La contabilidad en clave compleja

Revista Nº 22 Abr.-Jun. 2005

Diego Mendoza (Venezuela) 

Docente de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado Director del Instituto de Desarrollo Profesional del Colegio de Contadores Públicos del Estado Lara 

1. Introducción

El siglo XX ha descubierto la pérdida del futuro, es decir, su impredecibilidad.

Édgar Morín. 2000(1)

Dos grandes ideas presiden este trabajo: una, representada por la discusión epistémica de la contabilidad (nums. 2 y 3); y, la otra, referida al nuevo paradigma en la contabilidad (nums. 4 y 5). Se parte de algunas preguntas, tales como: ¿Qué tipo de conocimiento es la contabilidad? y ¿Por qué es importante conocer el tipo de conocimiento que es la contabilidad?, entendiendo que trabajar estos temas muchas veces se torna tedioso, sobre todo, cuando lo que se ha contemplado en la contabilidad es la inmediatez y la mecanicidad, constituyendo precisamente uno de los grandes problemas: aprehenderla como conjunto de aplicaciones, sin teorizaciones previas. En la medida en que se ubica el tipo de conocimiento se podrán establecer sus correspondientes complementariedades y explotar eficientemente la potencialidad genuina de la disciplina; de no hacerlo, se corre el riesgo de que un conocimiento de fuente científica se asuma como técnica o arte, entonces, los esfuerzos se harán en una vía equivocada y sus explicaciones o expresiones, serán de poca consistencia o fácilmente rebatibles; además, la capacidad de persuasión en la sociedad sobre su utilidad estará siempre en discusión. No se entra en desprestigio por no ser una ciencia, pero si se cumple con los cánones de generadora de conocimiento científico, entonces hay que posicionarse, y de eso trata este punto: aclarar el tipo de conocimiento que representa la contabilidad, sin ver la realidad bajo criterios dicotómicos y excluyentes. También visiones sistémicas deben acompañar siempre el debate.

Se sugiere la concepción del paradigma posmoderno como referente del conocimiento actual, por respetar la racionalidad de explicar los hechos bajo un conjunto ordenado de elementos, consistentemente construidos y con capacidades útiles, sin aferrarse a un único método, por el contrario, es un reto para las disciplinas aceptar que permanentemente podrán surgir vías alternas de conocer, lo importante es que se cuente con solidez científica(2). Lo que siempre estará en juego no es el interés de una disciplina, sino el bienestar de la humanidad.

Otra pregunta obligada es: ¿Qué aporta la contabilidad al conocimiento para asumirse como ciencia? Efectivamente, esa es la pregunta que hay que contestar, más allá de hacer tablas enunciativas de las categorías que deben cumplirse para asimilar como ciencia a una disciplina. Directamente se puede responder: reflexión y estudios sobre las diversas variables que impactan a la entidad en términos de valoraciones, mediciones y registros, para producir sistemas de información ordenados, coherentes y consistentes de tipo económico-financiero y social, que la economía y la sociedad en general necesitan para tomar decisiones eficientes.

2. La tricotomía de la contabilidad: arte, ciencia o técnica

La condición de arte, ciencia o técnica de la contabilidad se planteó en términos excluyentes y los más osados buscaban asumirla simultáneamente como las tres de manera indiferente, apoyándose en la visión del oficio de la contaduría pública y poco en la revisión apropiada de una disciplina que tiene objeto de estudio, que está conformada por una comunidad científica, y construye teorías. Así se decía, entonces, que la contabilidad es un arte por ser expresión individual del contador público o profesionista, en virtud de la capacidad que tiene este para presentar información bajo viejas técnicas del calco, eminentemente manual(3). El contador hacía gala de un tipo de letra de gran acabado en los libros, con un don de artista, que bien podía ser digno de una obra de arte. Por su parte, los defensores de la visión técnica la estimaban como una práctica rutinaria y normativa de registrar y anotar mecánicamente débitos y créditos. Hoy, quedarían invalidadas ambas propuestas ante el avance tecnológico. El computador y el software, han automatizado los sistemas de procesamiento de datos y, por ende, la aplicación práctica disminuye y el afán de hacer anotaciones o registros con acabado artístico no tiene trascendencia alguna. Pero el valorar y establecer los sistemas de información que reflejen imagen fiel de la entidad, requiere de esfuerzos intelectuales, de investigación, de teorización, y explicaciones permanentes de los eventos que le son propios a la contabilidad y eso le da el rango científico que se defiende. Dice un profesor venezolano de la Universidad Católica Andrés Bello:

“En el habla corriente, “práctico”, ha venido a significar cada vez más aquella actitud anti-intelectual que rechaza toda reflexión por considerarla una pérdida de tiempo y de energías. En este sentido, el hombre práctico es aquel que va directo al grano, es aquel que se maneja bien en la actividad cotidiana y que consigue el éxito en lo que se propone”. (Desiato, 1998, p. 4).

La acción sin reflexiones previas, abjura su debilitamiento progresivo, o dicho de otra manera, para que una acción, una práctica, devengue en una serie de técnicas sostenibles, requiere de procesos permanentes de estudio. La cita permite avanzar un poco más, denotando la indivisibilidad que debe tener la condición teoría-práctica. En términos populares usualmente se habla de que “una cosa es la teoría y otra es la práctica”, puede terminar siendo tal afirmación una arbitrariedad, en consecuencia, se tiene que aclarar que un modelo teórico es la explicación simplificada de determinadas realidades bajo supuestos de funcionamiento ideal y esas explicaciones realmente pueden distar de la realidad, en general; de eso no cabe dudas. Pero, también hay que aceptar que los modelos teóricos permiten aprehender de mejor manera esas realidades y sobre ellas se pueden ejercer aplicaciones que tienden a mejorar su marcha. Esquemáticamente se puede ver:

 

contabili1.JPG
 

 

Fuente: análisis y diagramación propias.

La fuente del conocimiento general puede ser empírica basada en experiencias, de tipo técnico, o conocimiento formal-científico. Son tomadas por la ciencia para un proceso de transformación(4) en teorías o conjunto de supuestos, explicaciones, postulaciones, sobre hechos, fenómenos, tangibles o intangibles, que permiten componer un cuerpo doctrinario que dan forma a la propia ciencia y de ella derivar, a su vez, las técnicas o conjunto de normas que aseguran la aproximación permanente al mismo resultado. Para que existan registros, valoraciones y sistemas de información, es determinante el estudio ordenado, consciente, sistematizado y razonado, del conjunto de variables que alrededor de la entidad se gestan y relacionan, esa es la verdadera condicionante de ciencia de la contabilidad, ubicarse en la esencia y no en el fenómeno, como diría Karen Kosik. Es así como de manera expresa se presenta la condición indivisible sobre ciencia-técnica, relación también dialéctica, entendiendo que ambas se nutren (véase esquema anterior). En la contabilidad, para llegar a establecer técnicas, se necesita de un proceso previo de reflexión sobre las variables originarias del hecho o evento contable cuando su relación con la entidad le influye suficientemente como para formar parte de la información que debe presentarse a los usuarios para tomar decisiones eficientes. Es un proceso continuo, permanente y dinámico, en el que siempre estarán incluyéndose nuevas variables.

3. ¿Por qué la contabilidad es una ciencia?

Determinar que la contabilidad es de orden científico, pasa por revisar: la etimología de la palabra, la esencia y el fenómeno, la inscripción de la contabilidad en algún modelo epistémico y los modelos contables, el método y la metodología científica, el objeto y el sujeto de la contabilidad.

