Nueva interpretación para la pequeña empresa

Revista Nº 185 Sep.-Oct. 2014

Nota del Director 

Con la expedición del Concepto 37427 de junio 20 del 2014, la DIAN cambia de posición en lo referente a algunas interpretaciones que restringían la posibilidad de acogerse al beneficio de la progresividad de la pequeña empresa, y que perjudicaban al pequeño empresario, objetivo inicial de la Ley 1429 del 2010, el Decreto Reglamentario 4910 del 2011 y el principio de la substancia sobre la forma.

Se reseña que la pequeña empresa no pierde los beneficios si al momento de inscribirse en la Cámara de Comercio no tiene trabajadores vinculados; sin embargo, sí deberá tenerlos al 31 de diciembre del año de inicio. Por ejemplo, una persona jurídica no puede tener empleados en el momento de inscripción en la Cámara de Comercio; otra de las interpretaciones es la que indica que el requisito formal de presentar los memoriales personalmente se entiende cumplido cuando el representante legal o el contribuyente, presenten directamente la solicitud o por interpuesta persona ante la DIAN exhibiendo su documento de identidad o la tarjeta profesional si se trata de apoderado especial. Si el signatario (contribuyente o apoderado) se encuentra en un lugar distinto al del domicilio del contribuyente podrá presentar los memoriales ante cualquier autoridad local, caso en el cual la DIAN sí exigirá la nota de la presentación personal. La dirección seccional que reciba un memorial de un contribuyente que pertenezca a otra seccional deberá dar traslado oportuno.

No obstante lo anterior, la DIAN amplía el beneficio de la progresividad cuando interpreta que para cumplir el monto total de activos se tienen en cuenta los que correspondan al monto de los activos iniciales con los que se constituyó la empresa y no los de final de año, es decir, que pueden haber disminuido o aumentado. En este último caso, si también tenemos en cuenta que la DIAN interpretó que pueden tener trabajadores vinculados por prestación de servicios, no comprendidos dentro del límite de los cincuenta trabajadores, este régimen será una muy buena figura de planeación tributaria para las grandes empresas.