Las cuestiones clave de auditoría en el nuevo informe de auditoría

Revista Nº 69 Ene.-Mar. 2017

Manuel Rejón López 

(España) 

Auditor de cuentas

Profesor del Máster de Auditoría de la Universidad de Granada

Resumen

El International Auditing and Assurance Standards Board —IAASB— ha dado un giro importante en el informe de auditoría con la finalidad de mejorar la comunicación hacia los usuarios de los estados financieros que han sido auditados. Dichos cambios no implican únicamente modificaciones en el informe, sino también en el modo de trabajar del auditor y en la relación con sus clientes. Especial importancia tiene que en el informe de auditoría se dedique una nueva sección a las cuestiones clave de la auditoría —a las que nos referiremos en este documento como KAM, que son las siglas de la expresión en inglés key audit matters—, reguladas en la NIA 701 y que deben ser informadas en el dictamen del auditor, salvo casos puntuales específicos.

Palabras clave:

IAASB; IFAC; Key audit matters; NIA; NIA 700; NIA 701.

Contenido

Introducción 

1.Principales cambios en la estructura del informe de auditoría

2.Las cuestiones clave de la auditoría —KAM

3.Las comunicaciones con los responsables del gobierno de la entidad como cuestión determinante en la selección de las KAM

Conclusiones 

Bibliografía 

Introducción

En enero del 2015, el IAASB dio un salto de dimensiones importantes al publicar la nueva norma sobre el informe de auditoría que, como novedad más importante, contiene la inclusión de una sección denominada “Cuestiones clave de la auditoría”. En dicha sección, se deberán reflejar aquellas cuestiones del trabajo de auditoría —saldos, transacciones, revelaciones en las notas, etc.— que supongan un elevado juicio profesional —por ejemplo, las estimaciones de deterioro y provisiones— y que han generado un elevado flujo de comunicación entre los responsables del gobierno de la entidad —RGE— y los auditores.

Lo que motivó esta reforma, según la NIA 701 —Comunicación de aspectos clave de la auditoría en el informe del auditor independiente—, es porque los usuarios de los estados financieros han demandado más información de aquellas cuestiones que más les preocupan respecto de las comunicaciones mantenidas entre los RGE y los auditores. De acuerdo con lo anterior, la NIA 260 —Comunicaciones de asuntos de auditoría con los encargados de la administración (Revisada)—, que abarca las comunicaciones ya mencionadas, alcanza una relevancia importante a la hora de realizar el trabajo.

También ha habido modificaciones importantes en otras NIA. Por ejemplo en la NIA 720 —Responsabilidad del auditor sobre otra información en documentos que contienen estados financieros auditados—, dedicada a la verificación de otra información —es decir, aquella que acompaña a los estados financieros, cuyo nivel de aseguramiento es inferior, pero con aplicación requerida en algunos países—; en la NIA 570 —Empresa en marcha (Revisada)—, acerca de los trabajos para comprobar que la empresa aplica el principio de empresa en funcionamiento, en donde veremos que las incertidumbres materiales sobre este principio pasan a tener una sección propia en el informe —antes formaban parte de los párrafos de énfasis—. Así mismo, toda la serie de NIA 700, las que fueron revisadas, salvo la NIA 710 referente a estados financieros comparativos. El propósito de esta revisión es sin duda el nuevo orden de los párrafos de auditoría.

A modo de resumen, las principales normas modificadas han sido realizadas en las siguientes normas:

ISA 700 —Revisada—

ISA 701 —Nueva—

ISA 570 —Revisada—

ISA 705 —Revisada—

ISA 706 —Revisada—

ISA 260 —Revisada—

ISA 720 —Revisada—

Además, también se han introducido una serie de modificaciones de concordancia —conforming amendments— a otras NIA, con una finalidad más bien de tipo semántico y de adaptación a los nuevos términos y estructura del informe.

Finalmente, cabe mencionar que en enero del 2016, el IAASB publicó la NIA 805 — Consideraciones especiales-Auditorías de un solo estado financiero o de un elemento, cuenta o partida específicos de un estado financiero (Revisada)—.

1. Principales cambios de la estructura del informe de auditoría

Como podemos ver en la figura 1, han habido algunos movimientos importantes en el informe, no solo en cuanto a ordenamiento de los párrafos, sino también en su contenido.

FIGURA 1 PAG 152
 

¿Cuál es el orden de las secciones del informe?

