La información integrada y el modelo propuesto por la AECA

Revista Nº 53 Ene.-Mar. 2013

 

 

Francisco Flores Muñoz 

José Luis Lizcano Álvarez 

María Mora Rodríguez 

Manuel Rejón López 

(España) 

Ponentes del documento AECA sobre información integrada 

1. Introducción

En un mundo como el actual, tan marcado por los aspectos económicos y financieros, se ha demostrado que la información financiera no es suficiente para la toma de decisiones. Así, es necesario tener información relacionada con el medio ambiente, lo social y el gobierno corporativo para que los usuarios de la información puedan tener un paquete completo de indicadores sobre el qué basar la toma de las decisiones.

Sin embargo, el punto de inflexión que ofrece la información integrada (integrated reporting) está en cómo mostrar en un informe principal toda esa información de forma interconectada. Por ejemplo, podremos medir la posible relación entre los ingresos de una entidad y sus emisiones contaminantes o calcular un indicador de productividad al mostrar la relación entre ingresos y número de empleados.

En este sentido, la entidad que se encarga de elaborar un marco conceptual sobre la información integrada es el IIRC (International Integrated Reporting Council), de reciente creación. En España, la Asociación de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA) ha elaborado un documento denominado “Información integrada: el cuadro integrado de indicadores CII-FESG y su taxonomía XBRL”, publicado en septiembre de 2012, con la finalidad de dar una respuesta tecnológica y un punto de apoyo y colaboración con el IIRC.

En el presente artículo, en primer lugar se va a exponer la necesidad de la información integrada, para después explicar en qué consiste el IIRC y el primer documento importante emitido por dicha entidad, el Discussion paperTowards Integrated Reporting – Communicating Value in the 21st century”.

Luego se hará eco de las aportaciones de la AECA a la información integrada a través del documento emitido y su atractiva propuesta tecnológica. Finalmente, se expondrán las conclusiones de este trabajo.

2. ¿Por qué es necesaria una información integrada?

De la crisis de confianza en la economía y sus agentes se culpa en gran medida a los problemas de transparencia informativa, pues los inversores y demás usuarios de la información piden una mayor relevancia y fiabilidad en la información publicada por las empresas y los modelos de reporting.

En fechas no muy lejanas, un grupo de académicos y profesionales han puesto de manifiesto algunas disfunciones y asimetrías en la información empresarial actual, ya que la información que emite una empresa circula por caminos separados —mas no interrelacionados—y no como un cuerpo único, como si fueran compartimentos impermeables entre ellos, lo que puede distorsionar la imagen de la empresa.

De esta forma, si se analiza la “información financiera” de una empresa energética y su resultado refleja una alta rentabilidad, desde la perspectiva de inversores potenciales en principio podría parecer una magnífica oportunidad. Pero si, por ejemplo, en la toma de decisiones se considera también la “información no financiera”, es decir, la contenida en su memoria de responsabilidad social corporativa, y se mencionasen posibles problemas legales en el futuro debido a incumplimientos en materia de legislación laboral, es posible que el inversor piense dos veces la adquisición de dichas acciones.

Hoy día contamos con varios índices bursátiles que se componen por empresas de notable éxito económico y que al mismo tiempo son líderes en gestión y divulgación sobre sostenibilidad. Por ejemplo, tenemos el Dow Jones Sustainability Index (DJSI), el FTSE4 Good Index y el STOXX Global ESG Leaders.

Como podemos comprobar en el gráfico 1, los datos de evolución bursátil revelan un mejor comportamiento de las empresas que forman parte de los índices bursátiles de sostenibilidad en comparación, por ejemplo, con las entidades que forman parte de un índice tradicional. Si bien este hecho no demuestra empíricamente que una gestión empresarial más sostenible garantice un mejor desempeño bursátil, resulta revelador que un grupo de empresas internacionalmente exitosas estén apostando por incorporar la sostenibilidad a su estrategia, así como a sus políticas de divulgación de información empresarial, como factor clave de ventaja competitiva y generación de valor.

GRAFICO 1-PAG.50.JPG
 

 

Fuente: “Transparency and flexibility stand out in the flood of sustainable products”, disponible en http://www.stoxx.com/download/articles/article_konrad_201110.pdf

Conseguir armonizar ambos tipos de información, financiera y no financiera, en un flujo de información pública único e interrelacionado devendrá en un informe resultante que comprenda los aspectos materiales —esenciales— y útiles para el inversor y otros stakeholders(1). De esta manera, el usuario será capaz de comprender cómo se crea valor en la entidad y, más importante, cómo se va a seguir creando, pues deberá contener los objetivos cuantificados que aquella espera alcanzar en el futuro.

Como ya sabemos el marco normativo de la información financiera —contabilidad— para las entidades que cotizan en bolsa y, en general, para el común de las sociedades ha alcanzado un alto grado de normalización. El motivo fundamental es la emisión de las normas internacionales de información financiera o NIIF (anteriormente denominadas normas internacionales de contabilidad o NIC), por parte del International Accounting Standards Board (IASB), un organismo con cierta tradición reguladora. No obstante, es desde principios de los años setenta que el anterior IASC comenzó a emitir normas contables de alta calidad que han sido adoptadas por muchos países a través de la adaptación de sus marcos legales y contables respectivos. Además, desde 2009 se cuenta con unas NIIF para las PYMES. Por otra parte, en los diferentes países de América Latina están comenzando a adoptarse las NIIF y NIIF para las PYMES, aunque no de manera uniforme.

Si bien la información financiera tiene un marco normativo relativamente sólido, no ocurre lo mismo en cuanto a la no financiera, ya que los procesos de normalización son más recientes; además se trata de información cuya elaboración es en muchos casos voluntaria o es obligatoria pero dotada de cierta ambigüedad en cuanto a los aspectos a informar. Así, podemos entender la información no financiera como aquella que reporta acerca de los aspectos ambientales, sociales y de gobierno corporativo de la entidad.

