Laudo Arbitral

Gran Cadena de Almacenes Colombianos S.A., Cadenalco, S.A.

v.

Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A., Corfinsura S.A.

Junio 22 de 1999

Acta 12

Audiencia de fallo

En la ciudad de Santafé de Bogotá, D.C., a los veintidós (22) días del mes de junio de mil novecientos noventa y nueve (1999), siendo las diez de la mañana (10:00 a.m.), fecha y hora señaladas en auto de mayo 12 de 1999, se reunieron en la sede del tribunal los doctores Jorge Suescún Melo, presidente, Francisco Zuleta Holguín y Luis Helo Kattah, árbitros, y Florencia Lozano Reveiz, secretaria, con el objeto de llevar a cabo la audiencia de fallo fijada para la fecha, en el Tribunal de Arbitramento convocado para dirimir las controversias patrimoniales suscitadas entre Gran Cadena de Almacenes Colombianos S.A., Cadenalco S.A., por una parte, y la Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A. Corfinsura S.A., por la otra. Asistieron también los apoderados de las partes doctores Gilberto Peña Castrillón y Felipe Vallejo García.

Abierta la sesión el presidente autorizó a la secretaria para dar lectura al laudo que pone fin al proceso, laudo que se pronuncia en derecho, es acordado y expedido por unanimidad dentro del término legal, y está suscrito por todos los árbitros.

Laudo

Tribunal de Arbitramento

Santafé de Bogotá, D.C., veintidós (22) de junio de mil novecientos noventa y nueve (1999).

Agotado el trámite legal y dentro de la oportunidad para hacerlo, se procede a pronunciar en derecho el laudo que finaliza el proceso arbitral entre Gran Cadena de Almacenes Colombianos S.A., Cadenalco S.A., sociedad demandante, del tipo de las sociedades anónimas, constituida mediante escritura pública 7423 de noviembre 18 de 1959 de la Notaría Tercera de Medellín con domicilio principal en esa misma ciudad de Medellín, cuyo certificado de existencia y representación obra a folios 1º a 10 del cuaderno de pruebas 1 y cuyo representante legal es el presidente, señor Germán Jaramillo Olano identificado con la cédula de ciudadanía 31.301.497 de Medellín, por una parte y por la otra, Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A., Corfinsura S.A., entidad demandada, sociedad comercial con domicilio principal en la ciudad de Medellín, debidamente constituida mediante acta de organización de marzo 31 de 1959 y autorizada para funcionar por la (*) Superintendencia Bancaria, cuyo certificado de existencia y representación obra al folio 11 del cuaderno de pruebas 1, y cuyo representante legal es el presidente señor Carlos Enrique Piedrahita Arocha identificado con la cédula de ciudadanía 70.062.426 de Medellín.

El tribunal en este laudo distinguirá a las partes con sus nombres abreviados de Cadenalco y Corfinsura.

I. Antecedentes

1. Gran Cadena de Almacenes Colombianos S.A., Cadenalco S.A., solicitó por conducto de apoderado especial la convocatoria de este tribunal al Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá y demandó a la Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A., Corfinsura S.A., el 4 de septiembre de 1998, con fundamento en el compromiso arbitral suscrito entre dichas entidades en la ciudad de Medellín el 16 de julio de 1998, cuya cláusula primera escribe el objeto del Tribunal de Arbitramento y a la letra dice:

“Cadenalco y Corfinsura han convenido una fórmula de solución mediante la intervención de una instancia arbitral, a las diferencias persistentes en relación con el contrato de apertura de crédito documentario stand by 004, de fecha 1º de junio de 1994, de forma tal que si el fallo arbitral así lo determina proceda la restitución por parte de Corfinsura a Cadenalco de la suma pagada por esta última a Corfinsura.

De la suma pagada por Corfinsura al Banco de Boston, Cadenalco establece su pretensión en la suma de $ 1.770.591.478.68 moneda legal colombiana y sus intereses.

El objeto del Tribunal de Arbitramento será el examen del cumplimiento o no de todas las obligaciones que resultan del contrato de apertura de crédito documentario, stand by 004, suscrito entre las partes, para determinar si Corfinsura pagó bien o mal la carta de crédito stand by 004 al Banco de Boston International; y en consecuencia, la procedencia del cobro hecho por Corfinsura a Cadenalco de la suma pagada por la corporación al mencionado banco.

Corfinsura y Cadenalco manifiestan que no se reclamarán entre sí ningún perjuicio, y que limitarán su pretensión arbitral exclusivamente a la restitución del dinero pagado con sus intereses, en la forma convenida en este compromiso. En consecuencia, ambas manifiestan que no tienen pretensiones diferentes a aquello que resulte del fallo arbitral.

Todo dinero que reciba Cadenalco, producto de su recuperación frente a Kenny International, desde la fecha de este compromiso disminuirá en esa suma la cuantía de disputa o diferencia sometida a la consideración de los árbitros”.

2. El centro admitió fa solicitud de convocatoria por auto del 15 de septiembre de 1998 y corrió traslado a la parte demandada Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A. Corfinsura S.A. Por solicitud de los apoderados de las partes se suspendió el proceso hasta el 5 de octubre siguiente, y la convocada contestó la demanda el 15 de octubre y propuso siete excepciones de fondo como defensa.

3. El 11 de noviembre de 1998, previa citación, se llevó a cabo la audiencia de conciliación ante la directora del centro de arbitraje, que resultó fallida, por lo cual se dispuso continuar el trámite arbitral.

4. Las partes, conforme a lo que estipularon en el compromiso arbitral de julio 16 de 1998, designaron de común acuerdo como árbitros para la integración de este tribunal a los doctores Jorge Suescún Melo, Francisco Zuleta Holguín y Luis Helo Kattah, lo cual consta en el acta de audiencia de conciliación de noviembre 11 de 1998, que obra a folio 155 del cuaderno principal 1. Informados del nombramiento mediante sendas comunicaciones suscritas por los apoderados de las partes, los nombrados manifestaron su aceptación dentro del término legal.

5. El Tribunal de Arbitramento se instaló el 30 de noviembre 1998, fue designado como presidente el doctor Jorge Suescún Melo y como secretaria la doctora Florencia Lozano Reveiz quien notificada aceptó el cargo y tomó posesión del mismo. Se fijó como sede del tribunal las oficinas del Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá, conforme lo acordaron las partes en su compromiso. La secretaría se fijó en la carrera 7ª Nº 32-33 oficina 1704 de Bogotá.

Durante la audiencia de instalación los árbitros señalaron las sumas de honorarios de los miembros del tribunal, así como la partida de gastos de funcionamiento, que en la oportunidad legal fue consignada por las partes.

6. El 19 de enero de 1999 se llevó a cabo la primera audiencia de trámite que consta en el acta 3 del proceso, se leyó el compromiso arbitral de julio 16 de 1998, documento que obra en original a folios 283 a 287 del cuaderno de pruebas 1. El tribunal asumió competencia para conocer y decidir las cuestiones sometidas por las partes a su decisión, fijó el término de duración del proceso arbitral en seis (6) meses y definió sobre las pruebas oportunamente pedidas por los apoderados de las partes y señaló fechas para la práctica de las mismas.

7. El tribunal sesionó durante el trámite en once (11) audiencias, practicó las pruebas solicitadas por ambas partes que fueron decretadas. Agotada la instrucción, en la última audiencia (acta 11) el tribunal oyó a las partes en sus alegaciones finales.

8. El término del proceso arbitral que empieza a contarse a partir de la primera audiencia de trámite el día 19 de enero de 1999, fue suspendido entre el 30 de marzo y el 5 de abril de 1999, ambos días incluidos, o sea un término de 7 días calendario.

9. El tribunal encuentra cumplidos los presupuestos procesales y, no advirtiendo causal alguna de nulidad, procede a dictar el fallo en derecho, previo estudio de las pretensiones de las partes.

II. Pretensiones

Gran Cadena de Almacenes Colombianos S.A., Cadenalco S.A., en demanda de septiembre 4 de 1998 solicita se profieran las siguientes declaraciones y condenas:

“Pretensiones

Mediante laudo arbitral que haga tránsito a cosa juzgada se proferirán las siguientes declaraciones y condenas:

Primera. Que Corfinsura, emitente de la carta de crédito stand by 004 de 1994 a que se refieren los hechos de esta demanda reembolsó o pagó de manera inapropiada o culposa —bien por impericia, imprudencia o negligencia— al Bank of Boston lnternational South Miami, banco confirmante, el precio de la carta de crédito, corresponden a la garantía ejecutada o utilizada por el beneficiario de esa misma carta de crédito, el First lnternational Bank of Boston-Hong Kong Branch.

Segunda. Que como consecuencia de la anterior declaración debe Corfinsura restituir a Cadenalco, ordenante de la apertura de la carta de crédito stand by 004 de 1994 a que se refieren los hechos de demanda y la anterior declaración, la suma de un mil setecientos setenta millones quinientos noventa y un mil cuatrocientos setenta y ocho pesos con setenta y ocho centavos ($ 1.770.591.478.68) correspondientes a capital, cifra en la que la partes han limitado esta reclamación en el contrato de compromiso (pacto arbitral), y la que se encuentra ya descontada la suma que a su vez el Bank of Boston reconoció, pagó o restituyó Cadenalco por razón de los mismos hechos y operaciones bancarias por las que Cadenalco reclama en este proceso a Corfinsura.

Tercera. La suma debe ser pagada, reintegrada o reembolsada por Corfinsura a Cadenalco incrementada con los intereses que hubiere podido devengar a partir del 1º de agosto de 1995, día en el que Cadenalco pagó a Corfinsura la utilización de la carta de crédito stand by 004 de 1994, que se liquidarán a la tasa convenida por las partes en el contrato de compromiso (pacto arbitral), esto es, “la DTF promedio para las semanas comprendidas entre la fecha en que Corfinsura efectuó el pago del Banco de Boston y la fecha en que el laudo arbitral quede en firme y se llegare a ordenar la restitución a Cadenalco. Esta tasa de interés se convertirá a su equivalente efectivo anual y se computará y pagará período vencido, y sobre la cuantía objeto de la restitución”. Cfr. punto sexto del documento de compromiso.

Cuarta. Se condenará en costas a la parte demandada.

Por su parte Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A., Corfinsura S.A., se opuso a todas y cada una de las pretensiones de la demanda y propuso como defensa siete (7) excepciones de mérito, así: 1. Los negocios jurídicos subyacentes son inoponibles al confirmante y al emisor. 2. Existencia de una verdadera carta de crédito bajo la modalidad stand by. 3. Corfinsura pagó bien la carta de crédito stand by 004. 4. Validez de la carta de crédito stand by 004. 5. La pérdida de Cadenalco obedece a su propia culpa. 6. Subsidiaria de transacción. 7. Subsidiaria de cobro de más de lo debido.

III. Hechos

Los 67 hechos aducidos por Cadenalco S.A. para sustentar sus peticiones se pueden resumir así:

Para las compras de mercancías a los proveedores asiáticos Cadenalco estableció relaciones regulares con Kenny a finales de 1992. Ante los inconvenientes generados con los pagos a los mismos empezó a utilizar como garantía una carta de crédito stand by que le emitió el BIC.

El 1º de junio de 1994 Corfinsura por orden de Cadenalco abrió la carta de crédito stand by 004 por valor de US$ 4 millones, para reemplazar la que venía operando el BIC, siendo beneficiario el Bank of Boston-Hong Kong, banco confirmante el Bank of Boston International South Miami, carta de crédito sometida a las reglas y usos uniformes de la C.C.I.-París, folleto 500. El documento exigido para su utilización según la carta de crédito era una declaración del beneficiario que certificara que la suma cobrada al amparo de esta carta crédito representaba y cubría obligaciones impagadas, incluidos intereses, derivados de despachos de mercancías efectuados a Cadenalco.

A la carta de crédito se le hicieron siete (7) modificaciones, principalmente en cuanto a la fecha de vencimiento, que en última instancia quedó el 15 de junio de 1995.

El banco notificador o confirmante solicitó el 15 de julio de 1994 a Corfinsura enmendar la carta de crédito y suprimir la condición relativa al hecho de que la utilización de la misma solo podía hacerse efectiva respecto de sumas que cubrieran el embarque de mercancías a favor de Cadenalco. Esta solicitud fue reiterada el 22 de julio de 1994 por el banco beneficiario el Bank of Boston-Hong Kong, lo que Corfinsura recomendó no aceptar y Cadenalco no accedió a modificar.

Una vez se abrió la carta de crédito stand by su beneficiario autorizó un cupo de crédito por igual valor a Kenny y su presidente Kenny Tsui, sobre el cual este el 31 de diciembre de 1994 confirmó al banco beneficiario que el crédito que le había provisto estaba completamente relacionado con el financiamiento de la obtención de productos enviados a Cadenalco.

Sobre tal comunicación el 1º de diciembre de 1995 en carta a Cadenalco Kenny Tsui hace unas rectificaciones y manifiesta, entre otros asuntos, que fue obligado por presiones del banco beneficiario a expedirla.

El 14 de marzo de 1995 el banco beneficiario envió a Kenny una carta informándole que algunos de sus trust receipts por una suma cercana a los US$ 300.000 estaban vencidos y amenazó con hacer efectiva la carta de crédito stand by 004. Luego el 21 de marzo el mismo banco beneficiario se comunicó telefónicamente con Corfinsura, para informarle que Kenny le debía mucho dinero y que iban a utilizar la carta de crédito y el 28 de marzo siguiente envió un fax a Confinsura en donde se deja constancia que los créditos pendientes de pago totalizaban US$ 3.8 millones, desglosados en cartas de crédito por US$ 419.000 y un préstamo comercial de US$ 3.4 millones, préstamo este que Cadenalco desconocía hasta esa fecha.

El 30 de marzo de 1995 Kenny certificó que Cadenalco solo le debía la suma de US$ 234.050, documento que fue conocido por Corfinsura.

Funcionarios de Cadenalco viajan a Hong Kong en el mes de abril de 1995 y se reúnen con ejecutivos de Kenny y del Bank of Boston-Hong Kong y se informan ampliamente sobre las deudas de la comercializadora con el banco, que esta pretende reestructurar con una garantía sin condiciones de Cadenalco, a lo cual esta última se opone.

Luego el 5 de mayo de 1995 el vicepresidente internacional de Corfinsura envió al banco confirmante, el Bank of Boston-Miami, una comunicación en la que le previene que las deudas de Cadenalco con Kenny solo ascendían en total a US$ 509.050.68 y, por lo tanto, no podían pagar a su filial —el Bank of Boston-Hong Kong— por concepto de la carta de crédito stand by 004 sino la referida suma, al vencimiento de la garantía.

En conferencia telefónica celebrada el 8 de mayo entre funcionarios de Cadenalco y Corfinsura con funcionarios de los bancos confirmador y beneficiario estos últimos insistieron en que se cargaría la carta de crédito inmediatamente por los US$ 3.4 millones por lo cual Corfinsura al día siguiente le envía comunicación a Cadenalco advirtiéndole que si se cobra la carta de crédito debe pagar la suma reclamada y a su vez cobrarla a Cadenalco.

