Nuevas obligaciones del empleador en días de descanso obligatorio

Revista Nº 119 Sep.-Oct. 2003

La diferencia entre la forma de pago de un dominical habitual frente a uno ocasional, es que adicionalmente a un descanso obligatorio remunerado se tiene derecho a que se le reconozca el recargo 

Carlos Hernán Godoy Fajardo 

Abogado Laboralista 

1. Marco normativo de los Dominicales y Festivos (CST, 1ª. parte Título VII Descansos obligatorios).

1.1. Regulación del descanso:

De un lado, el Capítulo I regula el descanso en días domingos y el Capítulo II regula el descanso en otros días de fiesta.

Artículo 172 CST. El domingo es un día de descanso obligatorio.

Artículo 173 CST. ¿Cuándo se debe remunerar el descanso dominical?

Artículo 174 CST. Valor de la remuneración del descanso dominical.

Artículo 175 CST. ¿Cuándo es válido el trabajo en días de descanso obligatorio?

Artículo 176 CST. ¿Cuáles son los días festivos en Colombia?

1.2. Regulación del trabajo en días de descanso obligatorio:

Por otro lado, el Capítulo III regula lo referente al trabajo en días de descanso obligatorio.

Artículo 179 CST. Establece el valor de la remuneración del trabajo en estos días.

Define cuándo el trabajo dominical es ocasional y cuándo es habitual.

Artículo 180 CST. Establece los derechos del trabajador que labora en días de descanso obligatorio ocasionalmente.

Artículo 181 CST. Establece los derechos del trabajador que labora en días de descanso obligatorio habitualmente.

2. Alcance de la reforma a la regulación del trabajo en domingos y festivos

Artículo 179 CST. (antes de la Reforma de 2002). El trabajo en domingo y/o días de fiesta se remunera con un recargo del ciento por ciento (100%) sobre el salario ordinario en proporción a las horas laboradas, sin perjuicio del salario ordinario a que tenga derecho el trabajador por haber laborado la semana completa. (…) (negrillas y subrayas no originales).

Art. 179 CST. (Modificado. L. 789/2002). El trabajo en domingo y festivos se remunera con un recargo del setenta y cinco por ciento (75%) sobre el salario ordinario en proporción a las horas laboradas (negrillas y subrayas no originales).

Basta una simple interpretación gramatical, para concluir que la reforma de la norma tiene 2 aspectos, a saber:

2.1. La reducción del porcentaje del recargo, que ha sido el cambio más destacado.

2.2. La eliminación de la “remuneración del descanso por haber laborado la semana completa”.

La frase eliminada en la nueva norma, era la fuente de la interpretación antigua, según la cual el dominical se pagaba cuádruple.

La frase eliminada, resultaba desafortunada y además de generar las dificultades de interpretación conocidas, era inapropiada pues incluía en una norma dedicada al establecimiento del valor de la remuneración del trabajo en días de descanso obligatorio, un derecho relativo al descanso, lo cual resultaba absurdo pues no se puede trabajar y descansar al mismo tiempo.

En nuestra opinión, la nueva norma corrige tal equivocación y despeja el panorama regulatorio del tema, remitiendo como corresponde, a las normas subsiguientes (arts. 180 y 181), lo relativo a los derechos del trabajador, según que el trabajo sea ocasional o habitual, las cuales sí regulan lo relativo al descanso, dependiendo de la frecuencia del trabajo.

3. Las nuevas obligaciones del empleador por el trabajo en días de descanso obligatorio

3.1. Por el trabajo ocasional

Según la ley, un domingo es ocasional cuando en el mes calendario se han laborado dos (2) domingos o menos.

Art. 180 CST. El trabajador que labore excepcionalmente el día de descanso obligatorio tiene derecho a un descanso compensatorio remunerado, o a una retribución en dinero , a su elección, en la forma prevista en el artículo anterior (…) (negrillas y subrayas no originales).

Como puede observarse, según la interpretación gramatical de la norma, que es la única posible, toda vez que es clara y no admite ambigüedades, el trabajador que labora ocasionalmente en domingos tiene derecho al descanso compensatorio “o” a la retribución en dinero prevista en el artículo anterior, esto es, a la retribución contemplada en el artículo 179.

Pues la norma plantea una alternativa que no permite que concurran las dos opciones, en su tenor literal, o se remunera (con el pago del recargo) o se descansa.

Ejemplo: Un trabajador que recibe una asignación mensual de seiscientos mil pesos ($ 600.000) y que trabaja un (1) domingo en un mes calendario en una jornada de ocho (8) horas diurnas, podrá decidir si descansa en la semana siguiente o si trabaja y recibe el recargo, que equivale a la “remuneración” misma del trabajo.

Si descansa, su asignación será los mismos $600.000 pesos, porque no tendrá recargo alguno; si trabaja su asignación será de $ 615.000 pesos; $ 15.000 pesos de más, equivalente al 75% del valor de un día ordinario de trabajo.

3.2. Por el trabajo habitual

Según la ley, un domingo es habitual cuando en el mes calendario se han laborado tres (3) domingos o más.

ART. 181 CST. El trabajador que labore habitualmente en día de descanso obligatorio tiene derecho a un descanso compensatorio remunerado, sin perjuicio de la retribución en dineroprevista en el artículo 180 del Código Sustantivo de Trabajo (…) (negrillas y subrayas no originales).

De nuevo en una interpretación gramatical de la norma, el trabajador que labora habitualmente en domingos tiene derecho al descanso compensatorio “y” a la retribución en dinero prevista en el artículo 180, esto es, al pago con recargo, (un recargo del 75% sobre le valor de un día ordinario de trabajo).

Por lo tanto es claro que la diferencia entre la forma de pago de un dominical habitual frente a uno ocasional, es que adicionalmente a un descanso obligatorio remunerado —sobre lo cual no hay discusión—, el trabajador habitual, a diferencia del ocasional, tiene derecho a que se le reconozca siempre el recargo, así indefectiblemente tenga que descansar un día en la semana siguiente.

En conclusión, a un trabajador que labora habitualmente, se le debe, en primer lugar, un día de descanso remunerado en la semana siguiente y en segundo lugar, un pago con recargo del 75%, proporcional a las horas trabajadas en domingo.

Ejemplo: Un trabajador que recibe una asignación mensual de seiscientos mil pesos ($ 600.000) y que trabaja un (1) domingo que se considera habitual por haber laborado tres (3) o más domingos durante el mes calendario, en una jornada de ocho (8) horas diurnas, se le pagará $ 15.000 pesos de más, por cada domingo laborado, equivalente al 75% del valor de un día ordinario de trabajo. Adicionalmente, el trabajador tendrá derecho a que se le conceda un descanso remunerado, la semana siguiente, por cada domingo que labore.