Instituto Colombiano de Bienestar Familiar

RESOLUCIÓN 1908 DE 2014 

(Marzo 28)

“Por la cual se regula la cuota de participación que deben pagar los Padres de Familia o personas responsables del cuidado de los niños y niñas usuarios de los Hogares Comunitarios de Bienestar”.

El Director General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar - Cecilia de la Fuente de Lleras,

en uso de sus facultades legales y estatutarias, en especial las conferidas por el artículo 78 de la Ley 489 de 1998 y el parágrafo del artículo 2º del Decreto 1490 de 2008, y

CONSIDERANDO:

Que conforme a lo dispuesto en el artículo 44 de la Constitución Política, la familia, la sociedad y el Estado tienen la obligación de asistir y proteger al niño, para garantizar su desarrollo armónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos, los cuales prevalecen sobre los derechos de los demás;

Que el artículo 95 de la Constitución Política, determina el deber de todos los colombianos de obrar conforme al principio de solidaridad, lo cual implica la ayuda, el sustento y el sostenimiento de las condiciones que beneficien a los demás miembros de la sociedad;

Que el Decreto 2388 de 1979 en su artículo 67, literal d), estableció en cabeza de la junta directiva del ICBF, hoy consejo directivo del ICBF, el fijar las tasas a pagar por la utilización del servicio para programas de atención integral a los niños y niñas, sin perjuicio de la prestación gratuita que la ley da al servicio;

Que el parágrafo 1º del artículo 2º del Decreto 1490 de 2008 autorizó al Director General del ICBF para “establecer las cuotas de participación que deben pagar los padres de familia en las modalidades de atención a la primera infancia y demás programas”;

Que la Ley 509 de 1999 en el parágrafo del artículo 2º estableció la destinación de las tasas de compensación, como propiedad exclusiva de las madres comunitarias, a fin de facilitarles la capacidad de pago de los aportes al sistema de seguridad social;

Que mediante el Acuerdo 18 de 2000, el consejo directivo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, dictó disposiciones sobre el recaudo y destinación de los cuotas mensuales de participación del programa hogares comunitarios de bienestar, definiendo que “la cuota mensual de participación por cada niño equivalente hasta el 57,7% del salario diario mínimo legal vigente, para los hogares de 0-7 años o menores de 2 años, cualquiera sea su forma de atención y el 45.5% del salario diario mínimo legal vigente por familia en los Hogares Fami”;

Que la Ley 1023 del 2006, en su artículo 3º estableció que “las tasas de compensación que las madres comunitarias cobran a los padres usuarios serán de su propiedad exclusiva”;

Que el artículo 36 de la Ley 1607 de 2012, determinó que a partir de la vigencia 2014 todas las madres comunitarias estarán formalizadas laboralmente y devengarán un salario mínimo mensual legal vigente o su equivalente de acuerdo con el tiempo de dedicación al programa;

Que de acuerdo a lo anterior y a las directrices del Gobierno Nacional, las madres comunitarias en el marco del proceso de formalización laboral, podrán suscribir un contrato laboral con el operador del programa, el cual estará provisto de todas las prerrogativas que establece el Código Sustantivo del Trabajo, por lo que los aportes al sistema de seguridad social se deberán efectuar por medio del empleador y conforme a las normas laborales vigentes;

Que en estos términos, el artículo 36 de la Ley 1607 de 2012 derogó tácitamente el contenido de las leyes 1023 de 2006 y 509 de 1999, teniendo en cuenta que al comparar su contenido, se puede vislumbrar que su objeto fue el de proporcionar las condiciones necesarias para que las madres comunitarias se afiliaran al sistema de seguridad social en salud, dirigiendo la destinación exclusiva de las tasas compensatorias a su favor, lo cual se vuelve inaplicable a la luz de la formalización laboral de las madres comunitarias;

Que de conformidad con lo dispuesto en la Ley 7ª de 1979 y los decretos 2388 de 1979 y 1490 de 2008 mencionados en los considerandos anteriores, y dada la naturaleza del programa, dicha tasa compensatoria se encuentra vigente solo y únicamente para la cualificación del programa, por lo que se considera viable que las asociaciones de padres usuarios del programa hogares comunitarios de bienestar familiar, mediante asamblea general, determinen el pago de una cuota de participación siempre y cuando esta justifique su inversión para mejorar la calidad de la prestación del servicio, es decir, que dichas cuotas deben estar dirigidas única y exclusivamente a la cualificación del programa;

