Rentas de estudiantes y prácticas remuneradas en España

Revista Nº 163 Ene.-Feb. 2011

José Manuel Castro Arango 

Universidad Externado de Colombia 

Planteamiento del caso: Harry, nacional colombiano, con familia en Colombia, sin negocios de ningún tipo, viaja a España el 29 de septiembre de 2009 hasta el 23 de junio de 2010 a realizar un máster. Harry ha obtenido un trabajo en España para desempeñarse en este país con el objeto de financiar parte de su estancia durante el tiempo de duración del máster. A efectos de la ley de extranjería se le permite trabajar siempre que no se limite la prosecución de los estudios (art. 33), además, los extranjeros estarán sujetos, con carácter general, a los mismos impuestos que los españoles, sin perjuicio de lo dispuesto en los acuerdos aplicables sobre doble imposición internacional (art. 15).

Elementos de conexión:

Objetivos: Colombia. La remuneración recibida por Harry en España por un trabajo desempeñado en España no configura ningún punto de conexión objetivo en Colombia, en términos locales, no genera ninguna renta de fuente nacional (E.T., art. 24).

España: el literal c) del artículo 13 TRIRNR considera como rentas obtenidas en territorio español los rendimientos del trabajo que deriven, directa o indirectamente, de una actividad personal desarrollada en territorio español (TRIRPF, art. 11). Se excluye de lo anterior las rentas exentas en los casos previstos en artículo 14.1.b. En el caso concreto esta norma es un criterio de vinculación que obliga a tributar por las rentas de trabajo obtenidas en España.

Subjetivos: Colombia. Por efectos del artículo 10 del E.T., Harry como nacional residente en Colombia, estará sujeto a renta mundial, con lo cual los ingresos que obtenga en España debe declararlos y, en principio estarán gravados en Colombia.

España: el artículo 8º TRIRPF indica que son contribuyentes por este impuesto las personas físicas que tengan su residencia habitual en territorio español. Se consideran contribuyentes que tienen su residencia habitual en territorio español cuando se dé cualquiera de las circunstancias previstas por la norma. De acuerdo con el caso, Harry no cumple con ninguno de estos requisitos puesto que en el 2009 sumó 94 días y en el 2010 sumó 176 días, además no tiene negocios ni familia en España.

Doble imposición y las medidas para evitarla

a) Conflicto de normas tributarias. Caso de doble imposición: la doble imposición que se genera según lo enunciado en el apartado 1) de este escrito es un conflicto entre las normas españolas sobre la fuente que consideran gravadas las rentas derivadas de la realización de actividad personal en España. Al mismo tiempo, las normas colombianas consideran residente a Harry y por tanto, sujeto a renta mundial. Con ello, la doble imposición aquí planteada es residencia-fuente. Las medidas para evitarlas son, en ausencia de convenio, las internas, en concreto, Colombia adopta el método de imputación (E.T., art. 254).

b) Convenio para evitar la doble imposición entre Colombia y España: el artículo 5º del TRIRNR indica que las disposiciones en ella contenidas se entenderán sin perjuicio de los tratados y convenios internacionales que hayan pasado a formar parte del ordenamiento interno. Una disposición similar contiene la ley interna colombiana. Por ello, en el caso hipotético de que Harry sea considerado residente en España y Colombia aplicaríamos las Tie Brake Rules consagradas en el artículo 4º del CDI. En ese supuesto podrían pasar dos cosas: que sea residente en España, caso en el cual se aplicarían las normas del IRPF, lo que implicará estar gravado exclusivamente en España, sin necesidad de hacer ninguna calificación de rentas en el convenio por haberse solucionado ya la doble imposición residencia-residencia. Si por el contrario, como resultado de aplicar el artículo cuarto fuera considerado residente en Colombia, el conflicto sería residencia-fuente para lo cual debería realizar el mismo análisis que emprendemos a continuación. Otra situación que podría darse es que pierda la residencia en Colombia y no la configure en España, caso en el cual, habría una doble no imposición si las rentas se califican como rentas de estudiantes (Avery Jones, John; Aguas, Emilio).