El 23 de mayo de 1995 el banco beneficiario de la carta de crédito stand by 004, el First National Bank of Boston-Hong Kong expidió el documento exigido para la utilización de la misma y dos días después el banco confirmador informó a Corfinsura que los términos y condiciones de la carta de crédito stand by habían sido cumplidos, por lo cual el 30 de mayo de 1995 pagó la suma de US$ 3.435.822.24 y ese mismo día Corfinsura pagó al banco confirmador.

Cadenalco cuestionó la procedencia del pago efectuado por Corfinsura, a pesar de lo cual pagó el 1º de agosto de 1995 la suma de $ 3.158.972.501 a título de reembolso de la carta de crédito, luego de una serie de medidas de presión ejecutadas en su contra por Corfinsura.

Corfinsura pagó la carta de crédito sin verificar la existencia y regularidad de los documentos exigidos y prueba de ello es que cuando le fueron solicitados no los tenía en su poder.

Se hicieron consultas a firmas de abogados en Nueva York, luego de lo cual y de acopiar pruebas contra el banco beneficiario se logró una transacción con el Banco de Boston por la suma de US$ 1 millón.

Cadenalco y Corfinsura adelantaron innumerables conversaciones para llegar a algún arreglo directo y no habiendo sido posible acordaron un contrato de compromiso que suscribieron en Medellín el 16 de julio de 1998.

Por su parte la Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A., Corfinsura S.A., se pronunció sobre todos y cada uno de los hechos de la demanda.

IV. Pruebas decretadas y practicadas

En la primera audiencia de trámite el tribunal decretó las pruebas a instancia de las partes y en el curso del proceso las que de oficio consideró necesarias para el esclarecimiento de los hechos.

El tribunal considera útil, para el sustento de la decisión que adoptara en esta providencia, relacionar los medios de prueba que obran en el proceso y se incorporaron al expediente así:

Documentos, oficios y exhibiciones

Se aportaron por Cadenalco S.A. los documentos relacionados en la demanda, a folios 45 a 53 del cuaderno principal. La convocada Corfinsura S.A. acompañó los documentos relacionados en la contestación de la demanda a folios 135 a 139 del cuaderno principal.

Se libraron oficios a la (*) Superintendencia Bancaria, al Banco de Boston, a la Cámara de Comercio de Bogotá, y las respuestas correspondientes se incorporaron a los cuadernos de pruebas.

También se agregaron al expediente los documentos traducidos del idioma inglés que aportaron los apoderados de las partes, al igual que los documentos entregados en la exhibición decretada por el tribunal a Cadenalco que estaban en inglés.

Se agregaron al expediente los demás documentos entregados por Santiago Vélez Penagos en la exhibición por parte de Cadenalco, así como los que decretó el tribunal de oficio en el curso de las audiencias que fueron: los extractos de actas de junta directiva de Cadenalco sobre el problema de la carta de crédito stand by 004, y la certificación de Corfinsura sobre experiencia en cartas de crédito stand by expedidas por esta entidad.

Declaraciones de parte y de terceros

El tribunal practicó las diligencias de interrogatorio de parte de Germán Jaramillo Olano representante legal de Cadenalco S.A. el 10 de febrero de 1999 y la de Carlos Enrique Piedrahita Arocha, representante legal de Corfinsura S.A. el día 17 de febrero siguiente, y la versión escrita de estas diligencias obra a folios 474 a 494 y folio 591 del cuaderno de pruebas 2, respectivamente.

El tribunal oyó los testimonios de Lucina Londoño Arango, Sergio Restrepo Isaza, Margarita Mesa Mesa, Julián López Yépez, Alba Luz Hoyos Naranjo, Víctor Sánchez Gómez, Juan Carlos Mora Uribe, Pedro Zuliani Zatti, Nancy Pinilla Romero, Rosa Marta Zapata Muñoz, Juan Gonzalo Posada Vélez. Kenny Tsui (min tim tsui), Santiago Vélez Penagos, Fabio Rico Calle y Carlos Manuel Echavarría Toro. Se desistió del testimonio de Federico Escobar, decretado a petición del convocante, de común acuerdo por las partes.

Dictamen pericial

Decretado por solicitud del convocante, se dio posesión a los peritos designados y estos rindieron el dictamen pericial solicitado el 5 de marzo de 1999, documento que obra a folios 1107 a 1127 del cuaderno de pruebas 3. Los apoderados de ambas partes presentaron memoriales con solicitudes de aclaración y complementación y el tribunal de oficio también solicitó unas aclaraciones, las que fueron decretadas y entregadas, y obran a folios 1128 a 1138 del mismo cuaderno.

Inspección judicial a Cadenalco S.A.

Consta en el acta 10 de abril 9 de 1999 que el tribunal prescindió de decretar dicha inspección, que había sido aplazada mientras se practicaba la exhibición por la parte de Cadenalco, por estimar que las pruebas practicadas eran suficientes.

V. Consideraciones del tribunal

Como quiera que el tribunal encuentra cumplidos los presupuestos procesales y, no advirtiendo causal alguna de nulidad, procede a efectuar el estudio de las pretensiones de las partes a la luz de las normas jurídicas aplicables y de las pruebas aportadas al proceso y a dictar el fallo, previas las siguientes consideraciones:

Normas aplicables

Podría afirmarse que las primeras leyes que se expidieron sobre cartas de crédito se limitaron a autorizar a los establecimientos bancarios para emitirlas, tal como o dispuso el artículo 85 de la Ley 45 de 1923.

En sentido estricto las normas que vinieron a regular en Colombia lo relativo al crédito documentario están contenidas en el Código de Comercio vigente, artículos 1408 a 1415 del Decreto 410 de 1971, los cuales se refieren a la definición del crédito documentario, a sus principales modalidades, a los requisitos de la carta de crédito y a la independencia de esta en relación con el contrato con el cual ha de aplicarse el crédito abierto. Adicionalmente se han expedido los Decretos Reglamentarios 2756 de 1976 y 923 de 1997, a los cuales nos referiremos más adelante, sin perjuicio de algunas regulaciones relacionadas con las entidades autorizadas para emitir cartas de crédito, con su tratamiento como operación activa de crédito, con algunas limitaciones o prohibiciones en materia de cartas de crédito sobre el interior, etc.

Además de las normas del derecho interno existen las reglas y usos uniformes a nivel internacional, compiladas por la Cámara de Comercio Internacional desde el año de 1933. A partir de ese año se han revisado en diversas oportunidades con el fin de actualizarlas a las nuevas circunstancias, teniendo en cuenta la práctica y el desarrollo del negocio. La última versión se hizo en el año de 1993 y está contenida en el folleto 500, el cual obra en el expediente a los folios 249 y ss. del cuaderno de pruebas 1.

El citado documento, que consta de 49 artículos, recoge los elementos del negocio y la forma como se desarrolla en el mercado internacional. Al decir de algún autor, dichas reglas y usos “.. configuran una completa reglamentación sobre el tema que, por vía de la incorporación de los contratos celebrados por los bancos en numerosos países, ha venido a convertirse en la práctica, por lo menos en el mundo occidental, en una costumbre supranacional, empleando la expresión para indicar que, por virtud de lo expuesto, sus disposiciones se aplican de manera casi uniforme en gran número de países (1) ”.

En Colombia es práctica habitual pactar en la misma carta de crédito una cláusula mediante la cual se estipule la aplicación de las reglas y usos uniformes, formando parte integral del texto contractual. En este caso, es claro que estas regulaciones internacionales deben entenderse y aplicarse como verdadero mandato contractual, regido por la obligatoriedad del artículo 1602 del Código Civil, conforme al cual “todo contrato legalmente celebrado es una ley para los contratantes, y no puede ser invalidado sino por su consentimiento mutuo o por causas legales”.

Al respecto el artículo 1º de las R.U.U. dispone:

“ART. 1º—Ámbito de aplicación de las reglas y usos uniformes:

Las presentes reglas y usos uniformes relativos a créditos documentarios, revisión 1993, publicación 500 de la Cámara de Comercio Internacional, son de aplicación a todos los créditos documentarios, (incluyendo las cartas de crédito “stand by”, en la medida en que sea aplicable), siempre que así se establezca en el texto del crédito. Obligan a todas las partes intervinientes, a menos que expresamente se estipule lo contrario en el crédito”.

En el caso en estudio, la carta de crédito stand by 004 consagra expresamente la cláusula citada, al estipular en el renglón 78 lo siguiente:

“Instrucciones de pago: ... Crédito sujeto a la práctica uniforme de aduanas y a la práctica por créditos documentarios ICC. Brochure 500, revisión 1993 ...”.

Lo anterior significa para el tribunal que las reglas y usos uniformes en materia de crédito documentario están incorporadas a la carta de crédito stand by 004 y en la medida que sean aplicables a esta modalidad serán tenidas en cuenta por el tribunal para efectos de su decisión.

Esta circunstancia releva al tribunal de hacer el análisis sobre el alcance de las reglas y usos uniformes en caso de ausencia de la referida cláusula, tema que ha sido desarrollado por la doctrina nacional y objeto de algunas diferencias conceptuales.

Al comparar la legislación interna con la compilación de reglas y usos uniformes, se puede apreciar a simple vista que el Código de Comercio Colombiano vigente se limitó a regular los aspectos fundamentales del tema, que son los que en términos generales mencionamos antes, a diferencia de las reglas y usos que en forma detallada se refiere a otros muchos aspectos que se derivan del negocio y se relacionan con su manejo y desarrollo.

El legislador colombiano hizo bien al referirse a los aspectos fundamentales del crédito documentario, para evitar los inconvenientes que podrían derivarse de una rígida reglamentación, debido a que en esta última circunstancia sería difícil adaptar los cambios que se presentan en el desarrollo del negocio, lo cual no ocurre en el caso de las reglas y usos uniformes gracias a las revisiones periódicas que se hacen por iniciativa de la Cámara de Comercio Internacional.

El crédito documentario

El artículo 1408 del Código de Comercio entiende por crédito documentario “... el acuerdo mediante el cual, a petición y de conformidad con las instrucciones del cliente, el banco se compromete directamente o por intermedio de un banco corresponsal a pagar a un beneficiario hasta una suma determinada de dinero, o a pagar, aceptar o negociar letras de cambio giradas por el beneficiario, contra la presentación de los documentos estipulados y de conformidad con los términos y condiciones establecidos”.

Esta definición describe de manera adecuada el contrato y corresponde en esencia al concepto consagrado en el artículo 2º de las reglas y usos uniformes, cuyo texto es el siguiente:

“ART. 2º—Definición de crédito.

A efectos de los presentes artículos, las expresiones “crédito/s documentario/s” y “cartas de crédito stand by” (en adelante, “crédito/s”), se refieren a todo acuerdo, cualquiera que sea su denominación o descripción, por el que un banco (“banco emisor”) obrando a petición y de conformidad con las instrucciones de un cliente (“ordenante”) o en su propio nombre:

I. se obliga a hacer un pago a un tercero (“beneficiario”) o a su orden, o a aceptar y pagar letras de cambio, (instrumento/s de giro) librados por el beneficiario, o,

II. autoriza a otro banco para que efectúe el pago o para que acepte y pague tales instrumentos de giro, o

III. autoriza a otro banco para que negocie, contra la entrega del/de los documento/s exigido/s, siempre y cuando se cumplan lo términos y las condiciones del crédito.

A los efectos de los presentes artículos, las sucursales de un banco en países diferentes se considerarán como otro banco”.

Como se deduce de la definición y de los requisitos mínimos de la carta de crédito que establece el artículo 1409 del Código de Comercio, es claro que “el crédito documentario implica la existencia de una relación tripartita en la cual intervienen dos partes ligadas entre sí por un contrato fundamental, en cuyo desarrollo aquella obligada a pagar una suma de dinero solicita la apertura de un crédito a su banco para que, como resultado de la disponibilidad que este le concede, pueda verificar el pago a su acreedor. En la práctica y en cuanto el banco interviniente no tenga sucursal propia en la plaza donde deba realizarse el pago, se valdrá de un corresponsal o colega para efectos de avisar el crédito, confirmarlo, si es el caso, pagarlo, negociar las letras en su momento, etc. (2) .

Intervienen, pues, básicamente, el ordenante o tomador de la carta, el emisor y el beneficiario, sin perjuicio de la participación del corresponsal, del notificador, del confirmante, del pagador, del negociador y del encargado de hacer el reembolso.

Respecto al ordenante, es la persona que solicita la apertura del crédito para cumplir su obligación frente al beneficiario, y la encargada de impartir las instrucciones, indicar los documentos que deberán presentarse y señalar los términos y condiciones del crédito.

Sobre el particular, debe destacarse el artículo 5º de las R.U.U., que establece:

“a) las instrucciones para la emisión de un crédito, el crédito en sí, y las instrucciones para su modificación, y la modificación en sí, deben ser completas y precisas.

Para evitar cualquier confusión o malentendido, los bancos desaconsejarán cualquier intento de:

I. incluir excesivos detalles en el crédito o en cualquier modificación al mismo;

II. dar instrucciones en cuanto a la emisión, aviso o confirmación de un crédito haciendo referencia a otro crédito emitido con anterioridad (crédito similar) cuando tal crédito previo haya estado sujeto a modificación/es aceptada/s y/o modificaciones rechazadas.

b) Todas las instrucciones para la emisión de un crédito y el crédito en sí y, cuando sea aplicable, todas las instrucciones para su modificación y la modificación en sí, deben expresar claramente el/los documento/s contra el/los que se tiene que hacer el pago, aceptación o negociación”.

Las anteriores previsiones buscan mayor claridad y precisión en las relaciones de las partes y evitar confusiones en la utilización del crédito.

Respecto al emisor es la persona o entidad que asume la obligación de pagar, siempre que el beneficiario utilice la carta de crédito oportunamente mediante la presentación de los documentos exigidos y se cumplan los términos y condiciones establecidos de acuerdo con las instrucciones del ordenante.

De acuerdo con lo dispuesto por el literal a) del artículo 9º de las R.U.U., la responsabilidad del emisor de una carta de crédito es la siguiente:

“a) Un crédito irrevocable constituye un compromiso firme por parte del banco emisor, siempre que tos documentos requeridos hayan sido presentados al banco designado o al banco emisor y cumplidos los términos y condiciones del crédito, de:

I. si el crédito establece el pago a la vista, pagar a la vista;

II. si el crédito establece el pago diferido, pagar en la/s fecha/s de vencimiento, establecida/s de conformidad con el condicionado del crédito;

III. si el crédito establece la aceptación:

a) por el banco emisor: aceptar el/los instrumento/s de giro librado/s por el beneficiario contra el banco emisor y pagarlo/s a su vencimiento.

b) por otro banco librado: aceptar y pagar a su vencimiento el/los instrumento/s de giro librado/s por el beneficiario contra el banco emisor en el caso de que el banco librado designado en el crédito no acepte el/los instrumento/s de giro librado/s contra el, o pagar el/los instrumento/s de giro aceptado/s pero no pagado/s por el banco librado a su vencimiento.

IV. Si el crédito establece la negociación: pagar sin recurso a los libradores y/o tenedores de buena fe, el/los instrumento/s de giro librados por el beneficiario y/o ellos documento/s presentados en utilización del crédito. Un crédito no debería ser emitido como utilizable mediante instrumento/s de giro librados a cargo del ordenante. No obstante, si el crédito establece el libramiento de unos instrumento/s de giro a cargo del ordenante, los bancos lo/s considerarán como un/os documento/s adicionales”.