En primer lugar, la “Opinión” y los “Fundamentos de la opinión” se priorizan y se colocan al principio del informe, en este orden. Son los únicos párrafos inamovibles según la NIA 700, aunque de todos modos, en algunas normas como la NIA 701, se dan indicaciones acerca del orden de los párrafos de KAM en relación con los párrafos de énfasis. Anteriormente, estos párrafos iban casi al final del informe de auditoría.

En relación con el párrafo de “Opinión”:

— Se deben identificar la entidad auditada y los estados financieros, se indicará que estos han sido auditados —salvo en caso de denegación de opinión, que se indicará que “Hemos sido nombrados para auditar los estados financieros de…”—, y se especificará la fecha de estos.

— Se debe identificar el marco de información financiera que sea de aplicación —NIIF, NIIF para las Pymes, otros marcos locales, etc.—. Si además del marco de información financiera hay otros requerimientos legales, deberán ser identificados.

— En relación con los tipos de opinión, siguen siendo los ya conocidos, aunque con implicaciones nuevas:

a) Opinión no modificada.

b) Opinión con salvedades.

c) Opinión denegada. Cuando se da este tipo de opinión, no se pueden insertar los párrafos de “Cuestiones clave de auditoría” ni de “Otra información”, pues podría hacer menos eficaz la lectura del informe de auditoría.

d) Opinión desfavorable. En este caso, la NIA 701 recomienda, aunque no prohíbe, incluir KAM distintas de las salvedades que originan la opinión desfavorable, porque su inclusión podría hacer más creíbles los estados financieros de lo que en realidad son.

Por otro lado, la “incertidumbre relacionada con el principio de empresa en funcionamiento” pasa a tener una sección separada en el informe (NIA 570, apartado 22), siempre y cuando la mencionada sección esté bien informada. Con la normativa anterior, dicha incertidumbre formaba parte de los párrafos de énfasis. El contenido de dicho párrafo, en su estructura, no presenta prácticamente cambios.

Posteriormente, se informará de la sección “Cuestiones clave de la auditoría”, a la que dedicaremos un apartado especial en este artículo.

Tras las cuestiones clave de auditoría, se situarán, por este orden, los párrafos de énfasis y los párrafos de otras cuestiones [NIA 706 (Revisada)]; recordemos que los primeros tienen la función de otorgarle relevancia a determinadas revelaciones de los estados financieros, mientras que los segundos tienen la finalidad de comunicar determinadas cuestiones no reveladas en estos pero que pueden ser útiles para la comprensión por parte de los usuarios de la información financiera —por ejemplo, en qué consiste la auditoría, la responsabilidad del auditoría o cómo leer el informe de auditoría—.

Posteriormente, se sitúa la sección de “Responsabilidades de la dirección en relación con los estados financieros”, cuyo contenido expone:

— La responsabilidad de la dirección respecto de la preparación —formulación— de los estados financieros.

— Responsabilidad de la dirección respecto de la valoración de la capacidad de la empresa para continuar funcionando —novedad—.

— La responsabilidad de los RGE en la supervisión de la elaboración y presentación de los estados financieros —en los casos en que no han participado en la elaboración de estos (novedad)—.

Respecto del contenido de la “Responsabilidades del auditor en relación con la auditoría de los estados financieros”, podemos ver su contenido y estructura en la figura 2. Destaca que la “descripción de las responsabilidades del auditor”, que es un subapartado con un denso contenido, puede figurar en un anexo al informe de auditoría.

FIGURA 2 PAG 155
 

El último párrafo será destinado a la sección de “Informe sobre otros requerimientos legales y reglamentarios”, y se usará en aquellos casos en que el auditor cumple con otras responsabilidades de información, además de aquellas establecidas por las NIA, salvo si esas otras responsabilidades de información tratan de los mismos temas que los que se presentan en las responsabilidades de información requeridas por las NIA —por ejemplo, la NIA 720 dedicada a otra información—.

Al final del informe, figurará el nombre de la firma de auditoría, el nombre propio o el nombre de ambos, según proceda en la jurisdicción de que se trate; la fecha del informe y la dirección del auditor.

2. Las cuestiones clave de la auditoría KAM

Dado que la NIA 701 es ciertamente compleja y produce un fuerte impacto en la forma habitual de proceder de los auditores, se ha optado, para este documento, por explicarla con base en el formato de preguntas y respuestas, tal y como sigue a continuación.

