RESOLUCIÓN 2001 DE 2000 

(Agosto 22)

“Por medio de la cual se deroga la Resolución 170 de febrero 5 de 1999”.

El Presidente de la Empresa Colombiana de Recursos para la Salud S.A., Ecosalud S.A.,

en uso de las facultades conferidas por los artículos 49 y siguientes del Código Contencioso Administrativo, y

CONSIDERANDO:

La Ley 10 de 1990 en su artículo 42, modificado por el artículo 285 de la Ley 100 de 1993 declaró como arbitrio rentístico de la Nación la explotación monopólica en beneficio del sector salud, de todas las modalidades de juegos de suerte y azar, diferentes de las loterías, apuestas permanentes y rifas menores y el artículo 43 de la misma ley autorizó la constitución y organización de una sociedad de capital público de la cual son socias la Nación, los departamentos o sus entidades descentralizadas titulares de los monopolios rentísticos de las loterías existentes y cuyo objeto sea la explotación y administración del monopolio rentístico creado mediante dicha norma;

El Decreto 2433 de 1991, reglamentario del artículo 43 de la citada ley, consagra la facultad de Ecosalud S.A. de regular la operación del monopolio de que trata la mencionada ley;

La Resolución 237 de septiembre 17 de 1992, “por medio de la cual se reglamentan los juegos de suerte y azar en los casinos de juego”, clasifica en su artículo 4º los casinos de juego de acuerdo a su localización y dice que serán casinos internacionales: los que se encuentren localizados en el centro turístico u hotelero de cinco estrellas y deben propiciar a los jugadores los siguientes servicios:

• Salón o salones de juego

• Sala o salas de estar

• Servicios de bar y restaurante

• Servicios de hospedaje

En el año de 1999 la Resolución 0170 de febrero 5 modificó la Resolución 1759 en su artículo 2º y resolvió considerar los casinos locales e internacionales como juegos intermedios aclarando que los casinos locales serán juegos intermedios siempre y cuando las transferencias al sector salud sean superiores a los cincuenta (50) salarios mínimos legales y que los casinos internacionales siempre serán considerados como juego intermedio y la transferencia mensual calculada no podrá ser inferior a ochenta (80) salarios mínimos mensuales legales vigentes;

La Resolución 0237 de 1992 cuyo contenido, en partes, ya se ha explicado antes no habló de tarifas, simplemente se refirió a la clasificación de los casinos de acuerdo con una concepción territorial como es la ubicación de los mismos en zonas de influencia turística por la cercanía de hoteles de cuatro o cinco estrellas;

Luego, la Resolución 0170 de febrero 5 de 1999, modificó el artículo 2º de la Resolución 1759 de 1995 y estableció tarifas especiales a los casinos a que se refiere la Resolución 0237 de 1992.

Las manifestaciones del Estado tanto en materia administrativa como legislativa y de otros órdenes deben obedecer, muchas veces, a la realidad social, económica y cultural de la Nación. Así las cosas no es necesario que en un país como Colombia donde la gran afluencia de jugadores a los salones de juego surge de sus propios habitantes y no propiamente de quienes en actividades turísticas visitan el país, sin desconocer claro está, que algún porcentaje de los turistas que ingresan al territorio nacional asistan a los casinos pero no son ellos quienes dejan, precisamente, los mejores ingresos para el establecimiento comercial, de manera que estos sitios poco se benefician de los huéspedes de los hoteles y no es costumbre generalizada que casinos de Colombia realicen planes de promoción hotelera con tarifas preferenciales para que los jugadores foráneos lleguen al país con el ánimo principal de jugar en determinado casino. De tal manera que el mayor rublo de ingresos de los casinos del país no proviene propiamente como afirmábamos anteriormente de los turistas extranjeros sino de los nacionales;

Todo lo anterior para sugerir que dadas las condiciones que resaltábamos en el párrafo anterior no resulta coherente con la realidad lúdica del país establecer tarifas para los casinos que estén ubicados cerca de hoteles o centros turísticos, máxime cuando los parámetros que establece la Resolución 0170 y que definen la denominación de un casino internacional no son totalmente claras por lo que deben abolirse las tarifas especiales de que habla la Resolución 0170 de 1999. Para lo cual se hace necesario aplicar la figura de la revocatoria directa de los actos administrativos respecto de lo cual la Corte Suprema de Justicia dijo en sentencia de mayo 5 de 1981:

“La institución de la revocación directa de los actos administrativos, constituye una especie calificada del principio de revocabilidad general que a grandes rasgos se ha descrito. Es una especie calificada porque, frente a cierta discrecionalidad propia de la administración para apreciar los motivos que determinan el retiro de un acto general, en la revocación directa la ley ya ha calificado o especificado concretamente, las causas que deben generar el acto revocatorio. Éste puede afectar no sólo a los actos generales, sino también a los actos individuales, personales o concretos incursos en alguna o algunas de las causales que la ley señala como determinantes de la revocación pero obviamente deja indemnes y no puede afectar aquellos actos individuales, que no adolecen de los vicios calificados por la ley como causales de revocatoria...”;

En mérito de lo expuesto,

RESUELVE:

ART. 1º—Revocar la Resolución 170 de febrero 5 de 1999 en su artículo 1º numeral 2º.

ART. 2º—La presente resolución rige a partir de su expedición.

Comuníquese y cúmplase.

Dado en Bogotá, D.C., a 22 de agosto de 2000.

_____________________________________________