RESOLUCIÓN 1556 DE 2005 

(Abril 11)

“Por la cual se modifican y adicionan unos numerales al apéndice A de la parte sexta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia”.

El Director General de la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil,

el director general, en uso de sus facultades legales y en especial las que le confieren los artículos 1.778, 1.782, 1.787 y 1.790 del Código de Comercio, artículo 53 del Decreto 2535 de 1993, en concordancia con lo establecido en los artículos 5º numerales 8º, 9º y 10, y 9º numerales 4º y 12 del Decreto 260 de 2004, y

CONSIDERANDO:

Que mediante Resolución 892 del 11 de marzo de 2004, la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil unificó el programa nacional de seguridad aeroportuaria de la aviación civil incorporándolo como apéndice A, a la parte sexta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia, RAC;

Que en el numeral 7.1 del precitado programa, se estableció la prohibición del transporte de armas de guerra en aeronaves destinadas al transporte regular de pasajeros así como en las aeronaves de carga en los eventos en que transporten pasajeros;

Que el director del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, mediante oficios 14852 de enero de 2005 y 22363 del 14 de febrero del mismo año, expone las dificultades logísticas que para dicha institución impone esta prohibición pues al no contar con aeronaves propias para su traslado, deben acudir a los servicios de empresas de transporte aéreo comercial;

Que en el numeral 7.2 del precitado programa, se establece el régimen aplicable al transporte de armas de dotación oficial por parte de los funcionarios que forman parte de la Fuerza Pública y demás organismos de seguridad del Estado en aeronaves destinadas al transporte regular de pasajeros, limitándose las mismas a los revólveres o pistolas de calibre 9.652 mm o menor;

Que dicha restricción afecta la protección de los altos funcionarios del Estado ya que en los dispositivos dispuestos para tal fin, el personal de la Fuerza Pública y de los organismos del Estado utilizan armas distintas a las enunciadas en el numeral 7.2;

Que en el numeral 7.3 del programa nacional de seguridad aeroportuaria, se contempló el transporte de armas de uso restringido en las aeronaves destinadas al transporte regular de pasajeros, limitándose las mismas a revólveres o pistolas de calibre 9.652 mm o menor;

Que en desarrollo de las reuniones que se efectúan con las asociaciones de explotadores de aeronaves y jefes de seguridad de estos, se han evidenciado las dificultades para el transporte de las armas de uso restringido, distintas a las enunciadas en el numeral 7.3, autorizadas por el Ministerio de Defensa a particulares, usuarios regulares de la aviación civil, que demandan especiales medidas de protección;

Que en razón de lo expuesto, se hace necesario modificar los numerales 7.1, 7.2 y 7.3 para ampliar las características de las armas relacionadas para facilitar, de una parte, las labores del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, los dispositivos de protección de los altos dignatarios del Estado y la protección de las personas que cuentan con autorización del Ministerio de Defensa para el porte y transporte de armas de uso restringido, pero sin afectar la seguridad propia de la operación aérea;

Que de conformidad con el artículo 53 del Decreto 2535 del 17 de diciembre de 1993, el transporte de armas se efectuará de acuerdo con las normas que al efecto establezca la autoridad aeronáutica en los reglamentos aeronáuticos de Colombia;

Que en mérito de lo expuesto,

RESUELVE:

ART. 1º—Modifícase el numeral 7.1 del apéndice “A” de la parte sexta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia, el cual quedará así:

“7.1. Prohibición del transporte de armas de guerra, restringidas o de uso exclusivo de la Fuerza Pública y de sustancias explosivas, o pirotécnicas, de cualquier tipo en aeronaves de pasajeros.

El transporte de armas de fuego y/o municiones, calificadas como armas guerra o de uso restringido o exclusivo de la Fuerza Pública, en aeronaves de servicios aéreos comerciales de transporte público de pasajeros, así como en las de transporte público de carga que transporten pasajeros, queda expresamente prohibido. El transporte de subametralladoras, carabinas, escopetas y fusiles que utiliza el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, se hará excepcionalmente y con sujeción al procedimiento establecido en el numeral 7.1.1 del programa nacional de seguridad aeroportuaria.

Esta prohibición no es aplicable a las pistolas o dispositivos de señales pirotécnicas de socorro que normalmente deban llevar las aeronaves como parte de su equipo de emergencia.

En los eventos en que se pretenda transportar municiones o repuestos para las armas de guerra en las bodegas de carga de las aeronaves de pasajeros o en las aeronaves de carga, el explotador de la aeronave deberá garantizar que se han tomado todas las medidas establecidas para el transporte sin riesgos de mercancías peligrosas por vía aérea.