Según el diccionario etimológico de la lengua castellana (2000), dice que viene de “contar”, del latino computare, “calcular”, deriva de putare. La acepción derivada “narrar, relatar”, propiamente “hacer un recuento”. Vale mencionar, para hacer algunas analogías sobre la manera de entender la contabilidad, basado en la etimología, que el latín, es una lengua del Lacio (región de Italia), que los romanos difundirían por todo el imperio, y puede aplicársele las siguientes denominaciones: Arcaico, el de los primeros momentos literarios; Clásico, el de los escritores de la edad de oro; Imperial, cultivado en la edad de plata de las letras latinas; Tardío o Bajo, usado en la edad media; y Moderno, el empleado por los escritores del renacimiento y épocas posteriores. Viene a colación la distinción sobre el latín, para comprender el tiempo en que se establece la descripción etimológica de la contabilidad, que está dado en tiempos desde el Imperio Romano, etapa que va desde “El Imperio” hasta buena parte de la edad moderna. Es decir, períodos que se describen como consciente empírico y precientífico de la contabilidad, dominados por la práctica y el hacer manual. El origen de la palabra “contabilidad”, estructura una manera de comprenderla bajo la condición de contar y llevar la cuenta como un auxiliar a la memoria, para establecer la acumulación o tenencia de la riqueza y sus movimientos, esta acepción se mueve en el ejercicio manual y rutinario, inclusive sin complicación o más bien desde la sencillez. Pero encuentra su mayor reto cuando se impone la narración, obligándose al razonamiento y esto no se puede hacer desde solo la secuencia lógica de contar a espaldas del quehacer económico y la dinámica social, máxime si con el devenir del tiempo los sistemas de información se van constituyendo en fuente básica de la toma de decisiones, implicando que los sistemas de información contable alcancen un nivel que permita develar la mayor cantidad de elementos que alrededor de un hecho contable se presentan, no nada más la simple trascripción o anotación. Justo en ese punto es que se presenta a la contabilidad su objeto de estudio.

Si la ciencia es un conjunto de información sistematizada u organizada que explica hechos, bajo metodologías aceptadas por la comunidad científica respectiva, la contabilidad será entonces, la ciencia cuyo objeto de estudio son las variables externas o internas que impactan a la entidad (se produce el hecho contable), y que de la valoración y la medición de ese impacto, se alcanzan las técnicas de registro y los sistemas de información económicos-financieros y sociales sobre la entidad, de manera individual y para el circuito económico de manera agregada. Se esquematiza de la siguiente manera:

 

contabili2.JPG
 

 

3.1. La esencia y el fenómeno en la ciencia de la contabilidad

La esencia, es lo que no se aprecia a simple vista pero que constituye al fenómeno, es el centro del estudio de la disciplina, su objeto (hecho contable). La esencia de la contabilidad será el estudio, comprensión y explicación de los impactos que producen las variables a la entidad, lo cual conlleva a generar valoración, medición y registros para soportar sistemas de información. El fenómeno o la realidad, es lo aparente, lo que se aprecia inmediatamente y que muchas veces es la que termina dándole forma en la sociedad a las disciplinas. En la contabilidad son los registros, presentados en estados financieros. Tal vez el ubicarse solamente en la realidad o el fenómeno ha sido la causa de asociar a la contabilidad con la noción de técnica. Es a la esencia a la que se dedican las disciplinas y, los fenómenos, son su expresión en el mundo real de los hechos.

3.2. Los modelos epistémicos y los modelos contables

Los modelos epistémicos son la referencia por la cual el investigador se basa para hacer sus aportes intelectuales, que pueden ser originarios y derivados. Una vez discutido se relacionaran con los modelos contables para saber cuál es la base del conocimiento formal en la que se ha desarrollado la contabilidad.

Cuadro 1
Modelos epistémicos
Modelos originariosModelos derivados
Naturalismo: nace de la observación. El conocimiento deviene por procesos naturales, los cuales ocurren por leyes y principios que la naturaleza ha establecido.Materialismo: considera lo real, la sociedad, el conocimiento y cualquier otra posibilidad, dentro de las condiciones propias de la materia.
Economicismo: las relaciones económicas en la vida social son determinantes, especialmente por los factores de producción, los cuales se entienden hoy en día como trabajo, capital y factor tecnológico.
Funcionalismo: concibe la realidad a partir de relaciones, procesos y funciones.
Idealismo: la realidad es evidenciada desde las ideas; las cosas son imperfecciones de las ideas.Trascendentalismo: su soporte son nociones providenciales, mitológicas, míticas, religiosas y de la divinidad.
Realismo: la realidad existe independientemente del cognoscente, basa su comprensión en que el episteme existe del factum. Es decir, se genera conocimiento desde la existencia de una realidad.Escepticismo: actitud de cuestionamiento permanente. El conocimiento es producto de interacciones y de relaciones múltiples y variadas de los distintos aspectos que integra un evento.
Pragmatismo: el conocimiento radica en la práctica, y es la actividad lo que hace conocer y sustenta así lo conocido.
Cibernetismo: todo ha de ser visto como procesos susceptibles de ser aprenhendidos desde la condición cibernética y técnica.
Empirismo: la experiencia es la única y real fuente del saber.
Sociologismo: énfasis en las relaciones de grupos, culturas, pueblos.
Humanismo: es antropocéntrico, donde el centro es el hombre y a partir de él se explican los hechos.Moralismos: la ética y la moral, son la fuente principal. Marcan el comportamiento y los actos humanos.
Psicologismo: el hecho psicológico depende de la interpretación de la vida.
Racionalismo: la razón es la fuente del conocimiento. El orden lógico es el condicionante de la razón.Estructuralismo: el pensamiento es resultante de procesos y relaciones.
Coherencismo: es la armonía y la estructura organizada de las postulaciones, las que refieren al conocimiento.
Dialéxicos: el conocimiento es el resultante de dos presupuestos, por los cuales se explican los hechos.Dialecticismo: se fundamenta en los opuestos necesarios y de su enfrentamiento surge la explicación, que es resultado de la fusión, inclusive de la tesis y antítesis, para dar lugar a una nueva tesis o síntesis.
Dicotomías: los supuestos necesarios se oponen y se excluyen, es decir, uno y otro se prescinden mutuamente, no conviven.
Dualismos: los supuestos necesarios no se enfrentan, más bien, aun cuando opuestos se necesitan y están en armonía.
Holística: el conocimiento es variado, complejo, de apreciación múltiple, interdisciplinaria y transdisciplinaria, el contexto o espacio específico en el que se genera le caracteriza. Busca comprensiones mayores a las fragmentadas o seccionadas.
Fuente: Barrera (1999). Análisis y diagramación propias.

Ubicar a la contabilidad en algún modelo epistémico no es fácil y pasa por comprender las etapas históricas por las que evolucionó la contabilidad. En tiempos antiguos, cuando el registro o la anotación era su principal referente (período inconsciente y consciente empírico), los modelos epistémicos del realismo-empírico, dieron el fundamento. Mientras que la edad moderna (período precientífico) de la contabilidad, la cuantificación y valoración de las transacciones tangibles son el centro, donde lo importante es saber cómo ordenar los eventos constituyentes del patrimonio bajo una lógica racional, entonces el modelo referencial será el racionalismo y el pragmatismo, lo cuantitativo es su mejor presentación.

Pretendiendo dar respuesta a lo que la nueva dinámica socioeconómica del mundo está imponiendo desde los años 80 del siglo pasado, donde la necesidad de información es lo que impera. El modelo holístico es el recomendable en la contabilidad, ya que la entidad está constituida de variables tangibles e intangibles, las cuales deben ser valoradas en dimensiones razonablemente, y con modelos únicos no es posible capturar todas las condiciones.

