Pago de incapacidades

Revista Nº 133 Ene-Feb. 2006

Unidad Laboral  

Legis S.A. 

Generalidades

Según lo definido por la Superintendencia Nacional de Salud, la incapacidad por enfermedad general es el reconocimiento de la prestación de tipo económico y pago de la misma que hacen las EPS a sus afiliados cotizantes no pensionados, por todo el tiempo en que estén inhabilitados física o mentalmente para desempeñar en forma temporal su profesión u oficio habitual.

Se entiende por incapacidad, el estado de inhabilidad física o mental de una persona que le impide desempeñar en forma temporal o permanente su profesión u oficio. La incapacidad se origina por accidente de trabajo o accidente común, enfermedad profesional o enfermedad general (ISS, Res. 2266/98, arts. 1º y 2º).

Por otro lado, el pago de la incapacidad lo hará directamente el empleador al afiliado cotizante dependiente, con la misma periodicidad de su nómina, y los valores así reconocidos se descontarán a más tardar en las dos siguientes liquidaciones del pago de cotizaciones a la empresa promotora de salud donde esté afiliado el cotizante. Cuando se presenten traslados de EPS, los descuentos deberán ser realizados a la nueva entidad en su primer pago quien repetirá en la parte correspondiente ante la anterior (Minprotección, Conc. 2049/2005).

La incapacidad por enfermedad no suspenderá el contrato de trabajo y, por ende, los términos de incapacidad no son descontables para efectos de liquidación de prestaciones sociales.

Entre tanto, serán de cargo de los respectivos empleadores las prestaciones económicas correspondientes a los tres (3) primeros días de incapacidad laboral originada por enfermedad general, tanto en el sector público como en el privado. En ningún caso dichas prestaciones serán asumidas por las entidades promotoras de salud o demás entidades autorizadas para administrar el régimen contributivo en el SGSSS a las cuales se encuentren afiliados los incapacitados. Por tal razón, el régimen contributivo solo asume las incapacidades a partir del cuarto día de incapacidad (D. 1406/99, art. 40, par. 1º).

Como el Régimen de Seguridad Social en Salud solo asume las incapacidades a partir del cuarto (4º) día, para los trabajadores particulares el monto del auxilio monetario originado de incapacidad igual o inferior a tres (3) días, ha de ser asumido por el empleador y cancelado sobre las dos terceras partes (2/3) del salario durante los noventa (90) días y la mitad del salario por el tiempo restante (Minprotección, Conc. 2049/2005).

Dentro del tema de las incapacidades se puede presentar la prórroga de las mismas, es decir, la que se expide con posterioridad a la inicial, por la misma enfermedad o lesión, o por otra que tenga relación directa con esta, en cuyo caso se establecerá y reconocerá conforme a los reglamentos internos de las EPS y a los procesos y procedimientos en ellos establecidos, siempre y cuando entre una y otra no haya una interrupción mayor a treinta (30) días calendario.

Así mismo, en los períodos de incapacidad por riesgo común o de licencia de maternidad, hay lugar al pago de los aportes al sistema de salud y pensiones. Para efectos de liquidar los aportes correspondientes al período por el cual se reconozca al afiliado una incapacidad por riesgo común o una licencia de maternidad, se tomará como ingreso base de cotización el valor de la incapacidad o licencia de maternidad según el caso (D. 1406/99, art. 40).

Según el CST

La Ley 100 de 1993 reconocerá las incapacidades de conformidad con las disposiciones legales vigentes que son todos los artículos pertinentes sobre el tema del CST, los decretos reglamentarios de la Ley 100, los acuerdos del CNSSS, las determinaciones del Ministerio de la Protección Social y la Supersalud (Minprotección, Conc. 2049/2005).

La disposición legal del sector privado que fundamenta el auxilio monetario por enfermedad no profesional, contenida en el artículo 22 del Código Sustantivo del Trabajo, hace parte del capítulo III del mismo código, por lo cual ha de interpretarse dentro del contexto del capítulo.

En caso de incapacidad comprobada para desempeñar sus labores, ocasionada por enfermedad no profesional, el trabajador tiene derecho a que el empleador le pague un auxilio monetario hasta por 180 días, así, las 2/3 partes del salario durante los primeros noventa días, y la mitad del salario por el tiempo restante (CST, art. 227).

Según los reglamentos del ISS

Del subsidio por incapacidad originada en enfermedad general. Cuando la enfermedad produzca incapacidad para el trabajo, el afiliado cotizante al régimen contributivo tendrá derecho a un subsidio en dinero equivalente a las dos terceras (2/3) partes de su salario base de cotización del mes calendario anterior al de la iniciación de la incapacidad, subsidio que se podrá reconocer hasta por el término de ciento ochenta (180) días continuos, o discontinuos siempre que la interrupción no exceda de treinta (30) días. El subsidio se reconocerá desde el cuarto día de incapacidad excepto en los casos de hospitalización (ISS, Res. 2266/98, art. 39).

De la expedición de certificado de incapacidad. El médico u odontólogo tratante y competente para expedir certificados de incapacidad determina el período de incapacidad y expide el respectivo certificado inicial hasta por un máximo de treinta (30) días, los cuales puede prorrogar, según su criterio clínico, hasta un total de ciento ochenta (180) días -por períodos de máximo treinta (30) días cada uno- y de conformidad con las normas que rigen para cada tipo de riesgo, contenidas en los respectivos capítulos de la presente resolución (ISS, Res. 2266/98, art. 10).

De la prórroga de la incapacidad. Se entiende por prórroga de incapacidad, la que se expide con posterioridad a la inicial, por la misma enfermedad o lesión, o por otra que tenga relación directa con esta, así se trate de código diferente y siempre y cuando entre una y otra no haya una interrupción mayor a treinta días (30) días calendario (ISS, Res. 2266/98, art. 13).

De la transcripción de certificados. Se entiende por transcripción el acto mediante el cual un funcionario competente traslada al formato único oficial la incapacidad o licencia ordenada por médico u odontólogo tratante en ejercicio legal de su profesión, pero no adscrito al ISS. Este hecho debe registrarse en la historia clínica del paciente, anexando a esta los documentos que soportan el acto (ISS, Res. 2266/98, art. 17).

Del ingreso base de liquidación (IBL) en enfermedad general. En el caso de incapacidad por enfermedad general, la base de liquidación es el salario mensual base de cotización del mes calendario de cotización inmediatamente anterior. En el caso de trabajadores con salario variable, se tomará como base de liquidación el salario promedio base de cotización en el último año, o en todo el tiempo si fuere menor (ISS, Res. 2266/98, art. 40).