RESOLUCIÓN 10 DE 1991 

(Diciembre 5)

“Por la cual se dictan normas en relación con las sociedades calificadoras de valores''''.

La Sala General de la Comisión Nacional de Valores,

en ejercicio de sus atribuciones legales, y

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

(Nota: Véase la Decreto 1120 de 2008 artículo 2° del Ministerio de Hacienda y Crédito Público)

CONSIDERANDO:

Que, de conformidad con el artículo 89 de la Ley 45 de 1990, corresponde a la Comisión Nacional de Valores ejercer, en los mismos términos previstos para las bolsas de valores y las sociedades comisionistas de bolsa, la inspección y vigilancia sobre las sociedades cuyo objeto sea la calificación de valores que, de acuerdo con las disposiciones de la comisión, se constituyan en el mercado público de valores;

Que, de acuerdo con lo dispuesto por el Decreto 1743 de 1991, en ejercicio de dichas atribuciones corresponde a la Comisión de Valores, en relación con las sociedades calificadoras de valores, señalar los requisitos para su inscripción en el Registro nacional de intermediarios, adoptar las medidas de carácter general que se requieran para proteger los sanos usos y prácticas que deben observar en el mercado de valores y autorizarlas para desarrollar otras actividades análogas a la de calificación de valores con el fin de promover el desarrollo del mercado;

Que dichas facultades corresponden a la Sala General de la Comisión Nacional de Valores, en virtud de lo dispuesto por los artículos 6º, numerales 3º, 4º y 16 del Decreto 831 de 1980;

Que de acuerdo con el artículo 6º, ordinal 15 del Decreto 831 de 1980 corresponde a la Sala General de la Comisión Nacional de Valores adoptar medidas que conduzcan a la promoción y desarrollo del mercado y a la protección de los inversionistas;

Que, de conformidad con el artículo 6º, ordinales 3º y 5º del Decreto 831 de 1980 corresponde a la Sala General de la Comisión Nacional de Valores fijar los requisitos que deben reunirse para inscribir un valor en el registro nacional de valores y para que el mismo pueda ser inscrito y negociado en las bolsas de valores,

RESUELVE:

CAPÍTULO I

Inscripción de sociedades calificadoras

ART. 1º—Personas que pueden realizar la calificación de valores. De conformidad con el artículo 89 de la Ley 45 de 1990, sólo podrán ejercer la actividad de calificación de valores en el mercado público, las personas jurídicas que hayan obtenido el respectivo permiso de funcionamiento por parte de la Comisión Nacional de Valores y se encuentren inscritas en el Registro Nacional de Intermediarios de Valores.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

ART. 2º—Requisitos de inscripción en el Registro Nacional de Intermediarios. Corresponderá al presidente de la Comisión Nacional de Valores decidir sobre las solicitudes de inscripción de las sociedades calificadoras en el Registro Nacional de Intermediarios de Valores.

Para tal efecto, la sociedad interesada deberá reunir los siguientes requisitos:

a) Que el carácter, responsabilidad e idoneidad de sus socios o accionistas, administradores y representantes legales sean tales que inspiren confianza;

b) Que posea una estructura administrativa y técnica que le permita desarrollar la actividad de calificación de valores en forma objetiva, profesional e independiente;

c) Que en su nombre se incluya la expresión "sociedad calificadora de valores'''';

d) Que en sus estatutos sociales se prevea la existencia de una junta directiva compuesta por tres miembros, por lo menos, a la cual dichos estatutos le atribuyan la función indelegable de estudiar y aprobar la calificación de valores en los términos de la presente resolución;

e) Que la sociedad, sus administradores, representantes legales, empleados o los beneficiarios reales de su capital no se encuentren en alguna de las situaciones previstas por el artículo 3º de la presente resolución;

f) Que su objeto social exclusivo sea la calificación de valores. Dicho objeto podrá incluir también la calificación de la posibilidad de cumplimiento oportuno de una obligación, y

g) Que tengan un reglamento de funcionamiento en el cual se establezcan por lo menos los siguientes aspectos:

1. Las bases del procedimiento técnico que se seguirá para realizar la calificación de valores.

2. Las fuentes de información que se utilizarán para la calificación.

3. Las reglas que se aplicarán en materia de incompatibilidades e impedimentos para asegurar la imparcialidad de la sociedad calificadora.