Los modelos contables más conocidos son: patrimonial, gerencial, gubernamental, económico y social. Estos modelos están presentados de manera dicotómica, seccionada, cuando lo que se busca son modelos integrales. Los modelos contables han tenido como cita epistemológica el modelo originario del realismo, a través del pragmatismo y el empirismo. Abrirse a modelos epistémicos holísticos es una obligación de la contabilidad, si aspira cumplir con el postulado de imagen fiel de la entidad y si quiere sobrevivir a la presión que ejerce cada día el auge global de la economía.

En el desarrollo de este trabajo se presenta lo que se propone como sistemas de información contables integrales (SICI), que es un mecanismo para avanzar en modelos que permite a la entidad presentar información con suficientes atributos para ser presentados al interés público.

3.3. El objeto y el sujeto de la contabilidad

Según sea el objeto de estudio, las ciencias pueden ser: ciencias fácticas (objeto real) o ciencias formales-exactas (objetos ideales). No se representan las ciencias humanas específicamente porque “están incluidas en ellas, son el intersticio de esos saberes, no pueden las disciplinas esconderse en sus propios límites, sus avances siempre estarán alrededor del hombre”, como dice (Foucault, 1997), y así debe asumirlo la contabilidad, las ciencias sirven al hombre y no pueden estudiarse sus objetos sin revisar la relación con él.

El objeto, es el cuerpo en el que se establece la atención o donde se concentran los esfuerzos de investigación de la disciplina. La contabilidad lo encuentra en el hecho contable y en el conjunto de análisis sobre su comportamiento. El hecho contable, es más que las transacciones tangibles de la entidad, lo componen las actividades económicas y los hechos económicos, los cuales producen variables tangibles e intangibles que deben ser investigadas. El sujeto, será el hombre, como unidad biológica compleja, tiene creencias, valores, cultura, actitudes y aptitudes, es único con respecto al resto de los hombres, y es el encargado de llevar a cabo la investigación, esto significa que no existirá investigación objetiva, sino investigación que explica los hechos para un momento específico. Para la ciencia de la contabilidad, los sujetos serán los profesionales de la contaduría pública, es a ellos a quienes les toca asumir la responsabilidad del desarrollo intelectual de la contabilidad, no siendo excluyente a otros interesados, lo que sí está reservado es el ejercicio profesional, por motivos de organización social y normativa legal de cada país.

Siempre se ha defendido la tesis de la objetividad del científico, en cuanto que sus explicaciones no deben atender fines particulares, sino la búsqueda de la verdad. Esa es una noble expresión, la cual ayuda como condición moral. Pero, el investigador, está expuesto a tantas presiones como cualquier otro hombre, esas presiones son sus propias creencias y valores; siempre estará presente el estigma personal, individual del investigador, eso no lo descalifica, pero hay que tenerlo en cuenta. Ahora mismo, cuando se escriben estas líneas, el investigador está expuesto a la confrontación de sus percepciones y creencias con los hallazgos encontrados.

La relación sujeto-objeto

Es vital argüir la relación sujeto-objeto, por ser la fundación de toda la propuesta de esta investigación.

“Permite concebir la emergencia simultánea, inseparable y distinta del sujeto y del objeto. Además, aunque sigan siendo distintos, el sujeto y el objeto están incluidos el uno en el otro a la manera del ying y el yang: el sujeto es necesariamente un ser objetivo y objetivable, mientras que el objeto de conocimiento comporta necesariamente en sí las operaciones/construcciones/traducciones del sujeto. Cada una de las dos nociones es a la vez necesaria e inherente a la otra en el seno del mismo bucle dialógico”. (Morín, 1994, p. 228).

Se intenta superar la manera cartesiana de establecer la relación sujeto-objeto, la cual se basaba en que el sujeto cognoscente observa el objeto y lo explica, así también operó en la contabilidad, el investigador racionalista y pragmático, observa la transacción y la compone en el modelo patrimonial, todo aquello que no encuadre en esa lógica no existe para el modelo, aunque se halle realmente y cause impactos importantes. Es indivisible la relación sujeto-objeto, el investigador de la contabilidad es parte del objeto que estudia, es decir, está involucrado en los hechos contables, no puede desprenderse.

3.4. El método y la metodología en la ciencia de la contabilidad

Es bueno diferenciar entre metodología y método, los dos conceptos usualmente se toman sin discriminación. Metodología será el conjunto de pasos, estaciones o programas, por los cuales se transita para alcanzar la explicación de un hecho contable; y el método, constituye la reflexión, la manera que el investigador tiene para captar el desafío de explicar la complejidad del hecho contable. El investigador no puede ser esclavo de las metodologías, como tampoco pueden ni deben ser los metodólogos o quienes se especializan en estudios de metodologías, los dictadores del investigador, al imponer recetarios para el desarrollo de una investigación. Si se dijo que el modelo epistémico en el cual la contabilidad debe moverse en estos tiempos es el holístico, no se puede entonces propugnar un método determinado. Se avala la no existencia de métodos únicos para una disciplina, según sea el evento que se estudia, es necesario reflexionar sobre el método a utilizar y se estará produciendo entonces el método de la ciencia para ese evento. “El único principio que no inhibe el progreso es: todo sirve”(5) (Feyerabend, 1986, p. 7). Lo que debe importar a la ciencia de la contabilidad es el estudio del objeto y desarrollar los programas adecuados para que rigurosamente se hagan los razonamientos. Ningún método garantiza la objetividad ni la verdad, estas se acuerdan y construyen en la dinámica social y científica de las comunidades. Siguiendo a Mario Bunge en cuanto a una formulación actualizada del método científico, se hacen adaptaciones para acercarse a una metodología apropiada a la contabilidad.

Descubrimiento del problema en un conjunto de conocimientos

Se hace por vías distintas y serán aceptadas en cuanto se precise cómo se descubrió. Pudo haber sido por el estudio empírico de unas variables, por la captación sensorial o de los sentidos, por simple observación, por deducciones ideales, etc. La importancia está en apreciar y evidenciar el problema y decir la manera como se apreció. En la contabilidad, cualquiera de los elementos de su ciclo (Esquema 2), son puntos de referencia para demostrar la existencia del problema.

Planteamiento preciso del problema

No es nada más que la exposición de algo que no se ha estudiado antes, también implica la superación o complementar explicaciones ya dadas. Precisar el problema indistintamente de la manera como fue capturado es fundamental y eso obliga inmediatamente a contrastar con los referentes teóricos expuestos a la fecha, para establecer la brecha existente entre el problema y las teorías.

Búsqueda de conocimientos o instrumentos relevantes al problema

Significa hacerse de suficiente información sobre el hecho o fenómeno en estudio para hacer la mayor aproximación posible a su comportamiento y, por consiguiente, a generar explicación. Aquí, es propicio manifestar que la contabilidad, para buscar conocimientos o instrumentos relevantes al problema, debe valerse de otras disciplinas, ya que intentar construir explicaciones solo desde la contabilidad sería una limitante. La contabilidad es un conocimiento que toma más fuerza en la medida en que establece su carácter transversal.

Tentativas de solución del problema con ayuda de los medios identificados

De este paso podría saltarse inmediatamente a la obtención de una solución exacta o aproximada del problema, con ayuda del instrumental conceptual o empírico disponible. Ahora, de fallar debe seguir adelante. En este momento, el investigador establece las diferentes técnicas cualitativas y cuantitativas para lograr una solución al problema. Cabe destacar, que es necesario el uso simultáneo de ambas técnicas en la contabilidad, ya que los datos numéricos representan una situación específica que debe ser sustanciada con los actores.

