Proporcionalidad en la imputación del IVA descontable

Revista Nº 113 Sep.-Oct. 2002

Los sujetos que realizan simultáneamente operaciones gravadas, exentas y excluidas, se ven en la necesidad de calcular el monto proporcional del IVA pagado aplicable a cada operación. 

Óscar Zárate Ruiz 

Lac & Asociados - Consultor 

En razón de los interrogantes que se presentan acerca del procedimiento para efectuar el prorrateo (proporcionalidad) del IVA descontable, consideramos necesario hacer un análisis de la legislación que regula el tributo y el mecanismo aplicable.

La proporcionalidad opera cuando se adquieren bienes y servicios gravados con el impuesto sobre las ventas que se destinan a la generación de ingresos gravados, exentos o excluidos y no es posible establecer en forma directa si corresponden a unos u otros. El cálculo del IVA descontable se debe efectuar en proporción al monto de tales operaciones en el período fiscal correspondiente (E.T., art. 490); sobre el IVA descontable originado en operaciones con el régimen simplificado (impuesto calculado vía retención) también se aplica la limitación de llevar el descuento en forma proporcional.

Si las adquisiciones sujetas al IVA se destinan totalmente a operaciones excluidas del IVA, el impuesto pagado para adquirirlos no es descontable; constituirá costo o gasto de la respectiva operación (E.T., art. 488) y no debe llevarse como un débito (cargo) en la cuenta IVA por pagar.

Cuando los responsables del IVA estén obligados a calcular proporcionalidad deben llevar en su contabilidad una cuenta transitoria, en la cual se registre el monto del IVA cancelado en la adquisición de bienes y servicios comunes, tales como: papelería, seguros, teléfonos, tiquetes, etc.

El contribuyente debe llevar cuentas separadas de ingresos por cada tipo de operación (ventas gravadas, exentas o excluidas) y cuentas separadas según la tarifa aplicable al bien o servicio realizado, en razón de que en el caso de los servicios prestados, el impuesto sobre las ventas descontable está limitado a la tarifa del correspondiente servicio; el exceso en caso que exista, se llevará como un mayor valor del costo o gasto respectivo; adicional-mente, deberá elaborarse un anexo explicativo en el que detalle el valor de los impuestos comunes y la forma como fue calculado y declarado el impuesto descontable, para que en eventuales revisiones o solicitud de devolución y/o compensación por saldos a favor, el contribuyente pueda presentar el soporte requerido por la DIAN.

La proporcionalidad de los impuestos descontables no puede hacerse en relación con todos los ingresos. Deben tenerse en cuenta los ingresos que se puedan asociar con los gastos comunes de la compañía; en consecuencia, no deben incluirse conceptos de ingresos que no son catalogados como gravados, excluidos o exentos, tales como intereses, diferencia en cambio, dividendos y participaciones, corrección monetaria, utilidad en venta de propiedad, planta y equipo, recuperaciones e indemnizaciones, etc.; por el contrario, debe incluirse, para efectos del cálculo, ingresos por conceptos tales como arrendamiento de inmuebles (servicio excluido) y arrendamiento de bienes muebles (servicio gravado). Las devoluciones y/o descuentos efectivos en ventas deben ser restados de los ingresos brutos.

A continuación presentamos un ejemplo práctico de la aplicación del prorrateo de los impuestos descontables:

La compañía ABC presentó los siguientes saldos al finalizar un período:

 

Se observa que al aplicar la proporción al IVA cancelado en costos y gastos comunes por $ 150 (incluidas las transacciones con el régimen simplificado), sería descontable el 70%, es decir $105, valor que deberá ser contabilizado en la cuenta del IVA por pagar. El saldo débito de la cuenta transitoria por $ 45 deberá ser trasladado al estado de resultados y podrá solicitarse como costo y/o gasto deducible en la declaración del impuesto sobre la renta.

El registro contable sería: