Pautas para determinar la cuota de aprendices

Revista Nº 109 Ene.-Feb. 2002

Cómo se determina la cuota de aprendices del SENA, en qué casos hay lugar a sanciones por incumplimiento y la cuantía de las mismas, son algunos de los interrogantes que analizamos hoy. 

Unidad de Derecho Laboral Legis 

Están obligados a contratar aprendices, para los oficios que requieren formación profesional metódica y completa, los empleadores de todas las actividades (salvo los de la industria de la construcción que tienen una regulación especial), que reúnan una de las siguientes condiciones:

— Tener un capital de cien mil pesos ($ 100.000) o superior

— Ocupar un número de trabajadores permanentes no inferior a veinte (20)

El total de aprendices en ningún caso podrá ser superior al cinco por ciento (5%) del total de ocupados, porcentaje que será determinado por el SENA de acuerdo con las disponibilidades de formación profesional existentes en el país, y teniendo en cuenta las necesidades de mano de obra calificada. Las fracciones de unidad, dan lugar a la contratación de un aprendiz.

Ahora bien, los empleadores sólo podrán contratar aprendices para los oficios u ocupaciones que figuren en las listas que periódicamente publica el Ministerio del Trabajo, con base en recomendaciones técnicas SENA.

¿Cómo se determina la cuota?

La cuota de aprendices de cada empleador es determinada por el SENA con base en el análisis ocupacional de la planta de personal y teniendo en cuenta únicamente los trabajadores calificados.

Se considera trabajador calificado, aquel que desempeñe oficios relacionados con los aprobados y reconocidos como motivo del contrato de aprendizaje por el SENA.

La regulación de la cuota de aprendices para empleadores de carácter público se efectúa teniendo en cuenta el número total de trabajadores calificados permanentes del mismo.

Para regular la cuota a un empleador debe mediar el procedimiento de la concertación, lo que incide en el número de aprendices, los oficios u ocupaciones en los cuales se celebrará contrato de aprendizaje, y la distribución de la cuota entre diferentes regiones.

Es importante tener presente que si el SENA no ha determinado la cuota, de todas maneras la empresa está en la obligación de cumplir con la contratación de los aprendices.

De otro lado, la cuota de apren-dices que está obligado a contratar el empleador se disminuirá en un 50%, si los contratados por él son personas con discapacidad comprobada no inferior al 25%.

Cuando un empleador tiene cobertura en dos o más departamentos, se le regulará la cuota mediante el procedimiento de concertación, la cual será realizada por la regional en que el empleador tenga su sede principal, o por la división de promoción y mercadeo de servicios de la dirección general.

Esta regulación se efectuará mediante acto administrativo del director regional o seccional debidamente delegado por el director general. Cuando la concertación se realice en la dirección general, el acto administrativo será expedido por el director general.

Alternativas para cumplir la cuota de aprendices

Con el fin de cumplir con la cuota asignada el empleador puede acudir a las siguientes alternativas:

— Contratar a los aprendices que adelantan formación profesional en el SENA.

— Capacitar en el SENA a los trabajadores de su empresa, modificando o adicionando los respectivos contratos de trabajo y facilitando los medios para que realice su formación.

— Celebrar contrato de aprendizaje o modificar o adicionar los contratos suscritos con alumnos que adelanten formación en programas o cursos reconocidos por el SENA.

— Consignar en el programa de apoyo de sostenimiento para capacitación de alumnos mensualmente, el 75% del salario mínimo legal vigente por cada alumno que debería contratar, siempre y cuando se presente una de las siguientes situaciones: que carezca de supervisores capacitados o cuando su localización geográfica afecte el desarrollo del aprendizaje.

Sanciones por incumplimiento

Hay incumplimiento cuando transcurridos tres meses consecutivos a partir de la regulación de la cuota, ésta no ha sido cubierta. Este período se con-tará a partir de la ejecutoria del acto ad-ministrativo de regulación de la cuota.

Las sanciones podrán ser las siguientes:

— Multa equivalente al 80% del salario mínimo legal mensual vigente, por cada aprendiz dejado de contratar, durante todo el tiempo que dure el incumplimiento.

— Multa equivalente al 75% del salario mínimo legal mensual vigente cuando el empleador demuestre la existencia de circunstancias atenuantes tales como: requerimientos al SENA para que se le envíen candidatos a ser contratados, solicitud de cursos o programas de formación específicos.

Los días de incumplimiento se tomarán restando a los días del año que deben cumplirse según la cuota regulada, el número total de días cumplidos según aprendices contratados, multiplicando este resultado por el factor día de salario mínimo legal de la vigencia motivo de la sanción.

Fórmula: (360 - NT) x F

NOTA: NT: número total de días cumplidos. F: factor día de salario mínimo vigente. El factor (F) puede ser el 80% del salario mínimo legal diario vigente o el 75% si existen circunstancias atenuantes.

Ejemplo:

Una empresa de 100 trabajadores tiene asignada una cuota de 5 aprendices. Sin embargo, entre junio y noviembre de 2001, únicamente tuvo 4. Podrá imponérsele la siguiente multa:

(360 - NT) x F : 360-180 = 180 x $ 7626.66 : $ 1.372.800 (teniendo en cuenta el 80% del salario)

También se puede obtener de la siguiente manera:

6 meses de incumplimiento X el 80% SMLV ($228.800) X 1 (aprendiz que dejó de contratar) = $1.372.800

No obstante, las multas, se podrán suplir por la contratación de nuevos aprendices en el período siguiente hasta por el doble del número requerido generador de la multa. Para este efecto, los empleadores deben suscribir un acta de compromiso en la que se establecen los términos y las condiciones para el cumplimiento.

La información fue tomada de las siguientes normas: Decreto 2838 de 1960 (Modificado por el artículo 103 del D.L. 266/2000 a su vez declarado inexequible por la Sentencia C-1316/2000), Decreto 2375 de 1974, Decreto 1047 de 1983, Ley 361 de 1997, Ley 119 de 1994, Acuerdo 7 de 2000.