En relación con la información no financiera hay un interés creciente por parte de los inversores y otros usuarios que reconocen la importancia de ésta. De hecho “la necesidad de un conjunto de información más amplia se demuestra claramente por el pequeño porcentaje del valor de mercado explicado por activos físicos y financieros, 19% en 2009 frente a 83% en 1975. El resto corresponde a factores intangibles, algunos de los cuales se explican en los estados financieros, pero muchos de ellos no”(2).

Ahora bien, se destacarán los esfuerzos normalizadores de los últimos años por parte de la Global Reporting Initiative (GRI) y la propia AECA. Sus propuestas de normalización se han visto acompañadas de algunas iniciativas de carácter legal, por ejemplo en Sudáfrica. No podemos olvidarnos de los trabajos precursores realizados en Estados Unidos a finales del siglo XX y principios del XXI (Informe Jenkins y Enhanced Business Report).

Por lo tanto, los inversores y otros stakeholders necesitan una información financiera y no financiera normalizada y verificable, y dado el interés creciente en dichos grupos, surge la iniciativa denominada integrated reporting o información integrada que tiene su origen en las prácticas empresariales de determinadas compañías líderes en el campo de la información corporativa (por ejemplo Novo Nordisk y Philips). Las líneas básicas de este movimiento precursor de la información integrada se describen en la obra pionera One Report. Integrated Reporting for a Sustainable Strategy, de los profesores Eccles y Krzus (2010).

Así, en agosto de 2010 se anuncia formalmente la creación del IIRC(3). Durante 2009 distintas iniciativas, organizaciones e individuos convergen en la idea de fundar una organización que propicie el desarrollo e implantación a nivel mundial de la información integrada. Con este fin, el Príncipe de Gales patrocinó una reunión internacional con inversores, organismos normalizadores, compañías, auditoras y representantes de Naciones Unidas, para acordar la puesta en marcha del proyecto liderado por The Prince’s Accounting for Sustainability Project (A4S) que, junto con otras organizaciones, constituyera una organización mundial para definir un marco generalmente aceptado sobre reporte integrado.

La misión del IIRC es la creación “de un marco generalmente aceptado sobre información corporativa, que integre información financiera, ambiental, social y de gobierno corporativo en un formato claro, conciso, consistente y comparable” con el objetivo principal de “ayudar a desarrollar una información comprensiva y comprensible sobre las organizaciones, tanto de carácter prospectivo como retrospectivo, con el fin de cubrir las necesidades de una economía global y sostenible”,(4) pues actualmente las empresas cotizadas presentan grandes diferencias en cuanto a relevancia y calidad de la información, debido principalmente a la inexistencia de unas normas globales sobre la medida e información acerca del comportamiento ambiental, social y de gobierno corporativo de la entidad.

Pero una vez creado un marco normativo de información financiera y no financiera relevante e interrelacionada y con carácter global, también debe poderse auditar de forma íntegra. Eccles y Krzus (2010) indican que el informe integrado requiere una auditoría integrada para asegurar que los aspectos no financieros tengan el mismo grado de exactitud, pulcritud e integridad que los datos financieros y, así, proporcionar el mismo nivel de credibilidad que han tenido hasta ahora los informes financieros para los analistas en los mercados de capitales. Lo que, en consecuencia, desembocará en el desarrollo de normas de auditoría de información no financiera. Recientemente, la International Federation of Accountants (IFAC) y el IIRC han suscrito un memorando de entendimiento, MoU(5), con el objeto de establecer una cooperación, coordinación y alineamiento entre ambas entidades.

3. Información integrada y XBRL

Dentro del problema de la normalización del informe integrado se debe buscar una solución al formato a través del cual la información se vaya a representar, transmitir y procesar. En la actualidad se dispone de una herramienta que responde a tales requerimientos: el estándar XBRL (eXtensible Business Reporting Language), que ha sido adoptado con éxito en la información financiera en el ámbito nacional e internacional y que resulta también aplicable a los informes no financieros.

El Discussion paper del IIRC señala al XBRL como el estándar adecuado para representar y transmitir los informes integrados a través de internet. El funcionamiento del XBRL se basa en el desarrollo de taxonomías, es decir, familias de indicadores que se definen de manera rigurosa para hacer posible que se transmitan a través de internet de manera inequívoca para cualquier aplicación de software que requiera representarlas o analizarlas. Las taxonomías XBRL son la “versión digital” de la norma de información financiera, o, en su caso, de la recomendación o guía sobre indicadores de rendimiento sostenible.

A pesar de todos estos avances en el plano conceptual, con los aportes primero de la GRI y posteriormente del IIRC, hay todavía un largo camino por recorrer respecto a la definición de qué ítems concretos deberán constar en un informe integrado, qué herramientas digitales se pondrán a disposición pública para la consulta de dichos informes y cómo interactuará la información voluntaria con las crecientes obligaciones de las empresas que reportan públicamente su información corporativa. En este sentido, la AECA está desempeñando un papel pionero a nivel nacional e internacional, avanzando en la definición de indicadores financieros y no financieros, y trabajando en el desarrollo del estándar XBRL.

4. El IIRC

Los intentos reales por hacer una información financiera “mejorada” no son nuevos en el tiempo, como ya se mencionó con anterioridad. Sin embargo, la constitución del IIRC es una apuesta con una fuerte carga institucional y mundial en un firme intento de consolidación de un movimiento internacional a favor de la información integrada. Del IIRC forman parte algunos de los líderes de organizaciones, auditoras, inversores y reguladores más importantes, además de representantes de la sociedad civil. El IIRC está presidido por Mervyn King, el principal propiciador de este tipo de información, habiendo ya promovido un modelo previo y oficial en Sudáfrica.

