“Nuevos alcances de la norma que regula la prima de servicios”(*) (CST, art. 305)

Revista Nº 117 Mayo-Jun. 2003

Carlos Hernán Godoy Fajardo 

Miembro del Colegio de Abogados del Trabajo 

Abogado Laboralista y Consultor 

— El derecho a la prima de servicios no requiere un período mínimo de trabajo para su causación, en ningún caso.

— El derecho a la prima de servicios no se afecta por razón del despido con justa causa.

1. El 2003, un año para recordar en la historia del derecho laboral colombiano.

No terminábamos de prepararnos para asimilar la ley de empleabilidad (789/2002), la reforma pensional (797/2003), el nuevo régimen de riesgos profesionales (767/2002), la reforma tributaria en sus efectos laborales (788/2002), cuando nos sorprendieron dos sentencias de la Corte Constitucional sobre la prima de servicios, cuyos alcances se refieren a aspectos hasta ahora no cuestionados en los muchos años de vigencia del texto del artículo 305 del CST.

2. Alcance y aspectos más importantes de los fallos analizados.

2.1. Sentencia C-034 de 2003.

(Imposibilidad de negar el pago de la prima de servicios por la terminación del contrato de trabajo por justa causa). M.P. Dr. Eduardo Montealegre Lynett.

2.1.1. Problema jurídico. La demandante cree que se vulnera el derecho a la igualdad frente a los trabajadores que sí reciben el pago de la prima, además de vulnerarse principios laborales constitucionales.

2.1.2. Estructura argumental de la Corte.

Alcance de la potestad patronal de terminar los contratos. La Corte hace un pronunciamiento expreso sobre la viabilidad jurídica y constitucional de la potestad del empleador de terminar el contrato con justa causa cuando el trabajador incumple sus obligaciones.

La Corte, al analizar la posición de las partes y una vez identificado el alcance de la potestad de terminación del contrato por justa causa, deduce que la exclusión de pago de la prima, en este evento, se encuentra íntimamente ligada con la naturaleza misma de la prestación social, razón por la cual, considera necesario hacer algunas precisiones al respecto.

Naturaleza jurídica de la prima de servicios. La Corte concluye que aunque la prima no es salario en consideración a su naturaleza y a que ésta no se causa en consideración al servicio prestado, si tiene causa en el transcurso del tiempo laborado propiamente dicho, lo que en otras palabras significa, que la prima, sin perjuicio del servicio que se preste, se causa por el simple paso del tiempo en que un trabajador permanece bajo la subordinación de su empleador.

La prima de servicios, despido sin justa causa, especial protección al trabajo e igualdad. La Corte recuerda que ha establecido que es viable que el legislador dé un trato diferenciado formal a un individuo en orden a obtener una igualdad material, sin embargo, indica que se hace necesario proceder al estudio de la figura impugnada con el objeto de identificar si se adapta a los criterios que justifican la desigualdad.

Medio utilizado: efectivamente conducente y proporcionado. La Corte indica que la exclusión del pago de prima es un medio efectivo y conducente con el fin buscado —premiar a los cumplidos y sancionar a los infractores—, sin embargo, encuentra que la herramienta es desproporcionada en consideración al fin buscado.

Se indica en la sentencia, como el legislador ya previó otros medios sancionatorios propios de la terminación del contrato por justa causa imputable al trabajador, tales como la pérdida de la indemnización y de las acciones de reintegro cuando procede el caso, estableciendo que la exclusión de pago de la prima se convierte en una doble sanción que no se hace necesaria para el establecimiento de buenas relaciones dentro de la empresa, lo que lleva a que se perjudique la proporcionalidad del mecanismo de diferenciación.

En el mismo sentido, la Corte cree que el no pago de la prima constituye la retención de unos dineros que ya habían ingresado al patrimonio del trabajador, en consideración a un hecho que es posterior al hecho causante de la prima (el simple transcurso del tiempo); entonces, la retención se constituye en un hecho desproporcionado que afecta “derechos adquiridos del trabajador”.