En Colombia pueden emitir cartas de crédito los establecimientos de crédito autorizados, es decir, los establecimientos bancarios (EOSF, art. 7º, letra g); las corporaciones financieras (EOSFM, art. 12, letra e); las corporaciones de ahorro y vivienda (D. 2423/93, art. 1º, letra b); las compañías de financiamiento comercial (D. 2423/93, art. 3º) y las cooperativas financieras, estas últimas limitadas al ámbito interno. (L. 454/98, art. 47, num. 10).

El beneficiario de la carta de crédito es la persona en cuyo favor se expide y es quien tiene el derecho de utilizarla para efectos de lo cual tiene la carga de presentar oportunamente ante el emisor los documento exigidos, cumpliendo los términos y condiciones establecidos en la misma carta, conforme a las instrucciones impartidas por el ordenante.

Además de las partes así determinadas, es posible la intervención de otro banco que acepte el encargo de confirmar el crédito. “En este caso, el banco confirmante se hará responsable ante el beneficiario en los mismos términos que el emisor, a partir de la fecha en que se haya otorgado la confirmación”. Es lo que dispone el artículo 1414 del Código de Comercio.

En el mismo sentido, el literal b) del artículo 9º de las R.U.U. establece lo siguiente:

“b) La confirmación de un crédito irrevocable por otro banco (“banco confirmador”) mediante autorización o a petición del banco emisor, constituye un compromiso en firme por parte del banco confirmador, adicional al del banco emisor, siempre que los documentos requeridos hayan sido presentados al banco confirmador o a cualquier otro banco designado y cumplidos los términos y condiciones del crédito, de:

I. Si el crédito establece el pago a la vista, pagar la vista;

II. Si el crédito establece el pago diferido, pagar en la/s fecha/s de vencimiento establecida/s de conformidad con el condicionado del crédito;

III. Si el crédito establece la aceptación:

a) por el banco confirmador, aceptar el/los instrumento/s de giro librado/s por el beneficiario contra el banco confirmador y pagar el/los instrumentos de giro a su vencimiento,

o

b) por otro banco librado: aceptar y pagar a su vencimiento el/los instrumento/s de giro librado/s por el beneficiario contra el banco confirmador en el caso de que el banco librado, designado en el crédito, no acepte el/los instrumento/s de giro librado/s contra él, o pagar el/los instrumento/s de giro aceptado/s pero no pagado/s por tal banco librado a su vencimiento.

IV. Si el crédito establece la negociación: negociar, sin recurso, a los libradores y/o tenedores de buena fe, el/los instrumentos de giro librado/s por el beneficiario y/o el/los documento/s presentado/s en utilización del crédito. Un crédito no debería ser emitido como utilizable mediante instrumento/s de giro librado/s a cargo del ordenante. No obstante, si el crédito establece el libramiento de instrumento/s de giro a cargo del ordenante, los bancos los considerarán como documento/s adicional/es.

En la carta de crédito stand by 004 las partes que intervienen son las siguientes:

Ordenante: Cadenalco

Emisor: Corfinsura

Beneficiario: The First National Bank of Boston, Hong Kong Branch Confirmante: Bank of Boston International South Miami

Debe precisarse que la citada carta de crédito stand by es irrevocable (C. Co., art. 1410) lo cual significa, en los términos del artículo 9º de las R.U.U., que “… constituye para el emisor, siempre y cuando los documentos estipulados sean remitidos al banco designado o al banco emisor y que las condiciones del crédito sean respetadas, un compromiso definitivo ...”.

La carta de crédito stand by

La carta de crédito stand by es una modalidad de las cartas de crédito, reconocida en la revisión a las reglas y usos uniformes en materia de crédito documentario, adoptada por el consejo de la Cámara de Comercio Internacional en junio de 1983.

En el caso en estudio no existe discusión sobre la naturaleza de la carta de crédito.

Como lo expresa el apoderado de la parte convocada en su alegato de conclusión, “una carta de crédito stand by, al igual que una carta de crédito comercial, es el compromiso adquirida por un banco de pagar al beneficiario contra la presentación del documento o documentos especificados en la carta de crédito. Se diferencia de la carta de crédito comercial en que no es un mecanismo utilizado para pagar el precio de mercaderías en la compraventa internacional que le sirve de base. En su especie de garantía (sujeta a un régimen especial), la carta de crédito stand by anticipa la posibilidad de que se incumpla una obligación emanada del contrato que le sirve de base y que no necesariamente es una compraventa. De ahí que los documentos que deban ser presentados al banco en una carta de crédito stand by sean sustancialmente diversos a los documentos que deben serle presentados en tratándose de cartas de crédito comerciales, los documentos presentados para cobrar una carta de crédito comercial constituyen la prueba de que el vendedor ha entregado al comprador las mercaderías objeto de la compraventa internacional (factura comercial, conocimiento de embarque, certificado de seguro, etc.) y ha cumplido sus demás obligaciones según la modalidad de venta convenida. Los documentos presentados al banco en el caso de una carta de crédito stand by, por contraste, usualmente indican de manera perfunctoria que el ordenante ha incumplido sus obligaciones para con el beneficiario o para con el tercero garantizada. En esta especie de cartas de crédito, la obligación subyacente generalmente no es una compraventa y con frecuencia constituye un contrato de empréstito.

El negocio fundamental y la teoría de ultra vires

Precisado la anterior, el tribunal considera importante referirse a la emisión por parte de Corfinsura de la carta de crédito stand by 004, de acuerdo con la regulación vigente al momento de su expedición, para efectos de lo cual es imprescindible analizar el tema relativo al contrato fundamental que da origen o puede dar origen a la celebración de un contrato de crédito documentario y, por ende, a la emisión de una carta de crédito.

Ante todo debe advertirse que el contrato de crédito documentario, conforme a la definición contenida en el artículo 1408 del Código de Comercio, al igual que el artículo 2º de las R.U.U., no está vinculado a ningún negocio específico que pueda servirle de fundamento. En otras palabras, la obligación que asume el emisor no está vinculada causalmente a ningún negocio determinado.

No obstante lo anterior, el Decreto 2756 de 1976, reglamentario de los artículos 1408, 1409 y 1415 del Código de Comercio, estableció en su artículo 3º que “los documentos que deben presentarse para la utilización de una carta de crédito, han de reflejar una operación cierta de mercancías”.

El anterior precepto planteó la inquietud acerca de si, de acuerdo con la ley colombiana, el contrato de compraventa era el único negocio jurídico que podía servir de fundamento para la emisión de una carta de crédito o, por el contrario, contratos distintos podían serlo, dado que los negocios internacionales exigían el pago de obligaciones derivadas de contratos diferentes al de compraventa, tales como el precio del transporte de las mercancías, el valor de los seguros, etc.

Como suele suceder en estos casos, las opiniones estaban divididas. Algunos consideraron que la causa para la emisión de una carta de crédito debía ser necesariamente un contrato de compraventa de mercancías, y otros, admitiendo que no obstante haber estado el desarrollo del crédito documentario ligado a las compraventas internacionales, consideraron que su apertura podía obedecer al cumplimiento de una obligación derivada de un contrato distinto.

Para la recta interpretación de la norma, es importante recordar que ante el honorable Consejo de Estado se demandó la nulidad del citado artículo 3º del Decreto 2756 de 1976 y este alto tribunal, al denegar la petición de la demanda, consideró que la norma no era excluyente, es decir, no eliminaba la posibilidad de que contratos distintos a la compraventa de mercancías pudieran servir de fundamento para la emisión de una carta de crédito.

Lo que dispuso el legislador, en opinión del propio Consejo de Estado, y así lo entiende el tribunal, fue que si el contrato de compraventa era la causa de la emisión de una carta de crédito los documentos que debían presentarse para su utilización debían reflejar una compraventa cierta de mercancías, con lo cual se pretendió evitar que los documentos que se presentaran simularan una operación de compraventa cuando no correspondían a este contrato.

Para mayor claridad y precisión, recojamos lo dicho por el honorable Consejo de Estado, en la sentencia del 20 de septiembre de 1977 proferida por la sección primera de la Sala de lo contencioso administrativo, integrada por los magistrados Alfonso Arango Henao, Carlos Galindo Pinilla, Álvaro Pérez Vives y Humberto Mora Osejo, con ponencia de este último.

“...la norma cuestionada y el régimen de las cartas de crédito. Según las normas transcritas, específicamente los artículos 1409, ordinal 9º, y 1415 del Código de Comercio, por una parte, la carta de crédito debe contener determinados elementos, entre ellos, ''los documentos y requisitos que deben presentarse o ser acreditados para la utilización del crédito'' y, por otra parte, para los efectos relacionados con el banco emisor y el corresponsal, ''es independiente del contrato con el cual haya de aplicarse el crédito abierto'', que, aunque no especificado, por su denominación, en el artículo 1409, ordinal 6º, del Código de Comercio, según los reiterados y expresos términos del artículo 1415 ibídem, se refiere, entre otros casos, inequívocamente a la compraventa de mercancías, cuya prueba exige, con base en esa disposición, el artículo 3º del Decreto 2756 de 1976. Además, el artículo 1415 del Código de Comercio tiene por objeto delisdar claramente la responsabilidad de los bancos emisor y corresponsal con el contrato que sirve de base a la carta de crédito, el cual principalmente suele tener por objeto una compraventa de mercancías y, en este caso, debe reflejar fielmente ''una operación cierta de mercancías'', para evitar la simulación de este contrato (negrilla fuera de texto).

La anterior apreciación permite inclinarse al tribunal por la tesis según la cual, si bien el desarrollo del crédito documentario ha estado ligado al contrato de compraventa de mercancías, no se excluye, ni se excluyó con la vigencia del artículo 3º del Decreto 2756 de 1976, la posibilidad de emitir cartas de crédito con fundamento en contratos distintos a la compraventa. Esta misma apreciación permitió, sin duda alguna, especialmente en los negocios internacionales, incluir en el valor de las cartas de crédito no solamente el precio de la compraventa sino también, según el caso, el del transporte o el de los seguros, por ejemplo, que son contratos diferentes a la compraventa.

Lo anterior es válido tratándose de cartas de crédito sobre el exterior y sobre el interior, teniendo en cuenta que desde el año de 1972 la junta monetaria, mediante la Resolución 51, le había prohibido a los establecimientos de crédito expedir cartas de crédito “…en las que no se haga manifestación expresa de la presentación de documentos que acrediten una operación de venta de mercancías”.

Existiendo entonces la posibilidad de emitir cartas de crédito con fundamento en contratos distintos a la compraventa de mercancías, ¿es posible que dicho negocio fundamental sea un contrato de mutuo o préstamo de dinero, u otra operación activa de crédito?

Para responder el interrogante planteado, es importante hacer la distinción entre cartas de crédito sobre el interior y cartas de crédito sobre el exterior, toda vez que en criterio del tribunal el tratamiento es diferente en uno y otro caso.

En efecto, las cartas de crédito sobre el interior relacionadas con el pago de obligaciones derivadas de contratos de mutuo o préstamo, están ligadas al tema de las operaciones de avales y garantías de obligaciones en moneda legal que pueden celebrar los establecimientos de crédito, cuyo régimen se estableció con las primeras normas que expidió la junta monetaria con fundamento en lo dispuesto por el Decreto 3233 de 1965 y que ahora le corresponde regular tanto a la junta directiva del Banco de la República como al Gobierno Nacional, dentro de sus respectivas competencias, de conformidad con lo dispuesto por el literal e) del artículo 16 de la Ley 31 de 1992 y el literal d) del artículo 48 Estatuto Orgánico del Sistema Financiero.

Y el tema está relacionado debido a que las normas que expidió la junta monetaria en esa materia establecieron como norma general la prohibición a los establecimientos de crédito y demás entidades sometidas al control y vigilancia de la (*) Superintendencia Bancaria de otorgar avales y garantías de obligaciones en moneda legal, incluyendo cualquier otro sistema que tuviera igual o similar efecto, salvo las operaciones expresamente exceptuadas, dentro de las cuales se consideraron las obligaciones derivadas de contratos distintos al mutuo o préstamo siempre que no se aseguraran el pago de títulos valores de contenido crediticio. Debemos advertir que este régimen se mantiene en la actualidad por haberlo dispuesto así la autoridad competente, con algunas variaciones en cuanto a las operaciones que se consideran como excepciones a la norma general.

Pues bien, existiendo la prohibición de otorgar avales y garantías de obligaciones en moneda legal para respaldar el cumplimiento de obligaciones derivadas de contratos de mutuo o préstamo, el sistema financiero acudió a la expedición de las cartas de crédito sobre el interior para tal propósito, como mecanismo sustituto de aquel, lo cual llevó a la autoridad monetaria a expedir la citada Resolución 51 de 1972, la cual dispuso en su artículo 1º que “los establecimientos de crédito no podrán expedir cartas de crédito sobre el interior, en las que se comprometan a pagar sumas de dinero derivadas de contratos de mutuo...”.

Dentro de este contexto, es claro que los establecimientos de crédito autorizados para emitir cartas de crédito no podían comprometerse mediante su expedición, en el ámbito interno, a pagar sumas de dinero derivadas de contratos de mutuo o préstamo.

En el caso de las cartas de crédito del exterior, no es aplicable el análisis anterior, debido a que, en materia de avales y garantías de obligaciones en moneda extranjera, la autoridad competente no estableció limitación o prohibición alguna por razón de la naturaleza de la operación. En otras palabras, la junta directiva del Banco de la República no ha prohibido otorgar avales y garantías para respaldar obligaciones en moneda extranjera derivadas de contratos de mutuo o préstamo o de otra clase de contratos de los que se deriven operaciones de crédito, ni ha prohibido expedir cartas de crédito del exterior con fundamento en ese tipo de contratos.

Por el contrario, de conformidad con lo dispuesto por el numeral 5º del artículo 71 de la Resolución 21 de 1993, la junta directiva del Banco de la República autorizó a los intermediarios del mercado cambiario a otorgar, entre otros, “... avales y garantías para respaldar obligaciones derivadas de operaciones de cambio que deban canalizarse a través del mercado cambiario...”, las cuales están relacionadas en el artículo 7º de la misma resolución, cuyo texto es el siguiente:

“ART. 7º—Operaciones. Las siguientes operaciones de cambio deberán canalizarse obligatoriamente a través del mercado cambiario:

1. Importación y exportación de bienes.

2. Operaciones de endeudamiento externo celebradas por residentes en el país, así como los costos financieros inherentes a las mismas.

3. Inversiones de capital del exterior en el país, así como los rendimientos asociados a las mismas.

4. Inversiones de capital colombiano en el exterior, así como los rendimientos asociados a las mismas.

5. Inversiones financieras en títulos emitidos o en activos radicados en el exterior así como las rendimientos asociados a las mismas, salvo cuando las inversiones se efectúen con divisas provenientes de operaciones que no deban canalizarse a través del mercado cambiario.

6. Avales y garantías en moneda extranjera.

7. Operaciones de derivados y operaciones peso-divisas”.

Al destacar las operaciones de endeudamiento externo y de avales y garantías en moneda extranjera, por ejemplo, nada se opondría a que un intermediario del mercado cambiario otorgara los avales o garantías correspondientes o acudiera al mecanismo de la emisión de cartas de crédito que cumplieran con la función de servir de garantía de pago de las obligaciones derivadas de tales operaciones, que es la finalidad y la función de la carta de crédito stand by, basados en las normas que los autorizan para emitir cartas de crédito.

