La notificación por edicto está vigente

Revista Nº 174 Nov.-Dic. 2012

Humberto Aníbal Restrepo Vélez  

Abogado tributarista 

Los recientes cambios en la manera de notificar los actos administrativos de carácter particular y concreto, introducidos por el Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo, CPACA (L. 1437/2011), en especial en lo relacionado con la implementación de la notificación por aviso, han hecho pensar en la abolición de la notificación por edicto que practica la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN, en procura de poner en conocimiento algunas de sus decisiones.

Recordemos que tradicionalmente en el derecho administrativo general, la notificación por edicto fue un medio supletorio de notificación, que solo era viable cuando se había intentado de manera infructuosa la notificación personal, previo envío de una citación para el efecto. Ahora, lo que procede es la notificación por aviso a cambio de la fijación del edicto.

No obstante, existe legislación impositiva especial y expresa de aplicación preferente que mantiene la pauta anterior, al punto que, en materia tributaria, la notificación personal y la supletoria por edicto, están previstas para las providencias que decidan recursos (E.T., art 565), mientras que la normatividad cambiaria las contempla de manera obligatoria para las resoluciones que deciden el recurso de reconsideración (D. 2245/2011, art. 15), y si se trata de aspectos aduaneros, son empleadas para dar a conocer los requerimientos especiales aduaneros y gran parte de los actos que ponen fin a sus actuaciones (D. 2685/99, arts. 563 a 565)(1).

En estos precisos eventos, las disposiciones especiales regulan el término para insistir en la notificación personal, en el sentido de respetar un plazo de diez (10) días —contados a partir de la introducción al correo de la citación— para surtirla de este modo, no así la forma de proceder en el evento de ser necesaria la notificación por edicto, salvo lo dispuesto en la legislación aduanera que describe el procedimiento a seguir en este caso (D. 2685/99, art. 565), por lo que para su materialización en aspectos tributarios y cambiarios se debía recurrir al contenido de la parte final del artículo 45 del Código Contencioso Administrativo (D. 1/84, art. 1º), según las reglas previstas en el inciso segundo del artículo 1º ibídem.

Sin embargo, el Decreto 1 de 1984 fue derogado por la Ley 1437 del 2011, codificación que no contempla la notificación por edicto a la que se remitía la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN, para notificar actuaciones tributarias y de control de cambios, creando en consecuencia una especie de vacío normativo sobreviniente.

Atendiendo a las nuevas directrices de aplicación de la norma (CPACA, arts. 2º y 34), el mecanismo para fijar el edicto debe sujetarse a los postulados del artículo 323 del Código de Procedimiento Civil, aplicable por remisión del artículo 203 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo, CPACA, esto es, por el término de tres (3) días, aunque se puede cuestionar el hecho de que esta figura no corresponde a un medio supletorio sino principal de notificación, pero sobre todo, que sería una solución parcial atendiendo a que esta figura desaparece de manera definitiva a partir de la entrada en vigencia del nuevo Código General del Proceso (L. 1564/2012).

Debemos recurrir entonces al principio de integración normativa por analogía, según el cual, los vacíos de regulación se llenan acudiendo a otras disposiciones que contemplan situaciones similares (L. 153/1887, art. 8º), como en el procedimiento aduanero, en el que el artículo 565 del Decreto 2685 de 1999 señala un término de diez (10) días para la fijación del edicto.

En conclusión, la notificación por edicto está vigente como medio para dar a conocer los actos descritos proferidos por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN, y solo se discute su término de fijación, cuando quiera que se trate de actuaciones tributarias y cambiarias, incertidumbre que le puede causar graves inconvenientes a esta entidad, a menos que el Gobierno Nacional aproveche la ocasión del actual trámite legislativo del proyecto de ley que contiene la reforma tributaria, para darle una solución definitiva, ya que el Concepto 50135 del 8 de agosto del 2012, emitido por la autoridad tributaria —que abordó el tema de la entrada en vigor del nuevo código frente a la notificación de sus actos—, ni siquiera se pronunció sobre este aspecto.

(1) En los demás casos en los que no exista la previsión expresa de la notificación supletoria por edicto, cuando la norma —bien sea tributaria, aduanera o del control de cambios—, se refiera a la posibilidad de efectuar la notificación personal y ella no se pudiere practicar, siempre que no exista otra disposición especial, como el caso de la aprehensión y el decomiso directo, se deberá acudir a las reglas generales contenidas en el artículo 69 de la Ley 1437 del 2011, esto es, a la notificación por aviso.