INSTRUCCIÓN ADMINISTRATIVA 36 DE 1995 

(Diciembre 5)

En la relación con la expedición de la Instrucción Administrativa 19 de 1995, relacionada con el impuesto de valorización, la Superintendencia de Notariado y Registro considera necesario no sólo adicionarla sino ampliarla en lo referente al impuesto predial unificado, frente a la situación particular que se presenta en la ciudad de Santafé de Bogotá, habida cuenta del régimen legal que la cobija.

Contribución de valorización

La Ley 33 de 1896 reguladora de la materia tiene como fin primordial el lograr un mayor recaudo de dinero de los propietarios de inmuebles para sufragar los gastos que demandan las obras públicas. La Ley 1ª de 1943 en su artículo 26 dispuso: “para los efectos y bajo las sanciones establecidas en los artículos 1º y 2º de la Ley 33 de 1896, los notarios o los que hagan sus veces, no prestarán su oficio en el otorgamiento de instrumentos por medio de los cuales se grave o cambie la propiedad de bienes raíces, sin que se les presente por los interesados, además del comprobante allí previsto y de los exigidos por las leyes vigentes, el de estar a paz y salvo con el municipio de ubicación de las respectivas fincas, por todos los impuestos y contribuciones causados en razón de ellas, como pavimentación, andenes, alcantarillado, aseo, alumbrado, vigilancia y similares. Lo dicho se entiende sin perjuicio de las exenciones decretadas por leyes especiales”.

Estas normas, en concordancia con las citadas en la Instrucción Administrativa 19 de 1995, todas vigentes, hacen impositiva la obligación de presentar ante el notario tanto el paz y salvo municipal del predio, como el comprobante de que el mismo está a paz y salvo con el tesoro departamental cuando ello se haya establecido en el respectivo departamento, por concepto de todos los impuestos y contribuciones que lo afectan, entre ellas la de valorización.

Debido a que en algunos lugares del país, el paz y salvo municipal que se expide no comprende todos los gravámenes departamentales que pueden estar afectando un inmueble, ni se cuenta con información precisa acerca de los lugares donde esté rigiendo la contribución por valorización departamental, en caso de duda por parte del notario por encontrarse el inmueble ubicado en un departamento distinto al que corresponde su círculo notarial, bastará con la manifestación que hagan los interesados sobre la inexistencia de estos gravámenes sobre el predio objeto de negociación, dejándose constancia en la escritura pública respectiva.

Valorización en Santafé de Bogotá

Respecto de Santafé de Bogotá, el paz y salvo que se expedía para los inmuebles ubicados en esta ciudad, quedó abolido por el artículo 160 del Decreto Distrital 807 de 1993, en consecuencia, actualmente no es jurídicamente viable que los notarios exijan para el otorgamiento de las escrituras públicas, constancia de encontrarse a paz y salvo por concepto de impuestos a cancelar al distrito capital, entre ellos, el de valorización.

En esta ciudad, la contribución especial por valorización por beneficio general fue establecida durante la vigencia de 1993, según los Acuerdos 19 de 1990, 14 de 1992 y a través del Decreto-Ley 1421 de 1993, disponiendo el artículo 1º, inciso 2º del Decreto Distrital 129 de 1994, que la obligación de acreditar su pago, sólo debería cumplirse en 1994. Lo anterior implica que a partir de 1995 no debe exigirse la presentación ante el notario, del comprobante de pago antes mencionado.

Registro del gravamen de valorización

En virtud del artículo 45 del Decreto-Ley 2163 de 1970, las entidades que liquiden y distribuyan el impuesto especial de valorización tienen la obligación de comunicarlos a la oficina de registro de instrumentos públicos correspondiente; y los artículos 12 y 13 del Decreto 1604 de 1966 y 61 del Decreto Reglamentario 1394 de 1970 señalaron que la contribución de valorización constituye un gravamen real sobre la propiedad inmueble, por tanto, debe inscribirse en la oficina de registro de instrumentos públicos del lugar de ubicación del bien gravado, no siendo posible el registro de escrituras públicas, particiones y adjudicaciones en procesos divisorios y sucesorales, ni diligencias de remate sobre el bien afectado, hasta tanto el mismo no sea cancelado.

