Reconocimiento de pensión como justa causa para dar por terminado el contrato de trabajo

Revista Nº 173 Sep.-Oct. 2012

Catalina Romero Ramos 

Abogada Cortés Romero y Asociados 

Las empresas deben velar para que se cumplan todas y cada una de las condiciones para poder hacer uso de la causal de terminación del contrato de trabajo denominada “reconocimiento de pensión de vejez”, con el fin de que cuando se haga uso de ella se aplique con un sentido justo y atendiendo los principios constitucionales. Para ello es preciso revisar lo establecido en la legislación colombiana y en la jurisprudencia constitucional acerca de este tema.

Al respecto, el artículo 62 del Código Sustantivo del Trabajo establece:

ART. 62.—Terminación del contrato por justa causa. <Artículo modificado por el artículo 7º del Decreto 2351 de 1965. Son justas causas para dar por terminado unilateralmente el contrato de trabajo:

A) Por parte del {empleador}:

(...).

14. El reconocimiento al trabajador de la pensión de la jubilación o invalidez estando al servicio de la empresa...

En los casos de los numerales 9º a 15 de este artículo, para la terminación del contrato, el {empleador} deberá dar aviso al trabajador con anticipación no menor de quince (15) días...” (subrayado y negrilla ajeno al texto).

Posteriormente, el parágrafo 3º del artículo 9º de la Ley 797 del 2003 estableció:

“PAR. 3º—<Parágrafo condicionalmente exequible> Se considera justa causa para dar por terminado el contrato de trabajo o la relación legal o reglamentaria, que el trabajador del sector privado o servidor público cumpla con los requisitos establecidos en este artículo para tener derecho a la pensión. El empleador podrá dar por terminado el contrato de trabajo o la relación legal o reglamentaria, cuando sea reconocida o notificada la pensión por parte de las administradoras del sistema general de pensiones.

Transcurridos treinta (30) días después de que el trabajador o servidor público cumpla con los requisitos establecidos en este artículo para tener derecho a la pensión, si este no la solicita, el empleador podrá solicitar el reconocimiento de la misma en nombre de aquel (subrayado y negrilla ajeno al texto).

Sobre el mismo tema, la Corte Constitucional en Sentencia aditiva C-1037 del 5 de noviembre del 2003, declaró la exequibilidad de este artículo y con el fin de hacer compatible la norma con la Constitución, adicionó otro requisito más para poder dar por terminado el contrato de trabajo con justa causa alegando la causal de “reconocimiento de pensión de vejez” y manifestó lo siguiente:

“... La desmejora en los ingresos del trabajador al cambiar su status de trabajador activo al de pensionado, dado que en el mejor de los casos recibirá lo equivalente al 75% de su salario, no puede traducirse tampoco en que no reciba la mesada pensional durante ese intervalo de tiempo, puesto que dicha situación cercenaría, también, la primacía que la Carta reconoce a los derechos inalienables de la persona, en este evento del trabajador.

Esta circunstancia permite a la Corte concluir que no puede existir solución de continuidad entre la terminación de la relación laboral y la iniciación del pago efectivo de la mesada pensional, precisamente para asegurar al trabajador y a su familia los ingresos mínimos vitales, así como la efectividad y primacía de sus derechos (C.P., arts. 2º y 5º). Por tanto, la única posibilidad de que el precepto acusado devenga constitucional es mediante una sentencia aditiva para que el trabajador particular o servidor público sea retirado solo cuando se le garantice el pago de su mesada pensional, con la inclusión en la correspondiente nómina, una vez se haya reconocido su pensión...” (subrayado y negrilla ajeno al texto).

La importancia de la sentencia mencionada está en que agrega una nueva condición para poder terminar el contrato, y se refiere a que el trabajador se encuentre en la nómina de pensionados y efectivamente haya recibido su primera mesada pensional. Se busca con ello que se garantice el nuevo ingreso de la persona que ha cumplido los requisitos, tiene su derecho pensional y se desvincula de la vida laboral, pues el verdadero sentido a la luz de los preceptos constitucionales es que no haya solución de continuidad entre el pago del salario y el pago de la primera mesada pensional.

De tal manera que si un empleador desea hacer uso de la justa causa denominada “reconocimiento de pensión de vejez”, deberá tener en cuenta el siguiente procedimiento:

1. Transcurridos 30 días luego de que el trabajador cumpla con los requisitos para acceder a la pensión de vejez, si este no solicita el reconocimiento de su pensión, el empleador puede válidamente iniciar a nombre del empleado el trámite de la pensión, situación que recomendamos se comunique por escrito al trabajador.

Es facultativo para el empleador iniciar o no el trámite de pensión, pues la ley es muy clara en este sentido y no obliga al empleador a hacerlo, sencillamente le da la posibilidad de iniciar el trámite.

2. Una vez sea notificado el reconocimiento de la pensión y la notificación de la inclusión en la nómina de pensionados, es decir, cuando se garantice el pago de la primera mesada pensional, el empleadorpuedehacer uso de la justa causa establecida en el Código Sustantivo de trabajo.

3. Si el empleador decide hacer uso de esta justa causa deberá dar aviso de la terminación del contrato al trabajador, mediante comunicación escrita con una anticipación no menor de quince días, tal y como lo exige la legislación laboral.

En dicha comunicación el empleador deberá expresar la causal alegada señalando que el trabajador ya se encuentra incluido en la nomina de pensionados. Cabe aclarar que como se trata de una “justa causa” no se origina el pago de la indemnización.

Finalmente, es importante recordar que esta es una de las justas causas señaladas por la jurisprudencia laboral como “justas causas objetivas”para la terminación del contrato de trabajo, en este sentido el empleador no tiene la obligación de hacer uso de la justa causa de manera inmediata, pero sí consideramos que debe existir razonabilidad en el tiempo para hacer uso de ella.