4. Los procedimientos que se seguirán para evitar que se divulgue información que debe mantenerse reservada.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

ART. 3º—Sociedades que no pueden ser inscritas como sociedades calificadoras de valores. No podrá ser inscrita como calificadora en el Registro Nacional de Intermediarios de Valores la sociedad que sea beneficiaria real de cualquier parte del capital de alguna de las siguientes sociedades: un emisor de documentos inscritos en el registro nacional de valores, un comisionista de bolsa, un comisionista independiente de valores, un corredor de valores, una sociedad fiduciaria, una administradora de fondos de inversión, una administradora de fondos de cesantía, una entidad que administre fondos de pensiones o que tenga el carácter de revisor fiscal de una o varias sociedades inscritas en el registro nacional de valores.

Tampoco podrá ser inscrita como calificadora la sociedad en la cual alguna de las entidades a que hace referencia el inciso anterior sea beneficiaria real de cualquier parte de su capital.

De la misma manera no podrá inscribirse como calificadora en el registro nacional de intermediarios la sociedad cuyos representantes legales, administradores, empleados o los beneficiarios reales de cualquier parte de su capital tengan el carácter de administradores, representantes legales, empleados o beneficiarios reales del tres por ciento (3%) o más del capital de cualquiera de las sociedades a que hace referencia el primer inciso del presente artículo.

PAR.—De conformidad con lo dispuesto por el artículo 12, ordinal 4º, literal b) de la Ley 32 de 1979, es causal de cancelación de la inscripción de una sociedad en el registro nacional de intermediarios, que la misma deje de satisfacer los requisitos exigidos en los artículos 2º y 3º de la presente resolución a efectos de realizar su inscripción.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

ART. 4º—Documentos que deben acompañarse a la solicitud. A la solicitud de inscripción en el registro nacional de intermediarios deberá acompañarse, de conformidad con las instrucciones de carácter general que imparta el presidente de la Comisión Nacional de Valores, la siguiente información:

a) Copia de los estatutos vigentes de la sociedad;

b) Nómina de los administradores, así como de los empleados a nivel profesional, con indicación del domicilio, documento de identidad, títulos profesionales y experiencia laboral, así como vínculos de dichas personas con intermediarios de valores o con entidades emisoras de valores inscritos en el registro nacional de valores;

c) Composición de su capital social, indicando los vínculos que los beneficiarios reales del mismo tienen con intermediarios de valores o con entidades emisoras de valores inscritos en el registro nacional de valores;

d) El reglamento de funcionamiento de la sociedad;

e) La remuneración que cobrará por sus servicios;

f) el procedimiento técnico de calificación, el cual no se incluirá en el registro nacional de intermediarios, y

g) Las demás que el presidente de la Comisión Nacional de Valores considere pertinente solicitar con el fin de cerciorarse del cumplimiento de los requisitos establecidos en el artículo segundo de la presente resolución.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

CAPÍTULO II

Valores objeto de calificación

ART. 5º—Valores que deben calificarse. Para efectos de su inscripción en el registro nacional de valores y la autorización de su oferta pública, los títulos que reúnan las condiciones que se señalan a continuación deberán ser objeto de por lo menos una calificación, en los términos de la presente resolución:

a) Que se trate de bonos no convertibles obligatoriamente en acciones y de papeles comerciales, siempre que no estén avalados por un establecimiento de crédito, y

b) Que sean emitidos por sociedades sujetas a la inspección y vigilancia de la Superintendencia de Sociedades o por entidades públicas.

