“La armonización aduanera en la CAN impulsa la represión del fraude en comercio exterior”

Revista Nº 145 Ene.-Feb. 2008

Javier N. Rojas 

Especial para la Revista Impuestos 

La Decisión 671, sobre armonización de regímenes aduaneros —promulgada en julio del 2007 por la Comunidad Andina de Naciones (CAN)—, permitirá que las autoridades de aduanas de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, países miembros del organismo regional, optimicen los controles para luchar contra el ilícito aduanero, asegura Walter Robles, gerente del Proyecto de cooperación técnica comercial entre la Unión Europea y la CAN.

En entrevista con la Revista Impuestos, el alto funcionario señaló que, al unificar los procedimientos relativos al despacho de mercancías en los países andinos, se agilizará el comercio entre estos, al igual que el intercambio de bienes con terceras naciones.

Revista Impuestos: ¿Por qué la Decisión 671 es trascendental para la CAN?

Walter Robles: La Decisión 671, al armonizar los procedimientos vinculados al despacho aduanero de las mercancías, así como los aspectos relacionados con las obligaciones que se derivan de los distintos regímenes y operaciones aduaneras, tiene una relevancia importante, porque facilita el comercio exterior, tanto a nivel intracomunitario como con terceros países. Esto se debe a que los operadores de comercio exterior, al importar o exportar mercancías hacia o desde el territorio de un País miembro de la CAN, van a seguir un mismo procedimiento de despacho aduanero, que tiene la característica de ser automatizado y simplificado, orientando así su control a las mercancías de alto riesgo y promoviendo el control posterior (poslevante) para aquellas de bajo riesgo.

R. I.: ¿Es una norma aislada?

W. R.: Lo establecido se complementa con la Decisión 670, que establece la adopción del documento único aduanero (DUA); de tal forma que la destinación aduanera de las mercancías a un régimen u operación aduanera, en cualquiera de los países miembros, se efectuará mediante la presentación, por medios electrónicos, del mencionado documento y bajo un mismo procedimiento de despacho aduanero. Sin perjuicio de lo mencionado, esta armonización va a permitir a las autoridades aduaneras de los países miembros mejorar sus controles, ya que al tener datos y procedimientos comunes, se puede hacer un eficiente y oportuno intercambio de información, con la finalidad de reprimir el fraude o ilícito aduanero.

R. I.: ¿Por qué no se buscó esa armonización antes de avanzar en medidas específicas para promover el comercio de bienes en la subregión?

W. R.: La armonización en materia aduanera en la CAN no se circunscribe a los regímenes u operaciones aduaneras, ya que se ha venido dando en otros temas aduaneros, como la nomenclatura arancelaria (Decis. 653), la valoración aduanera (Decis. 571), el tránsito aduanero comunitario (Decis. 617), el control aduanero (Decis. 574), entre otros. Ahora, regímenes u operaciones se completan con la expedición de las decisiones 670 y 671. Como se puede observar, la armonización en materia aduanera ha sido un proceso gradual, que no se agota con la expedición de la normativa mencionada, ya que hay que asegurar al operador de comercio que su gestión y aplicación sea efectivamente armonizada.

R. I.: ¿En qué aspectos ceden autonomía aduanera las naciones de la CAN?

W. R.: La Decisión 671 no quita autonomía a las aduanas de los Países miembros. Lo que hace es armonizar los procedimientos que las autoridades aduaneras deben seguir en el despacho y la destinación de las mercancías a un régimen u operación aduanera.

R. I.: ¿Cómo favorece la armonización al proceso de unión aduanera?

W. R.: Para armonizar los procedimientos o regímenes aduaneros no es prerrequisito ser una unión aduanera, que supone, entre otros aspectos, la existencia de un territorio comunitario para este fin. Sin embargo, cuando ello se dé, la armonización facilitará este nivel de integración, de tal forma que cuando llegue ese momento, el nivel de armonización y gestión será tal, que la aduana de un País miembro podrá confiar en el trabajo que realiza la aduana de otro País miembro.

R. I.: ¿Es suficiente el plazo para que los países de la CAN adopten la Decisión?

W. R.: El plazo para la entrada en vigencia de la Decisión 671, así como de la Decisión 670 sobre el DUA, ha sido establecido por los propios Países miembros, luego de realizar un estudio de impacto, teniendo en cuenta los cambios que se deben efectuar tanto a nivel legislativo como informático, siendo este último aspecto el que más trabajo va a implicar. Si los países miembros de la CAN ya tienen automatizados sus procesos de despacho aduanero, estos han sido elaborados bajo su legislación nacional y su propia plataforma informática, de forma tal que, además de la adecuación de la legislación nacional al ordenamiento legal andino, debe trabajarse en la adecuación de la plataforma informática, sobre todo si se busca un intercambio efectivo de información por vía electrónica entre las aduanas de los Países miembros de la CAN.

R. I.: ¿Qué cambios en la operación de las aduanas deben empezar a realizar los países para acoger la Decisión?

W. R.: En principio, los cambios deben darse en la legislación nacional de los Países miembros de la CAN, con miras a adaptarla al ordenamiento legal establecido por la Decisión 671, y, de manera paralela, hacer las adecuaciones correspondientes a nivel informático, lo que involucra no solo a las aduanas, sino a los operadores de comercio.

R. I: ¿Qué otras decisiones tendrá que tomar la CAN como parte del desarrollo de dicha normativa?

W. R.: Una de las decisiones que ya se tomó para la aplicación de la Decisión 671 fue la adopción de la Decisión 670, sobre el DUA, ya que este formato contendrá la información necesaria para destinar una mercancía a un régimen u operación aduanera.

R. I.: ¿Por qué ha habido dificultades para armonizar normas aduaneras andinas en lo pertinente a zonas francas?

W. R.: Si bien todos los Países miembros de la CAN lo tienen regulado en su legislación nacional, existe una serie de aspectos que rebasan el ámbito aduanero e involucra otros, como, por ejemplo, el relacionado con la tributación interna. En ese sentido, se consideró que, en esta primera etapa de armonización, se debe establecer el concepto o definir este destino aduanero, para regularlo, en una etapa posterior.