Invención de nuevas ideas o producción de nuevos datos empíricos que promuevan resolver el problema

Pasa a ser el producto final, manifiesta la solución al problema o posibles soluciones que van desde una teoría general que permite la predictibilidad del comportamiento del hecho, un conjunto de técnicas para la transformación de la realidad, hasta nuevos datos que permiten seguir estudiando el fenómeno.

Puesta a prueba e investigación de las consecuencias de la solución obtenida

4. El pensamiento complejo en la contabilidad

No tienen las disciplinas las verdades absolutas sobre los hechos, la verdad es inconmensurable e inagotablemente, no hay teoría o explicación que agote la realidad, como diría Morín, “la pretensión objetivadora y dominadora de la razón técnica luce como idolatría”. Seguir enseñando a la contabilidad sin obligar el cuestionamiento o la crítica a las normas que se producen es idolatrar subjetividades, bajo la falsa creencia de la objetividad y cada vez se está más lejos de aportar soluciones a las realidades locales de cada economía. Cada época según sea su marco histórico promueve maneras de comprender el comportamiento de los eventos u objetos de las ciencias, cuando ocurre un cambio en la manera de explicar se está en presencia de un nuevo paradigma que, entre otras cosas, es a Thomas Khun(6), a quien se le debe haber acuñado el término, explicándolo como conjunto de postulaciones sobre un objeto, aceptadas por una comunidad científica, también como las convenciones que hacia adentro de una disciplina se imponen los miembros de ella y usan de bases en sus exposiciones. Un paradigma podrá ser superado por nuevas propuestas que los mismos miembros de la comunidad dan por válidas, insurgiendo un nuevo paradigma o, en términos de Khun, se da, una revolución científica. Por su parte, el profesor Martínez Miguelez (1997), traza una línea histórica sobre los paradigmas por los que la humanidad ha transitado y estima tres grandes maneras de conocer: premoderno, moderno y posmoderno. El autor se separa de Khun, al exponer una visión más amplia del paradigma, entendiéndolo como la manera que el hombre se explica los fenómenos de manera general y no solo hacia adentro de las disciplinas.

Tomando la explicación de Miguelez sobre los paradigmas que a su juicio han sido las etapas de la racionalidad de la humanidad y haciendo analogías con los paradigmas de la contabilidad, será una manera de hacer que Khun y Martínez Miguelez se den la mano.

Cuadro 2
Transversalidad entre los paradigmas del conocimiento y la contabilidad
Paradigmas de las cienciasExpresión en la contabilidad
Paradigma premoderno. Tiene en la religión su núcleo central, arranca desde el mundo judío y se desarrolla en el cristianismo.

La manera de explicar y conocer no es otra que la emanada de Dios. Ante tal situación, las ciencias quedan relegadas a la divinidad de Dios y al poder de la teología, como madre de las ciencias.
Período consciente empírico. Se lleva cuenta y razón de las operaciones económicas, la contabilidad es de utilidad práctica, la anotación es una ayuda a la memoria, y es el registro su paradigma.

Todavía, para cuando Pacioli escribe “Summa”, deja establecido que el encabezamiento de los libros de contabilidad debe ser “En nombre de Dios”.
Paradigma moderno. “Durante los últimos siglos de la Edad Media, XIII y XIV, y especialmente en el renacimiento, el punto de apoyo o el referente lógico, va pasando de la religión a la razón, de la teología a la filosofía y a la ciencia. El hombre occidental comenzará a aceptar las ideas en la medida en que concuerden con su lógica y razonamiento, con sus argumentos de razón, y no por tradición o por exigencias dogmáticas, sean religiosas o de otro tipo”.

La racionalidad moderna divide al hombre en su manera de conocer, como si este fuera capaz de desdoblarse en sus emociones y sensaciones o sus condicionantes culturales, cuando realiza estudios bajo metodologías científicas, como si el hombre fuera capaz de no utilizar la intuición cuando se enfrenta a análisis de objetos reales, o como si lo único que existiera fueran los objetos reales.
Período precientífico de la contabilidad. Se instala un nuevo paradigma, el del patrimonio, la racionalidad de su estructuración perfecta bajo visión eminentemente cuantitativa.

La razón, será expresada mejor en términos matemáticos y exactos, toma fuerza en contabilidad el modelo del patrimonio y su cuantificación en términos numéricos de naturaleza eminentemente financiera. La racionalidad impuesta por el paradigma moderno no dio permiso a otras explicaciones que no rayaran en lo exacto. El patrimonio es una demostración de lo exacto, pero no de la realidad, que a fin de cuentas busca la ciencia de la contabilidad.
Paradigma posmoderno. “Nace así, una nueva concepción de la “objetividad científica”, basada también en una diferente teoría de la racionalidad, que nos ayuda a superar las antinomias (...) y que pone de relieve el carácter complementario, interdisciplinario y no contradictorio de las ciencias experimentales, que crean y manipulan sus objetos, y las ciencias humanas, que tienen como problema la descripción del sentido que descubren en las realidades. Es lo que algunos autores (Show, 1977; Prigogine, 1986) han venido llamando la Tercera Cultura”.Período científico de la contabilidad. Hay necesidad de medir todas las variables que impactan a la entidad. Se está en la revolución del paradigma de la información en la contabilidad. De sistemas integrales, que recojan suficiente y transparentemente la información, que permitan la toma de decisiones eficientes amparadas en modelos holísticos, de metodologías múltiples (cuantitativas y cualitativas). Son tiempos cuyo paradigma de la contabilidad está en la información integral y no en el registro mecánico.
Fuente: Martínez (1997). Análisis y diagramación propias.

4.1. La condición transdisciplinaria de la contabilidad

Este punto cobra importancia cuando las disciplinas todavía mantienen posturas del paradigma de la rigidez, en donde cada una tiene un espacio inquebrantable, un feudo de verdades y conocimientos. Cada vez que a la contabilidad se le estudia bajo el espectro de su relación con otras disciplinas se establece la simple relación utilitaria, eminentemente segmentada, de imposición o instrumental, pero nunca transversal o que se involucren realmente explicaciones integrales, cada disciplina defiende su manera particular de acción científica.

La relación de la contabilidad con otras disciplinas debe trascender ese sentido básico y proponerse:

• La complementariedad para dar explicaciones a la realidad que es percibida como compleja. Un meta-conocimiento.

• La adopción de criterios que responda con consistencia a la realidad que se intenta explicar, cada disciplina es autónoma, pero esa condición no la hace merecedora de desconocer los aportes de otras ciencias.

• Todas las disciplinas en momentos determinados pueden ser instrumentales unas de otras.

• Las relaciones deben ser amplias, se comparten metodologías, teorías, técnicas, vocabularios, etc.

• La relación es similar a la de sujeto-objeto, bidireccional, envolvente, auto-organizadora, cíclica, etc.

4.2. El nuevo paradigma de la contabilidad

En el cuadro 2 se hace referencia al paradigma posmoderno en la contabilidad, centrado en la información. Como la realidad es compleja y, por lo tanto, también su explicación, se intenta promover un sistema de información contable integral (SICI), el cual contiene elementos sociales, económicos y financieros de la entidad, que permite satisfacer los fines de los usuarios y el interés colectivo, previo a un análisis crítico que se hace del estatus de la información contable actual. Establecer un nuevo paradigma en la contabilidad, no necesariamente está asociado a la concepción de rebatir o negar los enunciados establecidos anteriormente. Un nuevo paradigma puede construirse también con la generación de complementariedades a las explicaciones dadas.

