La divulgación digital de información financiera. Caso de las compañías colombianas cotizadas en bolsa

Revista Nº 13 Ene.-Mar. 2003

Carmen Caba Pérez 

(España) 

Doctora en Ciencias Económicas y Empresariales. Profesora del Departamento de Dirección y Gestión de Empresas, Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Almería. España 

Carlos Castillo Delgado (España) 

Profesor del Departamento de Dirección y Gestión de Empresas, Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Almería. España 

1. Introducción

En los últimos años se está produciendo una internacionalización de la actividad de las empresas, de forma que cada vez son más las empresas que buscan no únicamente mayor cuota de mercado para sus productos dentro de sus fronteras sino nuevos mercados fuera de ellas. Ante esta situación, muchas son las empresas que han considerado conveniente dar a conocer su producto a través de Internet, al ser un medio por el que la información está disponible en todo momento para cualquier potencial consumidor, en un mundo donde la conexión a Internet cada vez es más accesible.

Por tanto, en una primera fase el objetivo de estas empresas fue estar en la red para dar a conocer fundamentalmente su producto. Sin embargo, gradualmente las empresas han ido tomando conciencia del potencial que tiene este medio para mejorar sus relaciones con los inversores, al tener acceso incluso los pequeños inversores. He aquí que estas empresas creen en la necesidad de dar un nuevo paso en cuanto a la idea de la utilidad de su web, incluyendo además de información sobre el producto, información sobre la situación financiera de la misma.

Así las cosas, en los últimos años el suministro de información económico-financiera de las empresas a través de Internet, está experimentando un desarrollo espectacular que está revolucionando el proceso de difusión de este tipo de información. Ante este hecho, podría cuestionarse si las empresas que cotizan en el Mercado de Capitales de Colombia son realmente conscientes de la importancia de incorporar en sus páginas web información dirigida a sus inversionistas.

2. Ventajas de la comunicación financiera empresarial digital

Actualmente se están produciendo cambios sustanciales en la estrategia de comunicación de la información financiera que suministran las empresas como consecuencia de los avances que se están produciendo en el desarrollo de redes de comunicación telemáticas. Así, mediante el empleo de estas nuevas herramientas informáticas, que facilitan enormemente tanto la accesibilidad a la información como su análisis, se podrían superar algunas de las limitaciones que presenta el modelo tradicional de comunicación de información financiera en formato de papel. De hecho, en trabajos como el de la IASC (1999) se estima que la información suministrada a través de Internet pasará a ser la información más utilizada en un plazo de cinco años, quedando en un segundo plano la información impresa en papel.

A este respecto, son numerosos los autores y organismos que han enumerado las razones que aconsejan el uso del reporting digital. Entre ellos nos encontramos con el del ICAEW (1998) que señalan en su informe 21st Century Annual Report que el informe financiero, que todavía muchas empresas divulgan en formato papel, seguirá la tendencia que se observa en la figura 1.

rev13divulgacionfig1.JPG
rev13divulgacionfig1.JPG
 

Así, Internet como medio de divulgar la información financiera empresarial ofrecería frente al formato papel, entre otras, ventajas tales como :

• Facilitar información a un número mayor de usuarios, entre los que se encontraría los inversores, a un coste reducido.

• Permitir divulgar información continua on-line.

• Proporcionar flexibilidad a la estructura de la información incluida en el informe anual.

• Hacer posible que obtuviese una visión histórica de la evolución de la empresa al ser posible que aumente el volumen de información disponible.

• Permitir la introducción de animaciones o elementos que hicieran más atractiva y comprensible dicha información.

Ahora bien, habida cuenta del carácter voluntario que tiene el uso de Internet para fines de comunicación de información, no todas emplean este medio actualmente, y las que lo hacen utilizan el formato e introducen la información que estiman pertinentes.

3. Modelo de comunicación financiera empresarial digitalizado: una propuesta

Tal como acabamos de señalar los avances que se están produciendo en materia de tecnología de información nos llevan a pensar que estamos en plena evolución de la estrategia de comunicación de las compañías con sus usuarios, que va desde un modelo que utiliza como canal básicamente solo el papel hacia otro que utiliza también Internet.

Ello está propiciando la inquietud de las principales organizaciones contables que están tratando de elaborar un marco armonizado que permita estructurar la información a suministrar por este medio por las empresas (ICAEW, 1998;Trites, 1999; IASC, 1999; FASB, 2000, 2001).

La revisión de estas iniciativas junto con las acciones llevadas a cabo por las propias empresas para facilitar el suministro de datos a través de Internet, nos pone de manifiesto la inexistencia de una estructura estándar, lo cual nos hace reflexionar acerca de cuál puede ser la estructura que debiera tener un modelo digital de información financiera empresarial.

En nuestra opinión, toda empresa que se plantee la introducción de información financiera en su web, habrá de cuestionarse no solo por la información financiera a introducir en dicha web, sino también por las cualidades que deberán cumplir los contenidos difundidos, y , finalmente, por el diseño que puede hacer que esa información financiera sea más accesible y navegable para los usuarios.

Así pues, consideramos que si queremos elaborar un modelo de divulgación digital para la información financiera debemos intentar responder a cada unas de estas tres cuestiones, lo cual lo hacemos apoyándonos en la literatura existente sobre el tema.

a) Contenido de la información a suministrar en las páginas web

Esta primera cuestión no cabe duda que representa el núcleo fundamental de todo modelo de divulgación digital de información financiera, ya que nos pondrá de manifiesto el grado de transparencia informativa que quiere alcanzar la entidad.