Los demás valores que sean objeto de oferta pública en el mercado podrán ser objeto de calificación en los términos de la presente resolución, bien sea de oficio por la sociedad calificadora, a solicitud de cualquier interesado, o del propio emisor.

PAR.—Solamente se exigirá la calificación obligatoria, cuando la solicitud de inscripción en el registro nacional de valores o de autorización de su oferta pública se presente con posterioridad al primero de octubre de 1992.

(Nota: El parágrafo fue modificado por la Resolución 807 de 1992 artículo 1º de la Superintendencia de Valores).

(Nota: El parágrafo fue modificado por la Resolución 365 de 1993 artículo 1º de la Superintendencia de Valores).

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

CAPÍTULO III

Procedimiento de calificación

ART. 6º—Procedimiento de calificación. La calificación de un valor deberá hacerse de acuerdo con el reglamento de la sociedad calificadora y el procedimiento técnico que la misma haya remitido a la Comisión Nacional de Valores.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

ART. 7º—Adopción de la calificación. Toda calificación de un valor que vaya a ser divulgada al mercado, así como su revisión, deberá hacerse por la junta directiva de la sociedad calificadora con base en un estudio técnico elaborado con sujeción al procedimiento que haya remitido a la Comisión Nacional de Valores.

El estudio respectivo y sus conclusiones serán analizados y aprobados por la junta directiva de la respectiva sociedad. De dicho estudio, de las deliberaciones sobre el mismo y de la calificación que adopte la junta directiva se dejará constancia en las respectivas actas.

Copia de dichas actas deberá ser remitida a la Comisión Nacional de Valores. Las actas se mantendrán en reserva y por consiguiente no se incluirán en el registro nacional de intermediarios.

PAR.—En los estatutos de la sociedad calificadora deberá estipularse que, para efectos de deliberar y decidir sobre la calificación de un valor que vaya a ser divulgada al mercado público, será necesario que se encuentren presentes todos los miembros principales de la junta directiva o, a falta de alguno de ellos, su respectivo suplente.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

ART. 8º—Divulgación de la calificación. Toda calificación que vaya a ser objeto de divulgación en el mercado público de valores deberá ser remitida a la Comisión Nacional de Valores por lo menos con cinco días hábiles de anticipación a la fecha prevista para su comunicación al mercado.

En los eventos en que la calificación sea un requisito para la inscripción del valor en el registro nacional de Valores y en las bolsas de valores, una vez inscrito el valor en dicho registro la calificación respectiva deberá ser comunicada a las bolsas de valores y al público en general.

Cuando la calificación se realice de oficio, la misma podrá divulgarse por la sociedad calificadora.

Cuando la calificación se realice a solicitud del emisor la misma podrá comunicarse al mercado por la sociedad calificadora, previo consentimiento del emisor que la haya solicitado.

En los eventos en que la calificación de un valor inscrito en el registro nacional de valores haya sido solicitada por un tercero, y para evitar el uso de información privilegiada, la sociedad calificadora deberá poner a disposición del mercado la calificación respectiva.

En la información sobre cualquier calificación deberá advertirse de manera destacada que la misma no implica recomendación para comprar, vender o mantener un valor, ni implica una garantía de pago del título sino una evaluación sobre la probabilidad de que el capital del mismo y sus rendimientos sean cancelados oportunamente.

Con toda calificación deberá remitirse a la Comisión Nacional de Valores, con destino al registro nacional de valores y a las bolsas de valores, una síntesis de las conclusiones del estudio técnico que exponga sucintamente las razones de la calificación otorgada.