El IIRC se apoya en un grupo de trabajo de 25 miembros, además de expertos y asesores externos, que se subdivide en tres áreas:

  1. El desarrollo de los contenidos para llevar adelante el trabajo en el desarrollo del marco conceptual y la preparación del caso.
 

  1. La participación y comunicación, con objeto de crear conciencia sobre la necesidad de la información integrada.
 

  1. El gobierno corporativo, con la finalidad de desarrollar propuestas para la estructura de gobierno actual y futura del IIRC y la información integrada.
 

En septiembre de 2011, el IIRC hizo público un discussion paper (documento para debate), con el objeto de recibir comentarios en orden a la futura configuración del marco conceptual.

Además, se ha puesto en marcha un programa piloto donde un grupo de empresas líderes a nivel mundial van a experimentar con el nuevo marco conceptual, asistidas por un comité técnico. A continuación se detallan las empresas españolas y sudamericanas que participan en dicho programa, del que forman parte un total de 80 compañías. Entre las empresas internacionales, a modo de ejemplo, encontramos a The Coca-Cola Company, Danone, Unilever o las Big Four en auditoría.

GRAFICO 2-PAG.54.JPG
 

Fuente: http://www.theiirc.org

Además, el programa piloto está formado por una red de inversores institucionales cuya finalidad es, por un lado, mostrar la perspectiva del inversor en las deficiencias de información empresarial actual y ofrecer un desafío constructivo y un feedback sobre el programa piloto y el marco conceptual del IIRC; y, por otro, participar en la comunidad de inversores del informe integrado. La cantidad de inversores institucionales es 25 y entre ellos destacan el CFA Institute (EE.UU.), el Rockefeller Financial (EE.UU.) y el Banco Interamericano de Desarrollo.

5. Towards Integrated Reporting – Communicating Value in the 21st Century (Hacia la información integrada: comunicando valor en el siglo XXI)

El discussion paper(6) al que nos hemos remitido en varias ocasiones fue emitido por el IIRC en septiembre de 2011 y se denominó tal y como se titula este apartado. Su finalidad, como primera aproximación, es explicar de forma inicial en qué consiste la información integrada y enseñar una serie de alternativas iniciales acerca del desarrollo del marco conceptual internacional de la información integrada, además de indicar los próximos pasos para su creación y adopción. El propósito del discussion paper era abrir un proceso de debate y aportaciones de todos aquellos interesados en la mejora de la información. Al ser el primer documento emitido por el IIRC, resultan especialmente enriquecedoras la frescura en los planteamientos, las ideas y la apertura del enfoque.

5.1. Definición de información integrada

En el discussion paper emitido por dicho organismo se define la información integrada como:

“La forma de reportar la información relevante respecto de la estrategia de una organización, la gestión, los resultados y las perspectivas de una manera que refleje el contexto social, comercial y medioambiental en el que opera”.

Por tanto, un reporte integrado deberá proporcionar una representación clara y concisa de cómo una organización muestra su forma de gerenciar, cómo se crea y sostiene el valor. Finalmente, y de cara a terceros, el informe integrado deberá representar el principal vehículo de emisión de información de una organización.

5.2. La necesidad de la información integrada

El discussion paper expone la situación de desfase de los actuales modelos de información empresariales, pues se han producido importantes cambios en la forma de hacer negocios, así como en la forma de crear valor y en el contexto. Dichos cambios son interdependientes y reflejan tendencias, tales como: la globalización; el crecimiento de la actividad política en todo el mundo en respuesta a la crisis financiera, de gobierno y otras crisis; las expectativas de una mayor transparencia de las empresas y la rendición de cuentas; la actual y futura escasez de recursos; el crecimiento de la población y los problemas medioambientales. Por todo ello se necesita una información más amplia para analizar el pasado, presente y futuro de las organizaciones. Sin embargo, aunque la información haya aumentado, las lagunas siguen existiendo. En efecto, hay un exceso de información que no ayuda a tomar decisiones. Luego el énfasis se debe poner en la información materialmente relevante.

Según el IIRC, no parece que sea deseable un aumento de la información, más que nada porque figura inconexa y las interdependencias críticas entre la estrategia, la gestión, las operaciones y los resultados financieros y no financieros no llegan a mostrarse. Es por esto que se necesita un marco conceptual internacional de información integrada que pueda reunir a las diversas pero actualmente desconectadas fuentes de información en un todo coherente, integrado, y así demostrar la capacidad de una organización para crear valor ahora y en el futuro. En el gráfico 2 se muestra al reporte integrado como un informe principal que se nutre de la información financiera, del informe de gestión, de la información sobre sostenibilidad y del reporte de gobierno corporativo. Ello no significa que sean sustituidos estos cuatro informes auxiliares.

GRAFICO 3-PAG.57.JPG
 

Fuente: discussion paper del IIRC. http://theiirc.org/wp-content/uploads/2011/09/IR/Discussion-Paper-2011_spreads.pdf

5.3. Los beneficios de la información integrada

La información integrada deriva en una explicación más amplia del resultado que aquella de los reportes tradicionales ya que, en relación con una organización, hace visible el uso y dependencia de los diferentes recursos y relaciones o “capitales” (financiero, producción, humano, intelectual, natural y social), y el acceso de la organización a ellos y su impacto en estos. ¿Por qué es importante informar sobre los recursos y las relaciones? Porque supone una evaluación significativa de la viabilidad a largo plazo del modelo de negocio de la organización y su estrategia; y satisface las necesidades de información de los inversores, stakeholders y otras partes interesadas, tal y como se expone en el discussion paper.

5.4. Principios rectores(7)

Los principios rectores en los que se sustentaría el informe integrado serían:

  1. El enfoque estratégico
 

  1. La conectividad de la información
 

  1. La orientación hacia el futuro
 

  1. La capacidad de respuesta e inclusión de los stakeholders
 

  1. La concisión, fiabilidad y materialidad.
 

El ‘enfoque estratégico’ supone que el informe integrado debe proporcionar una visión de los objetivos estratégicos de la organización y cómo esos objetivos se refieren a su capacidad para crear y mantener el valor en el tiempo y los recursos y relaciones de las que la organización depende.