En este sentido, consideramos que la página web debiera integrar tres grandes bloques, siendo el primero de ellos el principal y los otros dos suplementarios o de apoyo al primero:

a) La información financiera que las empresas de cada país están obligadas, por lo general, a depositar en determinados registros públicos, es decir, los contenidos en el informe anual.

b) Información relacionada con activos intangibles generadores de riqueza para la empresa y que no suele ser considerada en los estados financieros.

c) Otra información financiera relacionada con la condición de sociedades cotizadas.

Con respecto a este primer apartado en la página web se debería ofrecer los estados financieros principales que conforman el informe anual —normalmente balance, cuenta de resultados, estado de flujos de tesorería, etc.— y que tradicionalmente son presentados por las empresas a sus accionistas y al mercado de capitales.

En el segundo apartado se hace referencia a comunicar a los inversores información relacionada con la creación de valor en la empresa. De hecho numerosos autores han destacado la importancia de informar sobre los intangibles o capital intelectual, término este último que hace referencia al conjunto de activos que, pese a no estar reflejados en los estados contables tradicionales generan valor para la empresa.

Así, para suministrar este tipo de información consideramos que la página web debiera integrar tres secciones:

1. Los recursos humanos de la compañía, es decir, una sección en la que se ponga de manifiesto tanto las competencias actuales como la capacidad de aprender y crear de las personas y equipos de trabajo —la existencia de planes de formación de su personal, capacitación y antigüedad de la plantilla, etc—.

2. La estructura interna, o lo que es lo mismo, un apartado en el que se haga referencia al “saber hacer” de la compañía, lo que incluiría los sistemas de información y de gestión, tecnología disponible, etc., es decir, todos aquellos elementos de los que depende la mejora de la eficiencia y eficacia interna de la compañía —esfuerzo inversor en I+D; control de calidad de sus productos, etc.—.

3. La estructura externa, ésta debería comprender el valor creado como consecuencia de la relación de la compañía con el exterior, cuya clave del éxito se observará, a través por ejemplo de sus redes de distribución, alianzas, acuerdos de colaboración con otras empresas, etc.

Con respecto al tercer apartado, desde nuestro punto de vista, recomendamos integrar en la página web de la compañía además de la información anterior, la relativa a su evolución en los mercados de capitales, así como con su cotización actual. Asimismo, se debería de poner a disposición de los usuarios las opiniones de analistas y de la prensa sobre la situación que atraviesa la empresa, sus reuniones oficiales, su política de dividendos y la difusión del calendario de acontecimientos relevantes que puedan afectar al futuro inmediato de la empresa y, por tanto, a la cotización de las acciones de la compañía.

b) Cualidades a cumplir por los contenidos divulgados en las páginas web

Esta segunda cuestión debe hacer referencia a la necesidad de que la información suministrada cumpla determinadas características exigidas por la doctrina a la información financiera. Para ello, creemos conveniente introducir, al menos, aquellas cualidades que, según la literatura existente en materia de reportes digitales, destacan por su importancia en la divulgación de la información financiera —AICPA, 1994; Spaul, 1997; ICAEW, 1998; FASB, 2000—. En este sentido, creemos necesario que los contenidos financieros introducidos cumplan las siguientes características: a) carácter completo; b) oportunidad, c) comparabilidad; d) comprensibilidad; e) relevancia y f) fiabilidad.

Pasemos, pues, al análisis de cada una de estas cualidades:

a) Carácter completo: la política informativa de la empresa debe establecer que en la página web aparezca una información lo más completa posible, para lo cual sería conveniente la incorporación del informe anual, es decir, el informe de gestión y estados financieros.

b) Oportunidad: se debería ofrecer en la página web no únicamente la información anual que ésta produce, sino que sería conveniente recoger información de intervalos de tiempo inferiores (información de carácter trimestral, mensual, etc.). No debemos olvidar que según el informe del CICA (Trites, 1999), entre las ventajas que ofrece Internet a la difusión de información financiera aparece la posibilidad de obtener información continua en el tiempo o, cuando menos, con una mayor frecuencia a la establecida legalmente.

Así mismo, la información relacionada con su condición de empresa cotizada debiera ser actualizada con una alta frecuencia, al modificarse continuamente datos tales como su cotización en bolsa. Por ello, se debería ofrecer a cualquier interesado la posibilidad de obtener en tiempo real dicha valoración o que esta información se actualice con una demora no superior a la diaria.

c) Comparabilidad: consideramos fundamental que el usuario pudiera disponer de información financiera de varios ejercicios económicos, susceptible de ser utilizada para elaborar sus propios informes comparativos. Esta información debiera comprender más de dos ejercicios económicos, debido a que creemos que un menor número de períodos no es significativo para los análisis que puedan desarrollarse a partir de los mismos. Igualmente, sería conveniente que la propia empresa realizara dichos informes comparativos y los pusiera a disposición de los usuarios interesados.

d) Comprensibilidad: creemos que para que el visitante entienda con mayor facilidad la información suministrada, resulta adecuada una buena combinación de ratios o gráficos junto con comentarios a los mismos, y que, adicionalmente, se introduzcan guías y glosarios de términos para facilitar a los usuarios no expertos la comprensión de la información financiera.