¿Qué son las KAM? 

La “NIA 701 — Comunicación de las cuestiones clave de la auditoría en el informe de auditoría” es el gran y transcendental cambio que se produce en el informe de auditoría. Las KAM se definen como aquellas cuestiones de la mayor significatividad en la auditoría del período actual según el auditor, y que deben comunicarse en su informe.

Las KAM deben seleccionar las cuestiones comunicadas y debatidas con los RGE que conlleve un mayor juicio de la dirección y del auditor, por lo que la “NIA 260 —Revisada— Comunicación con los responsables del gobierno de la entidad”, también revisada en consonancia, alcanza una importancia crucial, aunque nunca dejó de tenerla.

¿Qué beneficios conlleva informar de las KAM? 

Según el IAASB, la comunicación de las KAM y por tanto, el nuevo informe de auditoría, va a producir beneficios tales como:

— Mejorar la comunicación entre auditores, inversores y RGE.

— Incrementar la confianza por parte de los usuarios de la información financiera, en los informes de auditoría y los estados financieros.

— Aumentar la transparencia y calidad de la auditoría, así como mejorar el valor de la información.

— Aumentar la atención de la dirección y los preparadores de los estados financieros en las revelaciones que se referencian en el informe de auditoría.

— Poner mayor atención en aquellos aspectos que requieren especialmente del uso del escepticismo profesional.

— Mejora del reporte financiero en aras de interés público.

¿Qué entidades están obligadas a informar de las KAM? 

Habría tres posibles casos en que las entidades estarían obligadas:

— Las sociedades cotizadas.

— Aquellas obligadas por requerimiento legal o reglamentario. Por lo tanto, serán las jurisdicciones en los respectivos países las que podrán requerirlas a un mayor número de empresas, además de las entidades cotizadas.

— O en aquellos otros casos en los que el auditor, libremente, decida comunicarlas en el informe.

¿Cuántas KAM se deben comunicar en un informe de auditoría? 

La NIA 701 indica que una larga lista es contraria a lo que se pueden entender como “lo más significativo”, y además puede dar pie a confundir a un lector sobre la realidad de los estados financieros de una empresa (véase Figura 3). El ejemplo de referencia que hasta ahora estamos encontrando son las empresas británicas cotizadas, cuyos informes de auditoría están reportando entre tres y cinco KAM.

FIGURA 3 PAGINA 158
 

Por otro lado, la norma deja muy claro que se debe reportar al menos una KAM, pues lo contrario sería considerado poco frecuente (NIA 701, párrafo A59). Es más, si el auditor está decidido a no comunicar KAM en el informe de auditoría, la NIA 701 le obliga a reconsiderar su decisión y a mantener discusiones con aquellas personas familiarizadas con la auditoría —incluido el revisor de calidad de encargo o EQCR — Engagement Quality Control Reviews—.

También hay casos en los que quizá no es necesario comunicar KAM. Es en el caso de una sociedad cotizada con un número muy pequeño de operaciones —entendemos que la norma se refiere a transacciones económico financieras de la empresa—.

¿Cómo se seleccionan las KAM? 

Debemos observar con atención la Figura 4. El orden para proceder a la elección será:

1. El auditor elegirá, de entre las todas cuestiones comunicadas a los RGE, aquellas que han requerido su atención significativa. Para ello, considerará:

— las áreas de mayor riesgo valorado de incorrección material (RIM); incluidos los riesgo por fraude o bien aquellos significativos identificados de acuerdo con la NIA 315 —Identificación y evaluación de los riesgos de error material a través del entendimiento de la entidad y su entorno (Revisada)—;

— los juicios significativos del auditor en relación con las áreas de los estados financieros que han requerido de estos por parte de la dirección, incluyendo las estimaciones contables para las que se ha identificado un grado elevado de incertidumbre;

— el efecto en la auditoría de hechos o transacciones significativos que han tenido lugar durante el período.

2. De entre los “finalistas” anteriores, escogerá aquellas cuestiones que sean de la mayor significatividad en la auditoría del período actual, y por tanto, figurarán en el informe de auditoría.

¿Qué cuestiones serán aquellas que requieran la atención significativa del auditor?

