Tribunal de Arbitramento

ARC Administración y Asesoría Ltda.

v.

Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá ESP

Mayo 4 de 2007

Laudo Arbitral

CAPÍTULO I

ANTECEDENTES

1.1. Solicitud de convocatoria del Tribunal de Arbitramento.

Mediante escrito presentado ante el Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá, el 4 de mayo del 2007, la sociedad ARC ASMINISTRACIÓN Y ASESORÍA LTDA., en adelante ARC, solicitó la convocatoria de un Tribunal de Arbitramento para que resolviera, a través de un proceso arbitral, las pretensiones contenidas en la demanda formulada contra la EMPRESA DE ACUEDUCTO Y ALCANTARILLADO DE BOGOTÁ ESP.

1.2. El pacto arbitral.

En el presente caso el pacto arbitral, se encuentra contenido en la Cláusula Compromisoria del documento denominado Condiciones adicionales a la Carta de Aceptación.

Dicha cláusula fue leída y textualmente dice así:

“CLÁUSULA COMPROMISORIA. Las controversias o divergencias relativas a la aceptación de la oferta su ejecución que no puedan ser resueltas mediante la aplicación de los mecanismos de solución directa de controversias, serán sometidas a un Arbitro, que será designado por la Cámara de Comercio de Bogotá quien decidirá en derecho. Para efectos de su funcionamiento se aplicará lo previsto en el Reglamento del Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá”. 

1.3. Etapa Inicial.

1.3.1. Nombramiento del Árbitro.

El 15 de mayo de 2007, en las instalaciones del Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá, se llevó a cabo el sorteo público de designación de árbitro único. En dicha reunión, se designó como árbitro único principal al doctor CARLOS ADOLFO ARENAS, quien oportunamente aceptó la designación.

1.3.2. Instalación del Tribunal y Fijación de gastos y Honorarios.

El Centro de Conciliación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá fijó como fecha para celebrar la audiencia de instalación del Tribunal el día 1 de mayo de 2007.

En la fecha señalada, se inició la audiencia de instalación a la cual asistió el apoderado de la parte convocante y el árbitro único Dr. Carlos Adolfo Arenas. En dicha audiencia el tribunal nombró secretaria a la doctora Alejandra Vásquez Velandia. En esa misma audiencia se declaró legalmente instalado el Tribunal y se fijaron los gastos y honorarios del Tribunal.

Estando dentro del término legal la parte convocante canceló el 100% de los gastos y honorarios del Tribunal.

1.3.3. Audiencia de competencia.

De conformidad con el reglamento del Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá, el 17 de julio de 2007 se llevó a cabo la audiencia de competencia en la cual el Tribunal se declaró competente para conocer y resolver en derecho las diferencias sometidas a su consideración.

1.3.4. Admisión de la demanda, notificación del auto admisorio y su traslado.

Mediante auto proferido el mismo 17 de julio de 2007, el Tribunal inadmitió la demanda.

El apoderado de la parte convocante subsanó la demanda y el 27 de julio de 2007, mediante auto Nº 5, el Tribunal admitió la demanda y, en esa misma fecha, notificó personalmente al apoderado de la convocada del auto admisorio de la demanda.

1.3.4.(sic) Contestación de la demanda y su traslado.

Mediante escrito presentado por el apoderado de la parte convocada el día 28 de agosto de 2007, se contestó la demanda. Igualmente se interpusieron excepciones de mérito.

Acto seguido, se fijaron en lista las excepciones de mérito propuestas por el apoderado de la parte convocada. Traslado que fue descorrido por el apoderado de la convocante.

1.3.5. Audiencia de Conciliación.

El día 17 de octubre de 2007 se llevó a cabo la audiencia de conciliación prevista en el artículo 141 del decreto 1818 de 1998. La misma culminó con el Auto mediante el cual, el Tribunal, declaró fracasada la citada audiencia.

1.3.6. Audiencia de Pruebas.

Mediante auto Nº 9 del 17 de octubre de 2007 se decretaron las pruebas del proceso, las cuales fueron practicadas en legal forma.

1.4. Trámite Arbitral.

1.4.1. Las partes y su representación.

Convocante: La Parte Convocante de este trámite es ARC ADMINISTRACIÓN Y ASESORÍA LTDA., sociedad limitada, domiciliada en Bogotá, constituida por Escritura Pública Nº 00199 otorgada el 31 de de enero de 2005 en la Notaria 39 del Circulo de Bogotá y representada legalmente por la señora Alicia Rosero Córdoba.

Convocada: La parte convocada del presente trámite arbitral es la EMPRESA DE ACUEDUCTO Y ALCANTARILLADO DE BOGOTÁ ESP, empresa industrial y comercial del distrito, prestadora de servicios públicos domiciliarios, creada mediante el Acuerdo 105 de 1995 del Consejo Administrativo de Bogotá, el cual fue derogado por el Acuerdo 6 del 25 de julio de 1995 del Consejo Distrital de Bogotá. La empresa está domiciliada en Bogotá y está representada legalmente por su gerente.

1.4.2. La demanda.

1.4.2.1. Los hechos en los que se sustenta la demanda.

La demanda se sustenta en los hechos que se resumen a continuación:

1. El Club La aguadora, celebró con la empresa ARO un contrato denominado prestación de servicios de Administración y Suministro.

2. En cumplimiento del contrato, ARC administra el Club La Aguadora y suministra los servicios de alimentación, bebidas y salones que se requieran y además organiza eventos en el Club.

3. En cumplimiento de su labor ARC suministró los servicios de alimentos, bebidas y de alquiler de salones al ACUEDUCTO para llevar a cabo el seminario “Gente de mostrar”.

4. El ACUEDUCTO solicitó a ARC, en comunicación del 7 de febrero de 2005, los documentos necesarios para formalizar la contratación de los servicios durante el año 2005.

5. En virtud de lo anterior, el 9 de febrero de 2005, ARC presentó al ACUEDUCTO oferta de suministro de servicios por un término que iría del 16 de febrero hasta el 3 de diciembre de 2005.

6. A partir del 16 de febrero de 2005, se dio inicio el seminario en mención, el cual se extendería hasta el 3 de diciembre de 2005 y, en consecuencia ARC inició el suministro de alimentos, salones y bebidas, según los requerimientos de la Gerencia de Gestión Humana del ACUEDUCTO.

7. El 22 de febrero de 2005, a petición del ACUEDUCTO, ARC envió nuevamente una cotización u oferta de suministro indicando los servicios a prestar y el valor de los mismos que ascendía a $ 320.000.000.00

8. El 7 de marzo de 2005, a petición del ACUEDUCTO, ARC envió nuevamente una cotización u oferta de suministro donde se indicaban los precios, conservando el término de febrero a diciembre de 2005.

9. Luego de haber acordado los alcances de la oferta de ARC, aceptada por el ACUEDUCTO, la convocante debió suscribir el denominado contrato de prestación de servicios Nº 2-05-14500-098-2005 del 28 de marzo de 2005, por la suma de $ 38.148.920.00, cuyo objeto fue el suministro por parte de ARC al ACUEDUCTO de alimentos, bebidas y salones para el seminario “Gente de mostrar”.

10. ARC suscribió dicho contrato para que bajo esa modalidad le pagaran los servicios y bienes suministrados durante los meses de febrero y marzo de 2005, que específicamente ascendieron a la suma de $ 36.979.986.00, monto que fue cancelado tan solo hasta el 12 de mayo de el mismo año, ocasionando a mi poderdante inconvenientes de tipo económico porque sobre dichos suministros ARC pagó efectivamente las comisiones respectivas al Club La Aguadora, del cual es socio el propio ACUEDUCTO, y de tipo tributario.

11. El 31 de marzo de 2005, cuando el contrato venía ejecutándose desde el 16 de febrero de 2005, se suscribió el Acta de Iniciación de servicios.

12. Actuando bajo el principio de la buena fe contractual y atendiendo a su experiencia anterior de diez (10) años de administración del Club y sus relaciones con el ACUEDUCTO, la representante legal de ARC continuó cumpliendo con el convenio sin interrupción alguna, bajo el cubrimiento del contrato antes mencionado, el cual fue prorrogado tácitamente por las partes puesto que el ACUEDUCTO continuó requiriendo los servicios suministrados por ARC y ésta continuó suministrando los servicios requeridos por el ACUEDUCTO para el desarrollo del seminario “Gente de Mostrar”.

13. ARC continuó dando cumplimiento al contrato celebrado con el ACUEDUCTO a pesar de que éste último no cumplía con sus obligaciones de pago por el suministro de los servicios.

14. El 24 de mayo de 2005 y en atención al requerimiento de la señora Gladis Camacho, funcionaria de la Gerencia de Gestión Humana de la Empresa de Acueducto, la sociedad ARC envió al ACUEDUCTO una nueva cotización de servicios por la suma de $ 98.000.000.00., que cubriría los meses ejecutados, acompañada de los paz y salvos y demás documentación exigida por dicha empresa, bajo la promesa de que por esta vía le pagarían el suministro de los servicios prestados para esa fecha.

15. ARC, actuando cobijada por el principio de la buena fe, continuó suministrando al ACUEDUCTO los servicios antes mencionados hasta el mes de julio de 2006, mes en el cual debido a los perjuicios económicos que le estaba causando el incumplimiento del contrato por parte del ACUEDUCTO y los gastos en que estaba incurriendo la sociedad para cumplir sus obligaciones, cobijada por lo dispuesto en el artículo 870 y 973 del Código de Comercio, ARC solicitó la terminación del contrato.