e) Relevancia: creemos que sería conveniente que la empresa elaborara y pusiera a disposición del usuario informes técnicos sobre la gestión de la compañía. Además, dicha información debería poder ser consultada de forma segregada, es decir, por sectores o actividades.

f) Fiabilidad: se hace necesario que la información que se introduzca en la página web se encuentre verificada por auditores de cuentas. Con ello hacemos referencia tanto a la información financiera “oficial” como a la “no oficial”, como por ejemplo, la información financiera intermedia que pueda aparecer en dicha página web.

c) Navegabilidad, diseño y accesibilidad

Con esta cuestión nos planteamos poner de manifiesto la necesidad de crear un espacio cuyo diseño facilite la navegabilidad y acceso a la información disponible. Así, creemos conveniente introducir algunas características en su estructuración ya que afectan, a nuestro modo de entender, a la disponibilidad de esa información financiera. Estas características son: a) facilidad de acceder a la información; b) categorización de la accesibilidad del usuario; c) facilidad de tránsito por la información financiera; d) facilidad de gestión de los datos; e) facilidad de tránsito de usuarios de habla no hispana; f) interactividad con el usuario.

Analicemos, pues, en qué consiste cada una de ellas:

a) Facilidad de acceder a la información: Creemos conveniente introducir en la página web medios que faciliten la búsqueda de la información financiera. Para ello, proponemos que en su diseño se introduzcan dos herramientas: a) un mapa de la web, lo que permitiría a los usuarios visualizar el contenido de la web, y b) un apartado específico que podría ser denominado, por ejemplo, “información para el inversionista” o “información financiera o similar”, que indique a los usuarios que allí se encuentra la información financiera buscada.

b) Categorización de la accesibilidad del usuario: no cabe duda que a la página web de la empresa acceden distintos tipos de usuarios con distintas necesidades de información. Así, podría ser conveniente establecer diferentes perfiles de acceso a la información, de forma que en éstos se pudiera adecuar la información financiera suministrada a las demandas de cada tipo de usuario.

c) Facilidad de tránsito por la información financiera: una de las grandes ventajas que puede ofrecer la introducción de información financiera en la página web, es que se pueda conocer rápidamente el significado de una determinada cifra a través de la introducción de enlaces que expliquen o especifiquen de dónde provienen las mismas, criterios contables seguidos, etc. Esto se puede conseguir mediante la introducción de un sistema de hipervínculos dentro de las propias cifras incluidas en los estados contables, por ejemplo.

d) Facilidad de gestión de los datos: se debe dar al usuario la posibilidad de que pueda almacenar en su propio ordenador la información financiera contenida en la página web en distintos tipos de formatos electrónicos. Así, creemos conveniente que la información aparezca en formato “descargable” que permita al usuario manipular, combinar o resumir la información financiera, de forma que pueda adaptarla a sus necesidades.

Basándonos en el modelo de informe elaborado por el Special Committee on Financial Reporting del American Institute of Certified Public Accountants (AICPA, 1994) en el que se observa la importancia otorgada a la posibilidad de descargar la información en un formato de archivo manipulable, consideramos fundamental que la página web ofrezca información en formato de hoja de cálculo como pudiera ser la de Microsoft Excel. Por su parte, a los formatos html (Hipertexto) o archivos de texto como pdf (Adobe Acrobat) o doc (Microsoft Word), no son formatos tan adecuados para interactuar con la información que contienen aunque son muy relevantes, ya que el primero tiene capacidad de enlace con otros documentos, mientras que el segundo tiene la ventaja de su portabilidad y compatibilidad. De esta forma, las empresas debieran ofrecer la información financiera en todos estos formatos electrónicos de tratamiento de información, para que el usuario decidiera finalmente si utilizar uno u otro en función de los objetivos que pretendiera.

e) Facilidad de tránsito de usuarios de habla no hispana: hay que tener en cuenta que Internet posibilita la denominada “aldea global” donde cualquier usuario de cualquier parte del mundo puede acceder a la información suministrada por la empresa. Por ello, le resultaría muy beneficioso la presentación de la información en varios idiomas, o al menos, además de en español en ingles.

f) Interactividad con el usuario: consideramos conveniente disponer de medios que permitan la interactividad entre la compañía y el usuario, hecho que se puede lograr ofreciendo dos servicios: 1. un servicio de alertas; 2. un servicio de información personalizada a través del envío de información a la dirección de correo electrónico del usuario.

4. La comunicación financiera digital de las empresas colombianas

4.1. Objeto de análisis

Una revisión de la literatura publicada en la última década sobre Internet como medio de divulgación de la información financiera, nos permite destacar el hecho de que muchos de estos trabajos se han centrado en el análisis de la evolución de determinadas compañías respecto al suministro de información económico-financiera vía Internet, fundamentalmente, de compañías europeas y de Estados Unidos —Gray y Debreceny, 1997; Graven y Marston 1999; Pirchegger y Wagenhofer, 1999; Hedlin, 1999; Deller y otros, 1999; Gowthorpe y Amat, 1999—.