Fundamental resulta la ‘conectividad de la información’. Así, un informe integrado debe mostrar las conexiones entre los componentes del modelo de negocio de la organización, los factores externos que la afectan y los diversos recursos y relaciones de los que dependen la organización y su funcionamiento. La conectividad es crucial para que el informe integrado aporte luz sobre la naturaleza cambiante de la toma de decisiones empresariales, así como de los vínculos críticos en el pensamiento y la actividad empresarial; y ayude a derribar los silos informativos y el enfoque tradicional presente sobre todo en materia financiera.

Respecto a la ‘orientación hacia el futuro’ del informe integrado, en esta se deberá mencionar la gestión de las expectativas sobre el futuro, así como otra información que ayude a los usuarios del informe a comprender y evaluar las perspectivas de la organización y las incertidumbres a las que se enfrenta. Por tanto se deberá explicar:

  1. Cómo la organización equilibra los intereses a corto y largo plazo;
 

  1. Hacia dónde se dirige la organización;
 

  1. De qué forma pretende llegar; y
 

  1. Qué factores críticos, desafíos y los obstáculos puede haber en el camino.
 

‘La capacidad de respuesta y la inclusión de los grupos de interés’ se refiere a la importancia de las relaciones con las partes interesadas de la organización. Las partes interesadas tendrán que proporcionar la información necesaria y útil sobre los asuntos que son importantes para ellos, incluidas las cuestiones económicas, ambientales y sociales, lo que ayudará a la entidad a identificar cuestiones materiales, desarrollar y evaluar estrategias y gestionar actividades —incluidas las respuestas estratégicas y responsables de los asuntos materiales.

Finalmente, un informe integrado deberá ser ‘conciso, fiable y material’, es decir, deberá proporcionar información importante con estas características para evaluar la capacidad de la organización a efectos de crear y mantener su valor en el corto, mediano y largo plazo.

5.5. Elementos de contenido del informe integrado

Los principios rectores expuestos anteriormente deben ser aplicados en la elaboración de un informe integrado, el cual se basará en los siguientes elementos de contenido (que deberán estar interconectados):

  1. Resumen de la organización y el modelo de negocio
 

  1. Contexto operativo, incluidos los riesgos y oportunidades
 

  1. Objetivos estratégicos y estrategias para lograr los objetivos
 

  1. Gobierno y remuneración
 

  1. Rendimiento
 

  1. Perspectivas de futuro
 

6. El proyecto de la AECA sobre información integrada

En el documento “Información Integrada: el Cuadro Integrado de Indicadores (CII-FESG) y su Taxonomía XBRL”, publicado en septiembre de 2012, la AECA publica su primera taxonomía sobre información integrada. Las taxonomías XBRL desarrolladas por la AECA en sus primeros documentos sobre indicadores clave de rendimiento (key performance indicators) en materia de responsabilidad social corporativa, presentados a través del cuadro general de indicadores (CGI-RSC) y del cuadro central de indicadores (CCI-RSC), son la base de la nueva taxonomía, que se materializa en el denominado cuadro integrado de indicadores (CII-FESG). Se trata de las únicas taxonomías XBRL reconocidas internacionalmente en materia de sostenibilidad a nivel mundial desde el 2006.

Desde comienzos de 2011, la AECA ha venido trabajando en el proyecto de investigación sobre información integrada —formado por los cuatro ponentes que suscriben este artículo y en cuyo grupo de trabajo han participado representantes de distintos ámbitos (reguladores, analistas, auditores, inversores, académicos, contables, directivos empresariales, tecnólogos)—, lo que ha culminado con la publicación del documento arriba mencionado. Por primera vez en la historia de la AECA, este pronunciamiento ha sido avalado por tres de sus comisiones de estudio: responsabilidad social corporativa, nuevas tecnologías y contabilidad, y principios y normas de contabilidad.

Con base en la primera parte del estudio, en el que se enfatiza sobre la necesidad de elevar los niveles de relevancia, fiabilidad, democratización, y, en definitiva, de la calidad de la información empresarial, el documento destaca la necesidad de avanzar hacia una información integrada relevante, de conformidad con las nuevas tendencias en la información corporativa externa, y propone lo que sería un primer acercamiento a un modelo de información integrada, pionero a nivel internacional, sobre la base tecnológica del lenguaje XBRL, en el marco conceptual apuntado por el IIRC.

Para ser más concretos se propone una nueva taxonomía XBRL para el cuadro integrado de indicadores (CII-FESG), en donde quedan incluidos indicadores de las dimensiones financiera, ambiental, social y de gobierno corporativo. Estos se presentan interrelacionados a distintos niveles con los objetivos estratégicos y los riesgos relevantes.

Por tanto, estamos ante un momento fundacional similar a los primeros intentos de formalizar las prácticas contables durante el renacimiento, época en la que Contabilidad y Geometría venían unidas por las manos de Fray Luca Pacioli y Leonardo Da Vinci. En este contexto, cabe revisar el modelo que permite representar la realidad empresarial como un conjunto de indicadores. Un indicador se puede entonces definir como una pieza de información, bien sea cuantitativa o cualitativa, que se refiere al pasado —histórico— o al futuro —prospectivo— que viene referido a un momento del tiempo o a un periodo, que hace alusión a la empresa o a su relación con los stakeholders, y que se puede enmarcar, por su naturaleza, en el ámbito financiero, social, ambiental o de gobierno corporativo, entre otros (ver gráfico 3).

Históricamente, y hasta tiempos recientes, estas dimensiones de los indicadores empresariales —ya fueran medidos y explicitados con objeto de utilizarlos en la gestión interna o en la comunicación externa de la empresa— se han ido contemplando en mayor o menor medida (ver gráfico 4).