16. El 12 de julio de 2005, ARC envió a servicios generales del ACUEDUCTO la relación de los servicios suministrados durante los meses de abril, mayo y junio de 2005 por valor de $ 69.994.796.00 junto con las comandas que los soportan y manifestó que se abstendrían de suministrar los servicios hasta tanto el ACUEDUCTO cumpliera con los pagos en mora.

17. El 15 de julio de 2005 ante la solicitud de suministro de servicios efectuada por el ACUEDUCTO y la promesa de pago, la sociedad ARC presentó los documentos requeridos por el ACUEDUCTO para iniciar nuevamente el suministro a partir del 2 de agosto de 2005, la cual fue enviada nuevamente el 19 de julio de 2005 a petición del ACUEDUCTO. La solicitud de servicios se hizo vía e-mail por la señora Patricia Márquez Tejada, funcionaria de Capacitación del ACUEDUCTO.

18. El 18 de julio de 2005 el señor Juan Edilberto Díaz Director de Servicios Generales (E) del ACUEDUCTO programó una reunión con los señores Gladis Camacho y Alfonso Sánchez para que informaran cómo se celebró y llevó a cabo la relación contractual con ARC.

19. Como consecuencia de esa reunión, se suscribió un Acta de fecha 27 de julio, en la cual los funcionarios del ACUEDUCTO Aura María Saavedra, Gladis Camacho y Juan Edilberto Díaz certificaron respectivamente que:

• “todas las facturas correspondientes al programa “Gente de Mostrar” se ejecutaron de acuerdo a la comunicación enviada por ARC en el oficio de 12 de julio de 2005”. 

• “las facturas correspondientes a la capacitación dada al Comité de Gerencia, se llevó a cabo (sic) de acuerdo a la relación que presenta la firma ARC”. 

• “remitir esta información al área jurídica de la empresa para que ellos continúen con el procedimiento a seguir”. 

20. Es decir, los funcionarios del ACUEDUCTO ratificaron por escrito que la sociedad ARC ejecutó el contrato de suministro de bienes y servicios durante los meses de abril, mayo y junio, por un valor de $ 69.994.796.00.

21. El 27 de julio, ARC solicitó al señor Juan Edilberto Díaz, ratificar por escrito la cancelación del seminario Gente de Mostrar, que habría informado telefónicamente.

22. El 23 de septiembre de 2005, el doctor José Alfonso Quintero Pinilla, Director (E) de la Dirección de Asesoría Legal del ACUEDUCTO, conceptuó que:

• “... existe una obligación que ha sido reconocida por parte de la EAAB-ESP, a través de Acta de fecha 27 de julio del año en curso firmada por el área de capacitación y de la Dirección de Servicios Generales”. 

• “... el incumplimiento en su pago en los términos del contrato genera, para la empresa, varías consecuencias, la primera de ellas, el eventual cobro de intereses de mora hasta que se haga efectiva dicha obligación, la segunda, el acreedor ARC Administración y Asesorías Ltda., puede hacer exigible la mencionada obligación por vía judicial, lo que implica el pago de defensa judicial, las costas del proceso, entre otros”. 

• “... con el fin de evitar que se llegue a la instancia judicial que conllevaría a graves perjuicios económicos para la empresa, esta Dirección recomienda a efectos de lograr una solución para el pago de la suma mencionada, utilizar el mecanismo jurídico de la conciliación extrajudicial”. 

23. El 5 de octubre de 2005, por oficio Nº 6200-2005-309, el interventor del contrato citó a la representante legal de ARC, para suscribir el acta de terminación del contrato el día 10 de octubre de 2005 a las 10:00 a.m., la cual nunca se suscribió por ninguna de las partes.

24. A pesar del Acta suscrita por los funcionarios del ACUEDUCTO que manejaron la relación contractual con ARC y del concepto de la Dirección de Asesoría Legal de la misma entidad, el ACUEDUCTO continuó incumpliendo el contrato, absteniéndose de pagar la suma adeudada, y desconociendo los múltiples requerimientos de pago que hiciera ARC, incluso el que realizó el día 18 de noviembre de 2005, a través de derecho de petición, al que contestaron mediante oficio Nº 8651 del 22 de diciembre de 2005 comunicándole que la reclamación debe presentarse conforme a la ley 640 de 2001, por los trámites de una conciliación extrajudicial.

25. El día 2 de junio de 2006, se adelantó la audiencia de conciliación extrajudicial ante la Procuraduría Primera Judicial Administrativa Delegada ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca y Tribunales Arbitramento, en la cual EL ACUEDUCTO manifestó su voluntad de NO CONCILIAR, con base en la decisión unánime en ese sentido del Comité de Conciliación y Defensa del Acueducto.

26. El ACUEDUCTO se ha abstenido, sin justa causa alguna, de pagar a ARC los servicios suministrados y efectivamente aprovechados por el ACUEDUCTO, durante los meses de abril, mayo y junio de 2005 que ascienden a la suma de $ 69.994.796.o como capital más los intereses de mora y los perjuicios causados a ARC, a pesar de los múltiples requerimientos para el pago presentados por mi poderdante, desde el 7 de marzo de 2005 hasta la fecha.

1.4.2.2. Las pretensiones.

En la demanda se formularon las siguientes pretensiones:

3.1. “Que se declare que entre el ACUEDUCTO y la empresa ARC se celebró el contrato de suministro de bienes y servicios Nº 2-05-14500-098-2005 de fecha 28 de marzo de 2005y que el mismo fue prorrogado hasta el mes de junio de 2005.

3.2. Que se declare que el ACUEDUCTO incumplió el contrato de suministro celebrado con la empresa ARC, al no pagar los servicios y bienes efectivamente suministrados por dicha empresa durante los meses de abril, mayo y junio de 2005.

3.3. Que se declare que el ACUEDUCTO está obligado a cumplir el contrato de suministro de bienes y servicios Nº 2-05-14500-098-2005 de fecha 28 de marzo de 2005.

3.4. Que como consecuencia de lo anterior, se condene al ACUEDUCTO a pagar la suma adeudada a ARC por concepto de capital más los intereses de mora causados a ARC, que se probarán en este proceso.

3.5. Que se condene al ACUEDUCTO al pago de las costas y agencias en derecho de este proceso”.

1.5. Contestación de la demanda.

En la contestación de la demanda el apoderado de la EAAB se opuso a todas las pretensiones.

En cuanto a los hechos, el apoderado de la parte convocada aceptó unos como ciertos, negó otros y manifestó atenerse a lo probado respecto de otros.

De igual manera propuso las excepciones de mérito que denominó:

a. Inexistencia del contrato como fuente de obligaciones.

b. Inexistencia de hechos o actos relacionados con la aceptación de la oferta mercantil.

c. Negación plena del derecho acusado.

d. Responsabilidad directa y exclusiva de la víctima

1.6. Alegaciones de las partes.

En audiencia celebrada el 22 de abril de 2008, de conformidad con lo decidido por el Tribunal oportunamente, se dio cumplimiento al artículo 154 del Decreto 1818 de 1998, oyéndose las alegaciones de las partes en intervenciones orales que fueron resumidas en escritos presentados en la misma audiencia y que obran en el expediente. En la misma audiencia se señaló fecha y hora para la audiencia de laudo.

1.7. Término del proceso.

Por no existir término especial pactado por las partes en la cláusula compromisoria y de conformidad con lo establecido en el artículo 103 de la Ley 23 de 1991, el presente proceso arbitral tiene una duración de seis meses contados a partir de la primera audiencia de trámite, diligencia que se culminó el 17 de octubre de 2007. En tales circunstancias el término del proceso se vencería el 17 de abril de 2008. Sin embargo, las partes solicitaron, de común acuerdo, la suspensión del proceso en los siguientes periodos:

a) Del 5 de diciembre de 2007 al 20 de enero del 2008.

b) Del 23 de abril de 2008 al 28 de mayo de 2008.

Para un total de días suspendidos de 83 días.

Por lo anterior, el término para proferir laudo se vencería el 7 de julio de 2008. En estas condiciones, el presente laudo se profiere dentro del término legal.

CAPÍTULO II

ANTECEDENTES Y ELEMENTOS DE CONTEXTUALIZACIÓN DE LA CONTROVERSIA

2.1. Relación entre la empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá y la Corporación Club Social La Aguadora.

La Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá ESP, en lo sucesivo EAAB-ESP, es una Empresa Industrial y Comercial del Distrito, prestadora de servicios públicos domiciliarios, dotada de personería jurídica, autonomía administrativa y patrimonio independiente (artículo 1º, Acuerdo Nº 06 de 1995, Concejo Distrital de Bogotá, D.C.).

La “Corporación Club Social La Aguadora”, en lo sucesivo El Club, es una persona jurídica de derecho privado, de carácter asociativo bajo modalidad corporativa y sin ánimo de lucro.

La EAAB-ESP tiene la doble condición de entidad asociada a la mencionada corporación y de propietaria de las instalaciones en las que funciona El Club, cuyos socios son los propios empleados de la empresa (Ver Concepto Jurídico Nº 6499, de 23 de septiembre de 2005, Dirección de Asesoría Legal EAAB-ESP, Cuaderno de Pruebas, Folios 63 a 65).

A partir del 8 de abril de 2005, El Club encomendó la administración de la entidad y los servicios de suministro de alimentos y bebidas a la firma “ARC Administración y Asesorías Ltda.”, en lo sucesivo ARC, sociedad limitada inscrita en el Registro Mercantil de la ciudad de Bogotá (Ver “Contrato de Prestación de Servicios de Administración y Otro Sí, de abril 8, 2005, Cuaderno de Pruebas, folios 01 a 09).