En cuanto al contenido de estos trabajos, en una parte de ellos se suele analizar principalmente el uso de Internet en las empresas del país analizado, centrándose en las empresas cotizantes en el mercado de valores y planteándose la elaboración de índices de cuantificación de la información divulgada —Ettredge et al. (2000), Gandía (2000) o Larran y Giner (2001)—. De otro lado, otros trabajos han tratado de buscar los motivos o razones que han determinado la variación existente en la cantidad de información financiera incluida en la página web de las compañías —Bonsón y Escobar, 2002; Larran y Giner, 2001—, para lo que han contrastado hipótesis tales como si está condicionado por el sector en el que opera, por el tamaño de la empresa, por la localización geográfica o cultural, por el endeudamiento empresarial, por la rentabilidad financiera, etc.

Basándonos en estos antecedentes, creemos conveniente plantear como objeto de análisis un país poco abordado hasta ahora como es Colombia y, más concretamente, el caso de las empresas colombianas que cotizan en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC). Con ello intentamos cubrir parte del vacío existente en cuanto al desconocimiento de las prácticas en el empleo de Internet por parte de las empresas colombianas intentando dar respuestas a las siguientes cuestiones:

1º Cuestión: ¿Cuál es el uso y alcance que las compañías colombianas hacen de Internet como medio de divulgación de la información financiera?

2º Cuestión: ¿Cuál es el impulso que ha dado la BVC a Internet como medio de divulgación de la información financiera de estas compañías?

3º Cuestión: ¿El tamaño de las empresas colombianas repercute en la decisión de los empresarios colombianos sobre utilización de la página web como medio de divulgación de la información financiera?

4º Cuestión: ¿El sector en el que opera la empresa colombiana repercute en la decisión de los empresarios colombianos sobre utilización de la página web como medio de divulgación de la información financiera?

4.2. Descripción de la metodología de investigación

a) Metodología para el análisis de la 1ª cuestión

Desde el punto de vista metodológico, en línea con trabajos como los de Ettredge et al. (2000), Gandía (2000), Caba y otros (2001) o Larran y Giner (2001), se ha procedido a la elaboración de un índice de divulgación. Para obtener los datos a incluir en el índice se desarrolla una tabla de puntuación. La selección de los componentes de dicho índice de divulgación se ha realizado basándonos en el modelo de comunicación digital propuesto.

Este índice de divulgación, por tanto, está conformado por ítems que hacen referencia al tipo de información financiera que difunden a través de sus páginas web, a la presencia de determinadas cualidades que la información financiera divulgada debe cumplir y al esfuerzo que las empresas han realizado para la construcción de páginas web que faciliten al usuario su consulta.

Entre las alternativas que se presentan para puntuar estos ítems se ha optado por usar una puntuación dicotómica, asignando idéntica ponderación a cada uno de los bloques y a cada sección dentro de estos, a excepción de las del primer bloque –véase en el cuadro 1-. Así, el total de requisitos cumplidos por las compañías colombianas de los recomendados para la divulgación de información financiera en Internet (TRCCE) surgirá de la adición de:

 

Donde rcce será el valor atribuido a cada ítem, que computará si la compañía incluye en su página web el elemento o característica rccei recomendados. Si en la página no incorpora este elemento se le asigna un valor 0.

Una vez todos los ítems han sido puntuados se ha creado un índice para medir el grado de coincidencia con los requisitos sugeridos para la divulgación de las información financiera por Internet (IC). Así, partiendo de que m es el total de puntuación posible de los elementos del cuestionario, es decir, 6 en la primera sección, más 6 en la segunda y otros 6 en la tercera, se hallaría el índice de la siguiente forma: IC=TRCCE/m x 100. No obstante, hay que apuntar que se podrán hallar índices parciales para cada una de las secciones –ICt para el tipo de información que suministran; ICc para las características de la información financiera y; ICn para la navegabilidad, diseño y accesibilidad a la página web.

 

 

 

 

 

b) Metodología para el análisis asociado a la 2ª cuestión

Como por todos es conocido, las bolsas de valores contribuyen a canalizar el financiamiento de las compañías, que de esta forma pueden financiar unos proyectos de inversión que finalmente generarán empleos y riqueza para el país. Bajo esta realidad, lo cierto es que a las bolsas de valores acuden cada día más inversores, tanto pertenecientes al mercado doméstico como inversionistas extranjeros. Ello está provocando un aumento del número de usuarios que acuden directamente a las páginas web de las compañías para obtener información financiera de las entidades emisoras de estos valores.

Bajo esta realidad, se compara el esfuerzo realizado por la Bolsa de Valores Colombiana (BVC), para la divulgación financiera a través de su página web con m, es decir con la puntuación máxima que podría alcanzar su página web en el caso de que siguiera el modelo de comunicación financiera digital propuesto.

c) Metodología para el establecimiento de la hipótesis asociada a la 3ª cuestión

El análisis de la literatura previa hace percibir una relación significativa entre el tamaño de las empresas y el uso de Internet en la divulgación de la información financiera. Ello se ha argumentado alegando que éstas tienen mayor número de inversores y en consecuencia mayor número de usuarios interesados en su evolución, que el coste relativo de preparación y elaboración de la información divulgada es menor para las empresas grandes, etc.

Esta situación nos sugiere la siguiente hipótesis:

Ha1. El uso y alcance de Internet es dependiente del tamaño de la empresa.