Los beneficiarios del modelo propuesto son los usuarios de los sistemas de información contable y que el Consejo de la IASB llama “usuarios de los estados financieros”. Como paradoja, el Consejo de la IASB indica que lo que se refiere como interés del usuario no es lo que reflejan sustancialmente los estados financieros. Se puede estar de acuerdo con la existencia de esos usuarios y sus intereses, pero no en que se revelan solo en los estados financieros. Para atender tan variada demanda es necesario sistemas integrales de información contable. Pero los usuarios nombrados no son todos, se puede incluir una nueva categoría y es “la comunidad científica” que monitorea la dinámica de los hechos contables para reflexionar y lograr explicaciones útiles sobre ellos. Con esta inclusión, se está demostrando la relación indivisible objeto-sujeto. La comunidad científica no puede seguir siendo observadora, es usuaria a la vez.

Todos los usuarios de la información contable y sus intereses conforman el interés colectivo que es a lo que se debe la contabilidad en su responsabilidad social.

4.2.1. Estructura actual de la información financiera contable

Está basada en un modelo epistémico de los realismos empírico y pragmático sobre el patrimonio, el paradigma de la racionalidad moderna mantiene su fuerza en este tipo de disciplinas. El problema que presenta es su insuficiencia para cumplir con el postulado de ser útil a la toma de decisiones eficientes y representar la imagen fiel de la entidad. Los estados financieros básicos son insuficientes para que los mercados se manejen eficientemente, aun cuando el párrafo Nº 9, de la NIC-1, informa acerca de que muchas empresas presentan, adicionalmente a sus estados financieros, otros estados e informaciones tales como los que se refieren a la generación y reparto del valor añadido o agregado, o los informes medioambientales. No puede estar a libre albedrío la presentación de información determinada, eso acelera las asimetrías y la selección adversa, siendo promotora de los fallos del mercado.

No es posible el cumplimiento de los enunciados de comparabilidad, por lo menos, en países subdesarrollados, dado la baja capacidad de circulación de información de las entidades y la ausencia de institucionalidad capaz de ordenar información especializada. El usuario debe valerse de estrategias muy particulares para lograr alguna información y eso constituye otro fallo del mercado, pero la limitación más importante la presenta la propia normativa contable y la falta de comunión entre las estructuras de información agregada de los países y las estructuras de información de las entidades individualmente, las cuales mantienen metodologías distintas lo que impide una eficiente comparación. La normativa contable en este aspecto, si vale el término, es endogámica, y no facilita la comparación con el sector o el resto de la economía en tiempo real para apreciar las capacidades competitivas de las entidades. En la propuesta sobre sistemas de información contables integrales se establece el uso de estados contables económicos para lograr comparabilidad, desde las entidades entre sí y con el resto de la economía o subsectores.

5. Propuesta para la conformación de sistemas de información contables integrales (SICI)

El modelo epistémico que rige esta propuesta es el holístico e intenta operar con la combinación de los modelos contables; se conocerá como sistema de información contable integral (SICI), el cual utiliza métodos cuantitativos-cualitativos(7). El primero busca establecer las magnitudes, los quantum de los hechos; el segundo recoge información directa de los actores, para percibir otras variables, como compromiso, ética, cooperación, etc. Lo cualitativo en contabilidad no puede seguirse viendo como la explicación predeterminada del resultado de una magnitud, por ejemplo:

Si el ratio del endeudamiento es mayor a uno, la explicación clásica, considerada como cualitativa es que la empresa no tiene capacidad de hacerle frente a las obligaciones contraídas y eso infiere en una situación financiera difícil. Lo cualitativo, realmente significaría extraer información directamente con los actores de la empresa, sobre las cualidades y condiciones de ese endeudamiento para poder razonar debidamente el ratio desde una metodología cualitativa.

La estructura de la información sería:

• Los estados financieros básicos tradicionales.

• Un estado económico (se incorpora), para estimular la comparación con la economía total.

• Un estado social (se incorpora) para conocer la responsabilidad social de la entidad y así tener claro, si los rendimientos económicos están siendo producto de la capacidad competitiva e innovadora, o por el contrario, es resultante del ejercicio poco responsable. Los informes sociales estarán representados por los reportes que contengan información acerca del capital social, humano y tecnológico de la entidad.

Características que deben tener los SICI:

Comprensibilidad. Es importante que cada usuario tenga facilidad de comprensión sobre los informes que se presentan. Hay que tener en cuenta que esta información es de interés público, entonces debe propender al mejor entendimiento por parte de los usuarios. Se logrará con términos y redacción, coherente, homogénea y sencilla.

Relevancia. Deben contener toda la información que proteja las buenas decisiones, es decir, la información es relevante cuando permite al usuario optimizar sus decisiones.

Fiabilidad. La información debe estar libre de juicios parciales o representar intereses determinados, por el contrario, debe ser fácilmente contrastable en la realidad. La ética es integrante de esta característica.

Comparabilidad. La información financiera será más útil y logrará satisfacer los intereses de los usuarios en la medida en que sea susceptible de comparación, para poder determinar tendencias, desempeños y gestión. Las políticas contables tanto económicas como sociales, deben estar claramente expresadas, así como también cualquier cambio en ellas.

Ventajas del uso del SICI:

Constituye una forma de representar información económica, financiera y social sobre la entidad, utilizando métodos holísticos con el fin de mejorar el proceso de toma de decisiones. Este sistema busca ordenar bajo un solo cuerpo, doctrina ya generada, con total vigencia, pero también, asimilar nuevos instrumentos informativos necesarios para el usuario. Destacan entre las ventajas:

• Transparencia y confianza al lograr un conjunto de información que permite al usuario apreciar de manera integral las prácticas de una entidad, fomentando la gestación de mercados eficientes.

• Mejor planificación económica para el país. Los beneficiarios son múltiples: el Estado, podrá destinar mejor el uso de los recursos para el fomento de políticas públicas específicas o sectoriales. El mercado potencia prácticas de competencia leales. Y el público, mejores oportunidades para elegir.

• Desarrollo de responsabilidad social empresarial. Los informes sociales que se incluyen, involucran a la empresa en mayores compromisos sociales. En consecuencia, el mejoramiento del desempeño financiero y control sobre la empresa, estará en función de la innovación y la eficiencia en el control de todos los recursos: físicos, humanos y financieros.

• Reduce riesgos. Al aumentar la base de información, se provee al usuario de posibilidades mayores de defender sus intereses, ante la incertidumbre que caracteriza a los mercados. El verdadero conocedor de la entidad son sus propios miembros, estos tienen información detallada y privilegiada. Mientras que el usuario externo solo cuenta con información que algunas convenciones contables han establecido y que es muy poca. Entretanto las brechas de manejo de información entre el usuario externo y el interno sean más grandes, los riesgos éticos serán mayores y viceversa.

• Fomenta la cultura de manejo de información. Presentan información económico-financiera integrada a la información social, da una visión integral del funcionamiento de la entidad.

Este sistema de información básicamente se distancia del tradicional en que:

• Impulsa la incorporación de estados contables adicionales: “estado económico” y “estado social”.

• Impulsa el uso de valores razonables o de mercado.

• Su metodología es cuantitativa-cualitativa propiamente.

• Se presenta en tres períodos continuos(8).

Las políticas contables a utilizar, se resumen en:

• Método de medición: a precio de mercado o precios corrientes.

• Técnica de registro: partida doble o principio de dualidad económica.

• Momento de registro: base de devengado.

• Normas a utilizar: PCGA locales y en orden supletorio NIC.