De acuerdo con este contrato, los servicios de suministro contratados con ARC, así como el alquiler de sus instalaciones para la celebración de eventos y otras actividades, se prestarían tanto a socios de El Club, como a terceros. No es claro, en principio, si la EAAB- ESP sería considerada para estos efectos como un socio corporativo o como un tercero. Sin embargo, algunos elementos obrantes en el expediente permiten al Tribunal esclarecer este punto, como adelante se verá.

2.2. Naturaleza de los eventos organizados por las diferentes dependencias de la EAAB-ESP, y en particular del Programa Seminario “Gente de Mostrar”.

Los servicios solicitados por la EAAB-ESP a la firma ARC, corresponden, en líneas generales a la demanda de suministros y servicios administrativos de apoyo logístico para el desarrollo de actividades de bienestar social capacitación de sus funcionarios, organizados por el área de Gestión Humana del acueducto de Bogotá.  

Así se infiere de los siguientes documentos, que obran en el Cuaderno de Pruebas:

1. Folio 38, carta del 7 de julio de 2005 dirigida por el Vicepresidente de la Junta Directiva de El Club, Julio Alberto Rodríguez Velasco, a la Gerente de Gestión Humana (e) de la EAAB-ESP, en la cual se afirma:

“(...) Entre la Empresa y la Junta Directiva de la Corporación, se escogió a la firma ARC Administración y Asesorías Ltda. para que prestara los servicios de administración del Club, se nos autorizó a firmar dicho contrato por el término de dos años, se acordaron los precios de los servicios que requería la Empresa y se fijó como fecha de inicio de los cursos de capacitación el pasado 16 de febrero”.

“(...) Igualmente se acordó asignar un salón (El Bosque) en forma permanente y sin costo para los cursos de capacitación y demás actividades que quisiera realizar la Empresa” (Negrillas fuera del texto).

2. Folios 60 y 61, Acta de 27 de julio de 2005, “Por la cual se emite concepto con respecto al oficio presentado por la firma ARC Administración y Asesorías Ltda. del 12 de julio de 2005, en el cual se relaciona(SIC) los eventos realizados en el Club La Aguadora correspondiente al Seminario “Gente de Mostrar”, durante los meses de abril, mayo y junio del corriente año”, en algunos de cuyos apartes se lee:

“(...) Aura María Saavedra (Área Capacitación) argumenta que revisó la solicitud de ARC en su totalidad y certifica que todas las facturas correspondientes al programa “GENTE DE MOSTRAR”, se ejecutaron de acuerdo a la solicitud efectuada por ARC en el oficio de julio 12 de 2005”.

“(...) Gladys Camacho (Dirección Servicios Generales) certifica que las facturas correspondientes a la capacitación dada al Comité de Gerencia, se llevó a cabo (SIC) de acuerdo a la relación que presenta la firma ARC”.

3. Cuaderno Principal: Acta Nº 13 Comité de Conciliación EAAB-ESP, Reunión Ordinaria de mayo 30 de 2006, en algunos de cuyos apartes se lee lo siguiente:

“(...) Dr. Omar Prías (Gerente de Gestión Humana): Yo quiero hacer un comentario al respecto, los procesos de capacitación y de bienestar de una empresa son diferentes a un contrato común y corriente... porque.... son situaciones que se dan de un día para otro. Siempre aprovechar la estructura de la Aguadora para hacer toda la gestión de los cursos y todo el programa, que era un programa digamos de un año, por eso se da la situación, yo creo que no hay mala fe de parte de la señora”.

“(...) Dr. Omar Prías: El procedimiento nuestro frente a las tareas que tenemos en gestión humana, son contratos muy rápidos, son acciones muy rápidas y que tienen ese tipo de situaciones, de que si se requiere una reunión urgente en la Aguadora para hacer una actividad rápida de la Empresa porque no hay otro sitio donde hacerla, se llama a la Aguadora, se pide el favor, hacen la atención y se les paga el servicio correspondiente”.

4. Interrogatorio de Parte de la Sra. Alicia Rosero, Audiencia del 27.11. 07, en donde se lee:

“(...) DR. LONDOÑO: Pregunta Nº 3: Cuál ha sido el objeto de ese contrato? (se refiere al celebrado el 28 de marzo de 2005, por la señora Rosero , representante legal de ARC, con la EAAB-ESP).

SRA. ROSERO: Capacitación, suministro de alimentos, bebidas, salones, ayudas audiovisuales para capacitar el personal del Acueducto”.

Lo expuesto, permite establecer que diversas actividades de capacitación y bienestar social de sus funcionarios desarrolladas por la EAAB-ESP, se apoyaban en los servicios de suministro de alimentos, bebidas y equipos ofrecidos por la empresa administradora de El Club, así como en la utilización de las instalaciones de esa sede social, previo acuerdo con la administradora. 

2.3. Carácter inveterado y reiterado de la utilización por la EAAB-ESP de servicios de suministro de El Club para atender sus actividades de capacitación y bienestar.

Durante un período no inferior a diez (10) años, la EAAB-ESP, contrató con la Administración de El Club, de manera directa v consensual los suministros requeridos por la Empresa para apoyar sus programas de capacitación y bienestar social. 

Así se infiere de los siguientes elementos probatorios obrantes en el proceso:

1. Nuevamente el Acta Nº 13 Comité de Conciliación EAAB-ESP, Reunión Ordinaria de mayo 30 de 2006, en los siguientes apartes:

“(...) Dr. Omar Prías: lo que se hace con la Aguadora en este caso entiendo que fue lo que se acordó con un acta o se certificó con un acta, es que de hecho, ellos cumplen con la labor de apoyar a la empresa en unas tareas que tiene permanentemente y aprovechando la infraestructura en la Aguadora, se hacen allá y ella nos surte de los servicios, servicios de alimentación, fundamentalmente”.

“(...) Dr. Gonzalo Reyes (Director de Control Interno). Yo quisiera saber cuáles son los argumentos jurídicos para no pagarle a una persona que prestó un servicio donde hubo consentimiento, donde hubo un acuerdo, un acuerdo de las partes así no haya un contrato escrito incluso. Lo que dice el doctor Prías, que es una persona con la que ya teníamos un contrato, segundo, casi esa señora es un delegado de la Empresa de Acueducto diría yo, por qué? Porque ella está allá sentada... Casi como representante del Acueducto dirigiendo el Club la Aguadora porque es una mixtura, el Club la Aguadora (es) una corporación que funciona en un predio del Acueducto, en un inmueble del Acueducto, y yo, competente de alguna manera porque soy del área de Gestión Humana llamo y le digo y ahí es donde esta el acuerdo de voluntades, llamo y le digo, oiga necesito los servicios de x, y, z, usted me los puede prestar. Claro que sí, es más, no se preocupe, que yo le voy a pagar, es más, el contrato y ya está en camino. Entonces la señora actuó (SIC) y le presta los servicios, fuera de eso, hay un acta donde todo el mundo reconoce que prestó los servicios adecuadamente”.

2. El Interrogatorio de Parte de la Sra. Alicia Rosero, Audiencia del 27.11. 07, que obra en el Cuaderno de Pruebas, en cuanto en el se expresa lo siguiente:

“(...) SRA. ROSERO : a mí se me llama x día de febrero, el 9 de febrero expresamente, a la Gerencia de Gestión Humana con dos objetos, durante los años 1995 a noviembre de 2004 gerencié el Club, pero con una empresa diferente, en noviembre de 2004 me retiré.

A finales de enero de 2005 me llamaron a que presentara una propuesta para administrar porque el otro contrato con el otro se terminó, hice todas las gestiones precisamente ese día presentamos la propuesta, fue aprobada por la Gerencia de Gestión Humana y la Junta Directiva del Club y la primera recomendación que la señora me hizo fue: Por favor afánese con esto, organice sus documentos, ponga a funcionar lo que necesita, porque el 16 de febrero iniciamos un seminario denominado Gente de Mostrar...”.

En la misma acta, más adelante, se lee:

“(...) DR. LONDOÑO: Pregunta Nº 6: Puede usted explicar cual es el procedimiento de contratación de la firma que usted representa con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá?

SRA. ROSERO: De 1995 hasta 2000, jamás se firmó un contrato, todo se hacía por teléfono o por una nota (...) durante esos años se hicieron capacitaciones de muchísimo más monto que la que estoy reclamando... y jamás tuve problema con los pagos, así no hubiera nada escrito porque venía hecha a ese sistema de contratar... Pero venía 10 años contratando por teléfono o por una nota simple o iba alguien del acueducto y me decía voy a iniciar esto, necesito esto, o iban los mismos capacitadores, los que dictan los seminarios, yo venía de eso...”.

Lo expuesto permite establecer que de manera inveterada, vale decir por un período no inferior a diez (10) años la EAAB-ESP, contrató en forma directa y consensual servicios de suministro con la administradora de esa sede social, la Señora Alicia Rosero Córdoba.  

Igualmente, que al amparo del régimen de derecho privado previsto para los actos de las empresas prestadoras de servicios públicos domiciliarios en el artículo 32 de la Ley 142 de 1994, tales contratos se celebraron bajo el principio de consensualidad, prescindiendo por tanto, de las formalidades establecidas en el Manual de Contratación del Acueducto, adoptado con posterioridad, prescindencia que se extiende a la certificación mediante registro formal, expreso e individualizado, de disponibilidad presupuestal.  