El presidente de la Comisión Nacional de Valores podrá instruir a las sociedades calificadoras sobre la forma como debe o puede ser comunicada al mercado la respectiva calificación.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

ART. 9º—Revisión de la calificación a solicitud del emisor. Efectuada la calificación de un valor a solicitud de un tercero o por la propia iniciativa de la sociedad calificadora, esta última deberá comunicarla al emisor respectivo, antes de revelarla al público, para que dentro de los tres días siguientes dicho emisor pueda solicitar que se revise la calificación si considera que hay un error en la misma.

Practicada la revisión por parte de la calificadora, esta última podra divulgarla con sujeción a lo previsto en el artículo anterior.

En todo caso, realizada una calificación que se haya comunicado al mercado público, la entidad emisora podrá solicitar que a su costa se haga otra por una sociedad calificadora distinta. El resultado de esta última evaluación se divulgará en los términos y condiciones que establezca el presidente de la Comisión Nacional de Valores.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

ART. 10.—Revisión periódica de la calificación. Toda calificación que sea requisito para inscribir un valor en el registro nacional de valores o en las bolsas de valores, deberá ser revisada periódicamente y, en todo caso, por lo menos una vez al año. Igualmente, para continuar divulgando en el mercado una calificación que de acuerdo con la presente resolución no se requiera como requisito para inscribir un valor, será necesario que la misma sea revisada en forma periódica.

La revisión deberá hacerse siguiendo el procedimiento técnico previsto para el efecto.

También deberá revisarse la calificación cuando la sociedad calificadora tenga conocimiento de hechos que por su naturaleza sean susceptibles de alterar sustancialmente la capacidad de pago oportuno por parte del emisor del capital o de los rendimientos del título.

El presidente de la Comisión Nacional de Valores podrá impartir instrucciones sobre la periodicidad con que debe hacerse la revisión a que hace referencia el inciso primero del presente artículo y la forma como debe divulgarse en el mercado.

Cuando no se realice oportunamente la revisión periódica de la calificación que sea requisito para inscribir un valor en el registro nacional de valores o en las bolsas de valores, la Comisión Nacional de Valores podrá cancelar o suspender la inscripción del valor en la bolsa de valores respectiva y en el registro nacional de valores.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

ART. 11.—Obligación de reserva. La sociedad calificadora, así como sus administradores y empleados, estarán obligados a guardar reserva sobre aquella información que de acuerdo con las normas que rigen el mercado público, la sociedad emisora no está obligada a revelar al público.

Lo anterior no obsta para que en el estudio a que se refiere el artículo 6º de la presente resolución se incluya toda la información que sea relevante para realizar la respectiva calificación.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

ART. 12.—Prohibición de divulgar calificaciones realizadas por entidades que carecen de independencia. No podrá divulgarse en el mercado público la calificación que haya realizado una sociedad calificadora que carezca de la independencia necesaria para realizar tal labor en razón de los vínculos que ella, sus administradores, representantes legales, empleados o beneficiarios reales de su capital, tengan con la sociedad emisora, con el avalista de los títulos o con los beneficiarios reales del tres por ciento (3%) o más del capital de cualquiera de estas sociedades.

Para estos efectos, además de los casos en que el presidente de la Comisión Nacional de Valores encuentre que hay vínculos que comprometen la independencia de la sociedad calificadora, se considerará que una sociedad carece de independencia para realizar su labor de calificación cuando sus directores, representantes legales, empleados a nivel profesional o beneficiarios reales de cualquier parte de su capital se encuentren en una cualquiera de las siguientes situaciones:

a) Hayan tenido dentro de los doce meses anteriores a la fecha de la calificación el carácter de directores, representantes legales o empleados de la emisora, o hayan desarrollado en el mismo período funciones de revisoría fiscal en la sociedad emisora;

b) Tengan o hayan tenido dentro de los doce meses anteriores a la calificación, el carácter de directores, representantes legales, empleados o beneficiarios reales del 3% o más del capital de la sociedad matriz de la emisora, de sus filiales o subordinadas, o de la entidad avalista de los títulos objeto de calificación;

