RESOLUCIÓN ORGÁNICA 12 DE 2001 

(Abril 5)

“Por la cual se delega la presentación de declaraciones tributarias de la Auditoría General de la República”.

El Auditor General de la República,

en ejercicio de sus facultades constitucionales y legales, en especial las conferidas por los artículos 6º, 7º, 12 y numerales 14 y 15 del artículo 17 del Decreto 272 de 2000, y el literal a) del artículo 5º del Decreto 2662 de 2000, y

CONSIDERANDO:

Que la Auditoría General de la República es un organismo de vigilancia de la gestión fiscal de la Contraloría General de la República y de las contralorías departamentales, distritales y municipales, dotado de autonomía jurídica, administrativa, contractual y presupuestal, a cargo del auditor general de que trata el artículo 274 de la Constitución Política;

Que con base en la autonomía de que goza este organismo, le corresponde al auditor general definir todos los aspectos relacionados con el cumplimiento de sus funciones, de conformidad con los principios consagrados en la Constitución, la ley y en el Decreto 272 de 2000;

Que entre otros deberes legales que debe cumplir la Auditoría General de la República, está el de presentar las declaraciones tributarias de conformidad con lo dispuesto en las normas vigentes;

Que el artículo 12 del Decreto Ley 272 de 2000, entre otras disposiciones contenidas en la misma norma, faculta expresamente al Auditor General de la República para “...delegar sus funciones en servidores públicos de los niveles directivo y asesor, quienes le reportarán la forma, resultados de su actividad...”;

Que el artículo 5º del Decreto 2662 de 2000 establece que las declaraciones de renta, de ingresos y patrimonio, de ventas y retenciones en la fuente deberán ser firmadas por los contribuyentes o responsables directos del pago del tributo, pero señala que las personas jurídicas pueden delegar esta responsabilidad en funcionarios de la empresa, informando de ello, previamente a la administración de impuestos y aduanas correspondiente;

Que en desarrollo de los mandatos de orden legal antes enunciados y de los principios de la función administrativa,

RESUELVE:

ART. 1º—Delégase en el secretario general de la Auditoría General de la República la suscripción de las declaraciones tributarias de que trata el Decreto 2662 de 2000, así como, de las que correspondían al impuesto de industria y comercio en todo el país, de conformidad con la normatividad vigente al respecto.

PAR.—En los términos del artículo 12 de la Ley 489 de 1998, la delegación exime de responsabilidad al delegante, la cual corresponderá exclusivamente al delegatario, sin perjuicio de que por virtud de lo dispuesto en el artículo 211 de la Constitución Política, la autoridad delegante pueda, en cualquier tiempo, reasumir la competencia y revisar los actos jurídicos del delegatario, con sujeción a las disposiciones del Código Contencioso Administrativo.

El funcionario en quien se delega la función de que trata esta resolución, responderá disciplinaria, civil o penalmente, según corresponda, por sus acciones y omisiones con ocasión del ejercicio de esta delegación.

ART. 2º—La presente resolución rige a partir de la fecha de su expedición.

Dada en Bogotá, D.C., a 5 de abril de 2001.