Mecanismos de prevención frente al lavado de activos

Revista Nº 144 Nov.-Dic. 2007

Óscar Zárate 

Gerente de Auditoría 

Este artículo tiene como objetivo aportar conceptos básicos de prevención y control de LA/FT, para que los empresarios puedan dimensionar el problema e implementar herramientas y métodos para enfrentarlo.

La delincuencia organizada dedicada al LA/FT ha encontrado en las empresas del sector real una alternativa para cometer este tipo de ilícitos. Ellas deben enfrentar estos desafíos implementando controles y sistemas de prevención que dificulten el ingreso de capitales ilícitos, para de esta manera evitar comprometer el buen nombre y el desarrollo normal de los negocios.

Los socios, administradores, empleados, funcionarios y, en general, todos los miembros de la empresa, incluidos auditores y revisores fiscales, deben velar por que la compañía sea dinámica frente al riesgo y tome medidas que permitan identificar operaciones inusuales y/o sospechosas.

Recordemos que el lavado de activos es un delito que consiste en dar apariencia de legalidad, adquirir, resguardar, invertir, transportar, custodiar, administrar, ocultar o encubrir activos provenientes de delitos como tráfico de armas, trata de personas, extorsión, enriquecimiento ilícito, secuestro extorsivo, rebelión, delitos contra el sistema financiero, contra la administración pública, concierto para delinquir, tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas(1).

Generalmente, el delito de LA/FT se desarrolla mediante la realización de varias actividades encaminadas a:

1. Dar apariencia de legalidad o legalizar bienes de origen delictivo; 2. Encubrir el origen ilícito de los recursos; 3. Mezclar dineros ilegales con transacciones financieras legítimas; 4. Invertir (dineros de apariencia legítima) en logística para continuar realizando acciones delictivas.

Las empresas frente a la prevención del LA/FT

Lo sancionable en las empresas es dejarse permear, por no tener mecanismos de prevención y de control para protegerse.

Toda persona natural o jurídica tiene la obligación de colaborar con las autoridades en su lucha contra el crimen organizado, igualmente, debe tomar la iniciativa en la adopción de medidas de autocontrol para frenar el ingreso de dineros ilícitos, basada en los siguientes principios:

1. Políticas antilavado: en este punto desempeña un papel importante el Estado que pretende que todos le digamos no al ofrecimiento de hacer dinero fácil. El gobierno participa en la definición del entorno regulatorio para prevenir y reprimir el lavado de activos.

2. Cultura antilavado: se logra al interior de la empresa, con la socialización de las normas y controles que deben cumplir algunos sectores. Es el mejor filtro del sistema, pues si las empresas, los negocios y los gremios tienen controles fuertes, se puede evitar que los delincuentes se filtren en la economía.

3. Creación de un entorno ético: se busca evitar que las personas hagan parte de las operaciones de lavado. Los principios y valores éticos deben adoptarse y divulgarse con el fin de que todos los empleados los acaten sin restricción y que sus clientes los compartan plenamente.

4. Implantación de manuales de procedimientos: en los manuales se fijan los procedimientos y metodologías y se asignan tareas y responsabilidades. En el caso de las entidades financieras se está adoptando el SARLAFT (sistema de administración de riesgos del LA/FT), y ya algunas compañías del sector real han comenzado a autorregularse.

5. Desarrollo de políticas de conocimiento del cliente, proveedores, empleados y/o personas (naturales y jurídicas) con las que se realicen transacciones: se debe obtener información completa, clara y exacta, exigir los anexos requeridos, verificar datos y anexos suministrados, establecer los perfiles (características de sus operaciones, volumen y frecuencia). Es necesario evaluar diferentes escenarios de riesgo planteándose, entre otras, las siguientes preguntas(2):

• ¿Qué se debe evitar que suceda?

• ¿Qué puedo hacer para poder detener o impedir que me usen para el lavado de activos (insumos, trabajadores, servicios externos, etc.)?

• ¿Cuál es el alcance de exposición del riesgo?

• ¿Cuál es el riesgo global para mi organización?

• ¿Cuáles acciones podrían reducir la probabilidad en el futuro?

• ¿Cuál es el riesgo de no implementar controles?

Frente a estos cuestionamientos se deben hacer estudios midiendo y cuantificando el riesgo (bajo, medio, alto). Entre los riesgos que se deben evaluar se encuentran(3):

Riesgo sobre el producto: pueden ser insumos para la elaboración de sustancias ilícitas o ser usados en operaciones de contrabando o son productos de difícil cuantificación.

Riesgo sobre el servicio: puede ser usado por los delincuentes para adquirir, transformar o transportar dinero o bienes ilícitos.

Sobre los clientes: es importante saber a qué se dedican, si el bien o servicio que se ofrece puede ser útil para los delincuentes.

Sobre los proveedores: una de las formas que usan los lavadores es ofrecer insumos con precios muy bajos con respecto al mercado. Por eso, si el proveedor es nuevo, es necesario conocer la trayectoria, los socios de la empresa.

Canales de distribución: conocer quiénes ofertan los productos y cómo los adquirieron.

El mercado: conocer las personas a quienes les puede interesar los bienes o servicios ofrecidos.

Los medios de pago: conocer los flujos de dinero y los sistemas de desembolso.

Operaciones de comercio exterior: suplantación de la empresa para importar o exportar y lavar el dinero.

6. Control sobre operaciones: mantener un adecuado control sobre las transacciones que se realizan a su interior, evaluando la concordancia de las transacciones con los perfiles definidos.

7. Capacitación: Entrenar al personal para identificar operaciones sospechosas, apoyándose de la tecnología, para identificar clientes, mercados y riesgos.

El sector real está seriamente expuesto. Los delincuentes son creativos y, cuando encuentran barreras, se las ingenian para saltarlas o cambian de método. Es necesario crear estrictos controles frente al LA/FT. Las empresas deben abstenerse de efectuar tratos con entidades o personas sospechosas. La autorregulación, la ética, los procedimientos y el buen gobierno impiden que se utilicen personas o empresas para lavar recursos y evitan consecuencias graves como daño legal y de reputación de la empresa y del empresario.

(1) C.P., art. 323.

(2) Tomadas del modelo aplicado por Microsoft.

(3) Guía para evitar ser usado en el lavado de activos UIAF.