Los aportes del derecho tributario alemán

Revista Nº 122 Mar.-Abr. 2004

La jurisprudencia constitucional colombiana sobre el principio de justicia es muy avanzada.

Javier N. Rojas 

Especial para la Revista Impuestos 

El derecho tributario alemán ha sido una de las principales fuentes conceptuales del derecho tributario contemporáneo e inspirador de diversos modelos tributarios. Esa rama del derecho alemán fue pionera en contemplar el principio de la capacidad económica de los individuos como pieza esencial del ordenamiento jurídico en materia impositiva.

El catedrático y funcionario de la administración española de impuestos Pedro Manuel Herrera Molina, habló con la REVISTA IMPUESTOS acerca del impacto del derecho tributario alemán en el mundo occidental y su influencia en Latinoamérica.

Herrera presentó una ponencia relacionada con el desarrollo tributario de Alemania, en las XXVIII Jornadas de derecho tributario realizadas en febrero, en la ciudad de Cartagena.

Revista Impuestos:¿Cuáles son los principales aportes del derecho tributario germánico al derecho tributario moderno? 

Pedro Manuel Herrera: Junto con la Ordenanza Tributaria alemana, que tanto ha influido en los códigos tributarios europeos y americanos, debe destacarse la jurisprudencia del Tribunal Constitucional sobre la igualdad tributaria y el principio de capacidad económica. La Escuela de Colonia, con Klaus Tipke a la cabeza, elevó el principio de capacidad económica a clave sistematizadora del derecho de ordenamiento tributario.

R. I.:¿Cuáles de esos aportes han sido asimilados por el derecho tributario en Latinoamérica? 

P. M. H.: Los conceptos generales del derecho tributario presentes en Latinoamérica son muy similares a los que utiliza la Ordenanza Tributaria alemana. Además, en algunos aspectos, particularmente en el ámbito de la imposición indirecta, la jurisprudencia constitucional colombiana sobre el principio de justicia es muy avanzada.

R. I.:¿Qué país es ejemplo de derecho tributario moderno, a partir de los aportes del derecho germánico? 

P. M. H.: En realidad, todos los tributaristas del mundo tienden a pensar que el derecho fiscal de su país es particularmente caótico y está sometido a cambios especialmente irritantes. Los juristas alemanes son los primeros que tienen esa visión crítica de su derecho tributario. Además, puede afirmarse que la jurisprudencia del Tribunal Constitucional alemán constituye, en muchos aspectos, un ejemplo a seguir.

R. I.:¿Qué condiciones favorecieron el desarrollo del derecho tributario germánico? 

P. M. H.: Además del desarrollo económico alemán, unido a la construcción del Estado social, hay que destacar la extraordinaria capacidad de trabajo y rigor científico de muchos tributaristas alemanes. Como ejemplo tenemos a Enno Becker, quien redactó, casi solitario, la Ordenanza Tributaria alemana; y a Klaus Tipke, quien ha elaborado una obra monumental a lo largo de su vida.

R. I.:¿Cuál es el aporte específico de la Ordenanza Tributaria alemana de 1919, al derecho tributario moderno? 

P. M. H.: El concepto y estructura de la obligación tributaria y la delimitación conceptual de los principales procedimientos tributarios.

R. I.:¿Cómo resumiría la evolución de los principios de igualdad y capacidad económica en Alemania? 

P. M. H.: En un primer momento, se acoge la tesis de la interdicción de la arbitrariedad: solo el legislador democrático es competente para decidir qué supuestos son iguales o desiguales. El Tribunal Constitucional únicamente puede intervenir cuando tal elección resulte arbitraria. Esta postura conduce, en el fondo, a una falta de control del legislador. Con posterioridad, el tribunal comienza a realizar una ponderación de bienes jurídicos entre la desviación de la igualdad tributaria y el fin (económico o social) que justifica dicha desviación. De esta manera, debe controlarse que la medida extrafiscal es idónea, necesaria y proporcionada al fin que persigue. En una tercera fase, marcada por la labor de Paúl Kirchhof, priman las libertades económicas y el derecho de propiedad privada. El momento actual, tras la marcha de Kirchhof, muestra, tal vez, cierta desorientación.

R. I.:¿Cómo se aplica el concepto del mínimo existencial personal y familiar en materia tributaria? 

P. M. H.: La capacidad económica es la renta neta. Por tanto, se puede deducir de la base imponible del impuesto sobre la renta de las personas naturales la cantidad necesaria para que el contribuyente subsista y mantenga a su familia con dignidad. No se trata de una medida de “protección” de la familia, sino de una exigencia estricta de justicia.

R. I.:¿Qué aspectos del derecho tributario alemán ha acogido el derecho tributario español? 

P. M. H.: Nuestra Ley General Tributaria se inspira, en cierto sentido, en la Ordenanza Tributaria alemana, y a su vez, nuestro Tribunal Constitucional sigue, con cierta timidez, muchas de las sendas abiertas por el Tribunal Constitucional alemán.

R. I.:¿Por qué prevalecen los conceptos sobre fiscalidad internacional de origen anglosajón, respecto a los de origen alemán? 

P. M. H.: Por la gran influencia económica de EE.UU. en el diseño de los convenios de doble imposición; porque el pragmatismo y casuismo del case law anglosajón responde mejor a la lógica del derecho internacional, y porque el inglés se ha convertido en la lengua franca de los tributaristas en el ámbito internacional. El principal estudio del modelo de convenio de doble imposición de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ha sido elaborado por un alemán, Klaus Vogel, pero su difusión se debe a su publicación en lengua inglesa.

R. I.:¿Qué reformas fiscales en materia ecológica han sido impulsadas por la doctrina alemana? 

P. M. H.: Los economistas alemanes han sido pioneros en la defensa de la reforma fiscal ecológica (reducción de las contribuciones sociales e incremento de la imposición sobre la energía y las actividades contaminantes). Los juristas alemanes han sido bastante escépticos al respecto. A mi juicio, la reforma fiscal verde desarrollada en Alemania tiene un componente político superior al ambiental y está lejos de ser tan audaz como la de los países nórdicos.

R. I.:¿Qué implicaciones han tenido esas reformas en la actividad de las industrias y los ciudadanos? 

P. M. H.: Si hacemos caso a sus defensores, las reformas han conseguido objetivos ambientales y no han tenido un efecto negativo en la economía. Sin embargo, esto es difícil de demostrar. La economía alemana no se encuentra en su mejor momento, aunque probablemente esto no es consecuencia de la reforma fiscal ecológica. En cualquier caso, los ciudadanos alemanes son conscientes de la importancia de preservar el entorno natural y están dispuestos a pagar por ello.