CAPÍTULO III

CONSIDERACIONES SOBRE LA NATURALEZA Y ALCANCE DE LAS RELACIONES JURÍDICAS ENTRE LA EAAB - ESP Y ARC, COMO RESULTADO DEL SUMINISTRO DE BIENES Y SERVICIOS POR PARTE DE ESTA ÚLTIMA EN BENEFICIO DE LA PRIMERA

1. El “contrato” Nº 2-05-14500-098-2005 de marzo 28 de 2005 por valor de $ 38.148.920 y nominado por la EAAB-ESP como de “Prestación de Servicios”, representa una manifestación formal de voluntad de las partes encaminada a lograr la regularización administrativa y, como consecuencia de ello, el pago de los servicios y suministros requeridos por la una y ofrecidos por la otra, durante los meses de febrero y marzo de 2005.

El mencionado “contrato”, integrado por la carta de aceptación de la oferta de fecha 28 de marzo de 2005 y por el documento de condiciones de aceptación de la oferta (Cuaderno de Pruebas, Folios31 a 34), fue celebrado por la EAAB - ESP según los propios términos de la aceptación, con el objeto de satisfacer la necesidad de “(...) servicios para suministro de alimentos y alquiler de salones para apoyar los eventos de las diferentes dependencias del Acueducto de Bogotá”, en las condiciones anotadas en la oferta de la contratista ARC. Se hace notar que la EAAB-ESP, no hace referencia expresa a un evento o conjunto de eventos en particular.

El acta de iniciación del contrato se suscribió el 31 de marzo inmediatamente posterior.

El valor de este contrato ascendía a la suma de TREINTA Y OCHO MILLONES CIENTO CUARENTA Y OCHO MIL NOVECIENTOS VEINTE PESOS ($ 38.148.920) M/CTE, incluido el IVA.

Con cargo a esta suma, con fundamento administrativo en la Solicitud de Pedido SAP R/3 Nº 10011834 y respaldo presupuestal formalizado en el documento presupuestal Nº 2000000256, se pagó la factura Nº c 0084 de fecha 6 de abril de 2005 presentada por ARC, por valor de $ 36.579.986, por concepto de consumos realizados y servicios prestados por dicha empresa administradora a la EAAB-ESP en apoyo a reuniones celebradas en El Club durante los meses de febrero y marzo de ese año, básicamente en desarrollo de un programa de capacitación estructurado por el Acueducto bajo la denominación “Gente de Mostrar”.

A la luz de una interpretación restrictiva de la naturaleza y alcance de este “contrato”, es claro que dicho pago no podía haberse efectuado con cargo al presupuesto asignado para su ejecución. Por lo tanto, al haberse utilizado ese presupuesto contractual para pagar servicios prestados y consumos efectuados con anterioridad a la iniciación del contrato, estaríamos en presencia o de un contrato incumplido por inejecución total del mismo o de la aceptación por el contratante público, de un hecho cumplido.

Para este Tribunal, ninguna de estas hipótesis se configura en el presente caso. Veamos:

2. Frente al “contrato” Nº 2-05-14500-098-2005 de marzo 28 de 2005, no se configuran incumplimiento o inejecución del contratista.

Tanto la inejecución de los contratos de la administración como su incumplimiento, son situaciones que se encuentran reguladas por el derecho estatuido, siendo obligación de los entes públicos aplicar los mecanismo jurídicos previstos por el legislador para sancionar jurídicamente su ocurrencia. Resulta evidente en el presente caso, que la EAAB-ESP, en ninguna de sus instancias administrativas, incluido el Comité de Conciliación, ha acudido o sugerido acudir a ninguno de tales instrumentos legales, vale decir cláusulas penales pecuniarias, cláusulas penales de apremio, garantías de cumplimiento, terminación unilateral o caducidad administrativa, lo cual demuestra que en ningún momento la EAAB-ESP, ha considerado que ARC haya incurrido en incumplimiento o inejecución de contrato de carácter administrativo.

3. Frente al “contrato” Nº 2-05-14500-098-2005 de marzo 28 de 2005, no se configura ‘hecho cumplido’ de la administración.

El ‘hecho cumplido’ es una figura del derecho administrativo que surge ante el desbordamiento, por parte de la administración —y no de los particulares, que no son sujetos de esta clase de conducta—, de la normatividad regulatoria en materia de formación, estructuración y ejecución de los contratos de naturaleza jurídico-administrativa. Por predicarse de agentes atados a una vinculación legal y reglamentaria, supone una extralimitación en el ejercicio de funciones que genera bien una desviación de poder traducida en vías de hecho o una manifestación no idónea de la voluntad contractual.

Los aspectos relativos al ‘respaldo presupuestal’ de los contratos tienen en esta materia particular relevancia, pues constituyen la garantía jurídica de la legitimidad, racionalidad y eficacia del gasto público. Pero esta garantía opera, en primer término y de manera directa, frente a la propia administración o ente de derecho público, y en segundo lugar, indirectamente, frente a la comunidad de los ciudadanos o de los usuarios. En otras palabras, una eventual carencia del ‘respaldo presupuestal’ del gasto, no es oponible jurídicamente a terceros de buena fe, cuyos derechos y legítimos intereses no pueden verse afectados por fallas o hechos de la Administración, con más veras tratándose de contratos de derecho privado , a menos que medie culpa del contratista, circunstancia que no se encuentra probada en el presentes caso, ni en cuanto a la conducta culpable en sí misma, ni en cuanto al eventual detrimento patrimonial del Acueducto de Bogotá, y a la relación de causalidad entre este y aquella.

Sentada la anterior premisa, resulta pertinente, en abono de los requerimientos de toda forma de administración de justicia, incluida la arbitral, formular algunas consideraciones sobre el tema de la ejecución presupuestal en materia contractual.

Un interrogante inicial, ayudará a focalizar el análisis de esta cuestión:

¿El registro de la disponibilidad presupuestal para el gasto, a través del llamado “Documento presupuestal”, individualizado y específico, constituye la única e insustituible prueba del ‘respaldo presupuestal’ de un gasto? 

Se entiende aquí por ‘respaldo presupuestal’ la previsión del gasto y su autorización, por vía general, impartida por la autoridad competente para aprobar un presupuesto público, siempre y cuando tal autorización se legitime en la observancia de los llamados principios presupuestales. Entre tales principios, resultan ineludibles los de unidad presupuestal, universalidad, periodicidad (anualidad), unidad de caja y armonía con la planeación (planificación). A ellos se agrega una regla fundamental en materia de elaboración de los presupuestos de gastos: la de “programación integral”, consistente en que todo programa o proyecto incluido en el presupuesto deberá contemplar simultáneamente los gastos de inversión y de funcionamiento que las exigencias técnicas y administrativas demanden como necesario para su ejecución y operación, de conformidad con los procedimientos y normas legales vigentes.

Este Tribunal considera que existen casos en que el ‘respaldo presupuestal’ no necesariamente debe materializarse en un ‘documento presupuestal’ de registro específico. Lo anterior cuando la naturaleza de las actividades a desarrollar, si bien hacen parte de programas institucionales de la administración, suponen prestaciones continuadas en el tiempo, aleatorias o no totalmente previsibles. Es lo que puede suceder frente a situaciones que incorporan factores de riesgo como recuperación de la salud, enfermedad o accidente de trabajo, de eventos sociales o de representación, o, como en el presente caso, cursos de capacitación que incorporen utilización de locaciones según disponibilidad y gastos de alimentación asociados a esa disponibilidad.

En el caso sub examine, puede afirmarse que el respaldo presupuestal del gasto efectuado para sufragar servicios y suministros ejecutados por ARC y correspondientes a los meses de febrero y marzo de 2005, se configura por la convergencia de tres elementos: el programa de actividades presentado a la alta dirección de la EAAB-ESP por el área de Gestión Humana; el presupuesto general de capacitación de funcionarios del Acueducto aprobado para el año 2005, y las solicitudes de pedido u órdenes de servicio formuladas por los funcionarios de la empresa encargados de la organización de los cursos, directamente a la administración de El Club.

A lo anterior debe agregarse, como elemento adicional en la determinación del monto del gasto a efectuar por concepto de los suministros y de los servicios de alquiler, que sus precios eran previamente conocidos por la Empresa, como se deduce del aparte ya trascrito de la carta del 7 de julio de 2005 del Vicepresidente de la Junta Directiva de El Club a la Gerente de Gestión Humana (e) de la EAAB-ESP (Cuaderno de Pruebas, Folio 38), en cuanto se afirma que

“(...) entre la Empresa (EAAB-ESP) y la Junta Directiva de la Corporación, se escogió a la firma (ARC) para que prestara los servicios de administración del Club... se acordaron los precios de los servicios que requería la Empresa y se fijó como fecha de inicio de los cursos de capacitación el pasado 16 de febrero” (Negrillas fuera del texto).

Al respecto, no puede olvidarse que la EAAB-ESP, actúa en la práctica como socio corporativo y socio principal de El Club, cuyas instalaciones son de su propiedad, y que, por tanto tiene interés institucional y económico directo en su administración y en su gestión. En este orden de ideas los ingresos de la firma ARC como suministradora de bienes y servicios, se traducen en una participación contractualmente estipulada (11%), a favor de la Corporación Club La Aguadora, entidad controlada presupuestal y corporativamente por la propia EAAB-ESP.

4. El contrato Nº 2-05-14500-098-2005 de marzo 28 de 2005 representa el reconocimiento de un proceso de suministro continuado de servicios de alimentación, bebidas, y alquiler de equipos y salones. Su existencia se agota en la formalización de ese reconocimiento, ya que su objeto formal no pudo ejecutarse por carencia material de presupuesto contractual.

