Los intangibles, un punto crítico de los precios de transferencia

Revista Nº 137 Sep.-Oct. 2006

La existencia de acuerdos de doble tributación facilita la operación del mecanismo de precios de transferencia entre los países firmantes. 

Javier N. Rojas  

Especial para la Revista Impuestos 

Las operaciones de comercio exterior se han convertido en una forma de eludir los controles de las autoridades de impuestos en los países latinoamericanos. Por esta razón, la aplicación de la figura de precios de transferencia se ha difundido notoriamente en la región, según lo afirma el experto estadounidense Robert Feinschreiber.

Durante su visita a Bogotá, invitado por la International Fiscal Association (IFA), capítulo Colombia, Feinschreiber habló con la REVISTA IMPUESTOS sobre las dificultades que EE UU ha tenido para aplicar ese instrumento a los intangibles y las que vivirá Colombia cuando inicie esa labor.

Revista Impuestos: ¿Por qué ha tomado tanta importancia la aplicación de los precios de transferencia en Latinoamérica?

Robert Feinschreiber: En primer lugar, hay una preocupación en los países latinoamericanos porque los dineros salen a los paraísos fiscales y no se pagan impuestos por esas transacciones. De otro lado, ha proliferado una manera de sacar dinero ilegalmente del país. Por ejemplo, una persona muy adinerada que desee hacerlo tiene muchas dificultades a través del sistema financiero, entonces le pone precios artificiales a los productos en las operaciones de comercio exterior.

R. I.: ¿Esas mismas preocupaciones existen en EE UU?

R. F.: Una situación que está ocurriendo en EE UU y que puede llegar a ser universal es que el comercio exterior se ha convertido en una manera de hacerle llegar dinero a los terroristas. En el país, el instrumento de precios de transferencia no solo lo está empleando la oficina de impuestos sino los organismos de seguridad, a fin de evitar la financiación de los grupos terroristas.

R. I.: ¿Qué evolución han tenido los precios de transferencia?

R. F.: Al principio, existían solamente tres métodos de precios de transferencia; después, se concluyó que no era una cantidad adecuada y, por eso, hoy se tienen más métodos. Por otro lado, hace muchos años se ignoraban los intangibles, pero ahora se valoran. En general, se puede decir que han evolucionado, debido al creciente comercio internacional.

R. I.: ¿Qué relación guardan los precios de transferencia con las normas internacionales de contabilidad?

R. F.:Para la aplicación de los precios de transferencia, es primordial contar con buenos datos contables, que se puedan comparar entre un país y otro en términos de la documentación comprobatoria. Sin embargo, cada país quiere manejar sus propias normas en materia contable.

R. I.: ¿Es importante que un país sea parte de una red de tratados de doble tributación para la aplicación de los precios de transferencia?

R. F.:Es muy importante, dado el problema de la doble tributación y que conforme a los mecanismos de solución de controversias en cada país existe una autoridad competente y las propias interpretaciones en el campo tributario. La existencia de acuerdos de doble tributación facilita la operación del mecanismo de precios de transferencia entre los países firmantes de aquellos, porque se establecen esas instancias de solución de controversias que permiten el intercambio de información.

R. I.: ¿Qué beneficio puede tener una compañía en el marco de los tratados de doble tributación?

R. F.: La legislación colombiana dispone que si una autoridad competente de otro país afirma que un determinado precio de transferencia en Colombia está ajustado, una compañía colombiana puede presentar ese concepto de la autoridad competente extranjera como documento probatorio en Colombia.

R. I.: ¿Es un problema para Colombia no contar con esa red?

R. F.: Sí. En este momento, el país afronta esa dificultad, pero espero que, en los próximos años, avance en la firma de tratados de doble imposición.

R. I.: ¿Que efectos tendrá el tratado de libre comercio entre Colombia y EE UU en cuanto a los precios de transferencia?

R. F.: Uno de los principales es que, si aumenta el intercambio comercial, se va a requerir con mayor frecuencia el instrumento de precios de transferencia para regular las transacciones.

R. I.: ¿Cuáles son las deficiencias más notorias del modelo de precios de transferencia que acogió Colombia?

R. F.: No lo conozco en detalle, porque es muy reciente. Pero el problema universal es obtener la información para que una empresa le pueda comunicar al gobierno que se ha fijado un precio de transferencia correcto, porque las compañías no suelen acceder a entregar información acerca de sus precios.

