RESOLUCIÓN 118 DE 2002 

(Octubre 28)

“Por la cual se delega una función de la administradora de Impuestos Nacionales de Medellín”.

La Administradora de Impuestos Nacionales de Medellín,

en uso de sus facultades legales y, especialmente, de la consagrada en el numeral 7º del artículo 34 del Decreto 1625 de 1999, de conformidad con los artículos 209 y 211 de la Constitución Política, inciso 4º del artículo 40 del Decreto 1071 de 1999, artículo 738 del estatuto tributario, de conformidad con los artículos 10 y 11 de la Ley 489 de 1998, y

CONSIDERANDO:

Que entre las funciones propias del Administrador de Impuestos Nacionales, el artículo 34 del Decreto 1265 de 1999, señala la de "Fallar los actos administrativos de revocatoria directa" que se profieran en los términos y condiciones señalados en los artículos 736 y ss. del estatuto tributario. Igualmente corresponde al despacho del administrador resolver los recursos de apelación y queja en aquellos casos en los cuales la vía gubernativa se agote mediante el ejercicio de los recursos establecidos en los artículos 50 y ss. del Código Contencioso Administrativo;

Que el gran cúmulo de asuntos que el despacho debe atender en forma directa, amerita considerar la posibilidad de que, algunas de las funciones, se ejerzan o cumplan a través de delegados, en aquellos eventos en que la ley lo permita.

Que el artículo 209 de la Constitución Política señala, la "delegación" como mecanismo o medio establecido para el cumplimiento de las funciones administrativas;

Que según el artículo 209 de la Constitución Política, corresponde a la ley fijar "...las condiciones para que las autoridades administrativas puedan delegar en sus subalternos o en otras autoridades";

Que de acuerdo con el inciso cuarto del artículo 40 del Decreto 1071 de 1999, las funciones del administrador podrán ser delegadas en funcionarios de la administración mediante resolución de aquél;

Que adicionalmente el artículo 738 del estatuto tributario señala que la función de fallar solicitudes de revocatoria directa "radica en el administrador de impuestos nacionales respectivo o su delegado", significando ello que se trata de una función respecto a la cual la ley autoriza su delegación, y que a contrario sensu, no se da prohibición alguna de las señaladas en el artículo 11 de la Ley 489 de 1998;

Que el ejercicio de la función que se pretende delegar exige en el delegatario, condiciones técnicas y personales que hagan confiable la delegación.

Que la división jurídica tributaria tiene las condiciones técnicas y jurídicas necesarias para conocer de las solicitudes de revocatoria que presenten los contribuyentes, y por tanto es pertinente delegar en su jefe dicha función;

En mérito de lo expuesto, la Administración de Impuestos Nacionales de Medellín,

RESUELVE:

ART. 1º—Delegar en el jefe de la división jurídica tributaria la función de proferir los fallos de revocatoria directa en los casos en que medie solicitud del contribuyente, sin importar la cuantía del acto cuya revocatoria se solicite, así como la de resolver los recursos de apelación y queja que correspondan al despacho del administrador de impuestos.

ART. 2º—Las funciones que se delegan también podrán ser ejercidas, en las mismas condiciones, por los funcionarios que eventualmente desempeñen el cargo de jefe de la división jurídica tributaria en calidad de asignado.

ART. 3º—La presente resolución surte efectos a partir de la fecha de su publicación y deroga la Resolución 31 de mayo 8 de 2000.

Publíquese, comuníquese y cúmplase.

Dada en Medellín, a 28 de octubre de 2002.