5.1. El estado contable económico

La incorporación de un estado de nombre “económico”, está soportado en la metodología del Sistema de Cuentas Nacionales (SCN). Los países han suscrito metodologías únicas para la medición y registro de los agregados económicos y gracias al avance de las tecnologías de información y comunicación, tienen disponibles estos datos, por sector institucional(9). Toca familiarizarse con la metodología y los términos. Lo importante de adoptar este nuevo documento es la posibilidad libre que tendrán los usuarios de efectivamente comparar a la entidad con el sector económico e inclusive con el resto del mundo. El SCN, contempla una subcuenta llamada cuenta de producción, la cual se adapta de manera individual a las entidades, logrando tener el estado económico. Permitirá a la empresa y a los demás usuarios ver la actividad de producir bienes y servicios, armonizado con la información macroeconómica disponible, en consecuencia, la capacidad de comparabilidad para el usuario es más rápida. La fuente de información sigue siendo la contabilidad ordinaria de la entidad, solo hay que hacer reclasificaciones para emitir este nuevo estado contable. Un ejemplo es el siguiente:

Cuadro 3
El Nuevo Paradigma C.A.
Estado económico de la producción al 31/12/2004
Descripción200420032002
1. ProducciónXXXXXXXXX
1.1. Consumo intermedio(XXX)(XXX)(XXX)
2. Valor agregado brutoXXXXXXXXX
2.1. Consumo de capital fijo(XXX)(XXX)(XXX)
3. Valor agregado netoXXXXXXXXX
3.1. Remuneración de los asalariados(XXX)(XXX)(XXX)
3.2. Impuestos sobre la producción y las importacionesXXXXXXXXX
3.3. Subvenciones(XXX)(XXX)(XXX)
4. Excedente de explotaciónXXXXXXXXX
Fuente: SCN (1993). Diagramación propia.

Cada partida se explica seguidamente:

La producción, es la actividad realizada bajo el control y la responsabilidad de una entidad que utiliza insumos de mano de obra, capital, y bienes y servicios para obtener otros bienes o servicios. Consiste únicamente en aquellos bienes o servicios producidos dentro de un establecimiento. Cuando una empresa consta de más de un establecimiento, la producción de la compañía es la consolidación de las producciones de los establecimientos que la componen. Las ventas totales son el valor bruto de la producción.

El consumo intermedio, consiste en el valor de los bienes y servicios consumidos como insumo por un proceso de producción, excluidos los activos fijos cuyo consumo se registra como consumo de capital fijo. Los bienes o servicios pueden transformarse o consumirse en el proceso productivo. No incluye los gastos de las empresas en objetos de lujo, tales como: obras de arte, metales y piedras preciosas, y los artículos de joyería; tampoco incluye los costos correspondientes al desgaste gradual del activo fijo propiedad de la empresa (depreciación); la disminución de su valor durante el período contable se anota como consumo de capital fijo. En cambio, incluye los alquileres pagados por el uso de los activos fijos, sean bienes de equipo o edificios, que se arriendan a otras unidades institucionales, e incluye, así mismo, los honorarios, comisiones, regalías, etc., a pagar en virtud de convenios sobre uso de licencias. En el consumo intermedio se incluye el valor de todos los bienes o servicios utilizados como insumos por las actividades auxiliares tales como, los departamentos de compras, ventas, estudio de mercado, contabilidad, procesamiento de datos, transporte, almacenamiento, mantenimiento, seguridad, etc.

El valor agregado bruto, es la diferencia entre el valor bruto de la producción y el consumo intermedio.

El consumo de capital fijo, es la decadencia sufrida durante el período contable por los activos fijos. Se excluye el valor de los activos fijos destruidos por actos de guerra o por acontecimientos excepcionales, como los grandes desastres naturales. Su valor puede desviarse considerablemente de la depreciación tal como se registra tradicionalmente en la microcontabilidad, o de la que se emplea a efectos de tributación, especialmente cuando hay inflación. De ahí la exigencia de uso de precios de mercado.

El valor agregado neto, es la diferencia entre el valor de la producción y los valores del consumo intermedio y del consumo de capital fijo. Mide el valor creado por la producción y puede calcularse antes o después de deducir el consumo de capital fijo de los activos fijos utilizados.

La remuneración de los asalariados, es el pago total, en dinero o en especie, a pagar por una empresa a un asalariado en contraprestación del trabajo realizado por este durante el período contable.

Los impuestos sobre la producción y las importaciones, corresponden a las imposiciones fiscales sobre los productos por pagar, sobre los bienes y servicios cuando estos se producen, suministran, venden, transfieren o se disponen de otra manera por sus productores; incluyen los impuestos y derechos sobre las importaciones que han de pagarse cuando los bienes entran en el territorio económico, al cruzar la frontera o cuando los servicios se prestan a unidades residentes por unidades no residentes. También incluye impuestos sobre la propiedad o uso de tierras y terrenos, los edificios u otros activos utilizados en la producción, sobre la mano de obra empleada o sobre la remuneración pagada a los asalariados.

Las subvenciones, son pagos corrientes sin contrapartida que las unidades gubernamentales, incluidas las no residentes, hacen a las empresas en función de los niveles de su actividad productiva o de las cantidades, o valores, de los bienes y servicios que producen, venden o importan.

El excedente de explotación, es el resultado de operaciones o utilidades obtenidas después de un proceso productivo.

5.2. Las notas explicativas

El valor creciente de la información hace que nunca exista abuso en la exposición de notas, siempre que estas guarden, por lo menos, las siguientes características(10):

Precisión. Promover información directa y no ambigua.

Claridad. Utilizar términos sencillos, evitando lo repetitivo y difuso. Cuando se utilicen términos de alta especialización deben ser aclarados en la misma nota.

Contrastabilidad. Susceptibles de ser verificadas en la realidad.

Confiabilidad. Debidamente soportadas por evidencias y pruebas suficientes.

Orden. Las notas deben guardar un cierto orden que permita la aprehensión integral de la información. Se propone el siguiente:

1. Notas inherentes a la condición jurídica de la organización.

2. Notas inherentes a las políticas contables.

3. Notas inherentes a la posición económico-financiera y social.

Las notas inherentes a la condición jurídica de la organización deben revelar la evolución jurídica de la entidad en el período y los eventos jurídicos más importantes de tiempos anteriores. Por ejemplo: Constitución, objeto y estructuración de participación, modificaciones a las normas constitutivas, leyes especiales que rigen las operaciones, entre otros.

Las notas inherentes a las políticas contables corresponden a los principios, normas y metodologías por las que se orienta la formulación de los estados contables. Estas deben hacer referencia a los principios básicos, tales como: la prudencia y la equidad, esto, aunque enunciativo, compromete al profesional directamente y busca generar confianza en el usuario.

Para Davidson, Stickney y Weil (1998, p. 628), las políticas contables pueden ser: políticas contables conservadoras, que conducen a los menores resultados acumulados, muestran los activos y los recursos de la entidad reducidos. Estas políticas tienden a establecer provisiones, fondos para contingencias, reservas especiales, métodos de valoración más bajos, etc. Políticas contables agresivas, son contrarias a las anteriores y se caracterizan por presentar el mayor nivel de rendimiento de sus activos y recursos. Usualmente, son las corporaciones que requieren de financiación en mercados financieros(11).

Luego, con mayor concreción debe hacerse revelación a las normas y metodologías de valoración usadas para la generación de la información contenida en las partidas más significativas como:

• Inventarios.

• Reconocimiento de ingresos, costos y gastos.

• Inversiones.

• Ajuste por efectos de inflación.

• Propiedad, planta y equipo.

• Reconocimiento de I+D.

• Depreciaciones.

• Conciliaciones fiscales.