GRAFICO 4-PAG.61.JPG
 

Fuente: Elaboración propia.

GRAFICO 6-PAG.JPG
 

 

Fuente: Elaboración propia.

Por lo tanto, si identificamos cada uno de los grupos de indicadores por naturaleza, por sus siglas en inglés financial-profit (indicadores financieros), social-people (indicadores sociales), environmental-planet (indicadores ambientales) y corporate governance-pilots (indicadores de gobierno corporativo), tenemos una clave de cuatro P’s que se corresponde con uno de los lados del pentágono propuesto en el gráfico anterior. Si operamos con dos indicadores dentro de una de las P’s, estaríamos evolucionando desde indicadores básicos a compuestos.

Al combinar los indicadores de diversas familias llegamos al nivel de complejidad que realmente representa un informe integrado. Los indicadores quedan clasificados como: básicos, compuestos y complejos (ver gráfico 5). Los indicadores básicos se expresan en términos absolutos (p. e., “ingresos”); mientras que los compuestos (p. e. “remuneración de empleados/ingresos”) se muestran en términos relativos, relacionando indicadores básicos dentro de una misma dimensión (p. e., la financiera). Los indicadores complejos (p. e. “emisiones/ingresos”) se muestran también en términos relativos, con lo que se permite el análisis de correlación entre las estrategias financieras y de eficiencia energética por ejemplo. La comparación en el tiempo, y también entre entidades, y el grado de interconexión entre las áreas de actividad de la empresa se hacen así posibles. Finalmente, también la entidad podrá divulgar sus objetivos numéricos en relación con los indicadores, lo que permitirá comparar en un futuro el grado de cumplimiento respecto de lo planeado, además de realizar el seguimiento de los indicadores de cada periodo con relación a ejercicios anteriores.

GRAFICO 7-PAG.JPG
 

 

Fuente: Elaboración propia.

Esta es la estructura de KPI que se propone en el pronunciamiento de la AECA sobre la información integrada, y que da respuesta a los requerimientos del discussion paper del IIRC. Adicionalmente, los KPI se engloban en un esquema de orden superior denominado cuadro integrado de indicadores, constituido por:

  1. Objetivos estratégicos
 

  1. Indicadores de rendimiento (KPI)
 

  1. Indicadores de riesgo (KRI)
 

La totalidad de los indicadores que componen el cuadro integrado de indicadores se sustentan en las siguientes bases:

  1. Se trata de piezas de información corporativa que ya están siendo manejadas por las empresas.
 

  1. Es información relevante para la toma de decisiones.
 

  1. Están relacionados con otros indicadores de mayor grado de detalle; y transmiten información desde el mínimo nivel de análisis hasta un alto grado de complejidad.
 

En cuanto a los objetivos estratégicos, estos se detallan de la siguiente forma:

• Financieros:

— Eficiencia económica

• Ambientales:

— Eficiencia energética y emisiones

— Eficiencia en gestión de residuos

• Sociales:

— Evolución del capital humano

— Evolución del capital social

• Gobierno corporativo:

— Buen gobierno corporativo

Son objetivos genéricos cuyo cumplimiento se materializa mediante la observación de los correspondientes KPI de cada área a través de dos vías: o bien es posible comprobar el grado de cumplimiento (fullfilment) del dato real respecto del previsto, o bien se observa la tendencia creciente o decreciente del dato real en varios ejercicios (change).

6.1. Los KPI del cuadro integrado de indicadores CII-FESG

Contamos por tanto con 42 indicadores básicos, distribuidos de la siguiente forma:

  1. 15 indicadores financieros
 

  1. 6 indicadores ambientales
 

  1. 12 indicadores sociales
 

  1. 9 indicadores de gobierno corporativo
 

En la relación entre los indicadores básicos se han determinado 27 compuestos y 6 complejos. En la tabla 2 que a continuación se adjunta aparecen la totalidad de los KPI básicos, compuestos y complejos.

GRAFICO 8-PAG.JPG
 

GRAFICO 9-PAG.JPG
 

GRAFICO 10-PAG.JPG
 

 

Fuente: Elaboración propia.

6.2. Los indicadores clave de riesgo (KRI) en el cuadro integrado de indicadores CII-FESG

Por su parte, los KRI, también relacionados con los objetivos estratégicos, están pensados fundamentalmente para la gestión interna, pero en plena conexión con la información a reportar al exterior, lo que facilita los procesos de verificación futura de este tipo de informes.

Dichos indicadores de riesgo no se han explicitado al mismo nivel de detalle que los KPI, sino que es posible que cada empresa defina los suyos, en tanto los alinee con los tipos de evento de pérdida recogidos en las referencias internacionales como Basilea III, COSO, etc. (ver tabla 3). El motivo deriva de la imposibilidad de normalizar con mayor grado de detalle los KRI, por lo que se hace uso de la funcionalidad de dimensión abierta o implícita que ofrece el estándar XBRL para que cada empresa edite sus propios indicadores en este ámbito. Tampoco se espera que los valores que alcancen dichos KRI se publiquen por parte de la empresa. El poder expresarlos en formato XBRL es por homogeneizar digitalmente toda la información, la que se publica —KPI— y la que no, pero que puede estar disponible en un formato eficiente para los gestores de la empresa o para posibles usos futuros por parte de los supervisores financieros, como está ocurriendo en la banca con Basilea III.

GRAFICO 11-PAG.JPG
 

 

GRAFICO 13-PAG.JPG
 

GRAFICO 14-PAG.JPG
 

 

Fuente: Elaboración propia.

6.3. Propuesta de una taxonomía de XBRL del CII-FESG

Dada la experiencia internacional de la AECA en la aplicación de XBRL en los informes de responsabilidad social corporativa, existe una gran oportunidad para el desarrollo de este marco de información integrada con el mejor formato digital, libre de royalties y de fácil integración.