Que teniendo en cuenta los pronunciamientos emitidos por la Corte Constitucional en materia de protección especial de las personas en condiciones de desplazamiento, en ningún caso, podrá exigírseles el pago de cuotas de participación a los padres de familia o personas responsables de los niños y niñas usuarios del programa que ostenten la condición de desplazados, dada la gratuidad del servicio y la condición especial de esta población;

Que por lo anterior, se hace necesario que el ICBF defina el valor y uso de los recursos que aportan los padres usuarios del servicio HCB por concepto de cuotas de participación en el programa hogares comunitarios de bienestar, cuando así lo determinen las asambleas de padres usuarios del programa hogares comunitarios de bienestar familiar con la justificación pertinente;

En mérito de lo expuesto,

RESUELVE:

ART. 1º—Definición de la cuota de participación. Entiéndase por cuota de participación, el aporte económico que realizan los padres o personas responsables de los niños y niñas usuarios beneficiarios del programa hogares comunitarios de bienestar, para cualificar la prestación del servicio.

ART. 2º—Fijación y destinación de la cuota de participación. Las asociaciones de padres usuarios del programa hogares comunitarios de bienestar familiar, podrán, mediante asamblea general, establecer el cobro de la cuota de participación siempre y cuando esta justifique su inversión para mejorar la calidad de la prestación del servicio; esta decisión deberá constar en acta y será notificada a la entidad administradora del servicio.

En la misma asamblea general, se deberá definir el concepto de cualificación en el que será utilizado el recaudo de la cuota de participación, el cual debe ser única y exclusivamente para mejorar la calidad de la prestación del servicio.

PAR. 1º—La entidad administradora del servicio deberá notificar al centro zonal del ICBF, la decisión tomada por la asamblea general de padres usuarios del programa sobre el cobro o no de la cuota de participación y el o los conceptos a cualificar con estos recursos.

PAR. 2º—Las entidades administradoras del servicio serán las responsables del recaudo de las cuotas de participación cuando se trate de las modalidades HCB-agrupados, múltiples, empresariales y jardines sociales.

Cuando se trate de HCB modalidad familiares, la decisión del cobro e inversión será definido en asamblea general de padres usuarios, pero su recaudo será responsabilidad de cada madre comunitaria.

ART. 3º—Valor de la cuota de participación. El valor de la cuota de participación que deberán aportar los padres de familia o personas responsables del cuidado de los niños y niñas usuarios de los hogares comunitarios de bienestar, será el equivalente hasta el 57.7% del salario diario mínimo mensual legal vigente, para los hogares de 0-5 años o menores de 2 años, cualquiera sea su forma de atención, y el 45.5% del salario diario mínimo mensual legal vigente por familia en los Hogares Fami.

PAR. 1º—Los valores de las cuotas de participación calculados con estos porcentajes deberán aproximarse a la centena más cercana por exceso o por defecto.

PAR. 2º—El no pago de la cuota de participación por parte de los padres de familia o personas responsables del cuidado de los niños y niñas usuarios del programa, no es causal de retiro del programa.

PAR. 3º—Los padres de familia o personas responsables del cuidado de los niños y niñas usuarios del programa en condición de desplazamiento a causa del conflicto armado, estarán exentos del pago de cuota de participación, dada la gratuidad del servicio, por lo que la entidad administradora del servicio deberá garantizar la vinculación y la permanencia de esta población.

ART. 5º(sic)—Prohibiciones. En ningún caso las entidades administradoras del servicio podrán:

1. Realizar cobros de cuotas de participación que no hayan sido aprobados en la asamblea general de padres usuarios y madres comunitarias de los hogares comunitarios de bienestar.

2. Realizar el cobro a padres de familia o personas responsables de los niños y niñas en condición de desplazamiento a causa del conflicto armado.

3. Destinar la cuota de participación para fines distintos a los aprobados en asamblea de padres usuarios de los hogares de bienestar.

4. Retirar al niño, niña o familia del programa a causa del no pago de la cuota compensatoria.

ART. 6º—La presente resolución debe fijarse en cada hogar comunitario de bienestar, de manera permanente y en un lugar que sea visible por los padres y personas responsables del cuidado de los niños y niñas usuarios del programa y por el público en general.

ART. 7º—La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación y deroga las disposiciones que le sean contrarias.

Publíquese, comuníquese y cúmplase.

Dada en Bogotá, D.C., a 28 de marzo de 2014.