Presentación de información financiera

Revista Nº 27 Jul.-Sep. 2006

Consejo Técnico de la Contaduría Pública (Colombia) 

1. Revelaciones del balance

1.1. Normativa de referencia

IASB:

• NIC 1 “Presentación de estados financieros”

• NIC 7 “Estado de flujos de efectivo”

• NIC 14 “Reportes financieros por segmentos”

• NIC 34 “Reportes financieros de períodos intermedios”

• NIIF 1 “Aplicación por primera vez de las NIIF”

Colombia:

• Decreto Reglamentario 2649 de 1993

1.2. Alcance

La presentación de reportes financieros está determinada, en esencia, por la NIC 1 que estructura los objetivos del Marco conceptual y elementos y condiciones de la información contable que debe presentarse.

Este estándar provee un conjunto de guías para la preparación de estados financieros, indicando el contenido mínimo de los mismos y las revelaciones en ocho consideraciones generales:

1. Presentación razonable y cumplimiento con las normas emitidas por el IASB,

2. Políticas contables,

3. Negocio en marcha,

4. Contabilidad sobre una base de causación,

5. Consistencia en la presentación,

6. Materialidad y agregación (agrupación),

7. Compensaciones y

8. Información comparativa.

La NIC 1 especifica los asuntos requeridos para ser mostrados en el cuerpo de los estados financieros, así como otros asuntos que deben ser revelados en los mismos o en las notas. Las compañías que siguen las Normas Internacionales de Información Financiera NIIF, deben cumplir un conjunto de requerimientos mínimos de revelación con el objeto de alcanzar una presentación razonable.

La NIC 1 y las normas contables colombianas requieren, en materia de información básica, estados financieros similares, excepto por el estado de cambios en la situación financiera que fue abolido por el comité IASC hace más de 10 años, siendo reemplazado por el estado de flujos de efectivo, el cual también fue adoptado en Colombia. Por su parte, la información mínima requerida en las normas contables colombianas y por las superintendencias es, generalmente, menor en cantidad y calidad a la requerida por el estándar.

Las políticas contables específicas seleccionadas y aplicadas, de acuerdo con el estándar, deben ser descritas en las notas a los estados financieros e incluir la base de medición usada, además de todas las necesarias para un apropiado entendimiento de los estados financieros. Igualmente, provee una lista de ejemplos de cuentas para las cuales se les debe indicar la política contable usada.

La presentación comparativa con el período anterior para toda la información numérica revelada en los estados financieros es otra importante condición del estándar, a menos que otro estándar requiera específicamente lo contrario o bajo otros parámetros. Si la información narrativa o descriptiva del período anterior resulta relevante en el año actual para un mejor entendimiento de los estados financieros, tal información deberá ser incluida en las notas de revelación.

1.3. Análisis de la aplicación por primera vez de las NIIF

El objetivo de los criterios exigidos en la aplicación por primera vez es asegurar que los primeros estados financieros preparados bajo las NIIF de una entidad y sus informes financieros intermedios correspondientes, a parte del período cubierto por esos estados financieros, contengan información de alta calidad que sea transparente para los usuarios y comparable respecto a todos los períodos presentados; que provean un punto adecuado de iniciación para la contabilización bajo las NIIF y que puedan generarse a un costo que no exceda los beneficios para los usuarios.

Se requiere que una entidad cumpla con cada estándar a la fecha de reporte de sus primeros estados financieros. En particular, la NIIF 1 requiere que una entidad realice lo siguiente en el balance general de apertura como punto de iniciación para su contabilidad: i) registrar todos y únicamente los activos y pasivos cuyo reconocimiento requieren las NIIF, ii) reclasificar las partidas reconocidas bajo principios de contabilidad de aceptación general anteriores, y iii) aplicar los criterios de medición autorizados específicamente.

Las NIIF prohíben la aplicación retrospectiva de reglas en algunas áreas, particularmente cuando la aplicación retrospectiva requiere juicios por parte de la gerencia acerca de condiciones pasadas, después de conocer el resultado de una transacción particular. Por otra parte, exigen revelaciones que explican cómo la transición de los principios contables previos a las NIIF afectaron la posición financiera, el desempeño financiero y los flujos de efectivo reportados de la entidad.