La taxonomía CII-FESG ha sido creada como soporte tecnológico para la generación, transmisión y procesamiento de información financiera, social, ambiental y de gobierno corporativo a través de un formato claro, conciso, consistente y comparable, gracias a las ventajas del estándar XBRL, así como a las particularidades de diseño utilizadas por la AECA.

El uso de la taxonomía permitirá a las empresas analizar y controlar su propio rendimiento, facilitando la toma de decisiones más precisas, rápidas y de mejor calidad, y también permitirá que las entidades sean comparadas con otras, aumentando así la transparencia e investigación en el campo de la responsabilidad social corporativa a nivel internacional, de acuerdo a las necesidades y propuestas del IIRC, lo que hace posible hacer un tratamiento más eficaz de la información.

Inicialmente, el enfoque es dar la posibilidad de emitir informes integrados a las empresas cotizadas, tanto españolas como internacionales, así como empresas grandes no cotizadas y pymes. Es a través de la correcta integración con las taxonomías financieras existentes (IFRS y Spanish GAAP) como se logra obtener un cuadro integrado de indicadores que dispone de un punto de entrada (entry points) diferente según la naturaleza jurídica de la empresa y que revierte en el modo en que organiza los indicadores financieros.

También, gracias a la integración con la taxonomía de datos generales de identificación (DGI), se da la posibilidad de informar sobre la actividad de la empresa que emite el informe. No obstante, y aunque los códigos de actividad reconocidos en Europa (NACE) no se recogen en la taxonomía DGI, gracias a la potencialidad de extensión qué el estándar XBRL ofrece, hace posible que la arquitectura de la taxonomía CII-FESG permita a cualquier compañía europea informar sobre su código de actividad.

Las diferentes capas de indicadores en que se organizan los KPI suponen la evolución natural de los informes a un grado multidimensional. Y es a través del modelado de punto de dato y las especificaciones de dimensiones y fórmulas como ha sido posible mostrar en la taxonomía esta triple vertiente de indicadores (básicos, compuestos y complejos) y la conexión con los diferentes marcos financieros (IFRS y Spanish GAAP, gráfico 6) y de riesgo (Basel III), así como la referencia de la información no financiera a los marcos internacionales reconocidos (GRI) e ISAR (The United Nations Conference on Trade and Development, Intergovernmental Working Group of Experts on Standards and Reporting). La relación entre los indicadores queda definida en la propia taxonomía gracias a la posibilidad de inclusión de reglas de negocio que aumentan el grado de validación de los informes, haciendo posible la integración real de estos mismos.

GRAFICO 15-PAG.JPG
 

Fuente: Elaboración propia.

La aplicación de estos estándares digitales ha dado como resultado la definición de la taxonomía del cuadro integrado de indicadores, formado por cinco cuadros de rendimiento, un cuadro de riesgo y 39 fórmulas:

KPI + objetivos estratégicos

1) Cuadro básico económico

2) Cuadro básico ambiental

3) Cuadro básico social

4) Cuadro básico de gobierno corporativo

5) Cuadro compuesto y complejo integrado —la dimensión que, en el modelo conceptual, llevaba el pentágono hacia la figura de pirámide—

KRI + objetivos estratégicos

6) Cuadro de indicadores de riesgo, con uso de dimensiones abiertas para que las empresas puedan crear y nombrar sus propios KRI, alineados con los elementos de tipos de evento de pérdidas que han sido extendidos de la taxonomía COREP(8).

La arquitectura de la taxonomía está dedicada a promover la extensión bajo un doble propósito:

  1. Desde la perspectiva de la empresa que publica su información integrada. Es una interesante posibilidad extender la taxonomía, a través de la inclusión de nuevas columnas (dimensiones) o reglas de validación (fórmulas), con el fin de aumentar la complejidad de los informes a publicar, y para adaptarse al comportamiento que los inversores y administradores requieran controlar.
 

  1. Desde la perspectiva del analista. Es posible utilizar otras relaciones dimensionales y/o fórmulas, para llevar a cabo tratamientos específicos sobre datos de la entidad, en la capa de la taxonomía, sin la necesidad de resolverlo a través de costear modificaciones en el software.
 

La taxonomía CII-FESG está en proceso de reconocimiento por parte de XBRL International, y queda como recurso abierto para que cualquier corporación o institución a nivel global pueda hacer uso de la misma.

Ahora bien, a pesar de las particularidades propias de cada nación, el XBRL se percibe como un estándar ventajoso para su aplicación por parte de diversas instancias de regulación a nivel global. Sus cualidades técnicas van acompañadas de un protocolo de trabajo en grupo que va encaminado a buscar consensos en la comunidad financiera sobre cómo denominar de manera unívoca a cada pieza de información corporativa, así como qué relaciones existen entre dichos elementos.

Al mismo tiempo que esta cooperación internacional tiene lugar, el consorcio XBRL y los diversos grupos de trabajo en su seno, prosiguen con los desarrollos técnicos con el objeto de mantener al estándar actualizado y listo para dar respuesta a retos crecientes en el futuro próximo.

Por todo ello, se augura para el XBRL un aumento tanto en su utilización como en su relevancia al ser un lenguaje que posibilita la integración económica y financiera del mundo.

Conclusiones

Tal y como hemos expuesto a lo largo de este artículo, la necesidad de un conjunto de información más amplia pero material e interconectada queda demostrada, sobre todo por el valor que los inversores y otros stakeholders otorgan a la información financiera y no financiera (ambiental, social y de gobierno corporativo). Hace poco, un estudio empírico parece haber encontrado evidencia de que las empresas con un mayor nivel de sostenibilidad tienen un mejor resultado financiero que aquellas categorizadas con una baja sostenibilidad (Eccles et al. 2011). El IIRC se está encargando de elaborar el marco conceptual de dicha información, del cual se dispone ya de un borrador del prototipo(9), contando con el apoyo de algunas de las organizaciones y personalidades más importantes.