• Obligaciones laborales.

Las notas inherentes a la posición económico-financiera y social demuestran que las organizaciones no son unidades aisladas, por el contrario, son entidades fuertemente relacionadas y su comportamiento está influenciado por el ambiente, para hacerse una impresión sobre el comportamiento probable de una entidad, no basta con solo tener indicadores internos, el usuario debe manejar información base de las condiciones económicas que afectan en un determinado período, por eso este sistema incluye los indicadores de la contabilidad macroeconómica(12). En estas notas es necesario representar dos tipos de información: la primera sobre variables económicas que afecten a la entidad. Debe ser información oficial o de otras instituciones con trayectoria en el manejo de información de este tipo, además de los cálculos propios. Constituye información de análisis externo que debe contener la nueva estructuración de la información contable, partiendo de las macro-tendencias y pueden referirse a:

• Índice de inflación.

• Tasa de cambio.

• Tasa de interés.

• Eventos especiales sucedidos y que afectaron la dinámica de la entidad.

• Análisis de las políticas económicas sectoriales (incentivos tributarios, medidas de apertura comercial y otras).

• Políticas económicas internacionales relacionadas al sector.

• Surgimiento de nuevos mercados o de la creciente demanda de productos derivados para el negocio.

• Toda aquella información económica relevante sobre la entidad.

El segundo tipo de información radica sobre variables propias de la entidad. Deben revelarse los indicadores financieros más importantes y sus comprensiones, es decir, con breves explicaciones de los que ellos representan bajo modalidad cualitativa. Los índices que se consideran necesarios para todos los usuarios, con los cuales se puede hacer un análisis a corto y a largo plazo de la entidad, que deben señalarse de manera expresa, se presentan en el cuadro 4.

Cuadro 4
Indicadores financieros
PlazoÍndiceFórmula
Cortoa) SolvenciaActivo total/pasivo total
b) LiquidezActivo corriente/pasivo corriente
c) Rentabilidad patrimonialUtilidad neta/patrimonio
d) Rendimiento económicoExcedente de explotación/valor bruto de la producción
Largoe) Rentabilidad patrimonial sin subsidios o subvenciones[Utilidad neta - subsidios]/patrimonio.

Proponemos este índice en entidades que reciben subsidios, debe ser política de la empresa decretar dividendos descontando la proporción del subsidio(13). Para poder lograr este índice se requiere registrar en cuentas de orden todas aquellas subvenciones no directas como: diferencias entre tasas preferenciales y tasas de mercado.
f) Ampliación de capacidades productivasInversiones/patrimonio.

También es una propuesta de indicador que permite conocer los planes de expansión económica de la entidad.
g) EVA*(14)Utilidad neta - costo por el uso de activos.
Fuente: análisis y diagramación propias.

5.3. El estado contable social

Es el conjunto de informes ubicados desde la medición del patrimonio social de la empresa y se representa en el balance social. Los componentes del patrimonio social son: el capital humano, el capital social y el progreso tecnológico.

El capital humano (Kh), es aquel acumulado de destrezas, capacitaciones, integración, cumplimiento y demás valores humanos, que el trabajador está en disposición de entregar a la entidad, ya que se ha generado el ambiente adecuado para que los intereses de todos los miembros de la empresa se vean satisfechos, en la contabilidad es común llamarle capital intelectual.

El capital social (Ks), medido desde la integración que tiene la empresa en la sociedad como: relación con el consumidor, relación con la competencia, relación con los acreedores y proveedores, relación con la comunidad, medios de información, relaciones con otras instituciones, y contribuciones ambientales.

El progreso tecnológico, es la capacidad innovadora que desarrolla la empresa, tanto en tecnología dura, creación de nuevos instrumentos tecnológicos, para la comercialización o para mejorar sus propios procesos de producción, y tecnología blanda, toda aquella innovación vinculada a las mejoras de los sistemas de organización interna, que permiten un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles.

Para estructurar el balance social, se puede partir de la siguiente función utilizada en la macroeconomía:

Y =AF (K, H, N).

Donde:

Y =Producción

AF =Función de la producción total de los factores

K =Capital económico

H =Capital humano

N =Trabajo

Se incorpora Ks, que es el capital social y para ser homogéneos con la terminología se llamará H como Kh, N es conocido también como L, se dirá entonces:

Y =AF (K, Kh, L, Ks).

Donde:

A: Representa la productividad total de los factores y mide todas las variaciones de la producción que no pueden atribuirse K y L.

K: Será el capital físico o económico-financiero.

L: Es la fuerza de trabajo o mano de obra que trabaja directamente en el proceso económico de la entidad.

Se aspira en trabajos siguientes hacer demostraciones y especificaciones del cálculo de A, basados en el siguiente vector:

 

Se despeja A

 

Luego se desagrega A en cuanto Kh y Ks, con la información cualitativa.

El capital económico-financiero (K), es lo que la contabilidad siempre atendió y desarrolló sus modelos patrimoniales, pero el valor de una entidad no se puede determinar solo desde este modelo, con el estado económico y social se intenta una estructuración de información más completa, que permita al usuario posicionarse de información integral, que recoja al mismo tiempo tanto la dinámica del capital económico como del resto de los factores que influyen en la productividad.

La propuesta inicial del estado social se presenta en el cuadro 5.

Cuadro 5
Empresa El Nuevo Paradigma C.A.
Balance Social al 31/12/2004
 200420032002
Patrimonio socialXXXXXXXXX
Capital socialXXXXXXXXX
Capital humanoXXXXXXXXX
Progreso tecnológicoXXXXXXXXX
Fuente: Elaboración propia.

Conclusiones

Como toda ciencia, la contabilidad debe revisar permanentemente sus posiciones y difundirlas, los paradigmas cambian y la comunidad científica debe ser actor principal de esos cambios, de lo contrario, su permanencia y justificación social estará en juego. La estructura actual de la información contable requiere ser reconfigurada para hacerla más pertinente a todos los usuarios.

El modelo patrimonial debe ser complementado necesariamente, con estados contables sociales, que expresen el capital social y humano, estados económicos que expresen la verdadera posición económica. De esta manera, se estaría aproximando la contabilidad a la conformación de sistemas informacionales acordes con la nueva economía. Pasar de imagen fiel a imagen real, la primera adapta una realidad a un modelo, la obliga a encuadrar, mientras que la segunda, apunta a construir modelos que representen a la realidad y que se revisan constantemente para ajustarse.

La propuesta de SICI, puede poner a pensar sobre la cantidad de informes y la complejidad de estructuración de ellos, además del costo que acarrearía a las entidades. La respuesta está en entender que jamás será más costoso a la quiebra de empresas, o al mal manejo de las economías, o a la ventaja que las asimetrías de información permiten a unos sobre otros. Invertir en sistemas de información integrales será siempre más beneficioso, que ver cómo se caen imperios o se enriquecen unos pocos por encima de otros, por falta de información integral.

El nuevo paradigma explorado procura poner su mirada en que la integración no está en la unión de los elementos propios de la contabilidad, en lo fiscal, administrativo y contable, donde es común encontrarle, sino más bien entender que la información integral es la conjunción de variables contables tradicionales y extra contables o nuevas variables.

Una visión integradora y compleja debe imponerse en el investigador, entenderse parte del objeto que estudia, que sus explicaciones son relativas y que en la medida que así sean la posibilidad de crecimiento será infinito. El interés colectivo de los usuarios pasa a ser el interés principal de la contabilidad y su compromiso fundante con la sociedad.

