RESOLUCIÓN 12500 DE 1992 

(Octubre 15)

“Por la cual se fijan normas para la concesión de anticipos en los contratos de obra pública y de consultoría”.

El Ministro de Obras Públicas y Transporte,

en ejercicio de las facultades legales y en especial de las que le confieren las leyes 47 de 1971, 30 de 1982, el Decreto 1929 de 1991, como representante legal del Fondo Vial Nacional y Fondo de Inmuebles Nacionales y los Decretos 1173 de 1980 y 222 de 1983, y

CONSIDERANDO:

Que en los contratos de obra pública y consultoría, celebrados por la Nación-Ministerio de Obras Públicas y Transporte, el Fondo Vial Nacional, Fondo de Inmuebles Nacional, por lo general se pacta la concesión de anticipos, su manejo y amortización;

Que para la concesión del anticipo contractual se hace necesario establecer un límite hasta del 20% del valor inicial del contrato, con el objeto de cubrir los costos iniciales conforme al plan de inversiones del anticipo aprobado por el secretario general técnico;

Que a juicio del ministro, se podrán otorgar anticipos especiales, los cuales serán utilizados para el pago exclusivo de las actas mensuales de obra y ajustes provisionales o definitivos, o pago de las actas mensuales de costos;

En mérito de lo expuesto,

RESUELVE:

ART. 1º—Anticipos contractuales. En los contratos de obra pública y consultoría que celebre la Nación-Ministerio de Obras Públicas y Transporte, el Fondo Vial Nacional y el Fondo de Inmuebles Nacionales, en los cuales se pacta el anticipo, éste se concederá en forma automática salvo renuncia expresa del contratista, así: hasta el 40% del primer registro presupuestal y hasta el 30% de los registros presupuestales posteriores, sin exceder en ningún caso del 20% del valor inicial del contrato. Para la concesión de este anticipo no se requiere acto administrativo que así lo autorice.

PAR. 1º—Cobro. Una vez perfeccionado el contrato principal se podrá conceder el anticipo contractual, para lo cual el contratista deberá presentar la cuenta de cobro acompañada de la constancia de aprobación de la respectiva póliza de garantía de manejo y buena inversión del anticipo. Dicha póliza debe cubrir el 100% de los fondos concedidos.

PAR. 2º—Manejo. El interventor y el contratista o la persona que éste designe mediante escrito dirigido a la entidad contratante, abrirán con cargo al contrato ya sea de obra o consultoría, una cuenta corriente en un banco oficial para manejar los fondos del anticipo, en tal forma que los cheques que se giren con cargo a ella necesiten para ser pagados la firma del contratista o su representante designado y la del interventor. Los fondos del anticipo sólo podrán ser autorizados para los gastos propios del respectivo contrato, conforme al plan de inversiones del anticipo, aprobado por el secretario general técnico.

PAR. 3º—Amortización. La amortización del anticipo se hará mediante deducciones de las cuentas mensuales de pago. La cuota de amortización se determinará multiplicando el valor de la respectiva acta por la relación que exista entre el saldo de los anticipos y el saldo del valor del contrato. Las deducciones por concepto de amortización del anticipo que se efectúen en cada acta, en ningún caso estarán sujetas a la aplicación de la fórmula de ajustes. En todo caso, el anticipo debe quedar amortizado en su totalidad por lo menos en las tres últimas cuentas, situación que deberá ser controlada por el secretario general técnico, el interventor, el gerente del grupo de trabajo respectivo y el supervisor según el caso, con el objeto de que esta disposición se cumpla en su integridad.

ART. 2º—Anticipos especiales. A juicio del ministro, por solicitud del contratista, previo concepto favorable del secretario general técnico, podrán otorgarse anticipos especiales, pero únicamente en los casos en los cuales la situación presupuestal lo permita, caso en el cual se hará por resolución motivada.

PAR. 1º—Cobro. Una vez notificada la resolución que concede el anticipo especial, el contratista deberá constituir o adicionar la garantía de manejo y buena inversión del anticipo, la cual debe cubrir el ciento por ciento (100%) de los fondos anticipados y debe ser presentada para su aprobación a la entidad contratante, dentro de los cuatro (4) días hábiles siguientes a la ejecutoria de dicha resolución, requisito indispensable para su entrega. El contratista deberá presentar cuenta de cobro acompañada de la constancia de aprobación de la respectiva póliza de manejo y buena inversión del anticipo y copia de la resolución que lo concede. Si el contratista no presenta estos documentos dentro del término establecido, la entidad contratante entenderá que el contratista ha renunciado al anticipo concedido.

PAR. 2º—Manejo. Para el manejo de los anticipos especiales se aplicará lo dispuesto en el parágrafo segundo del artículo primero de esta resolución, pero serán utilizados exclusivamente para los objetivos previstos en el considerando tercero de la presente resolución.

PAR. 3º—Amortización. La amortización del anticipo especial se hará mediante deducciones del 100% del valor de las actas de obra y ajuste provisionales o definitivas para los contratos de obra, o del valor de las actas mensuales de costos para los contratos de consultoría, en los comprobantes de pago presentados durante los meses siguientes a la concesión del anticipo. Concluida la amortización del valor total del anticipo especial concedido, se continuará amortizando el saldo que exista del anticipo contractual en el porcentaje correspondiente, ya que la amortización de éste se suspende temporalmente mientras se amortiza el anticipo especial. En el comprobante de pago, en donde se le concede el anticipo especial, se debe deducir el valor total de la “retención en la fuente” y “sobretasa de Cajanal”.

ART. 3º—Reintegro saldos sin amortizar. El contratista tiene la obligación de reintegrar al contratante, dentro de los treinta (30) días hábiles siguientes al vencimiento del contrato, los saldos en efectivo que existan en la cuenta corriente por concepto de los anticipos concedidos y cancelar el valor de los mismos que no exista en bancos y aún estén pendientes de amortizar.

ART. 4º—La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación y deroga todas las disposiciones que le sean contrarias, en especial la Resolución 14500 del 29 de noviembre de 1991.

Comuníquese, publíquese y cúmplase.

Dada en Santafé de Bogotá, D.C., 15 de octubre de 1992.

_____________________________________