Por su parte, la AECA, como asociación declarada de interés público que es, ha puesto a disposición de la sociedad los resultados de su proyecto, los cuales hemos mostrado en este artículo. Tras haber concluido satisfactoriamente cinco casos de prueba, incluidos en el documento sobre Información Integrada emitido por dicha asociación, en colaboración con las entidades cotizadas (BBVA, ENAGÁS, INDITEX, INDRA y TELEFÓNICA, que además son participantes en el proyecto piloto del IIRC) y habiendo demostrado así la perfecta aplicabilidad del modelo propuesto, la AECA va a promover la construcción de una plataforma online basada en XBRL(10) con la finalidad de acoger los nuevos informes CII-FESG, así como promover su utilización entre las entidades cotizadas españolas e internacionales, sus empresas participadas y sus agentes de frontera en la cadena de valor. Dicha plataforma permitirá realizar análisis detallados y complejos sobre la situación y la evolución de las empresas que informen a través de la misma, realizar rankings, comparativas, descargar informes, tener acceso a diversas visualizaciones gráficas, entre otras funcionalidades. La plataforma está encaminada a ser una poderosa herramienta para fines como:

  1. La comunicación de empresas cotizadas con potenciales inversores que presenten especial sensibilidad por la inversión socialmente responsable,
 

  1. La apertura de un canal directo con los directivos, empleados, proveedores, clientes, sindicatos, ecologistas, analistas, académicos, con una perspectiva práctica y multidimensional,
 

  1. La extensión de buenas prácticas de gestión sostenible y de transparencia empresarial a proveedores y clientes a través de la cadena de valor, y
 

  1. La difusión y la investigación académica y el fomento de la cultura de la sostenibilidad y la transparencia en la opinión pública.
 

Por último, la validación tecnológica por parte del organismo XBRL International (11) de las taxonomías desarrolladas por la AECA, primero sobre responsabilidad social corporativa (CGI-RSC y CCI-RSC) y ahora sobre Información Integrada (CII-FESG), pioneras a nivel mundial en ambos casos, aseguran la calidad, fiabilidad y usabilidad de los modelos propuestos, ayudando así a cumplir con el principio básico de democratización de la información.

Bibliografía

AECA (2012) “Información integrada: el Cuadro integrado de indicadores (CII-FESG) y su taxonomía XBRL”. Comisión de Responsabilidad Social Corporativa, Comisión de Nuevas Tecnologías y Contabilidad y Comisión de Principios y Normas de Contabilidad. Madrid: Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas.

— (2010) “Normalización de la información sobre responsabilidad social Corporativa”. Comisión de Responsabilidad Social Corporativa. Madrid: Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas.

— (2009) “La taxonomía XBRL de responsabilidad social corporativa”.Comisión de Responsabilidad Social Corporativa y Comisión de Nuevas Tecnologías y Contabilidad. Madrid: Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas.

ALLEN, P. y STOKES-REES, I. (2010a) “Inline XBRL Schema XBRL International Inc., “Inline XBRL Part 2: Schema 1.0”.

http://www.xbrl.org/Specification/inlineXBRL-part2/REC-2010-04-20/inlineXBRL-part2-REC-2010-04-20.html 

— (2010b) “Inline XBRL Specification XBRL International Inc., “Inline XBRL Part 1: Specification 1.0”.

http://www.xbrl.org/Specification/inlineXBRLpart1/REC-2010-04-20/inlineXBRL-part1-REC-2010-04-20.html 

ARGÜELLES, R. (2007) “Información más allá de las cuentas anuales: del informe de gestión al Management Commentary”. Partida Doble, n.º 184, pp. 46-61.

BONSÓN, E. (2001) “The role of XBRL in Europe”. The International Journal of Digital Accounting Research, vol. 1, n.º 2, pp. 101-11. 10.4192/1577-8517-v1_5

BONSÓN, E. y FLORES, F. (2011) “XBRL: expansión internacional y perspectivas futuras”. Revista Internacional Legis de Contabilidad & Auditoría, vol. 46.

COMISIÓN NACIONAL DEL MERCADO DE VALORES (ESPAÑA) (2007) Circular 4/2007 de 27 de diciembre, por la que se modifica el modelo de informe anual de gobierno corporativo de las sociedades anónimas cotizadas.

— (2005) Circular 2/2005 de 21 de abril, sobre el informe anual de Gobierno Corporativo y otra información de las cajas de ahorros que emitan valores admitidos a negociación en Mercados Oficiales de Valores.

— (2004) Circular 1/2004 de 17 de marzo, sobre el informe anual de gobierno corporativo de las sociedades anónimas cotizadas y otras entidades emisoras de valores admitidos a negociación en mercados secundarios oficiales de valores, y otros instrumentos de información de las sociedades anónimas cotizadas.

DELOITTE (2011) Integrated reporting. A better view?Global Sustainability and Climate Change Services.

www.deloitte.com 

— (2011). IFRS in Focus(versión española). Septiembre.

www.iasplus.com 

ECCLES, R. G. (2010) “The state of integrated reporting today” The Landscape of Integrated Reporting. Reflections and next steps. USA: Harvard Business School.

ECCLES, R. G. y KRZUS, M. P. (2010) One Report. Integrated Reporting for a Sustainable Strategy.USA:John Wiley and Sons, Inc.

ECCLES, R. G.; KRZUS, M. P. y WATSON, L. A. (2012) “Integrated reporting requires integrated assurance”. Effective Auditing for Corporates: Key Developments in Practice and Procedures. Bloomsbury Publishing plc.

THE EUROPEAN FEDERATION OF FINANCIAL ANALYSTS SOCIETIES – EFFAS (2010) “Key Performance Indicators for Environmental, Social and Governance Issues”. Version, 3.0.With the support of the Society of Investment Professionals in Germany.