Serán aquellas que requieran de un mayor desempeño por parte del auditor. Por tanto, implicarán un mayor volumen de horas, el mejor equipo posible, otros expertos al servicio del auditor, consultas, como por ejemplo la opinión del EQCR, etc. Las cuestiones que requieran una atención significativa serán:

— aquellas que son complejas —operaciones vinculadas, deterioro, provisiones, operaciones intragrupo, etc.—; y

— aquellas que requieren juicios difíciles, por parte del auditor y de la dirección de la entidad auditada.

FIGURA 4 PAG 160
 

¿Todos los riesgos significativos son directamente KAM? 

No tiene por qué. Según la NIA 701, no todos los riesgos significativos tienen que atraer de manera especial la atención del auditor. La norma pone un ejemplo claro: el riesgo de fraude en el reconocimiento de ingresos, que requieren ser tratados como riesgos significativos, con base en la “NIA 240 — Responsabilidades del auditor en la auditoría de estados financieros con respecto al fraude”. Sin embargo, aun tratándose de un riesgo significativo, no tiene por qué ser una de aquellas cuestiones que requiera de la atención significativa del auditor (ver nuevamente la figura 4), motivo por el cual no se consideraría una KAM. Aunque suene paradójico, de esta forma se está evitando que la práctica totalidad de las empresas tuvieran en su informe de auditoría al reconocimiento de ingresos como KAM.

¿Qué ocurre en caso de poder incluir en el informe de auditoría salvedades, incertidumbres materiales por empresa en funcionamiento y KAM? 

La NIA 701 es clara en este sentido: una salvedad o una incertidumbre material por principio de empresa en funcionamiento son KAM por su propia naturaleza. Por lo tanto, quizá no sería necesario incluir en el informe de auditoría otras KAM diferentes de estos dos casos —en el párrafo A58 incluso se ofrece un modelo de redacción de la sección de “Cuestiones clave de la auditoría” cuando ello ocurre—.

¿Cómo se redacta una KAM? 

Es una sección separada del informe de auditoría, que tiene la siguiente estructura.

CUADRO 1 PAG 161
 

Por cada KAM, habrá que indicar:

— Una referencia a los estados financieros, en la nota o notas en la (s) que se revela la información.

— Los motivos por los que el auditor ha elegido dicha cuestión como KAM —es decir, el riesgo—.

— La forma en que ha resuelto dicha KAM —es decir, los procedimientos de auditoría aplicados—, así como debe quedar claro que dicha KAM ha sido resuelta en la auditoría.

Algunos consejos de redacción en la sección KAM:

— Es muy importante no opinar sobre determinados elementos de los estados financieros, pues para ello ya se tiene la “Opinión” de auditoría.

— La redacción debe ser breve, equilibrada y comprensible.

— Se debe evitar efectuar revelaciones sobre información inédita, para lo cual se requerirá una mejor revelación en los estados financieros a la dirección o a los RGE.

— Se puede hacer referencia a las comunicaciones con los RGE —NIA 260 (Revisada)—.

— No se deben usar redacciones estandarizadas, pues las circunstancias de la entidad cambian cada año, y tampoco usar redacciones normalizadas por sectores. Ello no quita que las KAM de un ejercicio anterior sean similares a las del ejercicio siguiente.

Un ejemplo de cuestiones clave de auditoría: estimaciones sobre rentabilidad futura 

A continuación, mostramos un ejemplo real en los estados financieros consolidados del Royal Bank of Scotland(1) —Reino Unido— correspondientes al ejercicio 2015. El motivo de elección de este ejemplo es que el Reino Unido es el país pionero en la información sobre KAM en el informe de auditoría. Como se puede ver en el siguiente ejemplo, en primer lugar se describe el riesgo, y posteriormente se indican las respuestas de auditoría a dicho riesgo.

CUADRO 2 PAG 162
CUADRO PAG 163
 

Más ejemplos de KAM a título nominativo 

Otros ejemplos de posibles cuestiones clave de auditoría, basadas en los primeros informes de auditoría publicados en el Reino Unido, que podrían surgir son:

— Evaluación de riesgo y provisiones.

— Deterioro en hipotecas concedidas y otros créditos a la clientela —entidades financieras—.

— Contabilidad de coberturas.

— Valoración de los instrumentos financieros complejos o ilíquidos.

— Deficiencias en accesos a tecnologías de la información.

— Cambios en políticas contables sobre pensiones.

— Valoración actuarial de obligaciones sobre pensiones.

