cuando se inicien actividades dentro del respectivo año gravable, los ingresos netos que se tomarán de base, son los que resulten de dividir los ingresos netos recibidos durante el período, por el número de días a que correspondan y de multiplicar la cifra así obtenida por 360.

ART. 7º—Obligaciones de los nuevos responsables. Los nuevos responsables del impuesto sobre las ventas, que adquieren tal calidad con motivo de la Ley 6ª de 1992, se encuentran obligados a inscribirse en el Registro Nacional de Vendedores, a más tardar el 1º de septiembre de 1992 y a cumplir con las demás obligaciones inherentes a los responsables del impuesto.

ART. 8º—Obligaciones especiales para nuevos responsables no comerciantes. Sin perjuicio del cumplimiento de las demás obligaciones tributarias que les corresponde cumplir de acuerdo con lo dispuesto en el estatuto tributario, los responsables personas naturales que presten servicios y no sean comerciantes, llevarán un registro auxiliar de compras y ventas que consistirá en la conservación discriminada de las facturas de compra de bienes y servicios, y de las copias de las facturas o documentos equivalentes que expidan por los servicios prestados.

Estos mismos responsables deberán efectuar al final de cada bimestre en un documento auxiliar, el cálculo del impuesto a cargo. Dicho documento junto con los mencionados en el inciso anterior, deberán conservarse para ser puestos a disposición de las autoridades tributarias, cuando ellas así lo exijan.

El documento auxiliar hará las veces de la cuenta mayor o de balance denominada “Impuesto a las ventas por pagar”.

III. Decreto 1250 de julio 28 de 1992

“ART. 5º—Responsables del impuesto sobre las ventas en la prestación de servicios notariales. En el caso de la prestación de servicios notariales serán responsables del impuesto sobre las ventas, las notarías; las cuales cumplirán las diferentes obligaciones tributarias derivadas de tal calidad, con el número de identificación tributaria NIT que corresponda al respectivo notario.

Corresponde al notario el cumplimiento de las obligaciones tributarias derivadas del impuesto sobre las ventas para la respectiva notaría.

ART. 6º—Base gravable en los servicios notariales. La base gravable en la prestación de los servicios notariales estará conformada en cada operación por el valor total de la remuneración que reciba el responsable por la prestación del servicio. Para la liquidación del impuesto se excluirán del valor de la remuneración, los valores que correspondan a recaudos recibidos para terceros.

ART. 7º—Servicios excluidos del impuesto sobre las ventas. Sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 476 y 424-5 del estatuto tributario, continúan vigentes las exclusiones de los servicios a que se refieren, el parágrafo primero del artículo 424 y el artículo 427 del mismo estatuto.

ART. 8º—Aproximación del impuesto sobre las ventas cobrado. Para facilitar el cobro del impuesto sobre las ventas, cuando el valor del impuesto generado implique el pago de fracciones de diez pesos ($10), dicha fracción se podrá aproximar al múltiplo de diez pesos más cercano ($10)”.

Respecto de estas normas es importante aclarar lo siguiente:

Los servicios notariales fueron gravados con el impuesto a las ventas, razón por la cual el Notario está obligado a cobrar a los usuarios, el doce por ciento (12%) por concepto del IVA, sobre el valor de los derechos notariales que perciba en razón del servicio o servicios notariales prestados, sin tener en cuenta el valor de los recaudos, que por mandato legal deben cancelar los comparecientes en el otorgamiento de escrituras públicas.

Este doce por ciento (12%) en los casos de los artículos 23 y 24 del Decreto 172 de 1992, se liquidará sobre el monto total que por concepto de derechos notariales cause la prestación del servicio, incluido en consecuencia el excedente previsto en dichas normas que constituye aporte especial del Gobierno Nacional al Fondo Nacional del Notariado.

El cobro del doce por ciento (12%) tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 1992. A partir del 1º de enero de 1993 dicho porcentaje será del catorce por ciento (14%) hasta el 31 de diciembre de 1997.

En cuanto hace relación al artículo 1º del Decreto Reglamentario 1107 de 2 de julio de 1992, les comunico que mediante fallo del Consejo de Estado, de 4 de septiembre de 1992, fue suspendido provisionalmente en el aparte que expresa: “a partir del primero de julio de 1992”.

Sin embargo, el cobro del impuesto sobre las ventas del 12%, debe ser recaudado, hasta cuando el fallo antes citado quede en firme.

(Nota: Derogada por la Instrucción Administrativa 26 de 2001 de la Superintendencia de Notariado y Registro).

_____________________________________