FASB ASC 205: Presentation of Financial Statements.

FLORES, F., LIZCANO, J. L., MORA, M. y REJÓN, M. (2012) “Información Integrada: Propuesta de un modelo”. Revista AECA, n.º 100.

GARCÍA-OLMEDO, R. (1999) “El informe Jenkins: una nueva orientación en la información contable”. AECA: Revista de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas, n.º 49, 1999, pp. 28-32.

GRI. (2011) La economía transparente. Seis tendencias para la recuperación global.

IASB y FASB. (2002) “The Norwalk Agreement”.

http://www.fasb.org/news/memorandum.pdf. 

INTERNATIONAL FEDERATION OF ACCOUNTANTS, IFAC (2012) Investors demand for environmental, social, and governance disclosures: implications for professional accountants in business.

INSTITUTE OF DIRECTORS IN SOUTHERN AFRICA (2009) “King report on governance for South Africa”.

http://african.ipapercms.dk/IOD/KINGIII/kingiiicode. 

INTERNATIONAL INTEGRATED REPORTING COUNCIL (2011) Discussion Paper, Towards Integrated Reporting. Communicating Value in the 21st Century.

www.theiirc.org. 

KPMG (2010) “Integrated Reporting. Closing the Loop of Strategy”.KPMG Advisory N.V.

KPMG (2011): “Integrated Reporting”. Performance insigth through better business reporting, Issue 1.

LARRÁN, M. y GARCÍA-MECA, E. (2004) “La relevancia de la información no financiera en la estrategia empresarial de divulgación voluntaria. Percepciones empresa-analista sobre su utilidad”. Revista valenciana de economía y hacienda, n.º 12, pp. 127-148.

Ley 24/1988, de 28 de julio, del mercado de valores, España 

LIZCANO, J. L.; FLORES, F.; REJÓN, M. (2011) El Informe Integrado: primeras aproximaciones de aplicación: El caso español.

www.aeca.es 

PHILLIPS D., WATSON, L. y WILLIS, M. (2011) “Benefits of comprehensive integrated reporting”.Financial Executive, marzo, pp. 26-30.

PORTER, M. E. y KRAMER, M. R. (2011) “Creating shared value”. Harvard Business Review, 89, January-February.

PORTO, N. (2005) “Tendencias en la información no financiera para la gestión de la empresa socialmente responsable”. Revista iberoamericana de Contabilidad de gestión, n.º 5, pp. 13-44.

PwC (2009) King III at a glance.

https://www.saica.co.za/Portals/0/documents/PWC%20SteeringPoint%20KingIII.pdf 

PwC y CHARTERED INSTITUTE OF MANAGEMENT ACCOUNTANTS CIMA (2010) “La información corporativa del mañana: un sistema en riesgo”. Estudio realizado con Tomorrows Company.

PwC (2012). “El reporting integrado en las empresas del IBEX 35. Del cumplimiento a la ventaja competitiva”.

kc3.pwc.es.

Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, España.

Real Decreto Legislativo 1/2011, de 1º de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas, España.

SAITUA, A. (2008) “Divulgación de información por parte de las empresas. Revisión de propuestas para su mejora”. XIII Encuentro Asepuc.

SEC (2011) Securities and Exchange Commission.

http://www.sec.gov/. 

SCOTT, M. (2011) “Big groups sign up to integrated challenge”, Financial Times, 21 de noviembre.

SUSTAINABILITY SOUTH AFRICA (2010) The Integrated Reporting Committee.

http://www.sustainabilitysa.org/IntegratedReporting/TheIntegratedReporting
CommitteeIRC.aspx.

WATSON, L. (2011) “Integrated Reporting Communicating Stakeholder Value in the 21st Century”.

http://www.slideshare.net/livapnesethwatson/integrated-reporting-cpa-ohio-society-sec-conference-presented-by-liv-watson-final. 

XBRL International

www.xbrl.org. 

XBRL Global (2010) “XBRL with the Ministry of Finance China”, vol. 1, n.º 2.

XBRL Planet.

http://xbrlplanet.org/wp/?page_id=393. 

XBRL 2.1 XBRL International Inc. Extensible Business Reporting Language (XBRL) 2.1 Includes Corrected Errata Up To 2008-07-02.

XHTML. eXtensible HyperText Markup Language.

http://www.w3.org. 

(1) Los stakeholders son los grupos que pueden influir y/o sean influidos por la actividad de una entidad. Por ejemplo, clientes, proveedores, Estado, la sociedad, los empleados, etc.

(2) Discussion paper del IIRC: “Towards Integrated Reporting – Communicating Value in the 21st Century”

(3) En un principio, se denominó International Integrated Reporting Committee.

(4) Fuente: http://www.theiirc.org

(5) Disponible en https://www.ifac.org/sites/default/files/uploads/Comms/IFAC-and-IIRC-MoU-September-2012.pdf

(6) En la web del IIRC se puede encontrar el discussion paper traducido al español. La traducción fue realizada por la AECA. Está disponible en http://www.theiirc.org/wp-content/uploads/2011/12/Towards-Integrated-Reporting-DP-Spanish-Translation-by-LA AECA.pdf

(7) Fuente: discussion paper del IIRC

(8) COREP: acrónimo de COmmon REPorting. Proyecto que estandariza el marco conceptual en torno a ratios de solvencia para las entidades de créditos y de inversión, basado en Basilea II, bajo los requerimientos de capital de la Unión Europea y basado en la Directivas de la Unión Europea 2000/12/CE and 93/6/EEC publicado en Julio 2004 bajo el título the Authority of the Committee of European Banking Supervisors. Más información en: http://www.eba.europa.eu/Supervisory-Reporting/COREP.aspx

(9) IIRC (2012).

(10) Partiendo de la experiencia del repositorio de informes RSC-XBRL (www.aecareporting.com)

(11) www.xbrl.org