c) Tengan un contrato de prestación de servicios profesionales con la sociedad emisora, con la matriz, con las filiales o subordinadas de esta última, con la entidad avalista de los títulos objeto de calificación, o con los beneficiarios reales del tres por ciento (3%) o más del capital de una de estas sociedades;

d) Hayan intervenido a cualquier título en el diseño, aprobación y colocación del valor objeto de calificación;

e) Sean deudores, por un monto igual o superior a cincuenta salarios mínimos legales mensuales, de la sociedad emisora, de la matriz, las filiales o subordinadas de esta última, de la entidad avalista de los títulos objeto de calificación, o de los beneficiarios reales del tres por ciento (3%) o más del capital de una de estas sociedades;

f) Sean titulares, directa o indirectamente, de valores emitidos por el emisor o hayan recibido en garantía títulos emitidos por el mismo;

g) Sean beneficiarios reales del diez por ciento o más del capital de sociedades que se encuentren en alguna de las hipótesis previstas por los ordinales b), c), d), e) y f) del presente artículo, y

h) Sus cónyuges, o parientes hasta el primer grado de consanguinidad, se encuentren en alguna de las situaciones previstas por los ordinales a), b), c), d), e) y f) del presente artículo.

Para efectos de lo dispuesto en el presente artículo, en la fecha en que la sociedad calificadora determine realizar la calificación de un valor deberá informar al presidente de la Comisión Nacional de Valores sobre los vínculos que ella, sus administradores, representantes legales, empleados y los beneficiarios reales de su capital social tengan o hayan tenido con la sociedad emisora, con su matriz, o sus subordinadas, con los beneficiarios reales del tres por ciento (3%) o más del capital de una de estas sociedades.

PAR. 1º—Para efectos de lo dispuesto en la presente resolución se aplicará la definición de beneficiario real contenida en el artículo 1º de la Resolución 5 de 1982.

PAR. 2º—No obstante lo dispuesto en este artículo, el presidente de la Comisión Nacional de Valores podrá autorizar, de manera excepcional, la calificación realizada aun cuando se presente alguno de los supuestos aquí previstos, cuando se le compruebe fehacientemente que las personas a las cuales se refiere el presente artículo, actúan en desarrollo de intereses absolutamente independientes de tal manera que no se afecte la imparcialidad de la calificación.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

CAPÍTULO IV

Categorías

ART. 13.—Categorías de calificación. Los títulos de contenido crediticio cuyo plazo de vencimiento sea igual o superior a un año y las acciones con dividendo preferencial y sin derecho de voto se calificarán en cinco categorías, que se denominarán con las letras A, B, C, D y E.

Los títulos de contenido crediticio cuyo plazo de vencimiento sea inferior a un año se calificarán en tres categorías que se denominarán: primera, segunda y tercera.

La calificación respectiva se otorgará con base en la capacidad del emisor para pagar oportunamente el capital y los rendimientos correspondientes, la disponibilidad de adecuada información sobre el emisor y demás criterios técnicos que se estimen adecuados, los cuales deberán evidenciarse al momento de divulgar la calificación.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

ART. 14.—Instrucciones en relación con las categorías de calificación. El presidente de la Comisión Nacional de Valores podrá impartir instrucciones con el fin de que las diversas categorías a que hace referencia la presente resolución, sean utilizadas de manera homogénea por las sociedades calificadoras.

Igualmente el presidente de la Comisión Nacional de Valores podrá autorizar la existencia de subcategorías.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

ART. 15.—Vigencia. La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación.

Publíquese y cúmplase.

Dada en Santafé de Bogotá, D.C., a 5 de diciembre de 1991.

(Nota: Derogada por la Resolución 400 de 1995 artículo 4.4.0.1 de la Superintendencia de Valores).

(Nota: Véase la Decreto 1120 de 2008 artículo 2° del Ministerio de Hacienda y Crédito Público)

___________________________