La cooperación internacional es fundamental para proteger a los consumidores

Revista Nº 47 Abr.-Jun. 2015

Edith Ramírez 

Presidenta de la Comisión Federal de Comercio de EE. UU. 

La Comisión Federal de Comercio de EE. UU. —Federal Trade Commission, FTC— es una entidad que tiene una misión dual en ese país: proteger a los consumidores y promover la competencia. Al frente de este organismo se encuentra Edith Ramírez, estadounidense de origen mexicano, que recientemente visitó el país.

Ramírez conversó acerca de los temas que ocupan la atención de la FTC y de los mayores desafíos que enfrenta, debido a los fenómenos como la globalización en el intercambio y la comercialización de bienes y servicios.

Foro de Derecho Mercantil: ¿Qué significa para usted desempeñar un puesto tan importante en la FTC, siendo de origen latino?

Edith Ramírez: es un momento muy interesante y especial para ser funcionaria en la FTC, porque se conmemoran sus 100 años, y nuestro trabajo es más importante que nunca. Por lo tanto, me sentí muy honrada cuando el presidente Barack Obama me designó para dirigir la FTC. También me siento privilegiada por ser la primera líder de herencia latina. He trabajado para garantizar que la FTC proteja a todos los consumidores y promueva un entorno competitivo para el sector empresarial. Pero también somos conscientes de que el fraude puede afectar diversamente a varias comunidades y que, para luchar contra este en forma efectiva, necesitamos considerar esas diferencias.

El hecho de ser bilingüe también me ha ayudado a establecer relaciones estrechas con los organismos homólogos de América Latina, para encarar algunos de los desafíos globales y comunes que están enfrentando los consumidores de nuestro hemisferio.

F. D. M.: De todas las funciones que tiene la FTC, ¿cuáles son los principales asuntos que atraen su atención?

E. R.: El trabajo y las prioridades de la FTC reflejan que la tecnología está desempeñando un papel cada vez más importante en la vida cotidiana de los consumidores y en los modelos empresariales, tanto nuevos como existentes. Por eso, nos concentramos en dos aspectos vitales de la protección al consumidor: la privacidad y la seguridad de datos. Esto incluye la protección de los consumidores a través del ecosistema móvil y, de manera creciente, cuando usan dispositivos conectados a la red o teléfonos inteligentes.

Recientemente, publicamos un informe sobre intermediarios de datos, que son aquellas empresas que se dedican a la compra y venta de datos de consumidores sin lidiar directamente con ellos. Este estudio reveló que los intermediarios o brókers de datos compilan perfiles detallados sobre prácticamente cada uno de los consumidores en EE. UU., a través de fuentes de información electrónicas y tradicionales. Nuestro estudio también indicó que las empresas intermediarias de datos pueden clasificar a los consumidores por raza, etnia, niveles de ingresos y estado socioeconómico y, a veces, incluso, por su afiliación política o por la religión que profesan, lo cual nos preocupa por el uso que le podrían dar a esa información.

F. D. M.: ¿Estos intermediarios operan con la aquiescencia de los consumidores?

E. R.: La FTC determinó que el sector de intermediarios de datos trabaja, en gran medida, sin el conocimiento de los consumidores. Para rectificar esta falta fundamental de transparencia, hemos sugerido al Congreso de EE. UU. que adopte una legislación que exija que las prácticas de los intermediarios de datos sean más visibles para los consumidores y que les concedan a estos un mayor nivel de control respecto de la recolección y uso de sus datos.

Otra parte importante de nuestra misión consiste en garantizar una competencia vigorosa a través de los amplios sectores de nuestra economía, con un énfasis particular en los mercados de alta tecnología y atención de la salud.

El mantenimiento de una competencia robusta en nuestra economía es un objetivo vital, porque genera precios más bajos, así como productos y servicios de mayor calidad para los consumidores, y porque estimula la innovación. Mediante la aplicación de las leyes antimonopólicas, la FTC ayuda a garantizar la libertad y apertura de nuestros mercados, tanto para los consumidores como para las empresas.

F. D. M.: ¿Cómo protegen los derechos de los consumidores vulnerables en EE. UU.?

E. R.: Somos un organismo que ejecuta las leyes, vela por su cumplimiento y protege a los consumidores contra las conductas engañosas o desleales. Por ejemplo, algunos estafadores se enfocan hacia consumidores de edad avanzada, con promesas engañosas sobre descuentos para servicios médicos inexistentes y dispositivos de alerta médica que supuestamente son gratis, pero, en realidad, implican cargos mensuales. La FTC ha demandado a las empresas responsables por estas estafas.