Este conjunto de planteamientos, ya de por sí, representa un importante cuestionamiento sobre la pertinencia de una aplicación inmediata de carácter general y gradual de carácter específico, como lo pretende el Gobierno, o una aplicación diferida de carácter general e inmediata, para instituciones específicas que se consideren preparadas.

1.4. Efectos

Efecto sobre la fiscalidad

Una revisión minuciosa de las estrategias de planeación fiscal es esencial para probar su alineación con cualquier cambio organizacional creado por la conversión del marco regulatorio local al marco de los estándares internacionales.

Los efectos fiscales a considerar para la planeación fiscal, en la adopción de las NIIF, implican el reconocimiento y análisis de cada uno de los estándares específicos. Sin embargo, deben presentar, en los estados financieros de manera separada y de acuerdo a su importancia, las cuentas de impuestos tanto diferidos como corrientes y en las notas de revelación los detalles y conciliaciones que propendan por una presentación razonable.

Son varios los aspectos, en todo caso, que en materia de la presentación de estados financieros pueden tener efecto fiscal como es el caso de contar con cierres contables distintos al año calendario para negocios estacionales, en tanto requeriría de la preparación de un corte anual solo para efectos de impuestos.

La perspectiva de la revelación implicará la inclusión de nuevas diferencias de tiempo, al incorporar en el patrimonio la noción de ingresos comprensivos (similar a los ingresos no realizados), provenientes de operaciones con derivados, diferencias en conversión, ajustes alternativos de revaluación de ciertos activos a precios de mercado y algunas operaciones de afiliadas en el exterior, entre otros. Así mismo, la corrección de errores de años anteriores mediante la reemisión de los estados financieros afectados, así como la necesidad de información sobre segmentos requerirán de políticas y consecuencias consistentes con los impuestos.

También cobra especial relevancia, por su impacto fiscal, la preparación de estados financieros ajustados por inflación, ya que las NIIF tendrían vigencia (con una metodología distinta) siempre que se opere en una economía hiperinflacionaria, esto es, con una tendencia incremental de precios internos superior al 100% en tres años consecutivos. Bien es conocido que no es esa la situación local, de suerte que los ajustes por inflación no aplicarían para efectos contables por ahora y, por supuesto, un alternativo método centrado en la revaluación de activos no monetarios no tendría efectos en el estado de resultados y, por ende, en la base impositiva.

Efecto sobre la transparencia de la información

El mayor efecto de la adopción plena de los estándares de presentación de reportes financieros está relacionado con la transparencia de la información que impulsará no solo un cambio cultural de quienes tienen la responsabilidad de preparar los estados financieros, sino también de los agentes encargados de revisar y supervisar la condición de la información, de manera que satisfaga las demandas de los usuarios en un marco homogéneo de reglas y criterios de conocimiento general.

El alcance de estas consideraciones generales inherentes a la preparación de los estados financieros y, en particular, de la condición de transparencia —siendo de paso una discrepancia con los principios contables nacionales— es la aplicación del requerimiento de presentación razonable Fair presentation, el cual se refiere a la selección, aplicación y presentación plena de las NIIF. Esto refiere la necesidad de revelar el cumplimiento íntegro de los estándares o, en muy raras circunstancias, algunas desviaciones concretas que exigen plenas revelaciones que sustenten el método alternativo utilizado, siempre y cuando el nuevo método provea una información más confiable y reconozca con mayor transparencia y exactitud el hecho económico.

Un aspecto de fundamental importancia de los estándares que aporta a la transparencia de la información, siendo a la postre otra diferencia significativa frente a las normas contables colombianas, es que, mientras los principios colombianos son una enunciación resumida, quizá de las mismas normas básicas, la estructura regulatoria internacional dispone de guías e interpretaciones, que facilitan el entendimiento para la óptima aplicación de las normas, catalizándose así las divergencias producidas por aplicaciones específicas por y para sectores determinados.

Efecto sobre el desempeño empresarial

La importancia de la presentación de reportes, como proceso último del análisis y preparación, es en sí mismo, una de las condiciones más trascendentales del conjunto normativo internacional, en tanto expone la imperiosa necesidad de producir información con determinados requisitos que avalan su transparencia y calidad.