— Valoración actuarial en los contratos de seguros —entidades aseguradoras—.

— Ajustes de valor razonable aplicados a derivados financieros no garantizados.

— Determinación de los pasivos, pasivos contingentes y las revelaciones que surgen de las incertidumbres significativas relacionadas con un derrame petrolífero —empresa petrolera—.

— La disminución significativa de los precios actuales del petróleo y gas y el impacto que ello ha tenido en el valor en libros de los activos —empresa petrolera—.

— La estimación de reservas y recursos de petróleo y gas tiene un impacto significativo en los estados financieros, en particular en el test de deterioro y en los cargos por amortización, agotamiento y depreciación.

— Reconocimiento de ingresos —por descuentos, incentivos y rebajas, que en los diferentes países suponen multitud de acuerdos contractuales—.

— Provisiones y contingencias relacionadas con impuestos indirectos en un determinado país —en dicho país, la naturaleza compleja de las regulaciones fiscales locales y la jurisprudencia propician que se convierta en un área particular de juicio significativo—.

— El entorno geopolítico actual en un determinado país y la existencia de sanciones económicas de Estados Unidos y la Unión Europea puede tener un impacto sobre la capacidad de la entidad para ejercer una influencia significativa sobre una empresa participada y la consiguiente contabilización utilizando el método de la participación.

3. Las comunicaciones con los responsables del gobierno de la entidad como cuestión determinante en la selección de las KAM 

Como se ha tratado con anterioridad, a la hora de considerar las KAM, uno de los indicadores capitales para su selección es una interacción significativa entre los RGE y los auditores (véase la figura 5).

FIGURA 5 PAGINA 165
 

Es muy importante remarcar que la NIA 260 (Revisada), en relación con las comunicaciones con los encargados de la administración, se refiere a los RGE y no a la dirección de la entidad. En el glosario de términos, también ha sido modificada la definición de RGE que ahora aplica para aquellas personas físicas o jurídicas responsables en la supervisión de la dirección estratégica de la empresa auditada y que además tienen responsabilidades en la rendición de cuentas, incluyendo la supervisión de la información financiera.

En algunos países y empresas es posible que se confundan las funciones de RGE y dirección, sobre todo en las Pymes. En este sentido procede efectuar varios comentarios necesarios. En las empresas de un tamaño más pequeño, la mayor parte de las comunicaciones se suele efectuar con la dirección o personal dependiente de la misma —dirección financiera, jefatura administrativa, etc.—, lo cual no quita que también exista el deber de efectuar la comunicación a los RGE. En segundo lugar, si bien las comunicaciones se han efectuado a un determinado “núcleo duro” o subgrupo de RGE que pueda ser la dirección, o no, el auditor debe considerar la necesidad de extender las comunicaciones al resto de miembros que son también RGE.

¿Por qué es necesaria una comunicación recíproca eficaz entre los RGE y el auditor?

— Porque ayuda a una mejor comprensión mutua.

— Porque propicia una relación de trabajo constructiva —dentro de la independencia del auditor—.

— Porque facilita al auditor obtener la información necesaria para realizar la auditoría.

— Porque mejora la supervisión de los estados financieros por parte de los RGE.

¿Cuáles son las cuestiones que deben comunicarse?

El auditor deberá comunicar a los RGE:

— Las responsabilidades del auditor —que es formarse y expresar una opinión sobre los estados financieros; y que la auditoría no exime a la dirección ni a los RGE de cumplir con sus responsabilidades—.

— El alcance y momento de realización de la auditoría —por ejemplo, se puede aprovechar la carta de encargo; no obstante se debe tener cuidado con el modo de comunicar las cuestiones, pues puede disminuir la eficacia de la auditoría—.

— Los hallazgos significativos de la auditoría —ver ejemplo posterior—.

— Determinados aspectos relacionados con la independencia del auditor, como un requerimiento específico para entidades cotizadas.

¿Cómo debe ser la comunicación con los RGE?

Podrá ser tanto verbal como escrita. En el caso de la comunicación verbal, en la documentación el auditor deberá incluir el asunto, momento y personas con las que se comunicó; respecto de las comunicaciones escritas, se deberá conservar copia de la documentación.

A continuación vamos a ver dos ejemplos sobre comunicación de KAM a los RGE, una al inicio de la auditoría —donde, recordemos, todavía son candidatas a KAM—, y al final, donde se produce la comunicación de los hallazgos de la auditoría.