Se encuentra probado y aceptado dentro del expediente el hecho de que la EAAB-ESP, demandó de la firma ARC, y esta le ofreció y brindó prestaciones continuadas de cosas o servicios a partir del 16 de febrero de 2005.

Debe enfatizarse que esta clase de apoyos logísticos puntuales y directos habían sido solicitados por la EAAB-ESP, de manera reiterada, y en todo caso por un lapso superior a diez años, y ofrecidos y cumplidos de la misma manera por parte de la administración de El Club, como ha quedado ya establecido en la presente providencia, y que por lo tanto los suministros en especie y en servicios ejecutados durante el período febrero 16 a marzo 30 de 2005, representan la continuidad de esas prácticas inveteradas, así el proveedor fuera, formalmente, otra persona jurídica, la firma ARC, en tanto que la gerencia de El Club seguía siendo responsabilidad de la misma personan natural, la señora Alicia Rosero Córdoba.

A la luz de esta concatenación fáctica, es pertinente concluir:

4.1. Que la relación negocial establecida entre la EAAB-ESP y la firma ARC, reúne todos los elementos previstos en el artículo 968 del Código de Comercio para el contrato mercantil de SUMINISTRO tanto de cosas como de servicios.

4.2. Que entre el 15 de febrero y el 30 de marzo de 2005, dicha relación se desarrolló y cumplió con observancia el principio de consensualidad en cuanto a la naturaleza, cantidad, oportunidad y precio de los suministros mutuamente demandados y cumplidos de manera directa, práctica esta admisible y de reiterada observancia en esta clase de relaciones contractuales, enmarcadas en los principios y normas del derecho mercantil.

4.3. Que en presencia de una relación negocial de esta naturaleza resulta procedente aplicar el artículo 1618 del Código Civil, en cuanto establece que “(...) conocida claramente la intención de los contratantes, debe estarse a ella más que a lo literal de las palabras”.

4.4. Que, en este orden de ideas y más allá de su nominación formal por la EAAB-ESP como de “prestación de servicios”, el contrato Nº 2-05-14500-098-2005 de marzo 28 de 2005 representa el reconocimiento de un proceso de suministro continuado de servicios de alimentación, bebidas, y alquiler de equipos y salones.

4.5. Que dicho contrato” Nº 2-05-14500-098-2005 de marzo 28 de 2005, por valor de $ 38.148.920, debe entenderse una manifestación formal de voluntad de las partes encaminada simplemente a lograr la regularización administrativa y , como consecuencia de ello, el pago de los servicios y suministros requeridos por la una y ofrecidos y realizados por la otra, durante el período febrero 16 a marzo 30 de 2005.

4.6. Que e la manifestación de voluntad plasmada en ese instrumento contractual recoge, asimismo, el compromiso de las partes en cuanto a la solución de las controversias o divergencias surgidas de esa relación negocial.

CAPÍTULO IV

ANÁLISIS PROBATORIO

1. Es un hecho que durante el período 31 de marzo a 21 de junio de 2005 la firma ARC continuó ofreciendo y cumpliendo una serie de suministros en especie y en servicios, y que la EAAB-ESP, los demando y se benefició de ellos, tal y como había venido sucediendo desde el 16 de febrero del mismo año.

Son elementos de prueba de tal hecho, que obran en el Cuaderno respectivo, los siguientes:

1.1. La atrás citada comunicación del 7 de julio de 2005, dirigida por el Vicepresidente de la Junta directiva de El Club, Julio Alberto Rodríguez Velasco, a la Doctora Denny Rodríguez Espitia en su calidad de Gerente de Gestión Humana (e) (Folio 38), en cuanto en elle se afirma lo siguiente:

“(...) Transcurridos casi cinco meses, vernos con preocupación que no se ha formalizado el respectivo contrato con la firma ARC, y nos preocupa que no se paguen los consumos que a la fecha ascienden a la suma de $ 70.000.000, situación que es preocupante para la Corporación por cuanto el operador puede sufrir un colapso económico como nos lo advierte nuestro Revisor Fiscal” (Negrillas fuera de texto).

1.2. El Acta de 27 de julio de 2005, ya citada, “Por la cual se emite concepto con respecto al oficio presentado por la firma ARC Administración y Asesorías Ltda., del 12 de julio de 2005, en la cual relaciona los eventos realizados en el Club La Aguadora correspondientes al Seminario Gente de Mostrar, durante los meses (los meses de abril mayo y junio del corriente año” (Folios 60 y 61) en la cual las funcionarias Aura María Saavedra del Área de Capacitación y Gladys Camacho Luna de la Dirección de Servicios Generales, hacen constar lo siguiente:

Aura María Saavedra, “(...) Que revisó la solicitud de ARC en su totalidad y certifica que todas las facturas correspondientes al programa “GENTE DE MOSTRAR”, se ejecutaron de acuerdo a la solicitud efectuada en el oficio de julio 12 de 2005”.

Gladys Camacho Luna “(...) certifica que las facturas correspondientes a la capacitación dada al Comité de gerencia se llevó a cabo de acuerdo a la relación que presenta la firma ARC”.

Adicionalmente se invoca el sustento probatorio de esta acta, en cuanto en ella se lee:

“(...) El ingeniero Juan Díaz expone que como la solicitud efectuada por ARC esta certificada por Gladys Camacho y Aura María Saavedra, y cuyo valor corresponde a la suma de $ 69.994. 796.00, solicita remitir esta información al Área Jurídica de la Empresa, para que ellos continúen con el procedimiento a seguir”.

1.3. El Oficio de julio 12 de 2005, dirigido por la Gerente General de la firma ARC, Alicia Rosero Córdoba, a Juan Edilberto Díaz Martínez, en su calidad de Director de Servicios Generales de la EAAB, con sus anexos (Folios 39 a 42), como elemento complementario del acta de julio 27 citada, en cuanto las constancias consignadas en ella, se remiten a este documento.

1.4. Sesenta y cinco (65) Comandas expedidas en papelería de ARC y con sello en el cual se lee “A.R.C. Administración y Asesorías Ltda. - Club la Aguadora - CAJA” expedidas entre el 31 de marzo y el 21 de junio de 2005, por valor de SESENTA Y NUEVE MILLONES NOVECIENTOS NOVENTA Y CUATRO MIL SETECIENTOS NOVENTA Y SEIS PESOS ($ 69.994.796) (Folios 81 a 97).

1.5. El Concepto 6499 3310 2005 de septiembre 23 de 2005 emitido por la Dirección Asesoría Legal EAAB-ESP (Folios 63 a 65), en cuanto en el acápite “Antecedentes” se hacen figurar los siguientes hechos:

“(...)

“La Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá - ESP celebró el 28 de marzo de 2005 contrato de prestación de servicios N| 2-05-14500-098-2005, cuyo objeto es el suministro de alimentos y alquiler de salones para apoyar eventos de las diferentes dependencias del Acueducto de Bogotá, por un valor de $ 38.148.920,00 pesos mcte., incluido IVA y un plazo de ejecución de la oferta aceptada hasta agotar presupuesto. El 31 de marzo de 2005, de 2005(sic) se suscribió el acta de iniciación del mencionado contrato.

“En desarrollo de dicho contrato y a efectos de cumplir con los compromisos de capacitación de la EAAB-ESP, correspondiente (SIC) al seminario “Gente de Mostrar”, según aparece en la documentación aportada para este concepto jurídico, se solicitó a ARC ADMINISTRACIÓN Y ASESORÍAS LTDA., la prestación de los servicios de alquiler de salón, alimentos servicios de equipos por los meses de abril, mayo y junio del presente año, por la suma de $ 69.994.796,00 pesos Mcte., suma esta que superó el valor del presupuesto del contrato (subrayado fuera de texto)”.

1.6. El testimonio de la Señora Patricia Márquez Tejada, funcionaria desde hace 17 años de la EAAB-ESP, rendido en la audiencia celebrada el 27 de noviembre de 2007 en cuanto afirma en respuesta a las preguntas que igualmente se transcriben

“(...).

“DR. VANEGAS: Cuál fue su participación, si es que la tuvo, dentro de la relación con el seminario Gente de Mostrar que se desarrollo en el Club La Aguadora?

SRA. MÁRQUEZ: A mi me encargaron organizar toda la parte logística.

(...).

DR. VANEGAS: Para realizar ese seminario se utilizó el Club La Aguadora?

SRA. MÁRQUEZ: Sí.

(...).

DR. VANEGAS: Cuéntenos un poco en que consistía ese seminario, qué duración tenía, cuánta gente, etcétera.

SRA. MÁRQUEZ: Eran varios cursos, era un programa que se llamaba de Mostrar y eran varios cursos podía haber dos cursos en un día, podía haber uno, cinco, cuatro, entonces yo organizaba toda esa parte de los salones.

(...).

DR. VANEGAS: y aproximadamente estaba planeado realizarse entre qué fecha y qué fecha, si lo recuerda aproximadamente?

SRA. MÁRQUEZ: Sí recuerdo, como desde febrero pero no recuerdo hasta que fecha.

DR. VANEGAS: Pero era una duración de unos pocos días, de algunos meses, de algunas semanas?

SRA. MÁRQUEZ: Pues había seminarios que eran un día, de cuatro, eran meses.

(...).

DR. VANEGAS: Quisiera con la venia del Tribunal ponerle presente algunos folios del expediente en el que aparecen unas fotocopias de unos documentos llamados Comanda en los cuales puedo ver, en algunos de ellos, a partir del folio 81 una firma de alguien llamado Patricia Márquez, quisiera preguntarle si algunas de esas firmas son las suyas?

SRA. MÁRQUEZ: Pues, esta, esta

DR. ARENAS: Identifíquelas.