También hemos logrado detener las prácticas de cobradores de deudas involucrados en acoso ilegal y maltrato hacia los consumidores, incluso hacia los miembros de las Fuerzas Armadas, algunos de los cuales fueron acosados para que pagaran sumas de dinero que ni siquiera debían. Y, recientemente, hemos actuado contra una empresa que defraudaba a inmigrantes por servicios que no estaba calificada o autorizada para proveer. Además de estos esfuerzos de cumplimiento legal, la FTC tiene una trayectoria en brindar educación efectiva a los consumidores para ayudarlos a evitar estos fraudes.

F. D. M.: ¿Qué participación tiene la FTC en las acciones que buscan proteger los derechos de los consumidores?

E. R.: En EE. UU. los consumidores pueden entablar demandas judiciales alegando que han sufrido un perjuicio como resultado de las infracciones a la ley cometidas por las empresas, tales como fabricantes, comerciantes minoristas y otros. Además, suelen agruparse en las “demandas colectivas”. Cuando las ganan, pueden obtener sentencias —incluso por perjuicio monetario— para cubrir el daño sufrido por el conjunto de consumidores de tal demanda. Estos fallos, que frecuentemente son el resultado de un acuerdo resolutorio entre las partes, deben ser aprobados por un juez, que debe determinar si el acuerdo es justo, lógico y adecuado.

La FTC no entabla demandas colectivas y, generalmente, no se involucra en las privadas. Conforme a la ley de la FTC, podemos procurar que el tribunal expida una orden que prohíba prácticas comerciales engañosas o desleales o métodos de competencia desleal. En lo posible, la FTC busca obtener resarcimiento para los consumidores damnificados. Alternativamente, puede sugerir que el tribunal expida una orden exigiéndole a la empresa que restituya sus ganancias mal habidas al tesoro de EE. UU. Por lo general, la FTC no está autorizada para imponer multas, excepto en ciertas circunstancias limitadas, por ejemplo, cuando alega que una empresa infringió una orden administrativa de la FTC o que contravino una regulación, como la que rige el sistema de telemercadeo o la privacidad infantil en internet.

F. D. M.: EE. UU. es reconocido por las grandes multas que aplica a favor de los consumidores, ¿cómo evitar el uso masivo e infundado de estas acciones contra fabricantes, distribuidores y comerciantes minoristas de bienes y servicios?

E. R.: Una multa, por naturaleza, tiene un propósito punitivo y actúa para disuadir la conducta ilegal del demandado y de otros posibles infractores de la ley. Paralelamente, al momento de determinar la cuantía de una multa, la FTC y los tribunales deben garantizar que no sea excesiva. Para este fin, deben considerar, por ejemplo, la cantidad de infracciones o su duración, si el demandado tiene antecedentes de conducta ilegal y si la aplicación de la multa pudiera quebrar a la empresa. Así mismo, los demandados están protegidos contra las multas excesivas por las disposiciones de debido proceso establecidas en la Constitución.

F. D. M.: ¿La promoción de la competencia en los mercados de salud puede comprometer la atención a los pacientes?

E. R.: Todo lo contrario. Las leyes de competencia y su aplicación desempeñan un papel vital para garantizar que los mercados de la atención de la salud funcionen eficazmente y que los consumidores se beneficien de la competencia, particularmente en lo que se refiere a la disponibilidad de precios más bajos y de una prestación del servicio de mayor calidad.

A través de una combinación de cumplimiento legal antimonopólico, trabajo de política e investigación, la FTC procura garantizar el correcto funcionamiento de los mercados de la salud y el desarrollo de formas innovadoras de atención, protegiendo a los consumidores de arreglos y conductas de carácter anticompetitivo.

F. D. M.: ¿Cómo fortalecer la protección a los consumidores en una época en la que el comercio internacional facilita el intercambio de bienes y servicios en todas partes del mundo?

E. R.: En estos tiempos en que se observa un aumento progresivo del volumen del comercio global, la cooperación internacional en términos de aplicación de la ley resulta fundamental para proteger a los consumidores. La globalización, internet y los avances de las redes de telecomunicaciones han creado nuevas oportunidades sin precedentes para los consumidores y para las empresas en términos de transacciones transnacionales. Sin embargo, estos desarrollos han planteado nuevos desafíos para los consumidores y para los organismos como la FTC y la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia, a las que se les ha encomendado la tarea de proteger a los consumidores y promover la competencia.

Entrevista realizada por Ámbito Jurídico, en la edición del 8 de diciembre de 2014 al 11 de enero de 2015, Año XVII, No. 408, pág. 10.