Impuesto predial unificado

En lo que respecta al impuesto predial unificado, en Santafé de Bogotá a partir de 1995, los notarios sólo deben exigir el lleno de los requisitos establecidos en los incisos 1º y 2º del artículo 44 del Decreto Distrital 807 de 1993 y en los artículos 1º y 3º del Decreto Distrital 129 de 1994, esto es, acreditar ante ellos la declaración y pago del impuesto predial unificado, efectuando la retención cuando la declaración no contenga constancia de pago, o aceptando la declaración con tarifa cero por mil (0‰) y sin impuesto a cargo cuando el predio tenga derecho a una exención sobre el pago del impuesto correspondiente al año en que se otorgue la escritura, o en su defecto, admitir la manifestación escrita del contribuyente de que no está obligado a declarar y por consiguiente a pagar este impuesto.

Teniendo en cuenta que no todos los predios tienen la misma obligación fiscal, la Dirección Distrital de Impuestos en oficio SH-500-00 del 1º de septiembre de 1995 hizo una síntesis de los requisitos a exigir según las condiciones del predio, a saber:

"1. Predios no obligados a declarar y pagar impuesto predial unificado. Las mencionadas normas consagran expresamente que cuando el predio no esté obligado a declarar y pagar el impuesto predial unificado, porque es urbano edificado residencial de estrato uno (1) o dos (2) y cuyo avalúo catastral sea inferior a tres millones de pesos ($ 3.000.000), con la presentación de una manifestación escrita sobre tal hecho, el notario debe otorgar la correspondiente escritura pública; como se lee en el texto del inciso 2º del artículo 44 del Decreto Distrital 807 de 1993, que nos permitimos transcribir:

"Cuando se trate de no obligados a presentar declaración del impuesto predial unificado, la obligación establecida en el inciso anterior, se entenderá cumplida con la entrega al notario de una manifestación escrita sobre tal hecho...". Por otra parte el artículo 3º del Decreto Distrital 129 de 1994, ratifica lo anterior.

2. Predios obligados a declarar y pagar el impuesto predial unificado. Para los contribuyentes, propietarios o poseedores de predios, que están obligados a pagar el impuesto en mención, se les debe exigir solamente la declaración y pago correspondiente al año gravable en que se está protocolizando la escritura. Al respecto el artículo 44 del Decreto Distrital 807 de 1993 establece:

"Para autorizar el otorgamiento de escrituras públicas que recaigan sobre inmuebles, deberá acreditarse ante el notario la declaración y pago del impuesto predial unificado del predio objeto de la escritura, correspondiente al año en curso...".

La anterior disposición es concordante con el artículo 1º del Decreto Distrital 129 de 1994 que prescribe al respecto:

"Para efectos de lo consagrado en el artículo 44 del Decreto 807 de 1993, se deberá presentar al notario, para la autorización de escrituras públicas, copia de la declaración donde conste el pago o de la declaración y del recibo de pago del impuesto predial unificado correspondiente al año gravable en curso, quien deberá dejar constancia de ello".

3. Retención del impuesto predial unificado. Ahora bien, el artículo 129 del Decreto Distrital 807 de 1993, establece claramente que los notarios públicos son agentes retenedores del impuesto predial unificado cuando la declaración ha sido presentada con impuesto a cargo y sin pago, el cual nos permitimos transcribir:

"La obligación señalada en el artículo 44 de este decreto, podrá subsanarse mediante la consignación ante el notario a título de retención en la fuente de los valores correspondientes, previa la presentación de la respectiva declaración. En este evento, el certificado de retención expedido por el notario hará las veces de recibo de pago del impuesto".

El notario deberá declarar y pagar tales valores, junto con las demás retenciones en la declaración de retenciones en la fuente de impuestos distritales del mes en el cual se efectuó la consignación.

4. Predios exentos de pago u obligados a declarar mas no a pagar el impuesto predial unificado. Los predios que tengan derecho a una exención sobre el pago del impuesto predial unificado, consagrada en los acuerdos distritales anteriores, podrán presentar la correspondiente declaración del impuesto asignándose como tarifa cero por mil (0‰) con impuesto a cargo cero (0), ya que esta exención opera de pleno derecho y no requiere reconocimiento alguno, como así lo regla el parágrafo tercero del artículo 13 del Decreto Distrital 807 de 1993, el cual dice en su texto:

"Dentro de los factores a que se refiere el numeral 3º de este artículo, se tienden comprendidas las exenciones a que se tenga derecho de conformidad con las normas vigentes, las cuales se solicitarán en la respectiva declaración tributaria sin que se requiera reconocimiento previo alguno y sin perjuicio del ejercicio posterior de la facultad de revisión de la administración tributaria distrital".

_____________________________________