SRA MÁRQUEZ: Esta, esta.

DR. VANEGAS: Para claridad, a un costado... SRA. MÁRQUEZ: 0628, 0683, 0858, 1156, 1984.

DR. VANEGAS: Con base en esa respuesta que usted nos acaba de dar, por qué, en señal de qué firmaba usted esas Comandas?

SRA. MÁRQUEZ: Era de pronto los servicios que habían prestado ese día para alguno de los eventos. Y yo no estaba todos los días, normalmente en los eventos.

DR. VANEGAS: Dentro de lo que a usted le consta, el Club La Aguadora les suministro refrigerios, almuerzo, salones, y otros servicios al Acueducto en el curso de ese seminario Gente de Mostrar?

SRA. MÁRQUEZ: Sí señor”.

2. Es claro que el suministro continuado de bienes y servicios durante el período 31 de marzo a 21 de junio de 2005, se efectuó una vez agotado casi en su totalidad el presupuesto asignado para la ejecución del contrato de prestación de servicios 2-05-14500.098-2005.

Así se certifica en el Acta de Terminación del mismo de fecha 3 de octubre de 2005 (Folios 67 y 68) en la cual, en la sección de observaciones del interventor, se lee:

“(...) El valor de este contrato, por autorización de funcionario distinto al suscrito Interventor, fue consumido para pagar servicios prestados con anterioridad a su vigencia.

Los servicios prestados durante la vigencia del contrato se ejecutaron al margen del conocimiento de la Interventoría.

Con el valor del contrato se hubiesen podido cancelar los servicios prestados del 31 de marzo al 12 de mayo de 2005, según la relación de comandas avaladas en acta de 27 de julio, por Aura María Saavedra y Gladis Camacho.

No obstante y por los antecedentes mencionados, estos pagos no pudieron ser imputados al mencionado contrato”.

CAPÍTULO V

CONCLUSIONES

En consecuencia es pertinente concluir en relación con el período analizado en el Capítulo anterior:

1. Que apoyos logísticos puntuales y directos bajo la forma de suministro de alimentos y bebidas y alquiler de equipos y salones, fueron solicitados, sin solución de continuidad, por la EAAB-ESP durante el período marzo 31 a junio 21 de 2005.

2. Que tales solicitudes, al igual que en los meses de febrero y marzo se efectuaron al amparo del principio de consensualidad y que las prestaciones demandadas fueron cumplidas de la misma manera por parte de la administración de El Club, como ha quedado ya establecido en la presente providencia.

3. Que, en consecuencia, los suministros en especie y en servicios ejecutados durante el período marzo 31 a junio 21 de 2005, representan la continuidad de una relación negocial entre la EAAB-ESP, y la firma ARC, establecida a partir del 16 de febrero de 2005, y el cumplimiento por parte de ARC de las obligaciones a su cargo nacidas de esa relación jurídica.

4. Lo anterior presupone un acuerdo de voluntades que se estructura como un contrato mercantil de suministro, celebrado y ejecutado en virtud del principio de consensualidad, como contrato de derecho privado de una empresa pública del orden distrital, en virtud de lo previsto en los artículos 17 y 31 de la Ley 142 de 1994, en concordancia con el parágrafo primero del artículo 32 de la ley 80 de 1993.

5. Que con esta conducta contractual la EAAB-ESP prolongó en el tiempo una práctica inveterada y reiterada en relación con los apoyos requeridos para diversas actividades de sus dependencias particularmente en materia de capacitación y bienestar social, actuando como socio principal corporativo de El Club, vale decir como entidad jurídica con intereses institucionales y económicos directos en los resultados de la gestión y administración de esa Corporación social.

6. Que no obra en el expediente prueba alguna del pago de los suministros así efectuados por cuenta de ARC y en beneficio de la EAAB-ESP en el período aquí analizado: 31 de marzo a 21 de junio de 2005.

7. Que nada permite inferir mala fe o culpa del proveedor ARC en el cumplimiento y ejecución de las solicitudes de suministro formuladas de manera directa y puntual por la EAAB. ESP., puesto que la utilización del presupuesto asignado al ‘contrato’ de 28 de marzo para pagar servicios prestados con anterioridad a su vigencia fue una decisión unilateral de la EAAB-ESP, como también lo fue el haber continuado solicitando a El Club, en cabeza de su administradora, alimentos, bebidas, y alquiler de equipos y salones a pesar de haberse consumido casi en su totalidad ese presupuesto, y sin advertir en forma alguna al proveedor las posibles o eventuales restricciones para celebrar o ejecutar el contrato.

8. Que se configura en los términos descritos incumplimiento por parte de la EAAB-ESP de sus obligaciones contractuales de pago de los suministros en especie y en servicio obtenidos del Contratista, de acuerdo con los montos y modalidades estipulados en la respectiva oferta mercantil.

9. Que la falta de pago genera perjuicios a la parte afectada por el incumplimiento, la firma ARC y la legitima en la causa tanto para terminar el contrato como para solicitar la consiguiente compensación indemnizatoria (Arts. 973 del Código de Comercio).

CAPÍTULO VI

EL CONTRATO MERCANTIL DE SUMINISTRO EXISTENTE ENTRE LAS PARTES. NATURALEZA Y CARACTERÍSTICAS

Resulta conveniente que el Tribunal se ocupe de puntualizar aquí los elementos que en el presente caso permiten afirmar la existencia de un contrato de suministro de bienes y servicios entre la EAAB-ESP y la firma ARC,

Sea lo primero recordar que, además de ser un contrato bilateral, oneroso y de carácter consensual, el suministro es de tracto o ejecución sucesiva. Esta última característica implica que de él deba predicarse que termina, no que se resuelve, aún en caso de incumplimiento. Lo anterior impide que se aplique en relación con este tipo contractual la exceptio non adimpletii contratus consagrada en el artículo 1546 del C.C. ante la imposibilidad de volver las cosas atrás, pues el beneficiario ha recibido las cosas o los servicios y los ha consumido o utilizado.

Las prestaciones objeto del suministro se pueden ofrecer por el proveedor, y de acuerdo con las necesidades del consumidor, de manera periódica o continuada y por un tiempo que puede estar determinado previamente. Ahora bien, como por regla general es difícil determinar de antemano las necesidades del consumidor, el legislador ha establecido una serie de reglas supletivas que buscan concretar las obligaciones de las partes. Entre aquellas destinadas a determinar las cantidades previstas en el artículo 969 del C. de C. cabe destacar la del numeral 4, según la cual si no se ha establecido la cantidad, ni un mínimo y/o máximo, se entenderá que el consumidor puede pedir aquellas cantidades necesarias a su consumo ordinario, salvo que exista costumbre en contrario.

También y, en lo relativo al precio, si este no se ha señalado para la totalidad de los suministros o para cada prestación, ni tampoco se han previsto las bases para determinarlo sin acudir a un nuevo acuerdo de voluntades, se presumirá que las partes aceptan el precio medio que tengan las cosas o servicios en el lugar y día del cumplimiento de cada prestación o en el domicilio del consumidor si fuere diferente al del proveedor. Se destaca, igualmente, que si las partes señalan precio para una prestación, se presumirá que convienen igual precio para las demás de la misma especie (artículo 970)

Y en cuanto al plazo para las prestaciones, si nada se ha dicho, habrá de acudirse a la costumbre imperante. Si no existe, se considera que el consumidor tiene la facultad de determinarlo pues él es el necesitado.

En el presente caso el acuerdo de voluntades entre la EAAB-ESP y la firma ARC, comenzó a gestarse desde cuando el 9 de febrero de 2005 (Folios 10 y 11 Cuaderno de Pruebas) y en un hecho aceptado en la Contestación de la Demanda, la firma ARC, actuando de hecho como Administradora de El Club La Aguadora y por solicitud de el Acueducto presentó a dicha entidad bajo la denominación de “oferta de servicios” la información relativa a los precios y demás condiciones para el suministro de alimentos. Posteriormente, el 22 de febrero (Folios 12 a 27), ARC remitió nuevamente una oferta de servicios al Acueducto, indicando los servicios a prestar mes por mes entre febrero 16 y diciembre 3 de 2005, consistentes en suministro de alimentos y bebidas, y alquiler de equipos y salones, junto con la lista de precios a cobrar. El día 7 de marzo, como también se acepta en la Contestación de la Demanda y bajo el mismo formato de oferta de servicios, ARC suministra nuevamente al acueducto la información sobre las prestaciones ofrecidas junto con sus precios: Finalmente, en el momento en que de consuno entre el Acueducto y la Corporación Club Social La Aguadora, se formaliza la contratación de la firma ARC como administradora de esa sede social, en el respectivo contrato y sus anexos se procede a fijar los precios para los consumos y servicios ofrecidos por El Club a sus socios, incluida la EAAB como usuaria permanente de la sede.

Establecido lo anterior el Tribunal ha constatado que los precios utilizados en las 65 Comandas que obran en el expediente (Folios 81 a 97), correspondientes a los suministros efectuados entre el 31 de marzo y el 21 de junio de 2005 son los mismos que figuran en las ofertas de servicios de ARC.

En cuanto a la oportunidad y cantidad las prestaciones ofrecidas, el Tribunal he podido constatar que ellas se ajustaron a las necesidades de consuno ordinario de la EAAB determinadas en los programas de esa entidad rectores de las actividades de capacitación desarrolladas por su área de gestión humana y que su voluntad de obtenerlas se expresó a través de funcionarios de esa entidad adscritos o esa área o al a de servicios generales normalmente asignados al cumplimiento de esas actividades, tal y como se desprende de los elementos de prueba atrás analizados.