La homogeneidad de información centrada en determinados y controlados parámetros facilita la evaluación exógena del desempeño empresarial por parte de los inversionistas, otros interesados claves en el negocio y la competencia que tiene la capacidad y el interés de ponderar la realidad económica y financiera de la empresa frente al contexto del mercado. Así, es evidente que la implementación de estándares aceptados de revelación de información sobre la situación financiera y los resultados le ofrece a las empresas la oportunidad de:

Reducción de costos. La reducción de costos de transacción que se desprenden de manejar distintos enfoques y sistemas de presentación de resultados es uno de los principales impactos, concentrando esfuerzos hacia la gerencia de informes que, bajo su marco reglamentario, resulta ser el elemento más objetivo para expresar una realidad de entendimiento general monitoreada por el mercado. También se hará evidente la reducción de los costos de capital por participación en los mercados de potenciales inversionistas.

Un enfoque normalizador de la información contribuye a la transparencia y comparabilidad de la misma, lo que se puede traducir en tasas de interés preferenciales y de mayor éxito al otorgar créditos o atraer inversionistas, en función del riesgo comprometido sobre el carácter de la información.

Eficiencia de la información. Consiste en optimizar indicadores de gestión para la medición del desempeño de aplicación generalizada, con efectos internos y externos, en tanto se intensifica la generación de indicadores de resultados y de posición financiera de dominio público, lo que implica someter a la compañía al escrutinio de sus competidores y lograr un entendimiento más amplio y profundo del desarrollo empresarial en un mundo globalizado.

Las utilidades reportadas pueden ser diferentes al desempeño comercial percibido como resultado del uso incrementado de valores justos de mercado y de las restricciones sobre prácticas existentes, tales como la contabilidad de cobertura. Consecuentemente, los indicadores para evaluar tanto el desempeño del negocio como de la administración surgen de manera global con una presentación apropiada de los estados financieros. En este mismo sentido, las compañías que planean separar una operación importante de sus negocios o inducir operaciones al exterior deberán proveer estados financieros que cumplan con los estándares.

Los modelos de valores justos de mercado y valuación serán crecientemente importantes bajo los estándares, como es el caso de las valuaciones de activos tangibles e intangibles en combinaciones de negocios, las valuaciones para análisis de deterioro, y las valuaciones para adjudicaciones de pagos de acciones. Estas metodologías permitirán desarrollar esquemas contemporáneos de medición para este tipo de operaciones que no encuentran en la legislación local un marco reglamentario.

La eficiencia de la información significará que su situación y desempeño se someterá al escrutinio público, de manera que las compañías estarán bajo el reto de capturar y retener la lealtad del inversionista. La gerencia empresarial deberá poder articular sus planes estratégicos, las razones de las diferencias entre el desempeño pasado y el presente y las implicaciones para los índices claves y los indicadores de desempeño.

Normalización. Normalización de guías generales para la presentación y revelación de las operaciones, riesgos y contingencias bajo el amparo de una norma común por contraposición a un sinnúmero de reglas emitidas por los organismos de supervisión y vigilancia. Una normalización enfocada a los estándares internacionales permitirá fijar pautas precisas y consistentes con el mundo de los negocios que harían más objetiva la medición de resultados de desempeño interno y externo, generando un entorno de confianza para los proveedores de capital.

La preparación de estados financieros siguiendo las NIIF redundará en oportunidades para:

• Fijar pautas precisas y consistentes con el mundo de los negocios.

• Rediseñar los sistemas de reporte a las gerencias.

• Evaluar la forma como la gerencia mide internamente la evolución de la compañía.

• Evaluar la manera como los ejecutivos son remunerados.

• Revisar la forma como los inversionistas evalúan la compañía.

• Comparar la compañía con la competencia bajo iguales condiciones.

• Generar confianza a inversionistas en la preparación y medición de los resultados.

Efecto sobre los sistemas de información y la tecnología

Una conversión a estándares tendrá un impacto importante —como se ha comentado— sobre los estados financieros, bien sea por los procesos de reconocimiento, medida o revelación. Sin embargo, detrás de este fenómeno se derivan impactos sobre la forma de preparar y manejar las transacciones y, por ende, sobre las plataformas y desarrollos tecnológicos que afectan, entre otros, los procesos de consolidación de la información.