Para contrastar Ha1 se va a utilizar el índice elaborado anteriormente, IC. Ahora bien, la diferencia radica en la muestra utilizada, ya que se diferenciará entre las empresas de mayor capitalización bursátil a 31-12-2001 y el resto de empresas cotizantes.

d) Metodología para el establecimiento de la hipótesis asociada a la 4ª cuestión

La literatura previa ha puesto de manifiesto que existe una la relación directa entre el sector en el que compite la empresa y la información voluntaria suministrada a través de Internet (Ettredge y otros, 2000; Bonsón y Escobar, 2002).

Ello es sustentado bajo el hecho de que los distintos sectores pueden tener necesidad de ofrecer determinada imagen, lo que les puede influir en la información financiera voluntaria que el sector proporciona.

Esta situación nos induce a la hipótesis siguiente:

Ha2. El uso y alcance de Internet es dependiente del sector en el que opera.

El contraste de esta última hipótesis lleva a utilizar también el índice IC. No obstante, en este caso aplicaremos este índice a distintos grupos, concretamente, a las empresas cotizantes colombianas con similar actividad económica.

4.3. Análisis de los resultados

La obtención de la información necesaria para alcanzar los objetivos del trabajo se ha realizado visitando las páginas web de las empresas objeto de estudio. Para ello se tuvo que localizar la dirección de las 124 empresas que cotizaban en la BVC a finales de 2001, recurriendo a buscadores generales, o bien al empleo de reglas tales como “http://www.clave-cotización.com.co” o combinaciones de ésta, llevándose la recogida de datos durante los meses de septiembre y octubre de 2002. Del total de empresas cotizadas se tuvieron que eliminar 13 empresas al no permitir el acceso a su página web o a su enlace de información financiera, quedando la población reducida a 111 empresas. Bajo esta muestra pasemos al análisis de las 4 cuestiones ya señaladas.

1ª Cuestión. Uso y alcance de la información financiera digital por las empresas colombianas

En primer lugar, cabe destacar el hecho de que el porcentaje de empresas colombianas que disponen de página web representa el 63,63% de la totalidad de la muestra seleccionada. Este dato aunque es algo más bajo del que se alcanza en la media de los países industrializados, no podemos decir que sea excesivamente bajo. Sin embargo, si consideramos el porcentaje de compañías colombianas que incluyen información financiera en estas páginas web, observamos que la proporción se sitúa en este caso únicamente entorno al 17,11% de las empresas analizadas, lo cual se puede considerar como un dato bastante bajo.

Bajo esta situación si comenzamos comentando el ICt medio de la primera sección —tipo de información que suministran—, observamos que alcanza un valor del 47.15% de la información financiera suministrada vía Internet que hemos considerado que sería oportuno publicar en las páginas web, en aquellas empresas que tienen divulgación financiera digital.

Si analizamos los resultados parciales obtenidos para este primer bloque, los correspondientes a la información tradicional suministrada, éstos muestran que la inmensa mayoría de las empresas con página web que incorpora información financiera presentan los estados financieros que obligatoriamente deben presentar a organismos oficiales —71.93%—.

Respecto a la divulgación por Internet de información sobre intangibles, antes de pasar a su análisis hemos de apuntar dos hechos: 1. dado que ésta es una información de apoyo a la información financiera tradicional, solo se ha analizado este tipo de información en aquellas compañías que ofrecían algún dato financiero tradicional; 2. solo se han tomado algunos de los posibles ítems que se pueden considerar como generadores de valor de la compañía. Bajo estas consideraciones, observamos que la situación es mucho más dispar que en el caso previamente analizado del suministro de información tradicional, aunque por lo general se observa que existe bastante carencia —38.60%—.

Bien es cierto que en muchas de ellas se encuentra información sobre algunos de los ítems escogidos de tecnología — 31.58%—, recursos humanos —21.05%— o alianzas estratégicas —84.21%—, al analizar el contenido de dicha información se observa que no profundizan lo que sería deseable. Es más, en bastantes ocasiones dicha información aparece en un apartado denominado “nuestra empresa” o similar de forma que pasa casi inadvertida, es decir, no se le da la importancia que realmente tiene.

En cuanto a la incorporación de información relacionada con la condición de sociedades que cotizan en el mercado bursátil, se observa cómo por término medio los porcentajes son mucho menores al caso de la información financiera tradicional —25.44%—.

De toda la información recomendada a incorporar en la web, es destacable la divulgación de notas de prensa. Hay que hacer constar, asimismo, la falta de interés que se aprecia en las páginas web de las compañías colombianas para transmitir las reuniones oficiales mediante video-conferencias o la publicación de las transparencias utilizadas en estas reuniones y el calendario de acontecimientos relevantes que van a acontecer en la compañía.

Respecto al grado de cumplimiento de las características cualitativas de la información financiera, el ICc medio de las empresas colombianas con información financiera digital ronda el 26.32%, teniendo los mayores grados de cumplimiento características como carácter completo y comparabilidad de la información suministrada.

En relación con el primer apartado de la segunda sección del cuestionario —características de la información financiera—, se observa que el 52.63% de las páginas web de las empresas ofrecen los informes financieros y de gestión completos, optando un 26.32% por introducir en su web únicamente una versión resumida de dichos informes o parte de éstos. El resto de las empresas ni siquiera se puede decir que presentan una versión resumida, sino que muestran tan solo alguna que otra cifra.