Por este aspecto, entonces, y en armonía con la interpretación y alcance del artículo 3º del Decreto 2756 de 1976, el tribunal considera que los establecimientos de crédito autorizados para celebrar el contrato de crédito documentario están habilitados, con base en las normas comentadas, para expedir cartas de crédito del exterior como garantía de obligaciones derivadas de contratos distintos a la compraventa de mercancías, incluyendo contratos de mutuo o préstamo u otra operación activa de crédito.

En el caso en estudio, Cadenalco garantizó al Bank of Boston Hong Kong Branch el pago de los créditos que otorgara a Kenny International para cubrir el envío de mercancías a Cadenalco. Sobre la base de este negocio complejo, que es el causal o fundamental, Corfinsura, como intermediario del mercado cambiario, estaba habilitada por el estatuto cambiario para otorgar la garantía solicitada y respaldar en esta forma la obligación de Cadenalco, garantía que podía otorgarse bajo la modalidad de la carta de crédito stand by, con las consecuencias que se derivan de su emisión y de las normas aplicables a esta especial forma de garantía. En este orden de ideas, el tribunal no comparte la teoría del ultra vires expuesta por el apoderado de la convocante con el propósito de imponerle obligaciones derivadas del negocio jurídico causal o fundamental pero ajenas a las propias del crédito documentario.

En adición a lo anterior, el mismo numeral 5º del artículo 71 de la Resolución 21 de 1993 de la junta directiva del Banco de la República, autorizó a los intermediarios del mercado cambiario para otorgar avales y garantías con los siguientes propósitos:

“a) Respaldar la seriedad de oferta y rompimiento por parte de empresas colombianas y extranjeras en licitaciones o concursos de méritos convocados por empresas públicas o privadas residentes en el país o en el exterior.

b) Respaldar el cumplimiento de obligaciones que contraigan residentes en el país derivadas de contratos de exportación de bienes o de prestación de servicios no financieros en el exterior.

c) Respaldar obligaciones de residentes en el exterior”.

La anterior referencia la hace el tribunal con el fin de precisar que si Corfinsura hubiese garantizado las obligaciones de Kenny International, lo habría podido hacer con fundamento en lo dispuesto en el literal c) del numeral 5º del artículo 71 del estatuto cambiario que la autoriza para garantizar obligaciones de residentes en el exterior. No obstante, debe precisarse que Corfinsura al expedir la carta de crédito stand by 4 dio cumplimiento a la obligación de Cadenalco de constituir una garantía. Dicha carta de crédito no estableció relación alguna entre el emisor y Kenny. La relación de Corfinsura es exclusivamente con Cadenalco por razón de la carta de crédito stand by 4 en la que esta última es la ordenante y aquella es la entidad emisora.

En tales circunstancias, el tribunal considera que Corfinsura expidió la carta de crédito stand by irrevocable 4 de conformidad con las normas legales aplicables al momento de su expedición, esto es el 1º de junio de 1994.

Pero, ¿cómo conciliar la anterior conclusión con el Decreto 923 de 1997, mediante el cual se autorizó la expedición de cartas de crédito stand by?

Para mayor ilustración, conviene transcribir el citado decreto, así como la parte pertinente de la Circular Externa 25 del 15 de abril de 1998 de la (*) Superintendencia Bancaria, incorporada a la Circular Básica Jurídica 7 de 1995, para comprender el sentido y alcance de la cuestión planteada.

En efecto, los textos son los siguientes:

”ART. 1º—En adición a las operaciones permitidas a las entidades autorizadas para expedir cartas de crédito, a partir de la fecha se les autoriza para otorgar cartas de crédito stand by.

PAR.—Las cartas de crédito que constituyan garantía en moneda extranjera deberán sujetarse a las disposiciones cambiarias correspondientes.

ART. 2º—El presente decreto rige desde su publicación, modifica en lo pertinente el Decreto 2756 de 1976 y deja sin efecto las disposiciones que le sean contrarias”.

La Circular 25 de 1998 de la (*) Superintendencia Bancaria expresa que “…con la expedición del Decreto 923 de 1997 se legitima a aquellas entidades autorizadas por la legislación financiera para otorgar crédito documentario, a otorgar cartas de crédito stand by, con lo cual, en adelante, la causa o condición para la expedición de una carta de crédito no deberá necesariamente radicaren un contrato de compraventa de mercancías tal como lo disponía el artículo 3º del Decreto 2756 de 1976”.

De la lectura desprevenida de los textos que anteceden, y sin tener en cuenta la interpretación sistemática sobre las normas que a juicio del tribunal permitían a los establecimientos de crédito expedir cartas de crédito stand by, como ha quedado expuesto, fácil es incurrir, por su misma redacción, en la interpretación exegética y, a juicio del tribunal, equivocada, de la (*) Superintendencia Bancaria, sobre el alcance del Decreto 923 de 1997, que no va más allá de ser una norma interpretativa que se limita a reconocer o aclarar el sentido del conjunto de normas relacionadas con el mismo tema y a las cuales el tribunal se ha referido. Por la misma razón, el tribunal no comparte el criterio expuesto por la convocante en relación con este mismo tema. Es más, si se llegare a admitir, en gracia de discusión, la tests de la convocante en el sentido de que Corfinsura emitió la carta de crédito no estando para ello habilitada por la ley, la consecuencia de la teoría del ultra vires se limitaría a considerar que la carta de crédito es válida, tema que no ha sido objeto de discusión, y, por tanto, obliga a la entidad emisora a cumplir sus obligaciones en los términos y condiciones estipulados, sin quebrar el principio de la autonomía ni imponerle a Corfinsura el cumplimiento de obligaciones derivadas del negocio causal o fundamental que no asumió.

El principio de la autonomía

Precisado el tema del contrato fundamental, debe advertirse que “la carta de crédito es independiente del contrato en relación con el cual haya de aplicarse el crédito abierto”, como lo dispone el artículo 1415 del Código de Comercio.

Al decir de la (*) Superintendencia Bancaria en la citada circular, “en virtud de esta característica, podemos afirmar por consiguiente que cada relación entre las partes las vincula en forma exclusiva y que los demás son terceros respecto de él, de tal manera que no resultan afectados directamente por el desarrollo de la misma. De igual manera procede anotar que como consecuencia de esta característica, una vez abierta la carta de crédito el establecimiento asume un compromiso directo de pagar al beneficiario siempre y cuando este cumpla con las condiciones y requisitos pactados en el crédito.

Una vez cumplidas por el beneficiario las condiciones establecidas en el texto de la carta, su posición frente al emisor será autónoma y en consecuencia no podrá el establecimiento como ya anotamos, oponerle excepciones que se deriven de las relaciones entre las otras partes. La anterior afirmación obedece precisamente a que la autonomía es la que constituye la esencia y mayor seguridad de pago al beneficiario”.

En desarrollo de este principio el inciso segundo del artículo 1415 del Código de Comercio dispone que:

“En consecuencia, ni el corresponsal, en su caso, contraerán ninguna responsabilidad en cuanto a la forma, suficiencia, exactitud, autenticidad, falsificación o efecto legal de ningún documento concerniente a dicho contrato; ni en cuanto a la designación cuantía, peso, calidad, condiciones embalaje, entrega o valor de las mercaderías que representen los documentos; ni en lo referente a las condiciones generales o particulares estipuladas en la documentación, a la buena fe o a los actos del remitente o cargador, o de cualquier otra persona; ni en lo que atañe a la solvencia, y reputación, etc., de los encargados del transporte o de los aseguradores de las mercaderías”.

Si bien la norma transcrita se refiere en algunos apartes a documentos que se derivan normalmente de un contrato de compraventa o de transporte, la independencia anotada es válida en tratándose de documentos derivados de otros contratos, que pueden ser tan sencillos como una cuenta de cobro, una factura o una certificación del beneficiario sobre el incumplimiento en el caso de una carta de crédito stand by. Debe tenerse en cuenta que las menciones que hace la norma son ilustrativas de la independencia de la carta de crédito del contrato en relación con el cual haya de aplicarse el crédito abierto, como lo consagra el inciso primero del artículo 1415 del Código de Comercio, en armonía con la definición de crédito documentario contenida en el artículo 1408 del mismo código.

Sobre el principio de la autonomía de la carta de crédito es ilustrativo el precepto contenido en el artículo 3º de las R.U.U., que a la letra dice:

“ART. 3º—Créditos y contratos

a) Los créditos son por su naturaleza, transacciones distintas de las ventas u otro (s) contrato (s) en que puedan estar basados. A los bancos no les conciernen de ninguna manera, ni están ligados por ese l(os) contrato (s), aún si los créditos incluyen cualquier referencia a dicho (s) contrato (s). En consecuencia el compromiso de un banco de pagar, o de aceptar y pagar una o varias letras, o de negociar y/o de cumplir cualquier otra obligación en virtud del crédito, no puede dar lugar a reclamaciones del ordenante o a la invocación por este último de medios de defensa fundados sobre sus relaciones con el banco emisor o el beneficiario.

b) El beneficiario de un crédito no puede en ningún caso prevalerse de las relaciones contractuales existentes entre los bancos o entre el ordenante y el banco emisor”.

Descripción de la relación fundamental y de la relación derivada de la carta de crédito stand by.

De acuerdo con las pruebas que obran en el expediente, Cadenalco, para llevar a cabo importaciones de mercancías provenientes del extremo oriente, celebró un acuerdo con la firma Kenny International Company Ltd. (Kenny), para que esta actuara bien como agente de compras o bien como comercializador.

Para el cumplimiento de estas actividades, Kenny requería conseguir recursos en el mercado bancario local para financiar la adquisición de las mercaderías y su despacho a Colombia. Por esta razón, y con el propósito de facilitar la consecución de tales recursos, Cadenalco decidió garantizar —frente a la entidad financiadora— las obligaciones de reembolso asumidas por Kenny como deudora principal de los créditos en cuestión.

Así las cosas, Kenny, obrando como mandataria sin representación de Cadenalco, celebró en su propio nombre, pero por cuenta de la citada firma colombiana, un contrato mediante el cual The first National Bank of Boston Hong Kong Branch habría de suministrarle facilidades crediticias para los fines ya indicados, contando para el efecto con la garantía de Cadenalco. Esta era, entonces, la relación fundamental o subyacente, conformada por un contrato principal: el contrato de apertura de crédito entre el banco y Kenny, y por un contrato accesorio consistente en la garantía de Cadenalco para asegurar las obligaciones de reembolso a cargo de Kenny.

Para el tribunal es evidente que las facilidades de crédito a que se ha hecho mención tenían una finalidad única y específica: la de financiar los despachos de mercaderías para Cadenalco, de manera que este propósito concreto le imponía a las partes en el contrato de apertura de crédito ciertos y determinados deberes y limitaciones.

En efecto, Kenny, en su carácter de mandataria sin representación, debía actuar dentro del marco bien delimitado de las instrucciones de su mandante, lo que le impedía hacer uso de los recursos objeto de la financiación para fines distintos de los contemplados por este. Por su parte, el banco debía obrar diligentemente para establecer los controles necesarios para verificar que los recursos entregados a Kenny fueran destinados a la adquisición y envío de mercaderías para Cadenalco. Solo con estas precauciones el banco podía contar con el respaldo o garantía de esta última. Todo esto, se repite, conforma la relación fundamental o subyacente.

Con todo, las partes, más precisamente el banco financiador y Cadenalco, acordaron que la garantía a cargo de esta última operaría mediante la mecánica particular de una carta de crédito stand by, cuya apertura sería ordenada por Cadenalco, teniendo como beneficiario al Banco de Boston Hong Kong.

Por tanto, para el cumplimiento de sus compromisos, Cadenalco solicitó a Corfinsura abrir la correspondiente carta de crédito —según los términos y condiciones de otra carta de crédito que para los mismos propósitos había expedido anteriormente el BIC— en la cual actuaría como banco confirmante y pagador el Bank of Boston International South Miami.

Así las cosas, dos de las entidades previamente mencionadas participaban tanto en la relación fundamental, como dentro del marco de la carta de crédito. Las demás solo intervenían en uno de los dos escenarios.

Las entidades con doble participación eran: el banco de Boston Hong Kong y Cadenalco. El primero era el prestamista y por tanto acreedor garantizado en el contrato de apertura de crédito celebrado con Kenny y en el contrato accesorio de garantía con Cadenalco. Ese era su papel en la relación subyacente. De otra parte, el banco era el beneficiario de la carta de crédito. De esto se deduce también el doble carácter con que actuaba Cadenalco, pues, por una parte, era el garante de Kenny frente al banco y, por otra, ordenante de la carta de crédito. La precisión de estas posiciones contractuales reviste una señalada importancia para la ubicación de las prestaciones que correspondían a los distintos actores, en especial al banco de Boston Hong Kong y para determinar, en caso de incumplimiento, cuál era la relación jurídica afectada, esto es, la fuente de la cual se derivaba la prestación violada, así como las consecuencias que se desprenden de tal incumplimiento.

De otra parte Corfinsura y el Banco de Boston Miami solo participaban en la operación de la carta de crédito, de manera que eran ajenos por completo a la relación fundamental, la cual por tanto no podía generarles riesgos, obligaciones, ni responsabilidades, dada la independencia o autonomía de la carta de crédito frente a la relación subyacente.

En cuanto a Kenny ha de decirse que hacía parte de la relación fundamental, toda vez que, como mandatario sin representación de Cadenalco, celebró el contrato de apertura de crédito con el banco de Boston Hong Kong y asumió las consecuentes obligaciones de reembolso. Pero no tenía injerencia alguna en la carta de crédito, de suerte que sus acciones u omisiones no podían producir repercusión alguna sobre esta.

Riesgos y dificultades del esquema contractual acordado

En los términos antes descritos quedaron conformadas y definidas la relación subyacente o fundamental, así como las relaciones jurídicas propias de la carta de crédito stand by.

Con este esquema contractual complejo, se puso en funcionamiento el procedimiento para la adquisición, pago y despacho de mercaderías con destino a Cadenalco en Colombia, procedimiento que mostraba variantes que dependían del carácter con el cual actuará Kenny, vale decir, como agente de compras o como comercializador.

En el primer caso, Cadenalco escogía las mercaderías y colocaba los pedidos a los distintos proveedores, quienes obtenían el pago correspondiente mediante cartas de crédito abiertas por Kenny con cargo a la línea de crédito otorgada por el Banco de Boston Hong Kong. En este evento Kenny debía encargarse, además, de los trámites necesarios para el despacho de las mercaderías a Cadenalco, siendo usual que actuará como consolidador de varios embarques para enviarlos luego a su destinatario en Colombia.

En este supuesto, la obligación de control del banco prestamista —asumida dentro del marco de la relación fundamental— no presentaba mayores dificultades, en la medida en que la carta de crédito abierta en favor de un proveedor, era pagadera contra conocimiento de embarque en el que se mostraba como lugar de destino a un puerto colombiano y a Cadenalco como destinatario de los bienes. Empero, las labores de control podían resultar más complicadas cuando Kenny, actuando como consolidador, era quien aparecía como consignatario en los documentos de transporte que presentaba el proveedor para hacer efectiva la carta de crédito abierta por el banco financiador. En esta hipótesis Kenny tenía el control de la mercadería, cuyo precio ya había sido pagado por el banco, y podía despacharla para otro destinatario en Colombia, o en otro país.

