Nueva regulación del trabajo dominical y festivo

Revista Nº 116 Mar.-Abr. 2003

Fórmulas y ejemplos prácticos para liquidar y pagar el trabajo dominical y festivo a la luz de la nueva reglamentación. 

Carlos Ernesto Molina 

Miembro del Colegio de Abogados del Trabajo 

Abogado Laboralista 

Gerente de Gestión Humana de Organización Corona 

Liquidación del trabajo dominical y festivo

Para entender cabalmente las nuevas normas que la Ley 789 de 2002 trae en esta materia, es necesario concordarlas con las que trae en lo relativo a jornada diurna y nocturna: La primera legalmente irá de 6 a.m. a 10 p.m.; la segunda, de 10 p.m. a 6 a.m. del día siguiente (la legislación anterior consideraba diurno el lapso entre las 6 a.m. y las 6 p.m. y nocturno el de 6 p.m. a las 6 a.m.).

Para efectos de este tema, tomaré los tres tipos principales de jornadas semanales que acoge la Ley 789 de 2002: la tradicional de 48 horas, con un máximo de 8 horas diarias (con sus excepciones de los artículos 165 y 166 del CST), la flexible de 48 (mínimo 4 y máximo 10 diarias) y la de 36 (máximo 6 diarias).

Teniendo presente lo anterior, examinemos cómo se liquida el trabajo dominical o festivo, según la nueva ley. Debe advertirse que esta forma de liquidación se aplicará cuando no existan convenciones o pactos colectivos o individuales, que consagren normas más beneficiosas para el trabajador:

(En los ejemplos que siguen se trae el caso de un trabajador que devenga un salario ordinario de $ 2.000/hora).

 

a) Trabajo dominical o festivo, dentro de jornada ordinaria semanal de 48 horas (tradicional y flexible):*

• Diurno: según la nueva legislación, este trabajo se liquida con un recargo de 75% (en la anterior el recargo era del 100%) sobre el salario ordinario, en proporción a las horas laboradas.

Ejemplo: el trabajador labora de 1 a 9 p.m. Liquidación: $ 2.000/hora x 1.75 x 8 horas = $ 28.000 (en la legislación anterior: $ 2.000 x 2 x 8 = $ 32.000).

• Nocturno: se pagará con un recargo del 35% sobre el valor del trabajo diurno (igual que en la legislación anterior)

Ejemplo: el trabajador labora de 10 p.m. del sábado a 6 a.m. del domingo. Liquidación de 6 horas nocturnas del domingo = $ 2.000 x 2.1 (que resulta de 1.75 + 0.35) x 6 = $ 25.200. En la legislación anterior: $ 2.000 x 2.35 (que resulta de 2 + 0.35) x 6 = $ 28.200.

Recuérdese que la jornada semanal flexible de 48 horas, solo admite trabajo en jornada diurna.

b) Trabajo extra dominical y festivo*

Ejemplo: el trabajador laboró habitualmente un domingo en jornada ordinaria de 1 a 9 p.m. y trabajó 2 horas extras (9 a 11 p.m.), o sea, una extra diurna (recargo de 0.25) y otra extra nocturna (recargo de 0.75). El tiempo extra se liquidará así*:

Extra diurno: $ 2.000/hora x 2 (que resulta de 1.75 + 0.25) = $ 4.000. Anteriormente era: $ 2.000 x 2.25 (que resulta de 2 + 0.25) = $ 4.500.

Extra nocturno: $ 2.000/hora x 2.5 (que resulta de 1.75 + 0.75) = $ 5.000. Anteriormente era: $ 2.000 x 2.75 (que resulta de 2 + 0.75) = $ 5.500.

c) Trabajo dominical o festivo diurno o nocturno, en jornadas semanales de 36 horas: no hay lugar a recargos por trabajo nocturno, dominical o festivo. En el ejemplo, el trabajador devengará $ 2.000/hora, sea esta trabajada en día hábil o en dominical o festivo.

*Cálculo basado en Sentencia 15820 (16-08-2001), S.L. Corte Suprema de Justicia.

 

Trabajo en día de “descanso dominical institucionalizado”

Según la nueva ley, trabajador y empleador podrán convenir que el día de descanso obligatorio no sea el domingo sino el sábado (“descanso dominical institucionalizado”). Así, el sábado sustituirá al domingo, como día de descanso obligatorio, para efectos laborales. Cuando exista ese convenio, si el trabajador labora el sábado, ese trabajo se realizará en un día de descanso obligatorio y se remunerará con los correspondientes recargos. El trabajo ordinario realizado el domingo se remunerará sin recargo alguno.

Descansos y remuneraciones compensatorios

La nueva legislación conserva el tratamiento otorgado al descanso, o su compensación monetaria, cuando se trabaje en dominical o festivo, en forma excepcional (u ocasional), o habitual.

Si el trabajo es excepcional, tendrá derecho a remuneración con recargo, pero podrá elegir entre disfrutar de un día de descanso remunerado en la semana siguiente, o, en su lugar, recibir su equivalente en dinero.

Elegirá entonces entre recibir el 175% de su salario, con un día de descanso remunerado a la semana siguiente, o recibir el 175% sin tomar ese descanso.

Si el trabajo en tales días es habitual, el trabajador recibirá 175% de su salario (en la legislación anterior devengaba el 200%), pero necesariamente descansará remuneradamente a la semana siguiente.

La Ley 789 de 2002 define los conceptos de trabajo dominical habitual o excepcional.

Dice: “se entiende que el trabajo dominical es ocasional cuando el trabajador labora hasta dos domingos durante el mes calendario. Se entiende que el trabajo dominical es habitual cuando el trabajador labore tres o más domingos” durante el mismo período.

Anteriormente no existía tal definición legal. La jurisprudencia había establecido que las nociones de “habitual” y “excepcional” en el trabajo dominical, se referían al oficio y no al trabajador, lo que parece más práctico. La norma deja sin piso esa jurisprudencia y vincula uno y otro concepto a la actividad concretadel trabajador.

Esta norma acarrea problemas prácticos, pues sólo se sabrá si el trabajo fue habitual u ocasional, cuando hayan transcurrido al menos 3 domingos del mes. Pero, como quiera que la ley exige que el descanso compensatorio se haga efectivo en la semana siguiente, lo sensato sería regularlo de acuerdo con la programación que se haga para el respectivo mes. No obstante, si dicha programación no se cumpliera, habría necesidad de aplicar la norma a la manera concreta como se haya realizado el trabajo.