Recomendaciones en la aplicación de la nueva tarifa de retención en IVA

Revista Nº 122 Mar.-Abr. 2004

La retención del IVA es más razonable para las empresas prestadoras de servicios, ya que ellas sí tienen IVA generado y poco IVA descontable.

Diego H. Guevara 

Contador público Cabrera y Asociados S.A. 

El Decreto 415 por el cual se reglamenta el artículo 437-1 del estatuto tributario, modificado con el artículo 13 de la Ley 863 de 2003, contempla la posibilidad de que los responsables de IVA del régimen común (persona natural o jurídica), cuyas declaraciones del mismo estén arrojando saldos a favor en forma consecutiva durante los últimos seis bimestres (y que dicho saldo a favor se esté originando exclusivamente en el hecho de las retenciones de IVA que le practican, y no por los impuestos descontables del período o el reciclaje de los saldos a favor de períodos anteriores), puedan presentar solicitud ante la división de recaudación para disminuir la tarifa de retención del 75% al 60%. De esta forma, si dentro de los 15 días siguientes se aprueba la solicitud presentada, el responsable del IVA tendrá que colocar en el cuerpo de sus facturas de venta (aunque no lo diga el decreto pero es la única forma viable que vemos), una nota grande referenciada con la resolución expedida por la DIAN, con el fin de que sus clientes, ya sean entidades del Estado y/o grandes contribuyentes, no le practiquen entonces, retención de IVA del 75% sino del 60%.

Cuando la norma menciona que el contribuyente debe haber estado arrojando “saldos a favor”, no existe precisión sobre cuál es el renglón que refleja esta situación (el 21; o ser la diferencia entre el 20 y 22). Sin embargo, la norma luego precisa que el “saldo a favor” debe provenir de “retenciones en la fuente del IVA” que le hayan practicado. Así las cosas, el renglón 21 siempre deberá estar en ceros, mientras que el renglón 23 será una sección que en todos los 6 bimestres deberá estar diligenciado con alguna cifra (no puede estar en ceros). Adicionalmente, si al hacer operaciones parciales entre los renglones 20 al 22 se originan “saldos a favor”, estos no son los que se deben tener en cuenta para los efectos del decreto. Solamente si al seguir en los cálculos, y llegado al punto de incluir el renglón 23, allí se forma el “saldo a favor”, entonces este sí sería un saldo a favor que cuenta para los efectos del decreto. Pero viene luego el último escollo: el renglón 24 de Sanciones puede hacer que ese “saldo a favor” que se tiene hasta antes del renglón 24, se cambie a un “saldo a pagar” y entonces se consideraría que no hay “saldo a favor”. En conclusión, la norma nos deja con un vacío jurídico, pues tal parece que la DIAN siempre va a examinar que el renglón 26 sea el que marque la pauta para saber si el contribuyente arrojó 6 saldos a favor consecutivos. Pero como vimos, se pueden tener en verdad “saldos a favor originados por retenciones en la fuente de IVA”, si el cálculo se hace hasta antes del renglón 24, y dejar de tener dicho “saldo a favor” por culpa de las sanciones.

La norma tampoco indica si la aprobación de la reducción en la tarifa es temporal o si solo se aplica mientras el contribuyente siga arrojando saldos a favor en sus declaraciones de IVA. Por tanto, se supone que de ahí en adelante, y hasta el final de la existencia del contribuyente responsable de IVA del régimen común, los agentes retenedores de dicho impuesto le tendrán que seguir haciendo retención de IVA del 60%. En cuanto a las empresas cuyas ventas son recaudadas mediante pagos que hacen los clientes con tarjetas de crédito o débito, es la entidad emisora de la tarjeta de crédito la que practica la retención del IVA, pero lo hace al 10%, por tanto, si una empresa de ese tipo solicita la reducción de la tarifa de rete-IVA que le debe practicar, esto solo afectaría a las ventas que se hagan por fuera del sistema de tarjetas de crédito.

Por último, conviene repasar por qué desde la existencia del mecanismo de retención en la fuente del IVA (creado desde la Ley 223 de dic./95), a muchos responsables de este impuesto, dicho mecanismo los ha llevado a tener saldos a favor en sus declaraciones bimestrales. Lo anterior se puede observar en el hecho de que el IVA es un “Impuesto al valor agregado”. Es decir, que por ejemplo, un comerciante en zapatos compra un par en $100 más IVA (que a la tarifa general sería de $ 16), luego toma esos $ 100 y le “agrega un valor” (supongamos un 30%) para definir su precio de reventa. Si dicho precio de reventa es de $ 130, entonces el IVA generado en tal venta sería de $ 20,8. Se observa por consiguiente, que el margen que se le agregue al precio de compra (en este caso 30%) es el mismo en el que crece el “IVA descontable de la compra” para llegar al “IVA generado de la venta” (pasa de $ 16 a $ 20,8 ó sea un 30%). Con los datos anteriores, el IVA que este comerciante tendría que pagar, si no existieran las retenciones de IVA, sería de: ($ 20,8) - ($ 16) = $ 4.8. Luego viene la retención en la fuente, que no es del 30%, sino del 75% del IVA generado en la venta ($ 20,8 x 75% = $ 15,6). Es decir, es una tarifa muy alta en relación con el margen de incremento de precios que tiene el comerciante (30% en nuestro ejemplo). Obviamente, en esos casos siempre habrá tendencia hacia los saldos a favor.

Saldos a favor consecutivos originados en retenciones de IVA

 ConceptoBimestre ene.-feb. /03Bimestre mar.-abr. /03Bimestre mayo-jun. /03Bimestre jul.-ago. /03Bimestre sep.-oct. /03Bimestre nov.-dic. /03
15Impuesto generado por operaciones gravadas.203015182521
16Impuesto descontable por operaciones de importación.57861713
17Impuesto descontable por operaciones gravadas (dist. de importaciones).220325
18Impuesto descontable por servicios.321220
19Total impuestos descontables.10119112118
20Saldo a pagar por el período fiscal.10196743
21Saldo a favor del período fiscal.000000
22Saldo a favor del período fiscal anterior.051232
23Retenciones por IVA que le practicaron.15207854
24Sanciones.050020
25Saldo a pagar por este período.000000
26Saldo a favor por este período.512323