Una vez Cadenalco recibía los documentos de los embarques le pagaba a Kenny el precio correspondiente, en un lapso usual de 30 días, mediante giro directo a la cuenta corriente de este.

Así, pues, Cadenalco no pagaba directamente al banco financiador sino a Kenny, con lo cual asumía, sin duda, el riesgo de que este distrajera esos recursos para sus otros negocios y no le pagara al banco, de manera que con esto siempre existía la posibilidad de que no coincidiera el saldo pendiente a cargo de Cadenalco por concepto de los despachos recibidos, con el saldo a cargo de Kenny frente al banco por financiación de embarques efectivamente enviados a Cadenalco. Por lo demás, esta no es una hipótesis meramente teórica, pues está demostrado que ocurrió en la práctica, toda vez que, como lo manifestaron en sus testimonios los empleados y directivos de la convocante, al final resultó una suma de alrededor de US$ 500.000, que con intereses se aproximaba a US$ 600.000, que Kenny le salió a deber a Cadenalco por dineros que este ya le había girado, pero que la señalada firma no le entregó al banco. Consta en varias declaraciones que Kenny se obligó a reembolsar estos dineros a Cadenalco, para lo cual dio en garantía joyas y piedras preciosas.

Ese riesgo de que Kenny utilizara los giros de Cadenalco para sus otros negocios, era más ostensible, aún, si se tiene en cuenta, como lo afirmó en su testimonio el señor Ming Tim Tsui, socio principal y representante de Kenny International, que esta empresa tenía como política financiera utilizar para su propio provecho los giros que le enviaba Cadenalco. En efecto, puntualizó el citado señor: “...cuando hay cartas de crédito que abrimos por intermedio del banco de Boston tenemos un plazo de 90 días como ...Cadenalco alcanza a pagarlos en un mes, eso quiere decir que yo tengo otros sesenta (60) días, que me quedo con la plata y no la pago al banco de Boston, primer punto a él no le conviene que yo pague anticipado porque no le pago intereses y segundo, a nosotros también nos conviene tener como más liquidez en la cuenta”.

Así las cosas, en este esquema operacional Cadenalco dejó vacíos que le generaban riesgos que debe por ende afrontar, en especial porque Kenny podía distraer los recursos y porque también se corría el riesgo de una eventual insolvencia de esta compañía, como en realidad aconteció, tal como lo señaló el señor Ming Tim Tsui, pues de acuerdo con su declaración tanto Kenny International, como él, se quebraron.

En el segundo caso, vale decir, cuando Kenny participaba como comercializador y era por tanto el exportador y vendedor de las mercancías, no se trabajaba con carta de crédito, sino con giros directos hechos a Kenny, dentro del mismo lapso de alrededor de un mes, contado desde el recibo, por parte de Cadenalco, de los documentos de cada embarque.

En esta clase de operaciones no es remoto pensar que Kenny requería también de financiación previa, pues no siendo fabricante, sino mero comercializador, debía conseguir recursos para pagarle a los proveedores. Es aquí donde entra a jugar una segunda fuente de financiación que el banco de Boston-Hong Kong puso a disposición de Kenny. Se trata de una cuenta corriente, para cuyo manejo Kenny libraba cheques, que podía girar en descubierto. Resultó a la postre que de los dineros adeudados por Kenny al banco —para cuyo pago este utilizó la carta de crédito stand by— alrededor de 2.8 millones de dólares se originaron en sobregiros.

Cadenalco, después de revisar la lista de cheques que le suministró el banco librado, llegó a la conclusión que estos descubiertos podían clasificarse en tres categorías: la primera, correspondiente a pagos de Kenny, como nóminas y honorarios de abogados; la segunda relativa a pagos hechos a proveedores de Cadenalco, pero no por despachos a este y la tercera por giros en favor de otros proveedores sin ninguna relación con la convocante. En todo caso, es bien posible que algunos cheques de la segunda categoría hubieren sido destinados, al menos en parte, para despachos a Cadenalco. Esa probabilidad la reconocieron los propios empleados de esta última, en particular el doctor Pedro Zuliani, vicepresidente de compras y su representante legal doctor Jaramillo Olano así como el señor Ming Tim Tsui, quien no pudo precisar la cuantía de estos despachos, pero señaló que “... si el Banco de Boston a mi no me pone requisitos para girar esa plata, nosotros, como teníamos tantas cuentas,...la gente de la misma oficina podía libremente usar este crédito para cualquier pago, desde un pago de nómina o compras para Argentina, mientras también utilizamos estos créditos para cumplir con lo de Cadenalco…”.

Estas versiones coinciden con lo puntualizado por el representante legal de la convocante, doctor Jaramillo O., en el sentido de que, de acuerdo con la opinión de los abogados contratados por Cadenalco en Estados Unidos, esta firma no podía probar fehacientemente que los 2.8 millones de sobregiro no tuvieran nada que ver con despachos para ella, razón por la cual la reclamación que formularon al Banco de Boston se limitó a US$ 1.600.000, lo que significa que en lo demás, es decir, US$ 1.200.000 existían dudas de si habían sido empleados para embarques destinados a Cadenalco, lo que de entrada hace muy difícil precisar en qué medida el Banco de Boston-Hong Kong cobró mal la carta de crédito, es decir, hasta que monto ha de entenderse que estaba garantizado por Cadenalco y cuál fue el valor cobrado en exceso de esa garantía.

En relación con estos sobregiros, Cadenalco arguye que el banco no ejerció los controles a que estaba obligado, por cuanto debía velar porque los recursos del préstamo se emplearan para financiar despachos para Cadenalco. El señor Ming Tim Tsui coincidió con estas apreciaciones de la convocante, pues en su testimonio reiteró, en diversas ocasiones, que el banco no llevó a cabo ningún control en este sentido, razón por la cual el personal de Kenny tenía plena libertad para determinar qué gastos se pagaban con estos sobregiros, lo que explica que con ellos se cubrieran gastos de funcionamiento de Kenny y embarques para otros clientes y países, a pesar de que esta línea de financiación se la abrió el banco a Kenny en consideración de la garantía constituida por Cadenalco, como expresamente lo reconoció el señor Tim Tsui, de manera que en observancia de sus deberes de diligencia el banco ha debido establecer los controles adecuados.

Pero no lo hizo, como se advierte también en la lista de cheques aportada al proceso, con lo cual el banco incumplió las obligaciones asumidas en la relación fundamental, pues según lo convenido solo podía disponer de la garantía constituida por Cadenalco en la medida en que las facilidades crediticias que le otorgara a Kenny se destinaran a financiar despachos de mercancías para aquella.

El banco, como se dijo, no cumplió ese compromiso, y cuando advirtió, seguramente, las dificultades económicas que afrontaba Kenny, que le impedían recuperar la totalidad de sus créditos, decidió utilizar la carta de crédito stand by, conociendo, muy posiblemente, que parte importante de los sobregiros habían sido utilizados en operaciones ajenas a Cadenalco, con lo cual, de ser exactas estas apreciaciones, habría traicionado la confianza depositada en él por la parte convocante, confianza que tiene una connotación especial dentro de la mecánica usual de la carta de crédito stand by, ya que para su efectividad el único requisito o condición que normalmente se establece es el de un certificado del beneficiario o acreedor, mediante el cual este manifiesta que existen obligaciones pendientes garantizadas y su monto. Así pues, la mera declaración unilateral del beneficiario permite hacer efectiva la garantía, de suerte que bien podría decirse que el garante se pone en manos del acreedor garantizado, pues de entrada acepta darle plena fe y absoluta credibilidad a su dicho, pues este es el único requisito a que queda supeditada la obligación del banco emisor o del confirmante de la carta de crédito para hacer el pago correspondiente.

Existe también, en consecuencia, un riesgo implícito en esta mecánica de la carta de crédito stand by, pues no es del todo descartable que el beneficiario traicione la confianza que se ha puesto en él, haciendo en su provecho manifestaciones inexactas o abiertamente reñidas con la verdad en el certificado que suscribe y entrega para obtener el pago de la carta de crédito. Con todo, ese eventual comportamiento reprobable del beneficiario, es un riesgo que debe correr el garante, es decir, el ordenante de la carta de crédito y no el banco emisor, ni el confirmante, ya que estos no escogen al beneficiario, pues este es, obviamente, definido por el ordenante, quien tiene los negocios subyacentes con aquel.

Todo lo dicho en este aparte lleva a la conclusión de que el esquema contractual acogido por Cadenalco entrañaba dificultades y riesgos, que a esta última le corresponde afrontar por ser artífice del mencionado esquema y que por tanto no puede pretender trasladar a otros, en especial a la entidad emisora de la carta de crédito que, se repite, no es parte en la relación fundamental, de manera que los incumplimientos provenientes de dicha relación no pueden afectarla jurídica ni patrimonialmente.

En consideración a tales dificultades y riesgos Cadenalco ha debido obrar con diligencia y acuciosidad para indagar periódicamente el saldo de las obligaciones de Kenny frente al banco financiador, garantizadas por Cadenalco, a fin de compararlo con los estados de cuenta entre la convocante y Kenny. Cadenalco, para este efecto, bien podía haber exigido de Kenny, o de un tercero que auditara sus cuentas, la certificación periódica de sus obligaciones pendientes garantizadas. También hubiera podido exigir del banco, como condición para la constitución de la garantía, que este le reportara mensualmente los saldos a cargo de Kenny cubiertos por la carta de crédito stand by. Solo así Cadenalco podía conocer y verificar oportunamente el monto de las prestaciones que estaba respaldando y el consecuente nivel de riesgos que asumía. El tribunal advierte la falta de esta conducta diligente, pues Cadenalco se limitó a producir los estados de cuenta de sus negocios con Kenny, que solo eran una faceta de la operación integral.

En síntesis, debe reiterarse que la falta de control, por parte del banco financiador, del destino de los recursos, constituye un incumplimiento de las prestaciones a cargo del mencionado banco derivadas de la relación subyacente, y que el uso abusivo de la carta de crédito por su beneficiario es un riesgo que ha de soportar el ordenante de la misma, pues fue él quien aceptó que se hiciera efectiva con la mera declaración escrita de aquel.

El documento previsto para hacer efectiva la carta de crédito stand by

Según está demostrado en el proceso, Corfinsura, por solicitud de Cadenalco, emitió el 1º de junio de 1994, la carta de crédito stand by irrevocable 4, en el formato swift 700, con vigencia a partir de ese mismo día y hasta el 1º de diciembre del mismo año, fecha que fue prorrogada varias veces.

Los términos y condiciones de esta carta de crédito se basaron en los de la carta de crédito abierta por el Banco Industrial Colombiano, la cual operó hasta el mes anterior a la expedición de la arriba mencionada, toda vez que Cadenalco le propuso a Corfinsura expedir una igual.

En esta nueva carta de crédito Cadenalco era el ordenante; el beneficiario el Bank of Boston-Hong Kong; banco confirmante: The Bank of Boston International South Miami; su valor era de hasta US$ 4 millones y sometida a las reglas y usos uniformes de la C.C.I. París, folleto 500.

Para la utilización de esta carta de crédito se estableció claramente que el beneficiario debía presentar una declaración escrita, firmada por el mismo, cuyos términos aparecen en el renglón 46A de la carta (transmisión swift), redactados en idioma inglés. La versión en español de dichos términos es la siguiente:

“46A Documentos exigidos

Declaración firmada del beneficiario certificando que la suma cobrada al amparo de la carta de crédito representa y cubre las obligaciones impagadas a cargo de Kenny International Company Ltda... derivadas de despachos de mercancías al ordenante, Cadenalco Colombia”.

Con fecha 23 de mayo de 1995, el banco beneficiario de la carta de crédito stand by 4, esto es, The first National Bank of Boston-Hong Kong expidió el documento exigido para la utilización de la mencionada carta de crédito, el cual contiene las menciones previstas en el citado renglón 46A. Dicho documento fue enviado al banco confirmador, The Bank of Boston International South Miami, el cual informó a Corfinsura, el 25 de mayo del mismo año, que los términos y condiciones de la carta de crédito habían sido cumplidos, de manera que procedió a pagarla el 30 del señalado mes por la suma de US$ 3.435.822.24. Ese mismo día Corfinsura, como banco emisor, reembolsó al banco confirmante el monto de la utilización de la carta de crédito.

Cadenalco, en este proceso, ha cuestionado el comportamiento de Corfinsura, endilgándole el incumplimiento de sus deberes profesionales, por cuanto, en su entender, aceptó como suficiente, para hacer efectiva la carta de crédito, el certificado elaborado por el banco beneficiario, cuando, a juicio de la convocante, ha debido exigir otras pruebas para que se acreditara que el monto cobrado correspondía, íntegramente, a financiaciones destinadas a despachos para Cadenalco. Así, pues, se le imputa al banco emisor y al confirmante haber cumplido defectuosamente la obligación de examen y evaluación de los documentos requeridos. Con todo, la demandante no precisa cuáles otros escritos o pruebas podía y debía exigir el banco emisor como condición para aceptar o rechazar el pago.

También se le reprocha a Corfinsura el haber manifestado, con anticipación, que, en el evento de que el Banco de Boston International South Miami, pagara la carta de crédito, aquella procedería a hacer el reembolso y a cargarle en cuenta a Cadenalco el valor de la misma. Con igual sentido crítico se dice que Corfinsura aceptó hacer dicho reembolso de inmediato, esto es, antes de haber recibido el certificado suscrito por el beneficiario, sin haber utilizado siquiera el plazo con que contaba para el análisis de los documentos, todo lo cual se califica como una actitud negligente de la entidad emisora de la carta de crédito.

Para el tribunal lo cierto y esencial es que la carta de crédito stand by 4 se pagó contra el documento previsto en los términos y condiciones establecidos al momento de su apertura, el cual contiene las manifestaciones señaladas por el ordenante, pues bien puede decirse que el certificado suscrito y presentado por el beneficiario corresponde literalmente con el texto que aparece en el apartado 46A de la carta de crédito.

Sin embargo, el tema que suscita polémica y criterios divergentes se refiere a la frase del certificado —exigida en el renglón 46A— en el sentido de que el monto de la utilización de la carta de crédito correspondía a financiaciones destinadas a “despachos de mercancías para Cadenalco”.

Ha de precisarse, por tanto, cuál es el alcance y efecto de esa expresión y cuáles sus repercusiones sobre la relación fundamental y sobre la carta de crédito.

Para el tribunal, la frase en cuestión es una clara referencia a la relación subyacente, toda vez que reitera el acuerdo entre el Banco de Boston-Hong Kong y Cadenalco, según el cual esta solo garantizaba los créditos otorgados a Kenny en la medida en que los recursos correspondientes se destinaran a la adquisición y envío de mercaderías para el garante, lo que llevaba de suyo la obligación del banco financiador de ejercer los controles necesarios a fin de tener la certeza de la destinación de los créditos que concediera, si quería gozar del respaldo de Cadenalco.

Pero esa misma frase —con excepción de la exigencia de que apareciera en el texto del certificado presentado por el beneficiario— no tenía ninguna otra connotación sobre las relaciones jurídicas derivadas de la carta de crédito, de manera que no tenía la virtualidad de cambiar o de aumentar los documentos que podían exigir los bancos confirmante y emisor, lo que significa que no les generaba la obligación de extender su examen a otros escritos, ni los invistió de autoridad o facultades para exigir de los interesados otras demostraciones y requisitos.

De acuerdo con lo anterior, para la frase que se analiza no se previó en la carta de crédito ningún documento especial que le diera concreción o materialidad. Solo se contempló como una mera manifestación que el beneficiario debía incluir en el certificado que expidiera, manifestación esta que en efecto se encuentra en el documento presentado para la utilización de carta de crédito. Si Cadenalco, para darle mayor seguridad a la operación, quería que esa afirmación del beneficiario fuera respaldada o corroborada por terceros, o por otros escritos, ha debido señalar los documentos adicionales requeridos y su contenido, por cuanto la carta de crédito stand by —al ser gobernada por las reglas propias de los créditos documentarios— requiere para su efectividad de documentos puntuales definidos por el ordenante desde el momento mismo de su apertura.

A este respecto cabe señalar que el artículo 13, literal c), de las reglas UCP500, dispone que si un crédito contiene condiciones respecto de las cuales no se indican los documentos para demostrar su cumplimiento, los bancos considerarán tales condiciones como no establecidas y las ignorarán. Se trata de las llamadas condiciones no documentarias.

Sobre esta materia son ilustrativas las explicaciones dadas por la comisión de prácticas bancarias de la Cámara de Comercio Internacional (3) , según la cual, “una condición no documentaria es aquella que no puede claramente vincularse con un documento exigido en la carta de crédito”.

En el caso bajo estudio es evidente que la frase que se analiza estaba vinculada directamente al certificado que debía expedir el beneficiario, a tal punto que debía ser parte de su texto; luego no se trata de una condición no documentaria.

Pero se repite que, con excepción de la exigencia de que apareciera en el certificado, no tenía ningún otro efecto o repercusión sobre las obligaciones y derechos de las partes en las distintas relaciones negociales derivadas de la carta de crédito.

Aquí cabe analizar las consecuencias jurídicas que pudieran desprenderse del frustrado intento del banco beneficiario para que Cadenalco suprimiera la frase aludida del texto del certificado que aquel debía expedir .

Está demostrado que poco tiempo después de haber sido emitida la carta de crédito stand by 4, el banco beneficiario, a través de Kenny y de Corfinsura, trató de persuadir al ordenante en el sentido arriba señalado, con el objeto de disponer de una carta de crédito “limpia”. Sin embargo, Cadenalco, con la recomendación de Corfinsura no aceptó tal propuesta, pues entendía que la frase en cuestión le aseguraba que el banco prestamista ejercería control sobre el destino de las financiaciones otorgadas a Kenny.

El tribunal reitera que la mencionada frase constituye una referencia clara a las estipulaciones de las partes hechas en la relación fundamental, de las cuales se desprende que el propósito exclusivo de los créditos concedidos a Kenny, y garantizados por Cadenalco, era el de financiar los despachos de mercaderías para esta última, lo que en consecuencia obligaba al banco acreedor a establecer los controles necesarios a fin de verificar y asegurar la observancia del fin buscado por los contratantes.

Sin duda, el cumplimiento de esta prestación constituía para el banco prestamista una carga administrativa que conllevaba costos, riesgos y responsabilidades. De ahí que buscara que se le relevara de ella, mediante la supresión de la frase en el texto del certificado.

No habiendo logrado su cometido, el banco se mantuvo sometido a la obligación indicada, la cual infringió, pues parte de los recursos que suministró a Kenny no fueron objeto de control, lo que permitió que se destinaran al pago de expensas y operaciones no relacionadas con despachos para Cadenalco. Pero ha de recordarse que ese incumplimiento tenía repercusiones en la esfera de la relación subyacente, no sobre la carta de crédito.

Vistas las cosas desde la otra perspectiva, habría de decirse que si la frase hubiere sido suprimida por Cadenalco, la única consecuencia que habría generado sobre la carta de crédito sería la desaparición de la misma en el texto del certificado, de manera que ya no se habría incluido la expresión según la cual el monto cobrado estaba relacionado con “despachos para Cadenalco”. Las mayores secuelas se habrían presentado, entonces, en la relación fundamental, pues la supresión de la frase habría sido interpretada, muy posiblemente, en el sentido de exonerar al banco acreedor de la obligación de establecer y ejercitar los controles indispensables para verificar el destino de los recursos crediticios.

Para el tribunal es tan cierto que el Banco de Boston-Hong Kong Branch incumplió las obligaciones que asumió en la relación subyacente, que después de haber hecho efectiva la carta de crédito —y de extinguirse, por tanto, las relaciones jurídicas que de ella se derivaron— aceptó reembolsarle a Cadenalco un millón de dólares, en desarrollo del contrato de transacción que celebraron.

Con base en lo anterior el tribunal considera que, respecto del examen de los documentos, tanto el banco confirmante pagador, como el ordenante, cumplieron bien sus obligaciones. La carta de crédito stand by 4 era pagadera contra un certificado expedido por el beneficiario, el cual debía contener ciertas manifestaciones. Ese certificado, con esas manifestaciones, fue presentado, de manera que el banco confirmante debía cumplir la obligación de pagar, la cual era una obligación propia, directa e independiente asumida por dicho banco. Así las cosas, el hecho de que el pagador y el beneficiario pudieran pertenecer a un mismo grupo de entidades bancarias, no ha de generar ningún reproche ni imputabilidad, pues cualquier otro banco, sin vinculación con el beneficiario, habría estado también obligado a pagar, contra la presentación en regla del único documento requerido para la utilización.

Por la misma razón ha de admitirse que el banco emisor obró correctamente al reembolsar al banco pagador el monto cubierto por este, pues la condición a la cual estaban sometidas las obligaciones de dichos bancos fue cumplida por el beneficiario de la carta de crédito.

Por lo demás, no sobra advertir, con apoyo en el artículo 18 de las reglas, que Corfinsura no podría ser declarada responsable por las acciones u omisiones, dolosas o culposas, del banco confirmante pagador, es decir, el Bank of Boston International South Miami, pues el literal a) de dicho artículo dispone que cuando el banco emisor utiliza los servicios de otro banco para llevar a cabo las instrucciones del ordenante, el banco así utilizado actúa por cuenta y riesgo del ordenante. Por su parte, el literal b) precisa que el banco emisor no asume responsabilidad alguna si el otro banco no cumple las instrucciones que aquel le imparte y se agrega que el emisor no se hace responsable, incluso si ha sido él quien ha escogido al otro banco.

Debe recordarse, con base en el artículo 13 literal a) de las reglas UCP500, que el análisis de los documentos por el banco emisor o el banco confirmador es simplemente formal o externo, de manera que si bien deben actuar con razonable cuidado, no es menos cierto que se limitan a corroborar que las manifestaciones exigidas por el ordenante se encuentren en los escritos correspondientes. Así mismo, el análisis de la veracidad de tales documentos ha de efectuarse de acuerdo con los usos y prácticas bancarias, debiendo constatar que en apariencia concuerdan con los términos y condiciones de la carta, de suerte que solo son responsables en el caso que los acepten a pesar de ser manifiesta o notoriamente falsificados. Por el contrario, si el banco paga contra presentación de documentos que aparentemente son los requeridos por el ordenante, paga bien (4) . Esto, obviamente, sin perjuicio de las responsabilidades penales o civiles que correspondan a quienes expidan documentos falsos o cuyo contenido no coincida con la realidad.

La doctrina concuerda en señalar que es imprescindible, en salvaguarda de los intereses del ordenante, que el banquero se ajuste estricta y rigurosamente a las instrucciones recibidas y que verifique puntualmente la conformidad material de los documentos presentados con aquellos especificados en la apertura de la carta, así como también su regularidad exterior; por esta razón, entre las obligaciones esenciales del banco, está la de proceder a un examen cuidadoso y diligente de los documentos exigidos en el contrato, lo cual incluye que, desde un punto de vista formal, se aprecie su aparente validez.

De allí que, como regla general, se aplique la doctrina del estricto cumplimiento, en virtud de la cual el banco debe rechazar los instrumentos que no satisfagan exactamente los requerimientos del ordenante fijados en la apertura de la carta. Por tanto, si los documentos no están conformes, el beneficiario no tiene derecho a recibir el pago. Con todo, este principio no es absoluto, pues existen criterios que lo moderan, toda vez que se permite superar equivocaciones menores, o las simples discrepancias que eventualmente puedan surgir entre la documentación presentada y la exigida, sin que se llegue hasta admitir la omisión pura y simple de un documento expresamente previsto.

La doctrina del estricto cumplimiento le impone al banco una conducta rigurosa, pues debe verificar la coincidencia plena de los documentos con las previsiones de la carta de crédito respecto de la naturaleza y contenido de los documentos necesarios para su utilización. El banco no puede, entonces, contentarse con menos, pero tampoco puede exigir más, pues de la cabal observancia de las instrucciones del ordenante, tal como este las plasma en la carta de crédito, depende la efectividad de los derechos y el alcance de las obligaciones de todas las partes que intervienen, así como la seguridad y credibilidad de la carta de crédito, como mecanismo internacional de pagos.

Lo anterior lleva al tribunal a reafirmar que la frase que debía contener el certificado —en el sentido de que las obligaciones garantizadas eran solamente aquellas que tuvieran relación con despachos de mercaderías para Cadenalco— se refiere sin duda a la relación fundamental, es decir, a las estipulaciones de los negocios subyacentes celebrados entre Kenny, el banco beneficiario y Cadenalco, pero no tiene la virtualidad, ni el efecto, de ampliar las obligaciones del banco emisor y del banco confirmante en lo tocante al examen de los documentos, ni les otorga a estas facultades para exigir pruebas distintas a las específicamente contempladas en la carta de crédito.

La seguridad del comercio exige que el beneficiario de la carta de crédito tenga la certeza de que obtendrá el pago correspondiente si presenta el o los documentos señalados por el ordenante. Por su parte, los bancos requieren la seguridad de que se entenderá que pagaron bien, y tendrán en consecuencia derecho al reembolso, si verificaron que los documentos presentados coinciden, en apariencia, con los exigidos.

Por ende, la seguridad y certeza que el comercio jurídico reclama, resultarían seriamente agraviadas si por el hecho de hacerse una referencia a la relación fundamental en el texto del certificado, se entendiera que el banco emisor asume la obligación y recibe la prerrogativa, de exigir otros escritos o quizás otros medios de prueba para determinar la exactitud del certificado y la buena fe del beneficiario.

La parte convocante arguye que Corfinsura actuó mal al haber aceptado el certificado, pues entiende que se quedó corta en su examen, ya que ha debido ir más allá y exigir otras comprobaciones, con lo cual habría podido concluir que el Banco de Boston - Hong Kong estaba cobrando la carta de crédito en exceso de lo que podía, de manera que procedía con abuso o mala fe, al no haber ejercido los controles que debía haber establecido para comprobar la destinación de los créditos otorgados a Kenny. Pero Cadenalco no precisa qué otros documentos o evidencias ha debido exigir el banco emisor, lo que llevaría a inferir que este contaría con una especie de criterio discrecional para determinar las pruebas que las dos partes en contienda —beneficiario y ordenante— deberían aportar para respaldar sus respectivas pretensiones. Se convertiría así al banco en juez y parte para definir si rechaza o acepta el pago y su monto. Sería ilógico pensar que el banco pudiera exigir otros escritos distintos a los específicamente previstos en la carta; o que pudiera pedir certificados del revisor fiscal de cada parte, o de sus funcionarios de contabilidad, o de terceros que respalden lo dicho por aquellos; y menos aún que demande testimonios o el dictamen de expertos. Esto, a más de inusitado, acabaría con la credibilidad de la carta de crédito como mecanismo seguro de pago en transacciones internacionales.

Es verdad que Cadenalco arguye que el beneficiario obró abusivamente, por cuanto utilizó la carta de crédito de manera excesiva y fraudulenta. Sin embargo, no debe olvidarse que según el artículo 15 de las reglas, los bancos cuando aceptan los documentos, no asumen obligación o responsabilidad respecto a la forma, suficiencia, exactitud, autenticidad, falsedad o valor legal de documento alguno, ni tampoco respecto a la buena fe, o los actos u omisiones o el cumplimiento de las obligaciones de cualquier persona, lo cual coincide con el texto del artículo 1415 del Código de Comercio Colombiano.

Sin perjuicio de las acciones civiles o penales que pudiera ejercer Cadenalco contra los responsables de la alegada utilización abusiva o fraudulenta de la carta de crédito, debe admitirse que, dentro del régimen del crédito documentario y con fundamento en su autonomía, los comportamientos reprobables del beneficiario o de terceros relativos a la elaboración de documentos —que en su aspecto externo parezcan válidos y legítimos— no pueden comprometer la responsabilidad del banco emisor que ha cumplido con su obligación de verificar la coincidencia de dichos documentos con las instrucciones del ordenante. En cuanto al incumplimiento de las obligaciones del beneficiario respecto del establecimiento de controles a los créditos, ha de reiterarse que se trataría de la inobservancia de compromisos contraídos en la relación fundamental, que harían civilmente responsable al banco financiador, pero esa inobservancia no tiene incidencia sobre la carta de crédito, de suerte que no es una razón para impedir su pago.

Así las cosas, Corfinsura no podía ir más allá del examen del certificado indicado en la carta de crédito stand by 4, pues este era el marco restringido dentro del cual debía cumplir sus obligaciones. Por esto el literal a) del artículo 13 de las reglas establece en su segundo inciso, que los documentos que no hayan sido estipulados en la carta de crédito no serán examinados por los bancos. En consecuencia, estos deben determinar, sobre los documentos exigidos, solamente, si los aceptan o rechazan. Incluso la doctrina aconseja que los bancos no deben formular preguntas al ordenante, cuando hayan llegado a la conclusión que los documentos presentados estén en orden.

En síntesis, como quiera que el certificado exigido estaba conforme con lo requerido en el apartado 46A de la carta de crédito, Corfinsura cumplió sus obligaciones al haberlo aceptado y pagó bien al haber reembolsado al banco confirmante la suma cubierta por este.

El fraude alegado por Cadenalco

Otra de las razones fundamentales en que la parte convocante basa sus pretensiones, es la existencia de un fraude, toda vez que el banco beneficiario —no habiendo establecido los controles a que estaba obligado para verificar que las facilidades crediticias concedidas a Kenny fueran destinadas a financiar despachos para Cadenalco— decidió hacer uso de la carta de crédito stand by para obtener el pago de deudas de Kenny que, según los negocios subyacentes, no estaban garantizadas por Cadenalco. Así las cosas, esta alega que el beneficiario hizo un uso excesivo y abusivo de la carta de crédito, lo que en su entender constituye un fraude indiscutible que ha debido impedir a Corfinsura aceptar el certificado presentado por el Bank of Boston - Hong Kong y reembolsar al banco confirmante la suma pagada por este.

A este respecto arguye Cadenalco que Corfinsura sabía desde un primer momento que la carta de crédito no podía ser utilizada por el monto en que lo hizo el beneficiario, pues desde que se supo que se intentaba hacer efectiva la garantía, es decir, desde finales de marzo de 1995, la convocante le hizo llegar a Corfinsura una comunicación de Kenny, fechada el 30 del mencionado mes, en la que esta señalaba que la deuda pendiente de Cadenalco ascendía a US$ 234.058. Esta información, a juicio de la demandante, constituía una clara señal de alarma que no podía ignorar el emisor de la carta de crédito, de manera que su deber era abstenerse de reembolsar el monto pagado por el banco confirmante.

Frente a estos planteamientos, es del caso precisar que la doctrina es coincidente en afirmar que la carta de crédito impone al banco emisor y al confirmante una obligación absoluta, independiente y directa para cada uno, de pagar la carta de crédito contra presentación de los documentos predeterminados por el ordenante, siempre que estos concuerden, aparentemente, con los términos y condiciones establecidos en el crédito.

Tratándose de una obligación absoluta, es clara la necesidad de reconocer el carácter autónomo de la carta de crédito, esto es, que el cumplimiento de dicha obligación no puede ser enervado por alegaciones, debates o divergencias provenientes de la real o supuesta inobservancia de los compromisos asumidos mediante los negocios jurídicos que conforman la relación fundamental que da lugar a la expedición y funcionamiento de la carta de crédito.

Sin embargo, unánimemente se admite que el principio de autonomía o abstracción de la carta de crédito, se deja de lado, o cede, únicamente, ante la comisión de un fraude. Puede decirse que esta es la sola excepción al mencionado principio, pues se dice que “constituiría una burla a la justicia mantener este principio abstracto para beneficiar a una parte que ha actuado en forma fraudulenta o con definitiva mala fe en detrimento de una parte inocente (5) ”.

Con todo, este es un remedio excepcional que no cabe sino ante un fraude ostensible, pues de otra manera el mercado perdería confianza en la seguridad y credibilidad de este mecanismo de pago, que es mundialmente empleado en las transacciones comerciales.

El fraude dentro de los tipos legales conocidos en Colombia es más un resultado que la identificación de una conducta, pues a él se puede llegar por muchos caminos, la falsedad documental, material o ideológica, las maniobras engañosas, o la misma voluntad del pueblo democráticamente expresada ya que esto constituye el tipo legal del fraude electoral.

Lo anterior conduce necesariamente a adoptar la definición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua el cual para hacerlo utiliza las siguientes palabras:

“Acción contraria a la verdad y a la rectitud que perjudica a la persona contra quien se comete”.

Por su parte en su conocida obra la señora María Moliner lo define como:

“El engaño hecho con malicia, con el cual alguien perjudica a otro y se beneficia a sí mismo”.

Debe entonces dilucidarse en cada caso cómo y a través de qué mecanismos se llega al resultado de perjuicio para uno y beneficio para otro, pues si no se establecen los mecanismos (las maniobras engañosas, la falsedad documental, etc.) no es posible llegar ni al punto de partida ni al punto de llegada, pues no habrá certeza sobre el fraude y su valor, el que debe haber empobrecido a alguien y enriquecido a otro.

Según las manifestaciones de la convocante, estaba presente la posibilidad de la existencia de un fraude el cual, debido a la naturaleza de la carta de crédito, solo podría cometerse usando para ello la falsedad ideológica del certificado que debía expedir el beneficiario de la Carta.

Con todo, en el momento en el cual Cadenalco objetó el pago a Corfinsura, nadie conocía ni la forma mediante la cual se llegó al fraude, ni el valor del mismo.

Ahora bien, en las cartas de crédito que conllevan transferencia y pago de mercaderías, los bancos solo acceden a congelar el pago ante engaños evidentes, vale decir, plenamente demostrados. Esto ha ocurrido cuando los documentos presentados son comprobadamente falsos, como cuando se trata de conocimientos de embarque que indican haber cargado determinados bienes, en una cierta fecha y en un puerto de embarque específico, todo lo cual es desvirtuado por una certificación de las autoridades portuarias en el sentido de que ese buque no ha tocado el mencionado terminal en los últimos meses o años. También se ha negado el pago de estas cartas de crédito cuando los documentos son genuinos, es decir, cuando se relacionan con un embarque real, pero se ha presentado fraude en el contrato de venta subyacente, lo cual ha acontecido, por ejemplo, cuando se ha logrado constatar oportunamente que lo embarcado no es mercadería nueva sino basura.

Con esto se pone en evidencia que el fraude no debe ser simplemente alegado sino probado fehacientemente y que le corresponde al ordenante y no al banco, aportar todos los medios demostrativos para acreditar la veracidad de sus planteamientos, pues al emisor o al confirmador les corresponde pagar sobre documentos y no hacer indagaciones sobre aspectos de los negocios subyacentes, pues se repite que la relación causal no concierne ni obliga a los bancos. Por lo demás, se debe acreditar que el beneficiario ha participado directamente en el fraude o que tiene conocimiento del mismo(6), de manera que los comportamientos dolosos de terceros no constituyen base legal para impedir el pago del crédito. Esto significaría, en el caso que se analiza, que las manifestaciones mentirosas de Kenny(7), no serían suficientes para bloquear el pago, a menos que Cadenalco hubiere aportado prueba suficiente para demostrar que el banco beneficiario sabía que tales manifestaciones eran inexactas.

Por tanto, si bien se admite que el banco puede ser declarado responsable por pagar una carta de crédito, no cuando tenga meras sospechas, sino cuando se trate, manifiestamente, de un fraude comprobado, o cuando no atienda señales evidentes de advertencia, no es menos cierto que, si después de un examen cuidadoso de los documentos, el banco queda convencido de que no hay fraude, no podrá deducírsele responsabilidad, pues su compromiso es el de hacer el pago contra documentos aparentemente conformes, en cuyo caso tendrá derecho a que el ordenante le reembolse lo pagado.

Por estas razones los comentaristas señalan que aún si a la postre se llega a demostrar falsedad, el banco no será responsable si no la conocía y no puede imputársele negligencia en su examen(8), de donde se desprende la conclusión de que el fraude no afecta a los bancos, a menos que se pruebe descuido o negligencia en el cumplimiento de la obligación de revisión de los documentos.

La doctrina puntualiza, que aún si el ordenante alega fraude, en la mayoría de los casos los bancos no se pueden negar a pagar si los documentos están aparentemente correctos(9), de manera que si se rechaza el pago, y el banco no puede probar luego el fraude, quedará expuesto a indemnizar todos los perjuicios que logre probar el beneficiario(10). Esto permite deducir que en caso de que surjan dudas para el banco en cuanto a la existencia o no de un fraude, lo procedente para él será pagar, si los documentos están aparentemente en regla, pues al banco no le corresponde afrontar los riesgos de los resultados de un proceso incierto, como tampoco ha de asumir las consecuencias de los vacíos, ambigüedades o inconsistencias de los negocios subyacentes, toda vez que es el ordenante quien debe sufrir las consecuencias de esos negocios en que intervino, de manera que el banco no puede rechazar el pago simplemente porque crea que pudo haber un fraude, o porque tenga dudas acerca de su ocurrencia, o porque se muestre escéptico en cuanto a la veracidad del contenido de un documento. Nada de esto es suficiente para justificar el incumplimiento de la obligación absoluta de pago que tiene el banco, la cual no desaparece, ni se modifica, disminuye ni posterga por el hecho de que existan controversias entre el ordenante y el beneficiario. Es más, la seguridad y confiabilidad del crédito documentario estriban, de una parte, en que con su apertura aquel implícitamente se compromete ante este a no interferir en el funcionamiento de este mecanismo de pago; y de otra, en que aún en caso de surgir controversias, el beneficiario obtendrá el pago, pues en este evento es el ordenante quien tiene que ejercitar las acciones judiciales correspondientes, derivadas de la relación fundamental, para conseguir el reembolso de lo pagado. Por ello los comentaristas precisan: “las partes han acordado el procedimiento del crédito documentario precisamente para que el beneficiario cuente con la garantía de pago contra determinados documentos. En caso de controversia, es el ordenante quien tiene que procurar obtener la devolución del dinero del beneficiario y no el beneficiario el que tiene que presentar una demanda para obtener el pago(11)”. Es por esto que “las cortes han dicho una y otra vez que, con excepción del caso en que no haya conformidad de los documentos con los términos y condiciones del crédito, un banco solo puede negarse a pagar, justificadamente, si existe un fraude demostrado(12)”. No basta, entonces, alegarlo, es menester probarlo más allá de toda duda.

Ahora bien, si de acuerdo con lo expuesto en las cartas de crédito comerciales es de suyo difícil lograr que no se haga el pago alegando la existencia de fraude, dichas dificultades son aún mayores si se trata de cartas de crédito stand by , pues estas, por lo general, “son pagaderas contra una simple declaración presentada por el beneficiario, sin necesidad de otra evidencia de incumplimiento, de manera que en este caso existe poco margen para alegar que se trata de un documento falso (13) ”.

En efecto, a diferencia de la carta de crédito Comercial, cuyos documentos acreditan la venta (factura comercial) y el transporte (conocimiento de embarque) y el seguro de las mercaderías, algunos de ellos expedidos por terceros, en la carta de crédito stand by lo usual es que su efectividad dependa de la mera manifestación escrita del beneficiario, sin que ningún otro documento concurra a respaldarla, lo que significa que el ordenante da plena credibilidad al dicho del beneficiario, pues instruye al banco para que pague la carta de crédito cuando aquel le señale que ha habido incumplimiento, que existen deudas pendientes y que lo haga por el valor que el beneficiario determine. Con esta confianza otorgada al beneficiario, resultará luego muy difícil demostrar la falsedad de sus manifestaciones para bloquear el pago de la carta de crédito, pues a falta de otros documentos, no podrá hacerse tal demostración sino acudiendo a la relación fundamental, cuya evaluación corresponde hacerla al banco, sino a los tribunales. De ahí que la forma de impedir el pago sea mediante una orden judicial, para lo cual el ordenante deberá ejercitar las acciones correspondientes y aportar las pruebas conducentes con el fin de persuadir al juez de que entre a estudiar las relación subyacente, lo cual, se repite, no puede hacer el banco, el cual no está tampoco en capacidad de verificar la exactitud del certificado expedido por el beneficiario, tarea que habrá de adelantar el juez, toda vez que, como antes se señaló, el banco ha de limitarse a examinar los documentos previstos en la carta de crédito para definir si en apariencia coinciden con los términos y condiciones fijados por el ordenante.

A este respecto son muy ilustrativos los comentarios que se encuentran en las publicaciones especializadas de la Cámara de Comercio Internacional en cuanto a la interpretación y aplicación de las reglas y usos uniformes sobre crédito documentario que recopila dicha organización.

En dichas publicaciones se señala, para marcar las diferencias con las Cartas de Crédito Comerciales, que las stand by son consideradas como medio secundario de pago, y que por tanto deben poderse hacer efectivas contra un certificado de incumplimiento solamente, el cual debe acompañarse de documentos comerciales. Se agrega que la creciente práctica de exigir también dichos documentos comerciales constituye una práctica bancaria inapropiada que aumenta injustificadamente las razones para alegar discrepancias (14) ”.

Más significativo aún, por su carencia a los hechos que se debaten en este proceso, es un caso analizado en la publicación sobre “case studies” de la Cámara de Comercio Internacional, en el cual el ordenante de una carta de crédito stand by, cinco días antes de su vencimiento, exigió del banco no pagarla, alegando que el certificado presentado por el beneficiario contenía una declaración fraudulenta de incumplimiento, pues en ese momento no existían obligaciones pendientes a cargo del ordenante. Con todo, el banco procedió a hacer el pago exigido por el beneficiario, basado en que los términos y condiciones establecidos en la carta de crédito habían sido plenamente cumplidos.

En la respuesta a este caso, se señala que el banco pagó bien, a pesar de las alegaciones de fraude del ordenante, pues “bajo las reglas UCP500, artículos 9º (a) y 13 (a), la obligación de pagar que tiene el banco depende de la presentación de los documentos estipulados y de que se verifique el cumplimiento de los términos y condiciones del crédito. El deber del banco de honrar su obligación no puede quedar sujeto a las alegaciones que haga el ordenante”. Se agrega que si “el ordenante tenía razones para creer que iba a cometerse un fraude con apoyo en la carta de crédito, ha debido emprender las acciones legales para obtener una orden judicial que le impidiera al banco pagar (15) ”.

Este es el camino que debe seguirse entonces para enervar la solicitud de pago que formule el beneficiario de una carta de crédito stand by, acompañada de los documentos exigidos. Sin embargo, la doctrina precisa que las órdenes de no pago son difíciles de conseguir, pues los tribunales son reacios a impartirlas y solo lo hacen en circunstancias excepcionales, cuando sea evidente la comisión de un fraude. De otra manera se niegan a intervenir, pues su posición es la de no interferir con el funcionamiento del crédito documentario, ya que no quieren lesionar su carácter autónomo y abstracto por el hecho de que existan controversias entre quienes intervienen en su mecánica, pues saben que con ello se demeritaría la credibilidad y la confianza de un medio de pago y de garantía que es indispensable para las transacciones comerciales. En consecuencia, las discrepancias y debates que surjan entre ordenante y beneficiario, respecto de la existencia de obligaciones garantizadas y su monto, no es base suficiente para que los jueces ordenen congelar el pago. Quien esto solicite debe demostrar, adicionalmente, la urgencia de que se atienda su petición y debe comprobar que sufriría un daño, prácticamente irreparable, en el evento de que su solicitud sea denegada. A este respecto se explica que el simple hecho de que tenga que demandar en el exterior al beneficiario para obtener el reembolso, y los altos costos que esto representa, no son razones suficientes para lograr una orden judicial de no pago de la carta de crédito (16) .

Ahora bien, para aplicar los criterios anteriores al caso sub examine, se tiene que precisar, ante todo, que las pruebas con que se contaba en el momento del pago, para demostrar el fraude, no son las mismas de que hoy dispone el tribunal después de la instrucción de este proceso, ni las que tuvo Cadenalco para formular la reclamación al Banco de Boston que concluyó con una transacción por un millón de dólares. En efecto, los documentos e informaciones que sirvieron para respaldar la mencionada reclamación fueron suministrados por Kenny, después de haber sido pagada la carta de crédito, y ante la negativa del banco beneficiario a entregar esas piezas probatorias, alegando la existencia de reserva bancaria.

A este respecto el doctor Germán Jaramillo, representante legal de Cadenalco manifestó:

“Dr. Helo: cuando habla de que posteriormente Kenny entregó la información fue mucho después de la utilización de la carta de crédito stand by?”.

“Dr. Jaramillo: Eso fue lo que nos dio base para ir al Banco de Boston, o sea que fue en el período de tiempo entre la utilización del pago y la reclamación al Banco de Boston...”.

Puede decirse que los documentos existentes al momento de la utilización de la carta de crédito eran los estados de cuenta de Cadenalco, que obviamente no pueden ser considerados como prueba del fraude, pues las solas alegaciones del ordenante, ni los escritos producidos por este, tienen la virtualidad de impedir el pago de la carta de crédito. Se contaba, además, con la comunicación de Kenny del 30 de marzo de 1995 en la que manifiesta que para ese momento el valor de las deudas de Cadenalco para con dicha firma ascendía a US$ 234.058. Se había recibido, también, la lista de cheques librados por Kenny contra la cuenta corriente en la que el Banco de Boston - Hong Kong le otorgó facilidades de crédito a través de sobregiros, lista que dicho banco les entregó a 105 señores Julián López Yepes vicepresidente financiero de Cadenalco y Pedro Zuliani —vicepresidente de compras de la misma compañía— en el viaje que hicieron a Hong Kong en abril de 1995.