Ejemplo de comunicación de planificación de auditoría —auditoría recurrente—

EJEMPLO 1 PAG 167
 

EJEMPLO 1 PAG 168
 

Ejemplo de comunicación de hallazgos significativos de auditoría —auditoría recurrente—

EJEMPLO 2 PAG 167
 

EJEMPLO 2 PAG 169
 

Conclusiones

El nuevo informe de auditoría planteado por la IFAC es una revolución de facto desde dos vertientes, con la pretensión de reforzar la credibilidad de los auditores. Por un lado, el auditor de cuentas debe aprender a considerar las cuestiones clave de la auditoría —KAM— desde el inicio de su trabajo y tiene que prestar especial atención a aquellas cuestiones que le suponen un mayor volumen de trabajo, incertidumbre y comunicaciones con los Responsables del Gobierno de la Entidad —RGE—. Además, efectuará una labor didáctica con los clientes, con objeto de hacerles ver la importancia que esta nueva sección tiene en el informe de auditoría para los usuarios de la información, para la fiabilidad de la información financiera de la empresa y, en definitiva, para una adecuada valoración del trabajo del auditor de cuentas.

Desde la otra orilla, están los usuarios de la información, que tal y como se justifica en la nueva NIA 701, son los que han pedido saber cuáles son aquellas cuestiones que han dado lugar al mayor flujo de comunicación entre el equipo de auditoría y los RGE, de modo que se ha decidido que dichas cuestiones sean comunicadas en el informe de auditoría. Con los primeros informes que se emitan, en los que se debe reflejar al menos una KAM tal y como se requiere en la norma, sabremos hasta qué punto los usuarios se pueden dar por informados.

Varios son los riesgos que se plantean en la redacción de las KAM. Por un lado, el recelo que puede mostrar el auditor a describir con mayor detalle tanto los riesgos en los estados financieros, como los procedimientos de auditoría que ha aplicado para concluir que se ha satisfecho adecuadamente de dichos riesgos. Por otro lado, con el paso del tiempo podría haber una tendencia errónea a “vulgarizar” la redacción de esta sección en el informe de auditoría, en cuanto que se establezcan párrafos ciertamente estandarizados, que van en contra de la finalidad de la norma, pues requiere que no haya patrones de redacción ni por entidad ni aun perteneciendo a un mismo sector.

En este sentido nos preguntamos si hubiera sido necesario requerir el mismo nivel de profundización semántica a las tradicionales salvedades e incertidumbres materiales sobre empresa en funcionamiento, cuya redacción suele seguir un patrón más o menos definido y en principio menos profundo que lo requerido, por ejemplo, para una KAM.

Esta nueva NIA 701 supone un fuerte impacto y solo con el tiempo sabremos si se están alcanzando los objetivos o si, por el contrario, será necesaria una revisión en un breve período de tiempo.

Otras cuestiones que también son relevantes en el nuevo informe de auditoría es el nuevo orden de los párrafos, puesto que se va al grano de la cuestión desde el primero de ellos. De este modo, la opinión se sitúa en primer lugar y a continuación sus fundamentos, mientras que el resto de secciones se pueden ordenar a criterio del auditor, aunque también deben ser consideradas las recomendaciones en determinadas normas, además de los ejemplos expuestos en los anexos de los informes de auditoría.

Bibliografía

INTERNATIONAL AUDITING AND ASSURANCE STANDARDS BOARD (IAASB), The new auditor’s report, 2015.

https://www.iaasb.org/new-auditors-report

BRITISH PETROLEUM GROUP, Annual Report and Form F-20, 2015.

https://www.bp.com/content/dam/bp/pdf/investors/bp-annual-report-and-form-20f-2015.pdf

LLOYDS BANKING GROUP, Annual Report and Accounts 2015, 2016.

http://www.lloydsbankinggroup.com/globalassets/our-group/responsible-business-2016/download-centre/2015_lbg_annual_ report_v3.pdf

ROYAL BANK OF SCOTLAND, Annual Report and Accounts 2015, 2016.

http://www.investors.rbs.com/annual-report-2015.aspx

UNILEVER, Annual Report and Accounts 2015, 2016.

https://www.unilever.com/Images/annual_report_and_accounts _ar15_tcm244-478426_en.pdf 

(1) Traducción del autor.