Por otra parte, respecto al requisito de oportunidad de la información, y más concretamente de la información financiera tradicional, los resultados son mucho más bajos de los deseables —23.68%—, ya que no debemos olvidar que la información on-line publicada en tiempo real añade valor a la información proporcionada a los potenciales usuarios. Sin embargo, no es comprensible la falta de oportunidad de esta información, ya que la misma debe elaborarse, al ser una exigencia de la BVC el que las compañías que coticen en ella le suministren información tradicional trimestral.

La característica de comparabilidad está presente en una media de 26.32% de las empresas con información financiera digital. De hecho, solo tratan de proveer datos de más de dos ejercicios el 31.58%. Además, tampoco, prácticamente tratan de facilitar la labor al usuario creando resúmenes comparativos que ofrezcan una visión histórica rápida de su evolución financiera —21.05%—.

Por lo que a la comprensibilidad se refiere, se observa que las empresas colombianas analizadas no han realizado grandes esfuerzos para intentar presentar la información financiera de una forma más flexible para usuarios no siempre conocedores del lenguaje financiero —10.53%—.

Tras el análisis de las anteriores cualidades es necesario referirnos a la relevancia de la información suministrada en la página web, que se presenta en únicamente el 15.79% de las páginas web de las empresas colombianas que suministran información financiera.

Finalmente, al hacer alusión al último apartado de la segunda sección, la fiabilidad de la información, hemos podido observar cómo solo el 31.58% de la información financiera oficial anual divulgada adjuntaba el correspondiente informe de verificación por auditores independientes, no contando pues un porcentaje muy elevado de informes con la garantía de fiabilidad deseada.

Para concluir con la primera cuestión, queda por mencionar los aspectos relativos a la última sección del cuestionario dedicada del estudio de la navegabilidad, diseño y accesibilidad de las páginas web, donde se observa que el ICn medio alcanza un 30.70% de los requisitos recomendados en este apartado.

Comenzando por la facilidad de acceder a la información, destaca el hecho de que la mayoría de las páginas web de estas empresas no dispongan de un apartado específico para recoger la información financiera —36.84%—.

Respecto a la distinción de perfiles de usuarios para facilitar la navegabilidad, hay que señalar que ninguna de las empresas ha optado por establecer perfiles para facilitar el acceso a la información en función del tipo de usuario.

Una de las grandes ventajas que ofrece el formato de hipertexto —html— es el de permitir un sistema de hipervínculos que permite acceder mediante enlaces a distintos apartados de la información contenida en las páginas web. Sin embargo, en el contenido de los informes financieros esta característica tampoco ha sido utilizada por ninguna de las empresas colombianas.

Al analizar los datos obtenidos en cuanto a los formatos utilizados a la hora de publicar la información, nos encontramos cómo la mayoría de las páginas utiliza el formato pdf —52.63%—, siendo pocas las empresas que ofrecen la misma información en distintos formatos simultáneamente. Por último, es destacable la baja introducción de la hoja de cálculo excel —15.79%—, formato que no solo permite descargar la información en el ordenador del usuario, sino que le posibilita la creación de sus propios informes.

Teniendo en cuenta que Internet posibilita que cualquier usuario de cualquier parte del mundo puede acceder a información que de otro modo le resultaría muy difícil, observamos cómo no son muchas las empresas colombianas que suministran la información financiera adicionalmente en otros idiomas, además del propio del país —47.37%—.

Por último, en el aspecto relacionado con la interactividad entre las empresas y usuarios de la información financiera a través de Internet hay que señalar que el hecho de proporcionar una dirección de e-mail distinta a la del webmaster ha sido considerada por una parte importante de éstas —94.74%—, aunque nunca se ofrece la posibilidad a los usuarios para que puedan recibir electrónicamente información puntual sobre cualquier dato financiero nuevo que incluya en la página web de la compañía.

En resumen el índice de coincidencia en la divulgación por Internet (IC) alcanza un valor medio del 34.27%, por lo que las empresas colombianas que suministran información financiera en su web no logran llegar por término medio ni siquiera a la mitad de los requisitos recomendados. No obstante hay que apuntar que si tomáramos este índice teniendo en cuenta la totalidad de empresas colombianas alcanzaría únicamente un valor del 5.9%.

2ª Cuestión. Uso y alcance de la información financiera digital divulgada a través de la BVC

Entre las posibles fuentes de información financiera digital además de la divulgada por las propias empresas colombianas encontramos las que podrían suministrar los organismos oficiales tales como la Bolsa de Valores de Colombia. Así, este último organismo, debiera facilitar de forma gratuita la consulta de la información financiera que las sociedades emisoras deben enviar periódicamente.

Concretamente, la BVC exige que las empresas emisoras le suministren la siguiente información tanto periódicamente como eventualmente:

a) Información al final de ejercicio:

Previa a la asamblea: 1. Proyecto de distribución de utilidades o informe de pérdidas en su caso; 2. Fecha prevista para la realización de la asamblea general de accionistas o similar.

Posterior a la asamblea: 1. Decisión sobre distribución de utilidades; 2. Formulario de actualización en el Registro Nacional de Valores e Intermediarios; 3. Copia del acta de la asamblea general de accionistas o similar; 4. Certificado de existencia y representación legal.

b) Información trimestral: El informe trimestral, incluyendo las notas a los estados financieros y el informe del Revisor Fiscal.

c) Información eventual: Cualquier hecho jurídico, económico o financiero, que sea de transcendencia respecto de las mismas, de sus negocios o para la determinación del precio o para la circulación en el mercado de valores que tengan inscrito en el registro.