Ni la mencionada certificación de Kenny en cuanto al saldo a cargo de Cadenalco, ni los estados de cuenta de esta última, son prueba de un fraude, ni podrían tener el efecto de bloquear el funcionamiento de la carta de crédito, pues lo que importaba era el saldo de las obligaciones de Kenny frente al banco y no las de Cadenalco frente a aquella. Adicionalmente, como se dijo, los dos saldos no coincidían, pues los dineros girados por Cadenalco a Kenny no eran destinados por esta, o no lo eran inmediatamente, a pagar los créditos del Banco de Boston.

Por lo demás, frente a estos documentos el banco beneficiario también contaba con otra certificación de Kenny, que muy posiblemente habría enervado la eventual acción judicial que hubiere emprendido Cadenalco para impedir el pago de la carta de crédito. Se trata de la comunicación del 31 de diciembre de 1994, esto es, cinco meses antes de hacerse efectiva la mencionada carta, enviada por Kenny al presidente del Banco de Boston de Hong Kong, donde aquella confirma que el préstamo que le otorgó el banco está íntegramente relacionado con la financiación de la adquisición de productos para ser embarcados para Cadenalco bajo la carta de crédito stand by y que la deuda total en esa fecha también se relacionaba con productos embarcados con destino a Cadenalco.

Esa constancia escrita —que Kenny trató de desvirtuar un año después con otra carta dirigida al gerente de Cadenalco en la que manifiesta que fue obligado por el banco a suscribir la primera nota y que su contenido era inexacto— le daba un respaldo importante al banco, por lo menos en principio, para desvirtuar las alegaciones de fraude, pues en ella el propio agente de Cadenalco y receptor de los recursos crediticios manifestaba cuál había sido la destinación dada a los mismos. Por ello el doctor Santiago Vélez Penagos —director jurídico de Cadenalco— señaló que esa carta de Kenny la exigió el banco beneficiario “para dar una apariencia de verdad y de control…”.

En cuanto a la lista de cheques girados en descubierto por un monto superior a 2.8 millones de dólares, el señor Pedro Zuliani —vicepresidente de compras de Cadenalco— y el representante legal de la misma, doctor Germán Jaramillo, manifestaron que podían clasificarse en tres categorías: la primera relativa a pagos de expensas propias de Kenny, tales como nóminas y honorarios de abogados; la segunda relativa a pagos de proveedores que también despachaban a Cadenalco, respecto de la cual se admite que existía duda de si parte de esos pagos tenían relación con despachos para Cadenalco; la tercera que se relacionaba con cheques girados a proveedores que no tenían relación de negocios con Cadenalco.

En cuanto a la segunda categoría de cheques, es decir, los entregados a firmas proveedoras usuales de Cadenalco, su monto total era de aproximadamente un millón de dólares, de manera que la suma que a juicio de Cadenalco no podía tener vinculación alguna con sus despachos ascendía a US$ 1.8 millones. Sin embargo, los abogados norteamericanos consultados por Cadenalco solo formularon reclamación al Banco de Boston por US$ 1.6 millones, explicando que sería particularmente complejo y dispendioso para Cadenalco demostrar fehacientemente que el saldo de US$ 1.2 millones no tenía nada que ver con sus embarques.

Así las cosas, del monto total de la utilización de la carta de crédito que en cifras redondas llegó a US$ 3.4 millones, Cadenalco acepta que US$ 600 mil corresponden a mercaderías que le fueron enviadas y a los intereses de su financiación; por otra parte, respecto de 1.2 millones de dólares no se contaba con pruebas para demostrar que eran totalmente ajenos a Cadenalco. Esto significa, de entrada, que respecto de cerca del 60% del monto utilizado no existían pruebas que respaldaran las alegaciones de Cadenalco. Por tanto, más que un fraude evidente y probado, lo que existía en el fondo era una disputa en cuanto al monto de las obligaciones pendientes de Kenny garantizadas por Cadenalco, y en cuanto al incumplimiento del banco beneficiario de los compromisos que asumió frente al garante, a través de las estipulaciones de la relación fundamental, en el sentido de controlar el destino de las financiaciones otorgadas a Kenny.

Frente a esta situación Corfinsura no podía negarse a cumplir la obligación de reembolso del monto pagado por el banco confirmador, pues de otra manera habría sido demandado, dentro del marco estrecho de la carta de crédito y no de la relación fundamental, lo que la exponía el resarcimiento de los perjuicios causados por su incumplimiento. Por tanto, Cadenalco era el llamado a acudir a los tribunales para impedir el pago.

Es muy diciente señalar que Cadenalco tuvo tiempo suficiente para ejercer una acción judicial enderezada a lograr una orden de no pago de la carta de crédito, pues tuvo noticia de la intención del banco beneficiario de hacerla efectiva desde el 31 de marzo de 1995 y su pago se llevó a cabo tres meses después. Y en efecto consultó con este propósito a sus abogados en Estados Unidos, lugar de pago de la carta de crédito, quienes desaconsejaron esta acción, por cuanto, en su opinión, las posibilidades de éxito eran inferiores al 50%, según se lee en la carta de la firma “Dorsey & Whitney” del 25 de abril de 1995.

Esto a juicio del tribunal es muy significativo, pues pone en evidencia que no se trataba de un fraude ostensible, palmario y demostrado. Y si no era claro para el juez norteamericano, que podía con sus poderes oficiosos escudriñar en la relación fundamental o subyacente para llegar a la verdad, mucho menos lo era para Corfinsura, pues esta tenía un margen de maniobra mucho más limitado, ya que debía examinar, únicamente, el documento exigido por la carta de crédito, esto es, el certificado expedido por el beneficiario para verificar si en apariencia cumplía con los términos y condiciones establecidos en el crédito.

Así mismo, llama la atención que las enfáticas afirmaciones de Cadenalco en cuanto a la comisión del fraude, no la hubieran llevado a emprender las acciones o a exigir las investigaciones judiciales correspondientes para deducir la responsabilidad penal o civil que pudieren corresponderle al banco beneficiario y a Kenny, pues en escritos y declaraciones del personal de Cadenalco se habla del comportamiento abiertamente reprobable de este último. Sin embargo, hasta la fecha, Cadenalco no ha iniciado ningún proceso contra él.

De otra parte, las incomodidades y costos que Cadenalco debería afrontar, de ser pagada la carta de crédito, por cuanto en esta hipótesis debería demandar al banco beneficiario, bien en Estados Unidos o en Hong Kong, y a Kenny en este último lugar, no eran tampoco consideraciones suficientes para que Corfinsura se abstuviera de pagar, ni para que los tribunales impartieran una orden en tal sentido. En efecto, como se señaló, la doctrina considera que en caso de disputa entre ordenante y beneficiario la regla es que se paga la carta de crédito y luego aquel demanda a este, con apoyo en la relación fundamental para obtener la restitución de lo pagado. Esa es la mecánica y el propósito del crédito documentario.

Si Corfinsura no hubiere reembolsado el valor pagado por el banco confirmante, a pesar de estar en regla el único documento exigido para la utilización de la carta de crédito, sus posibilidades de defensa en el proceso que se habría iniciado habrían sido muy reducidas, o incluso inexistentes, pues se habría evaluado su conducta dentro del marco restringido del crédito documentario. En cambio, una vez pagada la carta de crédito Cadenalco mantenía las acciones derivadas de la relación fundamental para perseguir a Kenny y/o al banco beneficiario, pues no cabe duda que las alegaciones de la convocante se derivan, precisamente, del incumplimiento de los compromisos asumidos por aquellos en los negocios subyacentes.

En síntesis, para el tribunal Corfinsura cumplió las obligaciones que le correspondían como emisora de la carta de crédito stand by 4 y reembolsó bien el monto pagado por el banco confirmante, lo que constituye fundamento suficiente para denegar las pretensiones de la demanda, como habrá de declararlo el tribunal.

Las obligaciones de información y asesoría a cargo de Corfinsura

La convocante le reprocha a Corfinsura el haber faltado a sus deberes como entidad financiera profesional, por no haberle dado información y consejo en la estructuración de la carta de crédito stand by y por no haberla prevenido acerca de los riesgos inherentes a esta clase de crédito documentario.

Sin embargo, el tribunal no encuentra que Corfinsura hubiera incurrido en errores de conducta profesional que la hagan responsable por los perjuicios sufridos por Cadenalco.

Para llegar a esta conclusión el tribunal ha evaluado las circunstancias y los comportamientos relevantes de las partes.

En efecto, ha de decirse que Cadenalco es una empresa con una larga y acentuada experiencia en comercio exterior, de manera que maneja constantemente cartas de crédito como mecanismo de pago de sus importaciones y ya había utilizado en el pasado cartas de crédito stand by, como lo precisó su tesorera señora Lucina Londoño, lo que significa que conocía de sus ventajas y propósitos, pero también de sus riesgos e inconvenientes.

Para el tribunal, si bien todo profesional debe dar información a su cliente acerca de los pros y contras de las operaciones que intenta realizar, no es menos cierto que la labor de asesoría no se presume, pues debe tratarse de un servicio que las partes acuerden. En este caso, Cadenalco no solicitó dicho servicio, pues no la necesitaba, por cuanto ya tenía definida una carta de crédito stand by que había venido utilizando con el BIC, sin que se le hubiere presentado ningún inconveniente. A este respecto debe señalarse, que los términos y condiciones de la mencionada carta, los había acogido Cadenalco con apoyo de otro profesional como es el BIC, el cual la diseñó en su Centro de Comercio Internacional, que es una repartición administrativa del mencionado banco, especializada en ese tipo de transacciones, la cual, además, hizo averiguaciones, para este efecto, con bancos corresponsales suyos en el exterior. Así lo declaró el señor Juan Gonzalo Posada Vélez, quien fuera gerente de cuenta del BIC y hoy de Bancolombia.

Por lo demás, el hecho de haber previsto que la carta de crédito stand by se haría efectiva con el solo certificado del beneficiario, no constituye una práctica inusual y por tanto no es reprochable. Por el contrario, como se ha visto, es la forma normal como operan estos créditos, e incluso la Cámara de Comercio Internacional recomienda no exigir otros documentos de naturaleza comercial para evitar discrepancias.

Los vacíos, inconsistencias y mayores riesgos del esquema negocial adoptado se encontraban en la relación fundamental, para cuyo diseño y puesta en marcha no intervino Corfinsura, ni se requirió su asesoría, pues ese esquema estaba en funcionamiento desde antes de la expedición de la carta de crédito 4. Adicionalmente, la regla general es que las instituciones financieras emisoras de créditos documentarios no tienen ninguna injerencia ni control sobre la elaboración de los contratos subyacentes, ni escogen al beneficiario, de quien depende en gran medida el buen uso de este mecanismo.

Por ende, Corfinsura no incurrió en la violación de sus deberes profesionales.

VI. Excepciones propuestas por Corfinsura

Como por las consideraciones y conclusiones a que ha llegado este Tribunal de Arbitramento se negarán las pretensiones de la demanda, toda vez que el tribunal considera que prospera la tercera excepción propuesta por Corfinsura, no se considera del caso, de conformidad con lo previsto por el artículo 306 del Código de Procedimiento Civil, pronunciarse sobre las demás excepciones formuladas por Corfinsura.

VII. Costas

El tribunal, con fundamento en lo previsto en el artículo 33 del Decreto 2279 de 1989, y sujetándose a lo pactado entre las partes en la cláusula segunda del compromiso y a las reglas contenidas en los artículos 392 y 393 del Código de Procedimiento Civil, considera del caso condenar a Cadenalco S.A., parte vencida como se declarará en la parte resolutiva, al pago de la totalidad de las costas de este proceso arbitral y, por lo tanto, deberá reembolsar a Corfinsura los pagos efectuados por esta según la liquidación siguiente:

1. Cincuenta por ciento (50%) de los honorarios de los integrantes del tribunal y de los gastos del mismo por valor de ciento veintiséis millones de pesos ($ 126.000.000).

2. La suma de cinco millones de pesos ($ 5.000.000) por concepto de los honorarios pagados a los señores peritos financieros.

3. La suma de novecientos cincuenta mil pesos ($ 950.000) por concepto de honorarios pagados a la perito traductora.

Las partidas anteriores suman ciento treinta y un millones novecientos cincuenta mil pesos ($ 131.950.000) moneda corriente.

Por concepto de agencias en derecho el tribunal fija el valor de setenta millones de pesos ($ 70.000.000) moneda corriente y, en consecuencia, el total de las costas a cargo de Cadenalco S.A., asciende a doscientos un millones novecientos cincuenta mil pesos ($ 201.950.000).

El presidente del tribunal devolverá a Cadenalco S.A. las sumas de dinero sobrantes por concepto de gastos, una vez deducidos los que se hayan hecho dentro del proceso. Si no fueren suficientes los provistos para efectos de la protocolización del expediente, esta parte deberá pagarlos al tribunal.

VIII. Decisión

Como consecuencia de las anteriores consideraciones, el Tribunal de Arbitramento constituido para decidir en derecho las diferencias surgidas entre Gran Cadena de Almacenes Colombianos S.A., Cadenalco S.A., por una parte, y la Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A., Corfinsura S.A., por la otra, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

RESUELVE:

1. Declárase probada la tercera excepción propuesta por la sociedad demandada Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A., Corfinsura S.A., de haber pagado bien la carta de crédito stand by 4 de 1994.

2. Deniégase, en consecuencia, la solicitud de declarar que la Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A., Corfinsura S.A., “reembolsó o pagó de manera inapropiada o culposa —bien por impericia, imprudencia o negligencia— al Bank of Boston International South Miami, banco confirmante, el precio de la carta de crédito correspondiente a la garantía ejecutada o utilizada por el beneficiario de esa misma carta de crédito, el First International Bank of Boston Hong Kong Branch”.

3. Deniéganse las pretensiones segunda y tercera consecuenciales de la demanda.

4. No procede resolver sobre el resto de excepciones propuestas por Corfinsura S.A. conforme a lo expresado en la parte motiva.

5. Condénase a Gran Cadena de Almacenes Colombianos S.A., Cadenalco S.A., a pagar las costas del proceso y, en consecuencia, a pagar a la Corporación Financiera Nacional y Suramericana S.A., Corfinsura S.A., un total de doscientos un millones novecientos cincuenta mil pesos ($ 201.950.000).

6. Expídanse por secretaría sendas copias autenticadas de este laudo a cada una de las partes.

7. Protocolícese el expediente por el presidente del tribunal en una notaría de Santafé de Bogotá.

Notifíquese y cúmplase.

El laudo anterior quedó notificado en estrados a los apoderados de las partes y la secretaria hizo entrega de copia auténtica del mismo a cada uno de ellos, con las constancias de la ley.

El tribunal fijó la fecha del próximo julio dos (2) del año en curso, a las 10:00 a.m. para celebrar la audiencia en que se decidirá sobre las solicitudes de adición, aclaración o corrección, en caso de que se presenten.

La anterior decisión quedó notificada en audiencia a los apoderados de las partes.

No habiendo más asuntos que tratar el presidente dio por concluida la audiencia y para constancia se firma el acta por quienes en ella intervinieron.

___________________________________