Así mismo, el fenómeno de la presentación de estados financieros reestructurados por errores importantes de años anteriores en la aplicación equivocada de normas contables hace preciso reconocer los ajustes en los períodos anteriores con los correspondientes reprocesos y no en los estados financieros del año de advertencia, como aún lo aceptan nuestros principios contables.

Otros requerimientos, como una mayor información por segmentos, operaciones descontinuadas incluidas las ventas, las utilidades y los impuestos que deben generarse en cada caso, la presentación separada de los negocios en los estados financieros, la posible aplicación de un cierre contable distinto al fin de año, el restablecimiento de estados financieros por ajustes significativos de años anteriores, son todos desafíos que la contabilidad financiera bajo estándares someterá a las tecnologías y sistemas de reporte para producir información robusta y coherente con las necesidades de capturar nueva información para revelaciones requeridas.

La contabilidad financiera y los sistemas de reporte deben poder producir información robusta y coherente para reportar información financiera. Los sistemas también deben ser capaces de capturar nueva información para revelaciones requeridas, incluida, entre otros, la información de segmento, valores justos de mercado de los instrumentos financieros y los beneficios de los empleados.

En la medida en que los sistemas de contabilidad financiera de reporte sean modificados y fortalecidos para entregar información de acuerdo con los estándares, se requerirá intensificar su seguridad y control para minimizar el riesgo de la interrupción del negocio, particularmente para enfocar el riesgo potencial, el terrorismo cibernético y la corrupción de la información.

2. Revelaciones del estado de resultados

2.1. Alcance

La NIC 1 establece una serie de exigencias en relación con las revelaciones para la presentación del estado de resultados, por medio del cual se intenta contribuir a la evaluación del desempeño de la entidad. Todos los estudios comparativos frente al modelo nacional han concluido que el nivel de revelación por parte de la entidad se amplia considerablemente no solo en relación con la información del resultado empresarial, sino frente a los demás elementos del reporte financiero.

Esta norma establece los elementos mínimos sobre los cuales se debe construir el estado de resultados, estableciendo dos formas bajo las cuales se agreguen las diferentes partidas de ingresos y gastos: “Método de la naturaleza de los gastos” y “Método de la función de los gastos”.

La elección de la forma o método más adecuado dependerá de criterios sustentados en factores históricos, el sector industrial donde esté anidado el ente o la estructura organizacional interna, y no las formas establecidas en los esquemas de clasificación rígida, como son los planes únicos de cuentas.

2.2. Información por segmentos

La información por segmentos no es tradicionalmente, en el medio colombiano, una práctica generalizada. Usualmente las entidades que manejan este tipo de desagregación lo hacen con propósitos internos, llegando a establecer clasificaciones por áreas de beneficio con el fin de evaluar el resultado; sin embargo, no se da un alcance a las partidas del Balance General. Muchas empresas manejan sus esquemas de información por segmentos por fuera de su sistema de información contable, pues no cuentan con herramientas tecnológicas robustas, sin las cuales estas tareas son dispendiosas y costosas.

El estándar busca que la información por segmentos permita dar un mayor valor agregado para el análisis del reporte en las grandes empresas donde convergen diferentes unidades de negocios, cada una con características, en algunos casos, disímiles.

2.3. Resultados de períodos intermedios

Es costumbre en las empresas colombianas presentar sus estados financieros intermedios por solicitud de determinados usuarios, aunque los niveles de rigurosidad varíen considerablemente. La NIC 34 insta para que, en caso de ser solicitados por las entidades de vigilancia o por decisión voluntaria, los estados de períodos intermedios cumplan con exigencias que garanticen su integridad y suficiencia. Para ello, deben ser elaborados bajo las mismas políticas de los estados financieros anuales, pero presentados de manera condensada, ya que se parte del hecho de que los informes anuales cubren los demás aspectos en su totalidad y de que pueden ser obtenidos junto con los de períodos intermedios. No obstante, la entidad puede optar por presentar sus estados financieros completos, para lo cual debe seguir rigurosamente lo establecido en la NIC1.

3. Revelaciones de los flujos de efectivo

3.1. Introducción

El estado de flujos de efectivo se desarrolla a partir del balance general y el estado de resultados y forma parte integral de los estados financieros. Es útil incluir tal estado para mejorar la comprensión de las operaciones y actividades de una empresa durante el período sobre el que se informa.