Aunque no existe obligación legal de divulgar dicha información financiera por medios electrónicos, lo cierto es que la BVC consciente de la importancia de Internet como medio de divulgación de la información financiera ha desarrollado una página web en la que se incluye una sección de información digitalizada sobre las empresas emisoras. En ella se puede consultar información financiera relativa a las emisoras con el siguiente contenido: a) Datos generales: razón social, mnemotécnico, tipo de emisor, dirección, sector, etc.; b) Títulos inscritos; c) Información eventual que incluye opiniones sobre la acciones, cotizaciones, etc.; d) Información financiera: incluye la información de corte trimestral, concretamente, el balance y el estado de pérdidas y ganancias, incluyéndose así mismo algunas razones financieras de liquidez, de endeudamiento y de rentabilidad, pudiéndose observar los resultados obtenidos en dos años consecutivos.

Si comparamos las opciones ofrecidas en relación a las compañías emisoras dentro de la página web del BVC, podemos comprobar cómo no se ofrecen la mayoría de los ítems que se incluyen en nuestro índice de divulgación. Ello en cierta medida es lógico ya que hay que tener en cuenta que ítems tales como información relativa a intangibles, por ejemplo, no se exige a las empresas y, por tanto, no se dispone de ella.

Sin embargo, esta página podría mejorarse bastante, incluyendo por ejemplo, una dirección de e-mail de la empresa para que pueda contactar con ella directamente el interesado, un sistema de hipervínculos dentro de los estados financieros que explicara el significado de las cifras, incluir gráficos; incluir el informe anual completo y no solo el balance y el estado de pérdidas y ganancias; incluir el informe de auditoría; introducir los datos en distintos formatos para que el usuario eligiera aquel que más se adapta a sus objetivos; hacer la información financiera accesible en otros idiomas; etc.

Por tanto, aunque la BVC está realizando esfuerzos en cuanto al suministro de información financiera por las empresas emisoras vía Internet, todavía queda bastante por hacer —ICt 45,8%; ICc 41,6 %; ICn 33,3%—.

3ª Cuestión. Asociación entre el tamaño de la empresa y el índice de divulgación

Para analizar si existe relación entre el tamaño de la empresa y el volumen y adecuación de la información facilitada vía Internet, hemos distinguido dos grupos de empresas. El primer grupo estaría formado por las treinta compañías colombianas de mayor capitalización bursátil (MCB-30), mientras que el segundo estaría integrado por el resto de empresas que cotizan en la BVC, ambos según datos de finales de diciembre 2001.

rev13divulgacion2.JPG
rev13divulgacion2.JPG
 

Al analizar los resultados obtenidos destacamos el hecho de que el 90% de las empresas pertenecientes al grupo de las de mayor capitalización bursátil, MCB-30, han considerado conveniente tener una página web. Además se puede observar que son estas empresas colombianas pertenecientes al grupo que hemos denominado MCB-30 que las más utilizan este medio para suministrar información financiera. (véase Figura 1).

En cuanto al índice de divulgación (IC) de las empresas que disponen de página web que suministra información financiera, hemos podido observar que al igual que en el caso anterior, el IC medio es mayor para las empresas del MCB-30 en —43,33% frente al 33,95% de todas las inscritas excluidas las del MCB-30—.

No solo existe una considerable distancia entre IC medio del total, sino que también se alcanza, mayores valores parciales en las dos últimas secciones al considerar los porcentajes de aquellas que disponen de página web con información financiera. En caso de considerar el total de empresas de cada grupo, qué duda cabe que la diferencia sería mucho mayor a favor del IMC-30. (véase Figura 2).

rev13divulgacion3.JPG
rev13divulgacion3.JPG
 

4ª Cuestión. Asociación entre el sector en el que opera la empresa y el índice de divulgación

El contraste de la hipótesis sobre la asociación entre el sector en el que opera la compañía y el volumen y adecuación de la información facilitada vía Internet, se ha realizado diferenciando en diez grupos las empresas cotizantes colombianas. La distinción de los grupos se ha realizado siguiendo las actividades económicas señaladas por la Superintendencia de Valores Colombiana, quedando conformado cada grupo por el número de empresas que se muestran a continuación: a) Agricultura, silvicultura, ganadería, caza y pesca –11–; b) Explotación de minas, cantera y petróleos –2–; c) Manufactura –42–; d) Electricidad, distribución de gas y agua –7–; f) construcción e ingeniería civil –2–; g) comercio –3–; h) transporte, almacenamiento y comunicaciones –14-; i) salud y servicios médicos privados –3-; j) Servicios varios –9-; k) Financiero –18.

Al analizar los resultados obtenidos destacamos el hecho de que el 100% de las empresas pertenecientes al sector financiero y de salud disponen de web, aunque son las financieras las que más han considerado conveniente tener una página web que dispongan de información financiera (véase Figura 3).

rev13divulgacion4.JPG
rev13divulgacion4.JPG
 

Por lo que al índice de divulgación (IC) por sectores económicos se refiere observamos cómo entre aquellas que disponen de página web que suministra información financiera, son las de electricidad seguidas de las manufactureras y financieras las que mayores porcentajes alcanzan.