La Corte concluye que aunque se trate de situaciones diferentes, se cuenta con un fin constitucionalmente viable e inclusive el mecanismo sea efectivo, la aplicación es desproporcionada toda vez que afecta derechos patrimoniales adquiridos constituyéndose en una “doble sanción”.

2.2. Sentencia C-042 de 2003.

(Eliminación del período mínimo de trabajo para causar el derecho a la prima)

2.2.1. Problema jurídico. La Corte encuentra, en consideración a la demanda y a la defensa del Ministerio Público, que se hace necesario establecer si es violatoria del derecho a la igualdad, la diferenciación en la causación de la prima de servicios que se hace entre los contratos a término fijo iguales o superiores a un (1) año, además de los indefinidos, frente a los contratos a término fijo inferiores a un (1) año.

2.2.2. Estructura argumental de la Corte.

El derecho a la igualdad como límite a la libertad de configuración del legislador. La Corte, al identificar la diferenciación normativa que existe entre la regulación de la prestación en los contratos a término indefinido o fijo igual o superior a un año y la regulación de los vínculos de trabajo inferiores a un (1) año, encuentra que los supuestos son distintos; en ese orden de ideas, el juicio de igualdad no puede llevarse a cabo entre las modalidades de contrato, tal como lo pretendía la accionante, sino entre trabajadores en igualdad de condiciones.

Por lo tanto, el control de constitucionalidad debe ejercerse en consideración a lo que establece el artículo 306 del Código Sustantivo del Trabajo, para trabajadores en iguales condiciones, esto es, para personas vinculadas a través de un contrato de trabajo, de manera permanente (no ocasional ni transitoria), y cuyo empleador ostente el carácter de empresa.

Finalizando el análisis, el censor indica que la prima de servicios se causa y encuentra su fundamento en el servicio prestado, por lo que concluye que no es factible para el legislador aplicar un elemento arbitrario, como la fijación de un tiempo mínimo para condicionar la causación.

3. Aplicación y efectos de los fallos analizados.

3.1. Abstenerse de pagar la prima nunca fue recomendable. Durante la vigencia de la parte de la norma que facultaba al empleador a abstenerse de pagar la prima de servicios cuando despedía con justa causa, los asesores laborales por regla general no recomendábamos hacer uso de ella, para evitar el incremento de las probabilidades del pleito, no sólo por la indemnización por despido, sino especialmente por la prima misma y la eventual condena complementaria al pago de salarios caídos.

Con el fallo de la Corte Constitucional, queda confirmado que el despido mismo resulta suficiente cuando el trabajador ha incumplido sus obligaciones.

3.2. La Corte Constitucional ignoró los fundamentos de la norma especial sobre prima de servicios y vacaciones en los contratos a término fijo inferiores de un año. Una vez más, la honorable Corte desconoce el elemento teleológico de la norma y aplica un criterio de igualitarismo mas no de igualdad, a situaciones que el legislador ha visto como claramente diferentes.

Esto mismo sucedió en el lamentable fallo que declaró la inconstitucionalidad del inciso 2º del artículo 24 del Código Sustantivo del Trabajo, adicionado por la Ley 50 de 1990, al igual que en la norma de la Ley 30 de 1992 que permitía la celebración de contratos de prestación de servicios con los profesores de cátedra por horas en ciertas especiales circunstancias.

En este caso, no tuvo en cuenta la Corte que el legislador del año 90 hizo una excepción a las normas sobre prima de servicios y vacaciones, en favor de los trabajadores contratados a término fijo inferior a un año, así como de los trabajadores en misión de las empresas de servicios temporales, en consideración a su precaria estabilidad laboral.

3.3. Ya vendrá la demanda a favor del derecho a compensación de vacaciones por cualquier tiempo de servicios en todos los contratos de trabajo. No tardará en venir la demanda correspondiente, pues en este tipo de pronunciamientos se deja el terreno listo para sentencias futuras de analogía doctrinal.

(*) Asistente de investigación: Camilo Alberto Cuervo Díaz