La prohibición y restricción de que trata este artículo también se aplicarán al transporte de las armas de guerra o de uso exclusivo de la Fuerza Pública en aeronaves destinadas a la aviación corporativa o civil del Estado, tomando como aeropuertos de origen o destino un aeropuerto civil abierto al público.

Cuando se trate de aeronaves destinadas a cualquier otra modalidad de aviación, o de aeropuertos privados, o sin presencia de la Policía Nacional, como puntos de origen o destino, quedará terminantemente prohibido el embarque de cualquiera de las armas mencionadas en los numerales 7.1, 7.2 y 7.3”.

ART. 2º—Adiciónase un numeral 7.1.1 al apéndice “A” de la parte sexta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia, así:

“7.1.1. Condiciones especiales y procedimiento para el transporte de subametralladoras, carabinas, escopetas y fusiles catalogados como o de uso restringido o privativo de la Fuerza Pública.

El transporte de subametralladoras, carabinas, escopetas y fusiles catalogados como armas de guerra o de uso privativo de la Fuerza Pública, utilizados por el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, y de subametralladoras, utilizados en los dispositivos de protección de los altos dignatarios del Estado o por los dispositivos de seguridad de los particulares autorizados por el Ministerio de Defensa, se hará bajo las siguientes condiciones y procedimiento:

a) Cuando pertenezcan al Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, se podrá efectuar el transporte de hasta diez (10) de las armas permitidas según el inciso segundo del numeral 7.2 de este programa, en un mismo vuelo;

b) Cuando pertenezcan al personal de la Fuerza Pública o de los organismos de seguridad del Estado asignados a la protección de altos dignatarios del Estado y al personal civil debidamente autorizado por el Ministerio de Defensa, solo se podrán transportar hasta dos (2) de las armas permitidas según el inciso segundo del numeral 7.3 de este programa, en un mismo vuelo;

c) Las armas deberán encontrarse en su condición original de fábrica, debiendo ser rechazas o descartadas para su trasporte en caso de presentarse cualquier modificación o alteración de las mismas;

d) Solo se podrá llevar en el vuelo hasta dos cargas de munición por cada arma;

e) Antes de que las armas ingresen al aeropuerto de origen, el responsable o coordinador de su transporte, deberá contactar al gerente del aeropuerto o persona a cargo de la seguridad aeroportuaria en dicho aeropuerto, al Comandante de la Policía Nacional destacada en el aeropuerto y al representante del explotador de la aeronave, ante quienes acreditará su identidad y su condición de miembro de la Fuerza Pública o de un organismo de seguridad del Estado, o de una escolta especial civil para efectuar las coordinaciones pertinentes;

f) Hecho lo anterior, las armas podrán ingresar al aeropuerto, procediéndose a las gestiones propias del embarque ante el transportador, en coordinación con las autoridades antes mencionadas, lo cual deberá tener lugar por lo menos con tres (3) horas de antelación al vuelo, con el fin de evitar demoras innecesarias;

g) Las armas deberán ser recibidas y transportadas no como equipaje sino como carga, de modo que ingresen y sean embarcadas conforme corresponde al efecto;

h) La recepción, embarque, trasporte y entrega de las armas, deberá realizarse en lo pertinente, según lo previsto en el numeral 7.5 del presente programa;

i) Las armas deberán ingresar al aeropuerto debidamente descargadas y separadas de sus proveedores, los cuales a su vez estarán desprovistos de toda munición. No obstante, antes del embarque, los servidores públicos responsables de su transporte o los civiles autorizados por el Ministerio de Defensa, en presencia de los representantes del explotador de la aeronave, verificarán cuidadosamente cada una de las armas con el fin de constatar que se encuentren descargadas. Lo anterior implica una inspección completa para constatar que en las mismas no quedó alojado proyectil alguno;

j) Durante todo el tiempo que permanezcan las armas en un aeropuerto y durante su movilización entre el lugar de recepción y la aeronave, deberá estar presente la persona que haya solicitado su transporte o un representante suyo, quien estará también presente al momento del embarque y hasta que la bodega o compartimiento respectivo haya sido cerrado. A la llegada al aeropuerto de destino, igualmente dicho funcionario o responsable estará presente al momento de la apertura de la bodega o compartimiento y acompañará las armas hasta el momento de su entrega definitiva;

k) Para la manipulación de las armas y su munición, se aplicará en lo pertinente la parte 10ª de los reglamentos aeronáuticos, sobre “transporte sin riesgos de mercancías peligrosas por vía aérea”;