No obstante, podemos decir que realmente no se puede llegar a señalar que exista un sector donde esté impuesto este medio de divulgación financiera digital de forma determinante, aunque bien es cierto que en el sector financiero ésta parece ser una necesidad, aunque queda mucho por hacer (véase Figura 4).

rev13divulgacion5.JPG
rev13divulgacion5.JPG
 

5. Conclusiones

Tras el análisis realizado, en nuestra opinión el futuro de la divulgación de la información financiera de las empresas colombianas vía Internet, pasa primeramente por la toma de conciencia de la importancia de integrar esta información en sus páginas web. Esta toma de conciencia debe llevar a que las empresas colombianas se planteen qué información financiera deben introducir, qué requisitos debe cumplir la información ofrecida y qué hacer para que tenga la página creada una buena accesibilidad y navegabilidad.

Ello es debido a que el índice de divulgación obtenido para las compañías colombianas en el suministro de información financiera a través de Internet es aún muy bajo, aunque bien es cierto que está ligado al tamaño de la empresa, ya que en las de menor capitalización bursátil todavía existe una considerable distancia con el total de requisitos del IC, mientras que para las empresas que forman el MCB-30, este índice resulta sensiblemente superior al medio. Además, en sectores como el financiero parece ser una necesidad apremiante.

Ante esta situación en la que se observa tanto una diferencia de contenido como de estructuración de la información suministrada vía Internet por las escasas empresas colombianas que han tomado hasta ahora conciencia de la importancia de la información financiera digital, los organismos profesionales de contabilidad del país deberían trabajar al objeto de intentar, en un primer lugar, que las empresas colombianas incluyeran en su web esta información, y en segundo lugar, para armonizar dicha estructura cuando dicha información decida introducirse.

Este último objetivo se debería alcanzar en colaboración con los organismos internacionales que están investigando sobre la homogenización de la información suministrada por las empresas vía Internet, dado el carácter internacional del asunto. Al mismo tiempo habría que buscar la forma de que alguna organización como la Bolsa de Valores de Colombia, asuma el papel que le corresponda como impulsor del cambio.

Bibliografía

Bonsón, E. y Escobar, T. El reporting digital en la Europa del Este e Islandia. Un estudio empírico. X Congreso de Profesores Universitarios de Contabilidad, Santiago de Compostela, España, 2002.

Caba Pérez, C; López Hernández, A. M.; Rodríguez Bolívar, M. P. La divulgación de la información financiera del sector público nacional y provincial argentino en la era digital. Enfoques contabilidad y Administración, Nº 4, 2002, pp. 78-93.

Deller, D., Stubenrath, M. y Weber, C. A survey of the internet for investor relations in the USA, the UK and Germany. European Accounting Review. Vol. 8, Nº 2, 1999, pp. 351-364.

Ettredge, M., Richardson, J.V. y Scholz, S. The presentation of financial information at corporate web sites. International Journal of Accounting Information Systems, Nº 2, 2000, pp. 149-168.

Financial Accounting Standards Board. Electronic Distribution of Business Reporting Information. Business Reporting Research Proyect, 2000.

Financial Accounting Standards Board. Improving Business Reporting: Insightis into Enhancing Voluntary Disclosures, 2001.

Gandía, J.L. La divulgación de información sobre intangibles en internet: evidencia internacional. IV Jornada de Trabajo sobre Análisis contable. Almería: ASEPUC, 2000.

Gowthorpe, C.; Amat, O. External reporting of accounting and financial internation via the Internet in Spain. The European Accounting Review, Vol. 8, Nº 2, 1999, pp. 365-371.

Graven, B.N. y Marston, C.L. Financial reporting on the internet by leading UK companies. European Accounting Review, Vol. 8. Nº 2, 1999, pp. 321-333.

Gray, G.L. y Debreceny, R. Corporate reporting on the internet: opportunities and challenges. Seventh Asian-Pacific Conference on International Accounting Issues. Bangkok, 1997.

Hedlin, P. The internet as a vehicle for investor relations: the Swedish case. The European Accounting Review, Vol. 8, 1999, pp. 373-381.

http://www.aicpa.org/members/div/acctstd/ibr/index.htm.

Institute of Chartered Accountants In England And Wales, ICAEW. The 21st Century Annual Report. London: ICAEW, 1998.

Internacional Accounting Standars Committee. Business Reporting on the Internet. Discussion Paper, Noviembre 1999. London: IASC, 1999.

Larran, J. y Giner, B. La oferta de información financiera en internet: un estudio de las grandes compañías españolas. XI Congreso AECA. Madrid: 2001.

Pirchegger, B. y Wacenhofer, A. Financial Information on the internet: a survey of the homepages of Austrian Companies. European Accounting Review, Vol. 8, Nº 2, 1999, pp. 383-393.

Spaul, B. Corporate Dialogue in the Digital Age. The Institute of Chartered Accountants in England and Wales (ICAEW). London: 1997.

Special Commitee on Financial Reporting of American Institute of Certified Public Accountants (AICPA). Improving business reporting- a customer focus: meeting information needs of investors and creditors. Comprehensive Report of the Special Committee on Financial Reporting, 1994.

Trites, G.D. The Impact of Technology on Financial and Business Reporting. Canadian Institute of Chartered Accountants, 1999.