Análisis legal

Memoria económica de las entidades
del régimen tributario especial

Revista Nº 206 Mar.-Abr. 2018

Daniel Corrales Gutiérrez

Asesor tributario

El próximo 30 de abril se vence el plazo para que las entidades sin ánimo de lucro presenten la “Solicitud de permanencia como entidad del Régimen Tributario Especial” (ESAL), que debiendo ser un trámite sencillo presenta una serie de dificultades para estos contribuyentes a causa de la precaria reglamentación que hay al respecto.

A pesar de ser un tema tan sensible y del que depende la tributación de estas entidades que desarrollan actividades meritorias y de interés general, el Gobierno se demoró en reglamentar el tema un año(1), esperando que estas entidades cumplan en cuatro meses con una serie de obligaciones formales que no están claras ni en la ley, el reglamento y mucho menos en el proyecto de resolución que a la fecha la DIAN fijó en su página.

La situación no se soluciona estableciendo una serie de formatos que deben llenar el contribuyente, el tema tiene una complejidad sobre la naturaleza de la información que debe ser presentada a la entidad, en especial, lo que hace referencia a la “Memoria económica” de la cual hablaremos. Adicionalmente, si tenemos en cuenta que parte de dicha información estará disponible para que la sociedad civil haga comentarios, cualquier error en la forma de presentación pone en riesgo a las ESAL.

Es claro que no toda ESAL está en la obligación de presentar la memoria, solo aquellas que hayan obtenido ingresos superiores a 160.000 UVT en el año inmediatamente anterior.

La memoria económica quedó explícita, pero sin mayor detalle, en el artículo 356-3 del estatuto tributario y se esperaba que fuera debidamente aclarada con el reglamento(2), sin embargo su artículo 1.2.1.5.1.15 prácticamente trascribió lo dicho en la ley, y lo único que sabemos que la memoria es un informe de gestión que incluye la declaración y una manifestación expresa de que se “han cumplido con todos los requisitos exigidos por la ley, como reiteración de la solicitud de las exenciones solicitadas …”.

En consideración a la ausencia absoluta de una reglamentación que permita definir claramente los elementos de lo que debería incluir la memoria económica, y en armonía con la finalidad de la reforma con relación a las ESAL, es posible considerar que las partes básicas de la memoria económica son:

i. Aspectos generales. En esta parte se debería definir la estructura de la entidad, su funcionamiento, los objetivo y el impacto a la comunidad. Es muy importante que se fijen las condiciones por las cuales su actividad puede ser catalogada como meritoria.

ii. Aspectos funcionales. Es muy importante en las ESAL definir la estructura de funcionamiento de la entidad, en especial los organismos de administración y los cargos de dirección.

iii. Gestión. En concordancia con la finalidad de la actividad meritoria de la ESAL la gestión corresponde a la forma en que en cumplimiento del objetivo de la entidad se logra el impacto y acceso a la comunidad, el interés general y en especial los recursos son destinados a la actividad meritoria

iv. Aspectos financieros. Incluye el cumplimiento de normas financieras, el debido manejo de sus recursos, en especial registros contables de las donaciones, ejecución del beneficio neto, así reservas para las asignaciones.

v. Declaración de renta. Aunque la ley y el reglamento lo exigen, no tiene sentido anexar la declaración que debe reposar en la DIAN, debe hacerse; sin embargo, lo que sí es importante es la explicación de la forma en que se utilizó y ejecutó el beneficio neto dentro de la actividad meritoria y en caso de asignaciones permanentes para optar por la exención de renta y la ejecución del mismo.

Los aspectos que acabamos de mencionar son simplemente una interpretación teórica de la norma y sus objetivos, insistimos en la ausencia de claridad que existe sobre el tema. El Gobierno debería modificar los plazos y el decreto reglamentario de tal forma que la obligación se cumpla en debida forma y evitar un desgaste en las discusiones que esto puede generar.

Finalmente, la memoria económica va acompañada de una manifestación conjunta del representante legal y el revisor fiscal sobre el cumplimiento de los aspectos mencionados de la declaración de renta. Es claro que esta carga adicional para el representante legal y el revisor fiscal pueden tener implicaciones de responsabilidad en caso de que algo de lo informado no cumpla con la realidad de los hechos, por tanto, previo a la presentación deben hacerse todas las verificaciones a que haya lugar.

1. La reforma tributaria en que se modificó el régimen de las ESAL fue la Ley 1819 del 29 de diciembre de 2016 y el Decreto 2150 se expidió el 20 de diciembre de 2017.

2. Decreto 2150 de 2017.