INSTRUCCIÓN ADMINISTRATIVA 3 DE 2006 

(Enero 11)

Asunto: Matrimonio civil ante representantes diplomáticos o cónsules extranjeros acreditados en Colombia.

Esta superintendencia, por sugerencia del Ministerio de Relaciones Exteriores, ha visto la necesidad de instruirlo con el fin de hacer algunas precisiones sobre la inscripción, en el registro del Estado civil de las personas, de los matrimonios celebrados ante representantes diplomáticos o cónsules acreditados en Colombia.

La Ley 266 de 1938, por la cual se autoriza la celebración de matrimonios de extranjeros ante sus respectivos agentes diplomáticos o cónsules, señala en su artículo 1º:

“Serán válidos en Colombia los matrimonios celebrados ante agentes diplomáticos o cónsules de países extranjeros, siempre que se llenen las siguientes condiciones:

a) Que la ley nacional de los contrayentes autorice esa clase de matrimonio;

b) Que ninguno de los contrayentes sea colombiano;

c) Que el matrimonio celebrado no contraríe las disposiciones de los ordinales 7º, 8º, 9º y 12 del artículo 140 del Código Civil y la del ordinal 2º del artículo 13 de la Ley 57 de 1887 1 , y

d) Que el matrimonio se inscriba en el registro del Estado civil, dentro de los cinco días siguientes a la fecha de la celebración”.

Respecto al ordinal d), este nos remite al artículo 29 del Decreto 1003 de 1939 (2) , que a su vez remite al artículo 24 ibídem (3) , normas derogadas por el artículo 123 del Decreto-Ley 1260 de 1970 (4) .

En consecuencia, las inscripciones en el registro del Estado civil de las personas de los matrimonios celebrados entre dos extranjeros, ante agentes diplomáticos de países extranjeros acreditados en Colombia, podrán efectuarse en cualquier tiempo, con vista de la escritura de protocolización de las diligencias administrativas correspondientes a la celebración, siempre y cuando cumplan con los ordinales a), b), y c) del artículo 1º de la Ley 266 de 1938. Estos requisitos deberá verificarlos el notario, como prestador del servicio de registro del Estado civil de las personas.

El inciso 2º del artículo 4º de la Constitución Política, señala: “Es deber de los nacionales y de los extranjeros en Colombia acatar la Constitución y las leyes, y respetar y obedecer a las autoridades”.

El artículo 9º ibídem dispone: “Las relaciones exteriores del Estado se fundamentan en la soberanía nacional, en el respeto a la autodeterminación de los pueblos y en el reconocimiento de los principios del derecho internacional aceptados por Colombia”.

El artículo 18 del Código Civil establece que: “La ley es obligatoria tanto a los nacionales como a los extranjeros residentes en Colombia”.

La Ley 33 de 1992, por medio de la cual se aprobó el “Tratado de derecho civil internacional y el Tratado de derecho comercial internacional, firmados en Montevideo el 12 de febrero de 1989, en el título IV, artículo 11 dispone:

“Del matrimonio: La capacidad de las personas para contraer matrimonio, la forma del acto y la existencia y validez del mismo, se rigen por la ley del lugar en que se celebra.

Sin embargo, los Estados signatarios no quedan obligados a reconocer el matrimonio que se hubiere celebrado en uno de ellos cuando se halle afectado de alguno de los siguientes impedimentos:

a) Falta de edad de alguno de los contrayentes, requiriéndose como mínimo catorce años cumplidos en el varón y doce en la mujer;

b) Parentesco en línea recta por consanguinidad o afinidad, sea legítimo o ilegítimo;

c) Parentesco entre hermanos legítimos o ilegítimos;

d) Haber dado muerte a uno de los cónyuges, ya sea como autor principal o como cómplice, para casarse con el cónyuge supérstite;

e) El matrimonio anterior no disuelto legalmente”.

De las normas anteriores se infiere que el colombiano que pretenda contraer matrimonio civil dentro del territorio nacional deberá acogerse a lo dispuesto por el Decreto 2668 de 1988 (5) , sin perjuicio de la competencia que tienen los jueces.

Únicamente, podrán casarse ante agentes diplomáticos o cónsules acreditados en Colombia, los extranjeros, y estos matrimonios, serán válidos en Colombia, siempre y cuando cumplan con los requisitos señalados por el artículo 1º de la Ley 266 de 1938.

Le recomiendo tener precaución ante la multiplicidad de inscripciones realizadas en el registro del Estado civil de las personas, de estos matrimonios, celebrados entre un extranjero y un colombiano.

N. del D.: Esta instrucción va dirigida a los señores notarios.

(1) Código Civil, “ART. 140.—El matrimonio es nulo y sin efecto en los casos siguientes:

(...) 7. Cuando se ha celebrado entre la mujer adúltera y su cómplice, siempre que antes de efectuarse el matrimonio se hubiere declarado, en juicio, probado el adulterio (ordinal declarado INEXEQUIBLE por la Corte Constitucional mediante Sentencia C-082/99. Magistrado ponente, Carlos Gaviria Díaz).

8. Cuando uno de los contrayentes ha matado o hecho matar al cónyuge con quien estaba unido en un matrimonio anterior.

9. Cuando los contrayentes están en la misma línea de ascendientes y descendientes o son hermanos.

(...) 12. Cuando respecto del hombre o de la mujer, o de ambos estuviere subsistente el vínculo de un matrimonio anterior”.

Ley 57 de 1887, “ART. 13.—El matrimonio civil es nulo:

(...) 2. Cuando se ha contraído por personas que están entre sí en el primer grado de línea recta y afinidad legítima”.

(2) Decreto 1003 de 1939, “ART. 29.—Cuando se trate de matrimonios entre extranjeros, celebrados en el territorio nacional de acuerdo con lo previsto en la Ley 266 de 1938, es obligación de los contrayentes dar al funcionario encargado del registro civil, el aviso de que trata el artículo 24 de este decreto, y dicho funcionario está obligado a presenciar la ceremonia para extender el acta correspondiente en el libro respectivo del registro civil”.

(3) Decreto 1003 de 1939, “ART. 24. —Las personas que vayan a contraer matrimonio deberán dar previamente aviso por escrito, en papel común, al respectivo funcionario encargado de llevar el registro del Estado Civil, en el cual se indicará el lugar, fecha y hora en que el acto vaya a celebrarse, los nombres de los testigos o padrinos que hayan de presenciarlo y demás informaciones necesarias, a fin de que se extienda oportunamente el acta correspondiente (...)”.

(4) Decreto 1260 de 1970, “ART. 123.—Deróganse los artículos 346 a 395 del título 20 del libro 1 del Código Civil, la Ley 92 de 1938, los decretos 1003 de 1939, 160 y 1135 y el capítulo 1, artículos 1º a 13 del Decreto 398 de 1969, así como las demás exposiciones relacionadas con el registro del Estado civil de las personas que resulten contrarias a este ordenamiento”.

(5) Decreto 2668 de 1988, “Por el cual se autoriza la celebración del matrimonio civil ante notario público”.

“ART. 1º—Sin perjuicio de la competencia de los jueces municipales, podrá celebrarse ante notario el matrimonio civil, el cual se solemnizará mediante escritura pública con el lleno de todas las formalidades que tal instrumento requiere. El matrimonio se celebrará ante el notario del circuito del domicilio de la mujer.

Los menores adultos celebrarán el matrimonio con el permiso de sus representantes legales, en la forma prevista por la ley”.

___________________________________