Es necesario igualmente tomar en consideración como un factor relevante de estructuración de la voluntad contractual consensual y las modalidades de ejecución del contrato de suministro en el caso concreto, la existencia de una práctica consuetudinaria y por ende reiterada de la EAAB-ESP en el desarrollo de actividades de la misma naturaleza por un lapso superior a diez años, durante el cual sistemáticamente y de forma continuada la EAAB acudió a los servicios de la administradora de El Club, así formalmente se tratara de otra persona jurídica, sin que mediara un contrato escrito y nominado de “prestación de Servicios” o de cualquier otra forma.

La conjunción fáctica, a partir del 16 de febrero y hasta el 21 de junio de 2005 de todos los elementos aquí señalados permite afirmar la existencia durante todo ese tiempo de un único CONTRATO MERCANTIL DE SUMINISTRO DE BIENES Y SERVICIOS ENTRE LA EAAB-ESP Y LA FIRMA ARC.

A la luz de las consideraciones que anteceden, y como ya se manifestó en esta providencia, el contrato Nº 2-05-14500-098-2005 de marzo 28 de 2005, nominado por la EAAB-ESP como de “Prestación de Servicios” siendo un instrumento inejecutable ya que su objeto formal no pudo ejecutarse por carencia material de presupuesto contractual, conserva eficacia jurídica solo en cuanto medio formal de reconocimiento de un proceso de suministro continuado de servicios de alimentación, bebidas, y alquiler de equipos y salones. Su existencia se agota en la formalización de ese reconocimiento y en el compromiso de las partes de acudir a mecanismos de solución directa o a la justicia arbitral para resolver “las controversias o divergencias relativas a la aceptación de la oferta o a su ejecución”.

Con base en ese reconocimiento formal, la EAAB-ESP logró la regularización administrativa interna de los suministros demandados por ella y ejecutados por ARC durante el lapso comprendido entre el 16 de febrero y el 30 de marzo de 2005, en desarrollo del contrato consensual de Suministro preexistente entre ellas, y con base en ello, procedió a hacer efectivo el pago de los servicios y suministros ejecutados en esa primera etapa- Los efectuados en la segunda etapa, vale decir entre marzo 31 y junio 21 de 2005, por valor de $ 69.994.796, constituyen el objeto de la controversia que compete dirimir a este tribunal.

CAPÍTULO VII

ANÁLISIS DE EXCEPCIONES

Propone la parte convocada al Tribunal cuatro que el Despacho debe entrar a examinar y decidir, en orden a establecer si son dirimentes o no de una decisión de fondo.

1. Inexistencia del contrato como fuente de obligaciones.

Se fundamenta en la pretensión de que nunca existió fuente o manifestación de la voluntad “que determinara la determinación de la empresa en suscribir un contrato de suministro y su posterior cancelación de los servicios supuestamente pactados”.

Ha quedado establecido a lo largo del proceso el hecho de la existencia de unas prestaciones continuadas en alimentos, bebidas y alquiler de equipos y salones efectivamente suministradas por la Firma ARC a la EAAB-ESP, así como el hecho que esta última recibió. En efecto, no existe prueba de que la parte convocada hubiera rechazado el recibo o aprovechamiento de esas prestaciones materiales y servicios o que unas y otros hubieran sido adquiridos directamente por la EAAB, sin la mediación de un tercero. Por el contrario el consumo de los bienes suministrados se realizó y los salones y equipos facilitados se utilizaron por parte de funcionarios de la EAAB asistentes a actividades de capacitación organizadas y coordinadas por el área de gestión humana de la misma, así como por los capacitadores contratados por la misma empresa. Existió pues a favor de la EAAB un beneficio material, que necesariamente tiene como contrapartida la entrega de esos bienes y la ejecución material de esos servicios por parte de ese tercero, la firma ARC que ha demostrado que efectuó tales suministros. Las anteriores conductas son necesariamente generadoras de una obligación de pago, a cargo de la parte que recibió y a favor de la que suministró, pues de lo contrario estaríamos en presencia de un enriquecimiento ilícito en cabeza de la EAAB. No es dable por otra parte suponer que las prestaciones recíprocas a que aquí se hace referencia, tengan una fuente distinta para su existencia que un acuerdo de voluntades, materializado en un contrato bilateral estructurado de manera consensual, que por la naturaleza de las prestaciones ofrecidas, la calidad de comerciante del proveedor, el carácter independiente de su actividad frente a la parte que las recibe y la forma continuada de su entrega conforman el conjunto de requisitos jurídicamente necesarios para que tal acuerdo de voluntades se estructure como un contrato mercantil de suministro, celebrado y ejecutado en virtud del principio de consensualidad, como contrato de derecho privado de una empresa pública del orden distrital, en virtud de lo previsto en los artículos 17 y 32 de la Ley 142 de 1994,en concordancia con el parágrafo primero del artículo 32 de la ley 80 de 1993.

Por lo expuesto el Tribunal esta excepción no esta llamada a prosperar.

2. Inexistencia de Hechos o Actos relacionados con la aceptación de oferta mercantil.

Para sustentarla, la parte convocada aduce que la EAAB-ESP en ningún momento avaló “hechos cumplidos de la demandante relacionados con la presentación de una oferta que nunca fue formalizada al interior de un contrato”, y que la oferta no llena los requisitos de ley para que la misma “se convierta en un hecho concreto y jurídicamente aceptado como contrato”.

Al respecto debe señalarse que la oferta mercantil de los suministros efectuados, sigue las reglas del propio contrato mercantil, en cuanto a su carácter consensual y la ausencia de formalidades. A lo largo del proceso se ha establecido que la firma ARC fue seleccionada como administradora de El Club conjuntamente por la EAAB y la Corporación Social Club La Aguadora, que la lista de precios previstos por el Proveedor era de conocimiento de la EAAB, que estos precios fueron comunicados de manera específica y directa por ARC al Acueducto con ocasión de la iniciación del Programa de Capacitación Gente de Mostrar, con algunos descuentos, y que a medida que los cursos de capacitación se iban desarrollando, funcionarios de la EAAB entraban en contacto con I proveedor, para convenir las cantidades y oportunidad de los suministros, conducta que viene a traducirse en una aceptación tácita y reiterada de los bienes y servicios objeto de oferta tanto de manera general previa, como de manera continuada y puntual cada vez que la EEAB lo requería.

Por lo expuesto esta excepción tampoco está llamada a prosperar.

3. Negación Plena del Derecho acusado.

Se hace consistir esta excepción en el pretendido carácter natural y no jurídico de las obligaciones que a favor de ARC y a cargo de la EAAB ESP, pudieren surgir eventualmente como consecuencia de los suministros efectuados por aquella. Lo anterior por cuanto se reitera que las prestaciones recibidas carecen de soporte jurídico idóneo, al no existir un contrato formal que sea fuente de las obligaciones y del derecho correlativo a exigir su cumplimiento.

Procede en relación con esta excepción que el Tribunal reitere lo dicho en relación con la excepción Primera, sobre la existencia de un contrato consensual de suministro mercantil. Establecido lo anterior, es claro que las obligaciones nacidas de esa relación contractual son de carácter jurídico legal y no meramente natural y que asiste a su titular peno derecho para reclamar judicialmente su cumplimiento mediante el ejercicio de las acciones legales correspondientes.

Por tanto, tampoco puede declararse la procedencia de esta Excepción.

4. Responsabilidad directa y exclusiva de la víctima.

Aduce la parte convocada en sustento de esta Excepción, que la circunstancia de que el proveedor ARC tuviera conocimiento de que “los servicios que prestaba no tenían ni soporte presupuestal ni contrato” indica que el actor buscó generar preconstituir pruebas o generar hechos encaminados a formular una reclamación o demanda posterior, cuando bien pudo abstenerse de “prestar un solo bien o servicio por fuera de las disposiciones contractuales o presupuestales que bien conoce como contratista de la EAAB-ESP”.

En relación con estos argumentos de la Convocada el Tribunal debe reiterar lo ya señalado en este Laudo. En primer término en cuanto a la configuración de un contrato consensual de suministro, y en segundo lugar al carácter inoponible que frente a terceros de buena fe tienen las normas internas de contratación de la EAAB, incluidos los relativos al soporte presupuestal del gasto. El proveedor no estaba obligado a presumir una conducta inapropiada de su contraparte por carencia de requisitos de orden presupuestal. Por el contrario, en virtud del principio de la ejecución integral y de buena fe de los contratos (artículo 871 Código de Comercio). Lo indicado es que el proveedor presumiera que la EAAB demandaba y recibía los bienes y servicios requeridos para el desarrollo de sus actividades de capacitación porque estaba jurídicamente habilitada para ello, tal y como había venido sucediendo de manera inveterada y reiterada, en el marco de las relaciones entre la propia Eva y la administración de El Club, y como había sucedido en relación con los suministros efectuados y efectivamente pagados, durante los meses de febrero y marzo de 2005.

Por lo expuesto esta excepción tampoco resulta aceptable.

OBJECIÓN DE LA CONVOCADA AL DICTAMEN PERICIAL

Bajo el argumento de que el perito “se limitó a servir de certificador de la estimación razonada de la cuantía mas no fue una prueba pericial que determinara jurídicamente la existencia la existencia o no del derecho que se pretende exigir”, la parte convocada solicita expresamente que no se tengan en cuenta “las conclusiones económicas a las que se ha llegado en el dictamen”.