R. I.: ¿Cómo se puede vencer esa resistencia?

R. F.: Las compañías deben ser más competitivas para participar en el mercado público como si fuera una bolsa de valores. Donde hay un mercado de capitales desarrollado opera mejor la figura de los precios de transferencia.

R. I.: ¿Es más difícil aplicar el esquema de precios de transferencia en las actividades agrícolas y mineras que en las manufactureras?

R. F.: No. Pero, en ciertas ocasiones, puede ser más fácil aplicarlos en la explotación de minerales que en la agricultura, aunque también se debe establecer el tipo de mineral de que se trate y si está en la mina o ya fue extraído.

R. I.: ¿Qué aspectos sobre precios de transferencia revisan en EE UU?

R. F.: Lo más importante es la clasificación de los productos. Ahora se tiende hacia una clasificación mucho más específica, para que sean más comparables los productos y, por lo tanto, los precios.

R. I.: ¿Qué soporte requiere una administración tributaria para adoptar el modelo de precios de transferencia?

R. F.:Un aspecto importante es que se debe contar con la capacidad para comparar los precios de un producto en diferentes jurisdicciones.

R. I.: ¿A qué actividades económicas se adapta el modelo de precios comparables no regulados?

R. F.: A las agrícolas y de explotación de minerales, porque se tiene la necesidad de encontrar un producto que sea idéntico y también debe aplicarse para productos que no tienen marca, como el oro.

R. I.: ¿Cómo avanza la aplicación de los precios de transferencia a los intangibles?

R. F.: Ha sido muy difícil su aplicación en EE UU y también lo será cuando lo hagan en Colombia. Como no hay algo definitivo sobre la materia, el mejor argumento de una compañía ante la administración de impuestos se basa en contar con la mayor cantidad de documentación probatoria posible sobre los precios de transferencia de un determinado intangible.

R. I.: ¿El método del precio de reventa a qué actividades económicas se aplica mejor?

R. F.:A las relacionadas con el comercio, es decir, a aquellas que solamente se basan en la compra y venta de productos sin agregarles valor alguno.

R. I.: ¿Y el método del costo adicionado?

R. F.: Es el óptimo para firmas manufactureras, porque toma en cuenta el costo de cada uno de los componentes que se agregan durante el proceso de elaboración de un bien.

R. I.: ¿Qué documentación se requiere para los trámites de precios de transferencia ante la administración tributaria?

R. F.: Se tiene que recoger toda la documentación que pruebe el costo y los gastos de todo el proceso empresarial para la elaboración de un bien. En resumen, se necesitan todos los soportes contables. En EE UU, además de aquellos, la administración también solicita los contratos para probar qué clase de negocios tienen las empresas relacionadas.

R. I.: ¿El estudio económico es determinante frente a la administración tributaria?

R. F.: Los estudios son una batalla entre economistas, porque los de la administración tributaria podrían no estar de acuerdo con las tesis expuestas por las empresas y rechazar la argumentación de los estudios. Por eso, recomiendo contratar un economista que provea a la compañía de muchos documentos probatorios.

R. I.: ¿Qué ventajas tienen los acuerdos anticipados de precios con la administración tributaria?

R. F.: En EE UU hay que pagar mucho dinero por ese acuerdo. De ahí que sea indispensable que los abogados, los contadores y los economistas lo revisen cuidadosamente. A un contribuyente le puede llegar a costar hasta un millón de dólares, por eso, generalmente, lo presentan las compañías muy grandes. La ventaja en este caso es que la administración tributaria es la que tiene los precios comparables y la compañía no tiene que preocuparse por eso. Si la administración tributaria acepta un acuerdo anticipado es porque todo está en orden y la empresa se libera de la responsabilidad de guardar los registros sobre los precios de transferencia.

R. I.: ¿Es recomendable concertar un acuerdo anticipado?

R. F.: Sí, siempre que la compañía sea lo suficientemente grande para pagar el costo que representa. En EE UU, cada año puede llegar a 50 el número de firmas que los suscriben, mientras en Colombia podrían ser 4 ó 5 empresas. En EE UU no gustan de los acuerdos anticipados de precios, porque a ninguna compañía le llama la atención entregar información a las autoridades tributarias si no se la han pedido.