i) Calificación como rentas de estudiantes: el artículo 19 del CDI Colombia-España, incluye una redacción idéntica a la contenida en el MCOCDE, que otorga a la residencia el derecho exclusivo a gravar las rentas de los estudiantes de acuerdo al ámbito objetivo y subjetivo que indica (Aguas, Emilio). En primer lugar, el ámbito subjetivo se resume en la exigencia de que sea un estudiante o persona en prácticas, requisito que cumple Harry porque está matriculado en un programa de formación autorizado administrativamente que incluye la posibilidad de realizar prácticas. En segundo lugar, el objetivo principal de Harry es proseguir los estudios. Sobre este punto se entiende que el artículo no exige que el estudiante no realice otras actividades distintas, sino que su propósito sea fundamentalmente realizar los estudios, de ahí que el MCUSA resulte más claro al exigir “tiempo completo” (Vogel, Klaus). En tercer lugar, debe analizarse si las cantidades que reciba Harry se destinan a cubrir sus gastos de mantenimiento, estudios o formación práctica. Es por ello que si se realiza un trabajo remunerado habría que distinguir si este deriva de un pago por servicios o bien, si es un pago por la manutención, la educación o la capacitación del beneficiario, en el primer caso se tratará de rentas de servicios personales dependientes y en el segundo como rentas de estudiantes. En todo caso si el monto de las rentas recibidas para manutención, educación o capacitación se asimilan a las que ganaría un trabajador residente, se calificarán como rentas de trabajadores dependientes (Com. 2, art. 20 MCODE, 2009, IBFD). Sobre estos prenotados habrá que ver si el trabajo que realizará Harry es de fuente Española o no, puesto que el cuarto requisito del artículo es que las rentas procedan de fuentes situadas fuera del estado donde se desarrollan los estudios. Cómo vimos arriba, el literal c) del artículo 13 TRIRNR considera como rentas obtenidas en territorio español los rendimientos del trabajo que deriven, directa o indirectamente, de una actividad personal desarrollada en territorio español, de manera que en el caso planteado estaría por fuera de la calificación de rentas de estudiantes dada en el convenio, por más de que las destine a financiar manutención y formación.

ii) Calificación como rentas de trabajadores dependientes: como ya se ha anticipado las rentas que obtenga por la realización de una actividad personal en España estarían gravadas en este país de acuerdo con el artículo 13 TRIRNR. Ahora bien, el siguiente análisis sería calificar esas rentas a la luz del CDI. Ya hemos dicho que no son rentas de estudiantes, con lo cual al tratarse de un “trabajo” estaríamos en el ámbito de las rentas de trabajo dependiente y no en el de beneficios empresariales por prestación de servicios personales independientes ni beneficios empresariales (según que exista o no regla sobre servicios personales dependientes).

El artículo 14 del CDI Colombia-España indica que los sueldos, salarios y otras remuneraciones similares obtenidas por un residente colombiano por razón de un empleo ejercido en España pueden someterse a imposición en España si el trabajador permanece en este país más de 183 días en cualquier período de doce meses que comience o termine en el año fiscal considerado. En el caso de Harry, este permanecería el tiempo requerido para cumplir con el requisito de estar gravado en España. Para tributar en España se requiere también que las remuneraciones se paguen por o en nombre de un empleador del otro Estado residente en España, y que las remuneraciones no se soporten por un establecimiento permanente que el empleador tenga en España.

Conclusión: Harry tributará en España por concepto de servicios personales dependientes (CDI, art. 14) y de acuerdo con las normas del IRNR españolas, según se cumplan los requisitos. Así, la base imponible será el importe neto (TRIRNR, art. 24) y el tipo del 8% (art. 25.b.) o del 2% (art. 25.g). En cuanto mantenga la residencia en Colombia tributará allá por las rentas obtenidas en España a una tarifa progresiva del 19% al 33% aunque tendrá derecho a eliminar o atenuar la doble imposición de acuerdo con el artículo 22 del CDI Colombia-España. Este último artículo, contrario al modelo OCDE de manera paradigmática establece dos alternativas, aplicar una imputación regulada en el convenio o aplicar los métodos internos que permiten eliminar la doble imposición. En todo caso, Colombia recoge un método de imputación con lo que al final imputaremos a la cuota del impuesto de renta colombiano, los impuestos sobre la renta soportados en España.