Estima el Tribunal que no era objeto del dictamen obtener un pronunciamiento de carácter jurídico sobre la existencia o no de derechos, sino la de allegar una opinión razonada y autorizada sobre las circunstancias comerciales y contables bajo las cuales se realizaron una serie de suministros de bienes y servicios por parte de ARC en los meses de abril, mayo y junio de 2005, determinando el valor causado contablemente en el pasivo del proveedor al asumir la ejecución de tales prestaciones económicas, determinar contablemente la materialización de otras erogaciones por concepto de impuestos y comisiones de participación pagadas a favor de la Corporación Social Club La Aguadora, y determinar el valor de los intereses de mora correspondientes desde el punto de vista económico a los gastos incurridos y no recuperados por el proveedor de los bienes y servicios objeto de la controversia.

En estos precisos términos, el Dictamen pericial cumplió con su objeto, razón por la cual la Objeción de la Convocada no está llamada a prosperar.

CONDENA POR PERJUICIOS

Procede el Tribunal a examinar esta cuestión bajo la premisa de que configurada la terminación de contrato de suministro existente entre ARC como proveedor y la EAAB-ESP como beneficiario consumidor, por incumplimiento de la segunda en el pago de las prestaciones recibidas, hay lugar a la indemnización de perjuicios.

Es innegable que la mora de la EAAB-ESP en el pago de los bienes y servicios suministrados por ARC durante el período 31 de marzo a 21 de junio de 2005, ocasionó en contra de esta última perjuicios de consideración, tal y como el pago de las comisiones estipulas en el Contrato de administración a favor de El Club (Folios 98, 99, 100 y 101del Cuaderno de Pruebas). Y el pago de IVA e impuesto de industria y comercio (Folio 102 eiusdem) que constituyen causa eficiente para obtener la correspondiente indemnización tal y como lo prevén el articulo 870 del Código de Comercio en concordancia con el artículo 973 de la misma codificación. Esta consistirá en el reconocimiento y pago a favor de ARC, de intereses de mora liquidados de acuerdo con el dictamen pericia! (Opción 1), a partir del mes siguiente a la fecha de causación, vale decir desde 1º de febrero de 2006, de las facturas C-0556, C-0557 y C-0558 las tres de fecha 28 de diciembre de 2005 por valor total de SESENTA Y NUEVE MILLONES NOVECIENTOS NOVENTA Y CUATRO MIL SETECIENTOS NOVENTA Y SEIS PESOS M/CTE ($ 69.994.796) y hasta la fecha en que se produzca su pago, a las tasas mensuales certificadas por la Superintendencia Financiera de Colombia para el período de tiempo aquí señalado.

CONDENA EN COSTAS

Por cuanto el Tribunal ha encontrado probadas varias de las pretensiones de la demanda instaurada, conforme lo reconocerá en la parte RESOLUTIVA de este Laudo, le corresponde pronunciarse en lo referente a condenación en costas, de conformidad a los numerales 1 y 6 del artículo 392 del Código de Procedimiento Civil.

Estima el Tribunal que al haber prosperado parcialmente las pretensiones de la demanda, debe conducir a que la convocada a éste proceso arbitral, de manera solidaria respondan por el setenta y cinco por ciento (75%) de la totalidad de las costas causadas en el proceso.

En consecuencia, el Tribunal procederá a imponer la condena en costas a cargo de la parte convocada, en los términos siguientes:

COSTAS:

1. Honorarios de árbitros, secretario, perito y gastos del Tribunal:

 

Honorarios del árbitro:$ 2.933.000.oo
IVA (16%) sobre honorarios de árbitros:$ 469.280.oo
Honorarios de secretario:$ 1.466.500.oo
IVA (16%) de honorarios de secretario:$ 234.640.oo
Gastos de Protocolización$ 845.500.oo
Gastos de administración del tribunal$ 755.000.oo
IVA (16%) gastos de administración$ 120.800.oo
50% de los honorarios de la perito$ 1.250.000.oo
TOTAL$ 8.074.720.oo

 

Agencias en derecho:

El Tribunal fija el valor de las agencias en derecho, tomando como parámetro la tarifa señalada para el árbitro $ 2.933.000.oo.

 

TOTAL DE COSTAS Y AGENCIAS:$ 11.007.720.oo
TOTAL A PAGAR (75%)$ 8.255.790.oo

 

DECISIÓN

En mérito de lo expuesto el Tribunal de Arbitramento, administrando justicia en nombre de República de Colombia y por autoridad de la Ley.

RESUELVE:

PRIMERO. Declarar no estructuradas y por tanto rechazar las excepciones de mérito expresamente alegadas por la convocada EMPRESA DE ACUEDUCTO Y ALCANTARILLADO DE BOGOTÁ en el escrito de contestación de la demanda, a saber: Inexistencia del contrato como fuente de obligaciones; Inexistencia de hechos o actos relacionados con la aceptación de la oferta mercantil; Negación plena del derecho acusado y Responsabilidad directa y exclusiva de la víctima, por las razones expuestas en la parte expositiva del presente laudo.

SEGUNDO. Declarar no probada ninguna otra excepción de mérito que hubiere surgido durante el desarrollo del proceso y cuya procedencia tuviere que declarar oficiosamente el Tribunal.

TERCERO. Declarar improcedente la Objeción de la convocada al Dictamen Pericial practicado en el proceso.

CUARTO. Aceptar parcialmente las pretensiones de la demanda en cuanto a DECLARAR que entre la EMPRESA DE ACUEDUCTO Y ALCANTARILLADO DE BOGOTÁ ESP y la firma ARC ADMINISTRACIÓN Y ASESORÍAS LTDA., existió un contrato mercantil consensual de SUMINISTRO DE BIENES Y SERVICIOS, que se ejecutó entre el 16 de febrero y el 21 de junio de 2005.

QUINTO. Declarar que la EMPRESA DE ACUEDUCTO Y ALCANTARILLADO DE BOGOTÁ ESP, incumplió el contrato de suministro celebrado con la firma ARC ADMINISTRACIÓN Y ASESORÍAS LTDA., al no pagar los servicios y bienes efectivamente suministrados por dicho proveedor durante el período comprendido entre el 31 de marzo y el 21 de junio de 2005.

SEXTO. Declarar que la EMPRESA DE ACUEDUCTO Y ALCANTARILLADO DE BOGOTÁ ESP, es contractualmente responsable de la obligación de pagar los suministros de bienes y servicios por ella solicitados y real y materialmente utilizados o consumidos, durante el período comprendido entre el 31 de marzo y el 21 de julio de 2005.

SÉPTIMO. Condenar a la EMPRESA DE ACUEDUCTO Y ALCANTARILLADO DE BOGOTÁ ESP a pagar a la firma ARC ADMINISTRACIÓN Y ASESORÍAS LTDA. , la suma de SESENTA Y NUEVE MILLONES NOVECIENTOS NOVENTA Y CUATRO MIL SETECIENTOS NOVENTA Y SEIS PESOS M/CTE. ($ 69.994.796) por concepto de precio no pagado.

OCTAVO. Condenar a la EMPRESA DE ACUEDUCTO Y ALCANTARILLADO DE BOGOTÁ ESP a pagar a la firma ARC ADMINISTRACIÓN Y ASESORÍAS LTDA., intereses de mora liquidados de acuerdo con el dictamen pericial (Opción 1) practicado en el Proceso, desde 1º de febrero de 2006 hasta la fecha en que se produzca su pago, a las tasas mensuales certificadas por la Superintendencia Financiera de Colombia para el período de tiempo aquí señalado, sobre el valor de las facturas C-0556, C-0557 y C-0558 emitidas por la firma ARC ADMINISTRACIÓN Y ASESORÍAS LTDA. con fecha 28 de diciembre de 2005 por valor total de SESENTA Y NUEVE MILLONES NOVECIENTOS NOVENTA Y CUATRO MIL SETECIENTOS NOVENTA Y SEIS PESOS M/CTE ($ 69.994.796).

NOVENO. Condenar a la convocada EMPRESA DE ACUDUCTO Y ALCANTARILLADO DE BOGOTÁ ESP al pago parcial de las costas procesales y agencias en derecho, en un porcentaje del setenta y cinco por ciento (75%), conforme a la liquidación efectuada en las consideraciones del Laudo, y que corresponde a las siguientes sumas de dinero:

COSTAS:

Honorarios de árbitros, secretario, perito y gastos del Tribunal:

 

Honorarios del árbitro:$ 2.933.000.oo
IVA (16%) sobre honorarios de árbitros:$ 469.280.oo
Honorarios de secretario:$ 1.466.500.oo
IVA (16%) de honorarios de secretario:$ 234.640.oo
Gastos de Protocolización$ 845.500.oo
Gastos de administración de tribunal$ 755.000.oo
IVA (16%) gastos de administración$ 120.800.oo
50% de los honorarios de la perito$ 1.250.000.oo
TOTAL$ 8.074.720.oo

 

Agencias de derecho:

El tribunal fija el valor de las agencias en derecho, tomando como parámetro la tarifa señalada para el árbitro $ 2.933.000.oo.

 

TOTAL DE COSTAS Y AGENCIAS:$ 11.007.720.oo
TOTAL A PAGAR (75%)$ 8.255.790.oo

 

DÉCIMO. Ordénase la protocolización del expediente en una de las notarías del círculo de Bogotá.

DÉCIMO PRIMERO. Expídanse por la secretaría del tribunal copia auténtica del presente laudo con destino a las partes.

EL LAUDO ANTERIOR QUEDA NOTIFICADO EN AUDIENCIA.

Carlos Adolfo Arenas, árbitro. 

Alejandra Vásquez Velandia, secretaria.