La amortización de inversiones no depende de las normas contables

Revista Nº 162 Nov.-Dic. 2010

Carlos Giovanni Rodríguez Vásquez 

Contador tributarista 

En sentencia del pasado 19 de agosto del 2010, el Consejo de Estado con expediente 17010, decidió la procedencia de la deducción de la amortización de un software, la cual se realizó así: el 89% en el primer año, 8% en el segundo año, y 1% en los siguientes tres años, para un término total de 5 años.

La DIAN rechazó la deducción porque el método de amortización no se sujetó a la técnica contable establecida en el Decreto 2649 de 1993.

Para el Consejo de Estado no es de recibo esta interpretación, toda vez que en la normatividad tributaria existe una reglamentación exacta sobre las exigencias requeridas para la deducción por amortización de inversiones, incluida la forma, término y procedimiento para efectuarlo, pues en ningún momento el artículo 142 del estatuto tributario adjudica a la técnica contable la regulación referente a la amortización, ya que esta norma lo que hace es definir el concepto de inversión amortizable, aclarando que para que dichas erogaciones sean deducibles de acuerdo con la técnica contable deben registrarse como activos para ser amortizados en más de un año, o tratarse como diferidos, razón por la cual en lo que se refiere a la forma cómo se amorticen las inversiones no le son aplicables normas contables.

Para este caso en particular, la corporación concluye que fiscalmente no se puede exigir la aplicación de un método legal específico ni autorización por parte de la dirección de gestión de fiscalización, por no existir tal requisito en la ley, entonces la amortización se podrá realizar en los 5 años, en los porcentajes que el contribuyente considere.

Para llegar a esta conclusión, el Consejo de Estado explica que fiscalmente el artículo 143 del estatuto tributario trae en forma independiente y separada los requisitos para la amortización, y que dependiendo del tipo de inversión podemos encontrar varios sistemas de amortización: el general, al que hace referencia el inciso 1º de dicha norma, y los casos especiales, a que hacen referencia los incisos 2º y 3º del mismo artículo.

1. Sistema general: este sistema establece que pueden amortizarse las inversiones a que hace referencia el artículo 142 del estatuto tributario (entre las que se encuentran, las inversiones necesarias para los fines del negocio y los intangibles susceptibles de demérito), en un término no inferior a cinco años, salvo que se demuestre que por la naturaleza o duración del negocio, la amortización deba hacerse en un plazo inferior.

2. Sistemas especiales: se encuentran los casos contemplados en los incisos 2º y 3º del artículo 143, del estatuto tributario.