Abordar la investigación en contabilidad debe atender principalmente la búsqueda de resolución de problemas propios del objeto en estudio y no puede el método y la metodología convertirse en el obstáculo para llegar a la resolución. El método y las metodologías son necesarios para lograr la coherencia que toda explicación requiere, en virtud de eso no se puede comprometer una disciplina a un método o a un programa de investigación específico, cada hecho debe tratarse con las particularidades científicas que el propio evento necesite.

Bibliografía

Amat Oriol. EVA, valor económico agregado. Bogotá: Grupo Editorial Norma, 2000.

Barreras, Marcos. El intelectual y los modelos epistémicos. Caracas: SYPAL, 1999.

CCE, FMI, OCDE, UN, BM. Sistema de Cuentas Nacionales. Bruselas/Luxemburgo, Nueva York, París, Washington D.C., 1993.

Desiato, Máximo. El hombre en la teoría de la administración. Caracas: UCAB, 1998.

Dornbusch Rudiger. Macroeconomía. México: Mc Graw Hill, 2001.

Estupiñán, Rodrigo. Análisis financiero y de gestión. Bogotá: ECOE Editores, 2003.

Feyerabend, Paúl. Tratado contra el método. Madrid: Tecnos, 1986.

Foucault, Michel. Las palabras y las cosas. Siglo XXI, 1997.

Kosik, Karen. Dialéctica de lo concreto. Grijalbo, 1979.

Kuhn, Thomas. La estructura de las revoluciones científicas. México D.F.: Fondo de Cultura Económica, 17ª reimpresión, 1975.

Martínez, Miguel. La nueva ciencia. México D.F.: Editorial Trillas, 1999.

_. El paradigma emergente. México D.F.: Editorial Trillas, 2a edición, 1997.

Mattessich, Richard. Historia de la hoja de cálculo. En: Revista Internacional Legis de Contabilidad & Auditoría, Nº 18, 2004.

_. Hitos de la investigación en contabilidad moderna. En: Revista Legis del Contador, Nº 6, 2001.

Morín, Édgar. El método, conocimiento del conocimiento. Madrid: Ediciones Cátedra, 2ª edición, 1988.

_. Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Caracas: Ediciones FACES/UCV, 2000.

Normas Internacionales de Contabilidad. IASB Publication, 2001.

Stiglitz, Joseph. Los felices años 90. Madrid: Taurus, 2003.

_. Principios de microeconomía. Madrid: Ariel, 1994.

Urías, Jesús. Análisis de estados financieros. Madrid: Mc Graw Hill, 1998.

Páginas electrónicas:

www.aic-iaa.org

www.bcv.org.ve 

www.americaeconomia.com 

www.iasb.org 

www.iasplus.deloitte.es 

www.ifac.org 

(1) Édgar Morín (1921-). Francés, pensador multidisciplinar, sociólogo y epistemólogo, considerado uno de los pocos maîtres à penser del siglo XX. Pionero en los estudios sobre complejidad.

(2) Cabe destacar que la solidez radica en poder exponer libremente bajo argumentaciones sostenibles las explicaciones sobre el comportamiento de un evento y que la comunidad lo acepte, bien con base empírica, con rigidez axiomática o por deducciones hipotéticas. Eso no quiere decir, que tenga que ser aceptado inmediatamente en la sociedad, pero sí gozaría de reconocimiento en cuanto representa un aporte al conocimiento general de la ciencia.

(3) “Adiós a los contadores, ya no necesita tener un contador en su empresa”. Así dice el gerente de una empresa colombiana de CDI Software el 31/05/2001, como parte de su propaganda sobre su sistema computarizado de contabilidad, este programa “permite realizar operaciones de contabilidad a través de Internet. Cancelar el sueldo a un empleado, con un sistema tradicional, se requiere cerca de 40 cálculos contables para obtener el valor final, se ingresa solo el salario básico y las horas extras y el sistema se encarga de hacer todos los cálculos y validaciones correspondientes en un solo paso”. Fuente: www.americaeconomia. com. Si la contabilidad existiera solo por registros mecánicos, esto fuera cierto, pero la contabilidad es más que anotaciones predeterminadas.

(4) Este proceso se realiza a través de los métodos y metodologías científicas que cada evento en particular requiera.

(5) Feyerabend, Paúl. Tratado contra el método. Expresa también, “La idea de un método que convenga principios firmes, inalterables y absolutamente obligatorios que rijan el quehacer científico, tropieza con dificultades considerables al ser confrontadas con los resultados de la investigación histórica. Descubrimos entonces, que no hay una sola regla, por plausible que sea, y por firmemente basada que esté en la epistemología, que no sea infringida en una ocasión u otra”.

(6) Ver Khun, Thomas. “Estructura de las revoluciones científicas”. FCE, 1975.

(7) Martínez, Miguelez. La nueva ciencia. México D.F.: Editorial Trillas, 1999, p. 186. Intenta superar la dicotomía cualitativo-cuantitativa, expresando que lo cualitativo (que es el todo integrado) no se opone a lo cuantitativo (que es solo un aspecto), sino que lo implica e integra donde sea importante.

(8) Tradicionalmente se emiten los estados financieros para dos períodos consecutivos, lo cual se considera insuficiente. Si se quiere marcar alguna tendencia de comportamiento apropiado será necesario ampliar la presentación a tres períodos continuos. El usuario debe poder marcar las características típicas del comportamiento del conjunto de datos que muestran los estados contables y que la comparación de dos períodos lo hace estática e insuficiente. Tres períodos no solucionan el problema de insuficiencia de información, pero permite tener un espectro más amplio, logra poder determinar con mayor velocidad las variaciones coyunturales de los datos.

(9) En Venezuela esta información está disponible en la página electrónica del Banco Central de Venezuela: www.bcv.org.ve.

(10) En el capítulo 5 de “Los felices años 90”, el profesor Stiglitz, relata la dura pelea dada por la necesidad de ser reconocidos los stock options, como gastos y que la presentación en las notas era demasiado sofisticada, que para los propios analistas les resultaba difícil la comprensión. La claridad a tiempo del reconocimiento del gasto o de la buena presentación de la nota explicativa, pudo haberle ahorrado a USA, la caída de Enron.

(11) Referencia hecha por Monterrey, Juan. “Entre la contabilidad creativa y el delito contable”. En: Revista Legis del Contador, Nº 12, 2002, p.120.

(12) Un caso emblemático en Venezuela, lo constituye la Energía Eléctrica de Caracas, que en el año 2000, fue objeto de una OPA, conocida como Take Over, donde el precio ofrecido por la Corporación AES, estaba por debajo del valor según el libro de las acciones, pero por encima del precio de mercado, siendo esta empresa eléctrica una de las más sólidas y con un mercado en expansión; la desinformación de las potencialidades económicas de la misma y su desarrollo tecnológico promovió la venta y una ganancia importante para AES, gracias a la asimetría en la información.

(13) La NIC-20. Contabilización de las subvenciones del gobierno e información a revelar sobre ayudas gubernamentales, establece dos métodos para tratar las subvenciones: el método del capital y el método de la renta. Esta norma abarca básicamente las ayudas directas que hace el Estado a la entidad, no establece metodologías que traten las ayudas indirectas que se puedan recibir, como: exenciones fiscales, interés preferencial, etc.

(14) La dirección debería concentrarse en incrementar al máximo el valor económico añadido (Economic Value Added, EVA), que son los beneficios de explotación menos el costo de todo el capital empleado para producir estos beneficios. El EVA aumentará si pueden hacerse crecer los beneficios de explotación sin inmovilizar ningún capital más. En otras palabras, el EVA es el resultado de disminuirle al ingreso todos los gastos, impuestos y el costo de oportunidad del capital.