l) El explotador de la aeronave, velará porque las armas y sus proveedores o municiones se trasporten por separado unas de otros, en contenedores o empaques suministrados por la entidad interesada o por el civil autorizado por el Ministerio de Defensa, los cuales deben estar provistos de medios de seguridad propios y suficientes (candados, cerradura electrónica, cintos de seguridad o similares). En todo caso, dicha entidad o civil autorizado, en su condición de interesados, responderán porque así sea y al efecto prestarán la colaboración necesaria al transportador;

m) Las armas solo podrán trasportarse en bodega de carga, separada de la de pasajeros. El explotador de la aeronave deberá tomar las previsiones del caso para evitar que las mismas entren en contacto con los pasajeros o que estos puedan acceder a ellas durante el embarque, vuelo o desembarque. En ningún caso las armas o las municiones podrán ser transportadas por los interesados consigo o al interior de la cabina de pasajeros;

n) En aquellas aeronaves cuya configuración no permita una separación adecuada y completa entre la cabina de pasajeros y el compartimiento de carga, no se podrá efectuar el transporte de armas de que trata este numeral, a menos que a juicio del transportador existan las garantías adecuadas respecto de la imposibilidad de acceder a ellas durante el vuelo. En estos casos, y en el evento de admitirse el transporte, el transportador podría establecer restricciones o medidas adicionales, como la disminución en el número de armas;

o) Cuando resulte evidente que el transportador no cuenta con las facilidades suficientes para la adecuada manipulación, embarque y custodia de las armas en la cantidad señalada, este podrá disponer que su transporte se efectúe en una cantidad inferior. En caso de evidenciarse carencia absoluta de tales facilidades deberá abstenerse de transportarlas;

p) El transporte de que trata el presente numeral, solo se podrá permitir respecto de vuelos nacionales;

q) En caso de inobservancia de las anteriores prescripciones, el transportador deberá abstenerse de efectuar el transporte de las armas”.

ART. 3º—Modifícase el numeral 7.2 del apéndice “A” de la parte sexta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia, RAC, el cual quedará en los siguientes términos:

“7.2. Transporte de armas por parte de los miembros de la Fuerza Pública u otras entidades oficiales. Siempre que se encuentren en ejercicio de sus funciones, los servidores públicos de la Fuerza Pública, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía General de la Nación, o el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, podrán transportar sus armas fuego de dotación oficial de calibre menor a 9.652 mm, en vuelos nacionales de aeronaves destinadas al transporte aéreo comercial de pasajeros o en aeronaves civiles de carga, cuando transporten pasajeros, cumpliendo con todas las exigencias de seguridad previstas para el personal civil.

Las armas de calibre mayor a 9.652 mm, así como los fusiles, subametralladoras, carabinas y escopetas, no podrán ser transportados, en las aeronaves destinadas al transporte civil de pasajeros o en las aeronaves civiles de carga, cuando transporten pasajeros. Se exceptúan de esta prohibición las armas relacionadas que estén destinadas al porte de los escoltas oficiales asignados a la protección de altos dignatarios del Estado, las cuales podrán ser transportadas cumpliendo con los requerimientos y el procedimiento establecido en el numeral 7.1.1.

En ningún caso, las armas o municiones a que se refiere este numeral podrán ser transportadas por el interesado, consigo o al interior de la cabina de pasajeros”.

ART. 4º—Modifícase el numeral 7.3 del apéndice “A” de la parte sexta de los reglamentos aeronáuticos de Colombia, RAC, el cual quedará en los siguientes términos:

“7.3. Transporte de armas de uso restringido en las aeronaves civiles destinadas al transporte de pasajeros. Los particulares autorizados por la autoridad competente para el porte de armas de uso restringido, destinadas a la defensa personal especial, podrán transportar hasta dos armas de esta clase en las bodegas de las aeronaves destinadas al transporte de pasajeros cumpliendo con todos los trámites contemplados para el personal civil, siempre y cuando se trate de revólveres, pistolas o subametralladoras de calibre 9.652 mm o menor.

Cualesquiera otras armas de uso restringido diferentes a las enunciadas, cuyo porte haya sido autorizado a las personas de que trata este numeral, no podrán ser transportadas en las aeronaves civiles destinadas al transporte de pasajeros o en las aeronaves civiles de carga, sino excepcionalmente mediando permiso especial otorgado por la Dirección de Seguridad y Supervisión Aeroportuaria de la UAEAC, en cada caso y con sujeción a las condiciones previstas en el numeral 7.1.1.

En ningún caso, las armas o municiones a que se refiere este numeral podrán ser transportadas por el interesado, consigo o al interior de la cabina de pasajeros”.

ART. 5º—La presente resolución rige a partir de su publicación en el Diario Oficial.

Publíquese y cúmplase.

Dada en Bogotá, D.C., a 11 de abril de 2005.

__________________________________