En las normas nacionales ya se ha establecido, al igual que en las NIIF, que en la presentación del estado de flujos de efectivo se informe acerca de los flujos de efectivo durante un período, clasificándolos por actividades de operación, de inversión y de financiación. La adopción de la NIC 7 en materia de preparación del estado de flujos de efectivo y sus revelaciones no generará un cambio importante frente a la práctica actual colombiana.

3.2. Revelaciones del estado de cambios en la situación financiera

A partir del 1.º de enero de 1994 coexisten en Colombia, en forma simultánea, el estado de cambios en la situación financiera y el estado de flujos de efectivo. Dado que la normatividad vigente en Colombia lo establece como un estado financiero básico, es criterio de este grupo de trabajo que ahondar en su conveniencia o inconveniencia es meramente retórico, ya que al armonizar la NIC 7 con el D.R. 2649 de 1993 (art. 22) saldría de contexto su presentación.

Si a todo esto se suma el hecho de que en el ámbito local la información contenida no ha sido determinada tradicionalmente sobre bases puramente técnicas, sino que se ha convertido en un elemento meramente obligatorio, es poca o nula la utilidad que presta a los usuarios en general de los estados financieros.

3.3. Conclusión

Los cambios en la economía colombiana para desarrollar un mercado de capital único, transparente y efectivo dependen de que las compañías adopten un juego único de normas de contabilidad y realicen un reporte debidamente desarrollado y evaluado. Este cambio debe conllevar mayor transparencia y comparabilidad, esenciales para lograr la meta de un único mercado de capitales, con el fin de beneficiar a los usuarios de los estados financieros. Una alternativa es la de que tal modelo de reporte sea el propuesto por IASB para empresas denominadas de interés público financiero.

Para que una compañía culmine la compleja tarea de convertir su contabilidad a la base de IASB, a partir de su actual sistema de información financiera , necesita comenzar el proceso ahora. Sin embargo, mientras entra en vigencia este cambio trascendental contable, las gerencias de las empresas, que son las principales responsables de este cambio, tendrán tiempo suficiente para entender el impacto total de las NIIF sobre las compañías y para desarrollar el mensaje apropiado que será trasmitido a los inversionistas, empleados y demás usuarios.

La aplicación de las NIIF no es solo un ejercicio técnico. A los ejecutivos de las compañías les ofrece oportunidades de cuestionar la forma en que es vista y evaluada su compañía por parte de los inversionistas, otros interesados claves en el negocio y la competencia. Cada decisión importante que toma una compañía se verá afectada por las NIIF, y es esencial que la gerencia pueda anticipar cambios en la percepción del mercado. Hacer la conversión temprana y cuidadosa a las NIIF les ofrece a las compañías la oportunidad de:

• Reconfigurar los sistemas de información internos de la gerencia para manejar con eficacia la contabilidad financiera y la generación de estados financieros dentro del nuevo régimen y proveer información esencial para la gerencia, requerida internamente.

• Mejorar los indicadores de gestión con que evalúa el desempeño de la compañía y de los ejecutivos y particularmente optimizar el uso de los recursos para incrementar el valor a los accionistas.

• Intensificar y mejorar la comunicación de los resultados y la posición financiera de la compañía, junto con otros indicadores de desempeño, a analistas, inversionistas y otros interesados claves en el negocio.

• Someter a la compañía a pautas o criterios frente a su competencia y dentro de la industria, de tal manera que logre un entendimiento más amplio y profundo del lugar relativo de la compañía y observe los parámetros del país y regionales.

• Reducir potencialmente su costo de capital.

El mayor efecto para la adopción plena de la NIC 1 está relacionado con el cambio cultural de quien bajo su responsabilidad se preparan los estados financieros; una actualización profesional de quienes participan en su elaboración y entendimiento y un esquema de revisión y supervisión de las entidades llamadas a velar por la aplicación apropiada de las normas contables y de preparación y presentación de estados financieros. Por supuesto, esto último demandará contar con criterios unificados entre las entidades de vigilancia y supervisión y con una estrategia concreta para el seguimiento de la aplicación de las normas en esta materia.

Contar con una única norma de preparación de estados financieros y con guías detalladas para ciertas transacciones o cuentas resulta ser más efectiva y eficiente en el resultado. El mayor costo o esfuerzo en su adopción está principalmente concentrado en el año del cambio.