Los caminos hacia la globalización fiscal

Revista Nº 117 Mayo-Jun. 2003

Hay sectores de la economía donde no existen precios comparables, por ser único el producto, el valor comparable se establece por métodos sofisticados 

Enrique Blanco 

Especial para la Revista Impuestos 

La vida profesional del español Juan Zornoza Pérez ha girado en torno al derecho tributario y a los sistemas fiscales. Su formación de base la realizó en la Universidad Autónoma de Madrid, donde estudió derecho y elaboró su tesis doctoral. Así mismo, estudió en la Universidad de Siena (Italia) y en la Universidad de Munich (Alemania).

Ha sido consultor de administraciones públicas en España y consultor internacional en diversos proyectos de la Unión Europea, del Fondo Monetario Internacional y de varios países latinoamericanos.

Actualmente, es el director de derecho financiero y tributario de la Universidad Carlos III de Madrid y es miembro activo de las principales asociaciones de derecho fiscal en el mundo y de la Asociación Internacional de Fiscalización (IFA por su nombre en inglés).

Recientemente, Zornoza estuvo en Colombia y dictó una cátedra en la maestría de derecho tributario de la Universidad Externado de Colombia.

Revista Impuestos:¿Cuál es la tendencia del derecho impositivo en la Unión Europea frente a los tributos directos e indirectos? 

Juan Zornoza Pérez: No hay una tendencia unívoca. Hay una armonización en los impuestos indirectos, pero no en los directos y las políticas fiscales son distintas en función de la ideología del gobierno de cada uno de los Estados miembros. Lo que sí existe son líneas de tendencia.

Una de ellas es la reducción de los impuestos sobre la renta. Europa tiene tarifas muy elevadas. Desde el 58% que se aplica en Suecia, hasta el 45% que se aplica en España.

Otra tendencia es la reducción de las tarifas del impuesto sobre la renta, acompañada de la eliminación de beneficios fiscales, así el impuesto es un poco más bajo pero extensivo, porque se aplica sobre todas las rentas.

Una tercera tendencia tiene que ver con un problema serio que tiene Europa que es el gravamen sobre las rentas de capital. Los sistemas fiscales europeos, como los demás países, gravan las rentas sobre el trabajo. Sin embargo, el capital, que se mueve con absoluta libertad, tiende a situarse en lugares con bajas tributaciones. Y en Europa tenemos libre circulación de capitales sin armonización fiscal. Entonces, ahí hay un problema serio.

En el ámbito de la imposición directa no hay grandes reformas, creo que cada país seguirá con su normativa propia. En los impuestos indirectos sigue progresando la armonización del impuesto sobre el valor añadido de consumos especiales como el alcohol y el tabaco.

Es posible que la proporción de impuestos directos e indirectos se tienda a igualar. Incluso el impuesto sobre la renta que ha sido en muchos países, incluyendo España, el más importante, es hoy, en términos de recaudación, menos importante que el IVA. Se dice que los impuestos indirectos son regresivos y los directos más progresivos, sin embargo, creo que esa afirmación clásica hay que revisarla.

R.I.: ¿Cómo ha sido la adaptación del derecho impositivo de cada país a un derecho supranacional como el de la Unión Europea? 

J.Z.P.: La adaptación ha sido relativamente rápida. En los momentos iniciales fue lenta debido a que, cuando se introdujo el IVA, figura unitaria a nivel europeo, fue necesario avanzar desde un sistema de impuestos radicalmente distinto y por eso se produjeron retrasos en la armonización, pero ya hace muchos años que eso no plantea ningún tipo de problema.

R.I.: ¿Se logró armonizar el IVA para toda la Unión Europea? 

J.Z.P.: Básicamente, sí. Hay pequeñas diferencias todavía, pero es un IVA fuertemente armonizado. Hay tres tipos de gravámenes con un margen que oscila entre el 16% y 20% en el tipo general. En tipos reducidos hay del 4% ó 7%, eso depende de cada país. El reto de la Unión Europea vendrá si se realiza la ampliación a los países del este y centro europeo. No se sabe si estos países tienen sistemas fiscales capaces de adaptarse a la armonización. Esto es más discutible. Ahí puede haber tensiones, porque el IVA requiere un esfuerzo de modernización administrativa muy importante para su implantación. Hay que ver cómo asimilan los ciudadanos de esos países el esfuerzo de presión fiscal que van a tener que hacer.

R.I.: ¿Cómo se establecen los costos dentro de las empresas vinculadas o relacionadas en el marco de la Comunidad Europea? 

J.Z.P.: Las reglas son las mismas que se aplican en las reformas fiscales de Colombia, porque básicamente son las reglas de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, OCDE, que ha trabajado desde hace mucho tiempo en materia de precios de transferencia y que tiene unas guías básicas para establecer cómo se calcula el precio de transferencia señalando distintas opciones. De lo que se trata, en el caso de operaciones vinculadas, es de sustituir el precio de transferencia que han pactado las partes por un precio comparable del mercado. En la industria farmacéutica yo no puedo saber cuál es el valor del mercado de una patente, porque la patente es única, entonces tengo que establecer un método sofisticado para poder calcular cuál sería ese valor comparable. A eso ha dedicado enormes esfuerzos la OCDE y los resultados obtenidos han sido incorporados en la legislación europea e incluso en la legislación colombiana.

R.I.: ¿Qué tendencias en materia de derecho tributario percibe en el mundo? 

J.Z.P.: Yo establecería unas líneas. La primera de ellas es la simplificación en los trámites para el pago de los impuestos. Este punto requiere de un manejo cuidadoso, porque se debe tener en cuenta que no porque un sistema fiscal sea sencillo quiere decir que sea justo.

Una segunda línea tiene que ver con la asistencia administrativa al contribuyente. Exige que la administración proporcione información y auxilio al contribuyente para facilitarle el cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Hay países, entre ellos España, en los que la administración envía un borrador de la declaración de impuestos.

La línea de incorporación de nuevas tecnologías al cumplimiento de las obligaciones fiscales y al control de las obligaciones sería la tercera tendencia. Así como hacemos uso de Internet en la banca electrónica o para comprar discos y libros, también debemos poder usarla para cumplir nuestras obligaciones fiscales.

Finalmente, está la línea de convergencia necesaria. Si hay globalización económica hay convergencia fiscal, de lo contrario, habrá pérdidas recaudatorias muy importantes. Los gobiernos deben determinar cuál es la fiscalidad óptima para determinadas actividades. Si los gobiernos no se ponen de acuerdo, el mercado sí lo hará y, para el mercado, el óptimo de fiscalidad es cero. La OCDE ha hecho trabajos muy importantes para eliminar los paraísos fiscales que son un riesgo para todos los sistemas y con los cuales hemos convivido. Los paraísos fiscales existen gracias a la hipocresía fiscal de los Estados desarrollados.